SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 71
Ciclo A
Día 9 de Julio de 2017
Comenzamos hoy leyendo el evangelio correspondiente
a este domingo, según el evangelista san Mateo.
En aquel tiempo exclamó Jesús: «Te doy gracias,
Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido
estas cosas a los sabios y entendidos y se las has
revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha
parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y
nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie
conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se
lo quiera revelar. Venid a mi todos los que estáis
cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con
mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde
de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque
mi yugo es llevadero y mi carga ligera».
Mateo 11,25-30
En este evangelio de
hoy encontramos
dos partes bien
diferenciadas,
aunque tienen
mucha relación. La
1ª es una oración de
Jesús a su Padre
celestial dando
gracias, porque,
aunque los «sabios»
no quieran
entenderlo, sí lo
entiende la gente
sencilla.
En la segunda parte Jesús invita, especialmente a esa gente
sencilla, a que acuda a Él, pues es «manso y humilde de
corazón».
Veamos primero la oración de Jesucristo dando
gracias a su Padre celestial.
Muchas veces oraba
Jesús, hasta pasaba
noches enteras en
oración; pero pocas
veces se nos
presenta una oración
en concreto. Hoy se
nos presenta
agradeciendo, que
significa el
reconocer que todo
lo bueno viene de
Dios.
Y esta es la primera lección que hoy nos da Jesús: Dar
gracias a Dios.
Es cierto que
debemos hablar
mucho con Dios,
especialmente
con Dios-Padre,
como nos enseñó
Jesús. Es mucho
lo que debemos
agradecer. Por
eso una de las
oraciones más
hermosas es dar
gracias a Dios. ¡Y
tenemos que dar
gracias a Dios
por tantas cosas!
Automático
me diste
el
descanso
para
meditar.
y diste tu
vida por
mi
salvación.
quiero
decirte:
gracias,
Señor.
Quiero decirte:
gracias,
Señor.
Hacer CLIC
Por ejemplo, respiramos tranquilamente sin ser dueños
del aire y no pensamos en Quien nos lo ha dado. Y así
tantas y tantas cosas.
Cuando uno entra
en la dinámica del
progreso material,
fácilmente cree que
puede vivir
independientemente
de Dios, como si el
desarrollo fuese el
fruto total del ser
humano, sin pensar
que nuestra
inteligencia y las
materias primas
provienen de la
bondad de Dios.
En otros
momentos nos
presenta el
evangelio a
Jesucristo dando
gracias al Padre,
como cuando iba
a resucitar a
Lázaro o en la
Institución de la
Eucaristía.
Porque, habiendo muchos que teniéndose por “sabios y
entendidos” sin entender verdaderamente los mensajes
de Dios, hay otras personas sencillas y humildes que,
con la gracia de Dios, son capaces de llegar al
conocimiento de estas grandes verdades de Dios.
¿Por qué da
gracias
Jesús en
aquel
momento?
El evangelio dice que Dios ha escondido estas cosas a
los sabios y entendidos y las ha revelado a la gente
sencilla. Es una forma de hablar adaptada a aquel
tiempo. No es que Dios cierre el entendimiento a los
sabios y se lo revele sólo a los sencillos.
Es que éstos
abren el
corazón a
Dios,
mientras que
los “sabios”
muchas
veces lo
cierran.
Para poder dar gracias a Dios de verdad, debemos
ser sencillos, humildes y mansos.
En otras ocasiones dirá Jesús que nosotros ante Dios
debemos ser como niños. Es reconocer que ante Dios
somos muy poca cosa y que, si algo tenemos, es porque
Dios nos lo ha dado para poder ser felices con Él.
Por eso
muchas
veces le
tenemos
que pedir
que nos
dé un
corazón
de niño.
Dame,
Señor,
un
corazón
de niño
Automático
Dame,
Señor,
un
corazón
de niño
Dame,
Señor,
un
corazón
de niño
Dame,
Señor, un
corazón
de niño
Hacer
CLICK
En la vida de Jesús encontramos que los que se tenían
por especialistas en religión le rechazaron, le calumnia-
ron, desconfiaban de él y le procuraron la muerte.
Sin embargo los sencillos, los que se sentían excluidos
por aquellos sacerdotes y “teólogos”, que se creían
saberlo todo, acogieron las palabras de Jesús.
Entre estos sencillos estaban también los apóstoles y
otros discípulos (no todos) que habían ido adoptando
en su vida las vivencias de Jesús.
A estos sencillos es a quienes Jesús les dice: “Venid a mi
todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os
aliviaré”.
De hecho Jesús llamaba a todos, también a los que se
creían “superdotados”.
Lo que
pasaba es
que éstos no
se sentían
“cansados y
agobiados”.
A veces en el sentido material y muchas veces en el
sentido espiritual o psicológico. Por eso debemos
escuchar en el fondo del corazón este clamor de Jesús
que nos dice:
Muchas
veces
nosotros
nos
podemos
sentir
cansados y
agobiados.
Venid a mi
los
agobiados,
venid a mi,
que yo os
aliviaré.
Automático
Venid a mi,
que yo os
aliviaré.
Venid a mi,
si estáis
cansados.
Venid a mi
los
agobiados,
venid a mi,
que yo os
aliviaré.
Venid a mi, si
estáis
cansados.
Venid a mi,
que yo os
aliviaré.
Hacer CLICK
Esta postura de Jesús es muy diferente de muchos que
se llaman “grandes de la tierra”, que dicen no tener
tiempo para atender a los necesitados. Jesús está
accesible a todos, no sólo en el sagrario, que es verdad,
sino que toma la iniciativa para que vayamos a Él.
Y en esta
vida
¡cuántas
tribulacio-
nes
tenemos!
Vayamos a
Él.
¿Cuál es la solución que
les da Jesús a aquellas
personas? “Cargad con
mi yugo y aprended de
mi”. El evangelista san
Mateo es quien más se
fija en la posición de
Jesús en contra de la de
los fariseos. Éstos
tomaban la religión como
una carga pesada y así la
querían poner sobre los
demás. Jesús quiere
cambiar la carga pesada
por algo más llevadero.
Jesús nos pone una carga sencilla, aunque es difícil a
veces: es la carga del amor. Si hubiera verdadero amor y
caridad, ¡qué fácil sería llevar las cargas de esta vida!;
las nuestras y las de los demás.
La actitud del
discípulo de
Cristo es ir
quitando
cargas o
ayudando a
sobrellevarlas.
Es la ley del
amor.
Y debemos
aprender de Jesús.
El nos dice que es
manso y humilde
de corazón. Hoy en
la 1ª lectura el
profeta Zacarías
nos presenta la
figura del Mesías
que llega no con
prepotencia, sino, a
pesar de ser rey y
muy fuerte, viene
montado en un
asno, en un pollino
de borrica. Dice así:
Zacarías 9,9-10
Así dice el Señor: "Alégrate, hija de
Sión; canta, hija de Jerusalén; mira a tu
rey que viene a ti justo y victorioso;
modesto y cabalgando en un asno, en
un pollino de borrica. Destruirá los
carros de Efraín, los caballos de
Jerusalén, romperá los arcos guerreros,
dictará la paz a las naciones; dominará
de mar a mar, del Gran Río al confín de
la tierra."
Esta figura del Mesías
manso y humilde,
montado sobre un asno,
lo vemos especialmente
el domingo de ramos.
Esto nos indica varias
ideas sobre la
mansedumbre. Una de
ellas es que no es
pasividad. El profeta
habla del Mesías manso
y tierno; pero al mismo
tiempo fuerte, que
destruirá los carros de
Efraín, etc.
Así Jesús en el
domingo de
ramos entra
manso y pacífico;
pero ve el ultraje
contra el templo
de su Padre y al
día siguiente
toma el látigo
para echar de allí
a los que lo están
profanando con
sus ventas y
mercancías.
Por eso ser manso no
significa ser inútil,
sino que en un
momento
determinado puede
indignarse. El manso
no es un resignado
impotente, o un
incapaz de abordar
los problemas arduos
de la injusticia, de la
mentira o la
hipocresía. El manso
no es débil, sino
fuerte porque ha
sabido vencerse a sí
mismo.
Alguno cree que la
mansedumbre es algo
con lo que uno nace,
como si fuese un dato
genético. La
mansedumbre se va
haciendo en cada uno. Y
se hace dominándose a
sí mismo, no dominando
a los demás. Es un don
del espíritu que se debe
conseguir, no para
dominar a los demás,
sino para saber dirigir
mansamente a los otros.
Un gran ejemplo fue el
de Moisés. Era un
hombre de un
temperamento fuerte:
Siendo aún joven vio a
un egipcio que
golpeaba brutalmente a
un trabajador israelita.
A Moisés se le subió la
sangre a la cabeza y allí
mismo mató al egipcio
y le enterró en la arena.
Luego se supo el hecho
y Moisés tuvo que huir.
Sin embargo, cuando
Moisés era mayor y
conducía al pueblo de
Dios, el autor sagrado
dice de él que era el
hombre “más manso
y sufrido de la tierra”.
Había vencido su
temperamento
fogoso, cargado de
agresividad, por un
corazón lleno de
mansedumbre.
Y así ha sido con todos
los santos. Es famoso el
caso de san Francisco de
Sales, hombre fogoso y de
temperamento fuerte que,
siendo obispo, era para
muchos la encarnación de
la mansedumbre. Dicen
que la hiel de su cadáver
era un conjunto de
piedrecitas por el esfuerzo
tan grande que había
hecho para vencer su
temperamento.
Otra equivocación que algunos tienen es que creen que
ser manso significa estar triste. El que ha conseguido la
mansedumbre está profundamente alegre, con la alegría
profunda del alma. Es una alegría que es contagiosa. Por
eso el profeta, en la primera lectura, invita a Jerusalén,
Sión, a alegrarse porque llega su rey victorioso, pero
manso de corazón.
Esto es porque
estamos metidos
demasiado en la
vida de la carne y
debemos vivir más
la vida del espíritu.
Aunque difícil, con
la gracia de Dios,
debemos ir
quitando la
atracción de la
carne para que viva
la vida del espíritu.
Para poder tener esta mansedumbre, que es una virtud,
debemos pedirla muchas
veces al Señor.
Quien es «manso y
humilde de corazón»,
si tiene que discutir,
se muestra sereno y
respetuoso con las
opiniones ajenas,
dispuesto siempre a
escuchar. Quien así
lo hace, si no
demuestra que tiene
toda la razón,
muestra al menos
que tiene más razón
que el otro.
La mansedumbre está unida siempre al amor. Por eso
hay que saber ceder, pero ceder con amor, ceder porque
se ama, porque se tiene caridad.
Terminamos
proclamando el salmo
131 (o 130), al pedir al
Señor que seamos
como niños, que
escuchemos con
sencillez sus
mensajes, los
llevemos al corazón y,
sin grandes
pretensiones,
sigamos a Jesús con
humildad, pero con
mucho amor.
Automático
que
superen
mi
capacidad.
Señor,
ni mis
ojos
altaneros,
como un
niño en
brazos de
su madre,
así mi
corazón
espera en
ti, Señor.
Espera
Israel
en el
Señor,
Espera Israel
en el Señor,
ahora y por siempre
Que María
nos
acompañe
para ir a
Jesús.
AMÉN

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Manual de la clase de guerra espiritual completo en pdf
Manual de la clase de guerra espiritual completo en pdfManual de la clase de guerra espiritual completo en pdf
Manual de la clase de guerra espiritual completo en pdf
josue villanueva
 
Espiritus inmundos que atacan la iglesia
Espiritus inmundos que atacan la iglesiaEspiritus inmundos que atacan la iglesia
Espiritus inmundos que atacan la iglesia
Nancy Stella
 
Hacia el conocimiento de dios j. i. packer
Hacia el conocimiento de dios   j. i. packerHacia el conocimiento de dios   j. i. packer
Hacia el conocimiento de dios j. i. packer
Fredy Saavedra
 
El misterio del espíritu santo r c spoul
El misterio del espíritu santo   r c spoulEl misterio del espíritu santo   r c spoul
El misterio del espíritu santo r c spoul
Raquel Z
 

La actualidad más candente (20)

PDF | Lección 9 | Desarrollar una actitud ganadora | Escuela Sabática
PDF | Lección 9 | Desarrollar una actitud ganadora | Escuela SabáticaPDF | Lección 9 | Desarrollar una actitud ganadora | Escuela Sabática
PDF | Lección 9 | Desarrollar una actitud ganadora | Escuela Sabática
 
La maravilla del evangelio
La maravilla del evangelioLa maravilla del evangelio
La maravilla del evangelio
 
Maravillas del-espiritu-santo-eliecer-salesman
Maravillas del-espiritu-santo-eliecer-salesmanMaravillas del-espiritu-santo-eliecer-salesman
Maravillas del-espiritu-santo-eliecer-salesman
 
Retiro mariano
Retiro marianoRetiro mariano
Retiro mariano
 
Las obras de misericordia
Las obras de misericordiaLas obras de misericordia
Las obras de misericordia
 
Semana de la Esperanza ESENCIAS - PDF / By Pr. Luis Gonçalves
Semana de la Esperanza ESENCIAS - PDF / By Pr. Luis GonçalvesSemana de la Esperanza ESENCIAS - PDF / By Pr. Luis Gonçalves
Semana de la Esperanza ESENCIAS - PDF / By Pr. Luis Gonçalves
 
Manual de la clase de guerra espiritual completo en pdf
Manual de la clase de guerra espiritual completo en pdfManual de la clase de guerra espiritual completo en pdf
Manual de la clase de guerra espiritual completo en pdf
 
Emerson ferrell-la-mente-de-cristo
Emerson ferrell-la-mente-de-cristoEmerson ferrell-la-mente-de-cristo
Emerson ferrell-la-mente-de-cristo
 
Jesús deseaba su bien
Jesús deseaba su bienJesús deseaba su bien
Jesús deseaba su bien
 
Espiritus inmundos que atacan la iglesia
Espiritus inmundos que atacan la iglesiaEspiritus inmundos que atacan la iglesia
Espiritus inmundos que atacan la iglesia
 
Dom ord 6 b
Dom ord 6 bDom ord 6 b
Dom ord 6 b
 
Neil anderson rompiendo_las_cadenas
Neil anderson rompiendo_las_cadenasNeil anderson rompiendo_las_cadenas
Neil anderson rompiendo_las_cadenas
 
DOCTRINA DE DIOS
DOCTRINA DE DIOSDOCTRINA DE DIOS
DOCTRINA DE DIOS
 
4º domingo T.O.
4º domingo T.O.4º domingo T.O.
4º domingo T.O.
 
Referencia rapida guerra espiritual
Referencia rapida   guerra espiritualReferencia rapida   guerra espiritual
Referencia rapida guerra espiritual
 
Confirmación
ConfirmaciónConfirmación
Confirmación
 
Los encuentros con jesús
Los encuentros con jesúsLos encuentros con jesús
Los encuentros con jesús
 
Hacia el conocimiento de dios j. i. packer
Hacia el conocimiento de dios   j. i. packerHacia el conocimiento de dios   j. i. packer
Hacia el conocimiento de dios j. i. packer
 
Día de todos los Santos
Día de todos los SantosDía de todos los Santos
Día de todos los Santos
 
El misterio del espíritu santo r c spoul
El misterio del espíritu santo   r c spoulEl misterio del espíritu santo   r c spoul
El misterio del espíritu santo r c spoul
 

Similar a XIV Domingo ordinario ciclo a

14° dom. t. ord., ciclo 'a'
14° dom. t. ord., ciclo 'a'14° dom. t. ord., ciclo 'a'
14° dom. t. ord., ciclo 'a'
Maike Loes
 
Enseñanzas del papa francisco no.55
Enseñanzas del papa francisco no.55Enseñanzas del papa francisco no.55
Enseñanzas del papa francisco no.55
monica eljuri
 
21ra Semana del Tiempo Ordinario, Domingo
21ra Semana del Tiempo Ordinario, Domingo21ra Semana del Tiempo Ordinario, Domingo
21ra Semana del Tiempo Ordinario, Domingo
Jose Montalvo
 
Dom adv 3 a
Dom adv 3 aDom adv 3 a
Dom adv 3 a
M4NE5
 

Similar a XIV Domingo ordinario ciclo a (20)

IV Domingo TO - Ciclo A
IV Domingo TO - Ciclo AIV Domingo TO - Ciclo A
IV Domingo TO - Ciclo A
 
Domingo decimo cuarto_t.o.
Domingo decimo cuarto_t.o.Domingo decimo cuarto_t.o.
Domingo decimo cuarto_t.o.
 
14° dom. t. ord., ciclo 'a'
14° dom. t. ord., ciclo 'a'14° dom. t. ord., ciclo 'a'
14° dom. t. ord., ciclo 'a'
 
Retiro de julio #DesdeCasa (2022)
Retiro de julio #DesdeCasa (2022)Retiro de julio #DesdeCasa (2022)
Retiro de julio #DesdeCasa (2022)
 
Lectio Divina Dominical XVI del Tiempo Ordinario Ciclo A
Lectio Divina Dominical XVI del Tiempo Ordinario Ciclo ALectio Divina Dominical XVI del Tiempo Ordinario Ciclo A
Lectio Divina Dominical XVI del Tiempo Ordinario Ciclo A
 
Dom ramos b
Dom ramos bDom ramos b
Dom ramos b
 
Enseñanzas del papa francisco no.55
Enseñanzas del papa francisco no.55Enseñanzas del papa francisco no.55
Enseñanzas del papa francisco no.55
 
21ra Semana del Tiempo Ordinario, Domingo
21ra Semana del Tiempo Ordinario, Domingo21ra Semana del Tiempo Ordinario, Domingo
21ra Semana del Tiempo Ordinario, Domingo
 
Dom ord 21 c
Dom ord 21 cDom ord 21 c
Dom ord 21 c
 
Mártes de la ii semana de pascua
Mártes de la ii semana de pascuaMártes de la ii semana de pascua
Mártes de la ii semana de pascua
 
Dom adv 3 a
Dom adv 3 aDom adv 3 a
Dom adv 3 a
 
Novena2015
Novena2015Novena2015
Novena2015
 
Guión 7 febrero
Guión 7 febreroGuión 7 febrero
Guión 7 febrero
 
Dom ord 28 b Mc 10, 17-30
Dom ord 28 b Mc 10, 17-30Dom ord 28 b Mc 10, 17-30
Dom ord 28 b Mc 10, 17-30
 
Dom ord 16 b
Dom ord 16 bDom ord 16 b
Dom ord 16 b
 
Dom ord 16 b
Dom ord 16 bDom ord 16 b
Dom ord 16 b
 
Todos los santos (2015)
Todos los santos (2015)Todos los santos (2015)
Todos los santos (2015)
 
V Domingo ordinario ciclo A
V Domingo ordinario ciclo AV Domingo ordinario ciclo A
V Domingo ordinario ciclo A
 
Dom ord 3 c
Dom ord 3 cDom ord 3 c
Dom ord 3 c
 
Domingo iv to ciclo b-
Domingo iv to ciclo b-Domingo iv to ciclo b-
Domingo iv to ciclo b-
 

Más de Diócesis de Mayagüez

Más de Diócesis de Mayagüez (20)

XXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO A
XXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO AXXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO A
XXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO A
 
Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)
Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)
Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)
 
III Domingo de Cauresma ciclo b
III Domingo de Cauresma ciclo b III Domingo de Cauresma ciclo b
III Domingo de Cauresma ciclo b
 
XXIV Domingo ordinario ciclo a
XXIV Domingo ordinario ciclo aXXIV Domingo ordinario ciclo a
XXIV Domingo ordinario ciclo a
 
XXIII Domingo ordinario ciclo a
XXIII Domingo ordinario ciclo aXXIII Domingo ordinario ciclo a
XXIII Domingo ordinario ciclo a
 
XXII Domingo ordinario ciclo a
XXII Domingo ordinario ciclo aXXII Domingo ordinario ciclo a
XXII Domingo ordinario ciclo a
 
XXI Domingo ordinario ciclo a
XXI Domingo ordinario ciclo aXXI Domingo ordinario ciclo a
XXI Domingo ordinario ciclo a
 
XX Domingo ordinario ciclo a
XX Domingo ordinario ciclo aXX Domingo ordinario ciclo a
XX Domingo ordinario ciclo a
 
XiX Domingo ordinario ciclo A
XiX Domingo ordinario ciclo AXiX Domingo ordinario ciclo A
XiX Domingo ordinario ciclo A
 
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
 
XVII Domingo ordinario ciclo a
XVII Domingo ordinario ciclo aXVII Domingo ordinario ciclo a
XVII Domingo ordinario ciclo a
 
XVI Domingo ordinario ciclo a
XVI Domingo ordinario ciclo aXVI Domingo ordinario ciclo a
XVI Domingo ordinario ciclo a
 
XV Domingo ordinario ciclo a
XV Domingo ordinario ciclo aXV Domingo ordinario ciclo a
XV Domingo ordinario ciclo a
 
XIII Domingo ordinario ciclo a
XIII Domingo ordinario ciclo a XIII Domingo ordinario ciclo a
XIII Domingo ordinario ciclo a
 
XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)
XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)
XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)
 
Taller de Misionología
Taller de MisionologíaTaller de Misionología
Taller de Misionología
 
SOLEMNIDAD: EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
SOLEMNIDAD:  EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)SOLEMNIDAD:  EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
SOLEMNIDAD: EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
 
Domingo Santísima Trinidad ciclo a
Domingo Santísima Trinidad ciclo aDomingo Santísima Trinidad ciclo a
Domingo Santísima Trinidad ciclo a
 
Pentecostés 2017 ciclo A
Pentecostés 2017 ciclo APentecostés 2017 ciclo A
Pentecostés 2017 ciclo A
 
Ascensión del Señor ciclo A, 2017
Ascensión del Señor ciclo A, 2017Ascensión del Señor ciclo A, 2017
Ascensión del Señor ciclo A, 2017
 

Último

Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
jenune
 

Último (9)

Quince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdf
Quince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdfQuince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdf
Quince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdf
 
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdfIDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
 
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdfPARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
 
Sermon Conquistadores - Alegria -2020.pdf
Sermon Conquistadores - Alegria -2020.pdfSermon Conquistadores - Alegria -2020.pdf
Sermon Conquistadores - Alegria -2020.pdf
 
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
 
LA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdf
LA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdfLA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdf
LA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdf
 
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdfPRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
 
Uretritis infecciones urinarias mmmmmmmm
Uretritis infecciones urinarias mmmmmmmmUretritis infecciones urinarias mmmmmmmm
Uretritis infecciones urinarias mmmmmmmm
 
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de PentecostesPentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
 

XIV Domingo ordinario ciclo a

  • 1. Ciclo A Día 9 de Julio de 2017
  • 2. Comenzamos hoy leyendo el evangelio correspondiente a este domingo, según el evangelista san Mateo.
  • 3. En aquel tiempo exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera». Mateo 11,25-30
  • 4. En este evangelio de hoy encontramos dos partes bien diferenciadas, aunque tienen mucha relación. La 1ª es una oración de Jesús a su Padre celestial dando gracias, porque, aunque los «sabios» no quieran entenderlo, sí lo entiende la gente sencilla.
  • 5. En la segunda parte Jesús invita, especialmente a esa gente sencilla, a que acuda a Él, pues es «manso y humilde de corazón».
  • 6. Veamos primero la oración de Jesucristo dando gracias a su Padre celestial.
  • 7. Muchas veces oraba Jesús, hasta pasaba noches enteras en oración; pero pocas veces se nos presenta una oración en concreto. Hoy se nos presenta agradeciendo, que significa el reconocer que todo lo bueno viene de Dios.
  • 8. Y esta es la primera lección que hoy nos da Jesús: Dar gracias a Dios. Es cierto que debemos hablar mucho con Dios, especialmente con Dios-Padre, como nos enseñó Jesús. Es mucho lo que debemos agradecer. Por eso una de las oraciones más hermosas es dar gracias a Dios. ¡Y tenemos que dar gracias a Dios por tantas cosas!
  • 10.
  • 11.
  • 12.
  • 13.
  • 15.
  • 16. y diste tu vida por mi salvación.
  • 17.
  • 20. Por ejemplo, respiramos tranquilamente sin ser dueños del aire y no pensamos en Quien nos lo ha dado. Y así tantas y tantas cosas.
  • 21. Cuando uno entra en la dinámica del progreso material, fácilmente cree que puede vivir independientemente de Dios, como si el desarrollo fuese el fruto total del ser humano, sin pensar que nuestra inteligencia y las materias primas provienen de la bondad de Dios.
  • 22. En otros momentos nos presenta el evangelio a Jesucristo dando gracias al Padre, como cuando iba a resucitar a Lázaro o en la Institución de la Eucaristía.
  • 23. Porque, habiendo muchos que teniéndose por “sabios y entendidos” sin entender verdaderamente los mensajes de Dios, hay otras personas sencillas y humildes que, con la gracia de Dios, son capaces de llegar al conocimiento de estas grandes verdades de Dios. ¿Por qué da gracias Jesús en aquel momento?
  • 24. El evangelio dice que Dios ha escondido estas cosas a los sabios y entendidos y las ha revelado a la gente sencilla. Es una forma de hablar adaptada a aquel tiempo. No es que Dios cierre el entendimiento a los sabios y se lo revele sólo a los sencillos. Es que éstos abren el corazón a Dios, mientras que los “sabios” muchas veces lo cierran.
  • 25. Para poder dar gracias a Dios de verdad, debemos ser sencillos, humildes y mansos.
  • 26. En otras ocasiones dirá Jesús que nosotros ante Dios debemos ser como niños. Es reconocer que ante Dios somos muy poca cosa y que, si algo tenemos, es porque Dios nos lo ha dado para poder ser felices con Él. Por eso muchas veces le tenemos que pedir que nos dé un corazón de niño.
  • 31. En la vida de Jesús encontramos que los que se tenían por especialistas en religión le rechazaron, le calumnia- ron, desconfiaban de él y le procuraron la muerte.
  • 32. Sin embargo los sencillos, los que se sentían excluidos por aquellos sacerdotes y “teólogos”, que se creían saberlo todo, acogieron las palabras de Jesús.
  • 33. Entre estos sencillos estaban también los apóstoles y otros discípulos (no todos) que habían ido adoptando en su vida las vivencias de Jesús.
  • 34. A estos sencillos es a quienes Jesús les dice: “Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré”.
  • 35. De hecho Jesús llamaba a todos, también a los que se creían “superdotados”. Lo que pasaba es que éstos no se sentían “cansados y agobiados”.
  • 36. A veces en el sentido material y muchas veces en el sentido espiritual o psicológico. Por eso debemos escuchar en el fondo del corazón este clamor de Jesús que nos dice: Muchas veces nosotros nos podemos sentir cansados y agobiados.
  • 37. Venid a mi los agobiados, venid a mi, que yo os aliviaré. Automático
  • 38. Venid a mi, que yo os aliviaré. Venid a mi, si estáis cansados.
  • 39. Venid a mi los agobiados, venid a mi, que yo os aliviaré.
  • 40. Venid a mi, si estáis cansados. Venid a mi, que yo os aliviaré. Hacer CLICK
  • 41. Esta postura de Jesús es muy diferente de muchos que se llaman “grandes de la tierra”, que dicen no tener tiempo para atender a los necesitados. Jesús está accesible a todos, no sólo en el sagrario, que es verdad, sino que toma la iniciativa para que vayamos a Él. Y en esta vida ¡cuántas tribulacio- nes tenemos! Vayamos a Él.
  • 42. ¿Cuál es la solución que les da Jesús a aquellas personas? “Cargad con mi yugo y aprended de mi”. El evangelista san Mateo es quien más se fija en la posición de Jesús en contra de la de los fariseos. Éstos tomaban la religión como una carga pesada y así la querían poner sobre los demás. Jesús quiere cambiar la carga pesada por algo más llevadero.
  • 43. Jesús nos pone una carga sencilla, aunque es difícil a veces: es la carga del amor. Si hubiera verdadero amor y caridad, ¡qué fácil sería llevar las cargas de esta vida!; las nuestras y las de los demás. La actitud del discípulo de Cristo es ir quitando cargas o ayudando a sobrellevarlas. Es la ley del amor.
  • 44. Y debemos aprender de Jesús. El nos dice que es manso y humilde de corazón. Hoy en la 1ª lectura el profeta Zacarías nos presenta la figura del Mesías que llega no con prepotencia, sino, a pesar de ser rey y muy fuerte, viene montado en un asno, en un pollino de borrica. Dice así:
  • 45. Zacarías 9,9-10 Así dice el Señor: "Alégrate, hija de Sión; canta, hija de Jerusalén; mira a tu rey que viene a ti justo y victorioso; modesto y cabalgando en un asno, en un pollino de borrica. Destruirá los carros de Efraín, los caballos de Jerusalén, romperá los arcos guerreros, dictará la paz a las naciones; dominará de mar a mar, del Gran Río al confín de la tierra."
  • 46. Esta figura del Mesías manso y humilde, montado sobre un asno, lo vemos especialmente el domingo de ramos. Esto nos indica varias ideas sobre la mansedumbre. Una de ellas es que no es pasividad. El profeta habla del Mesías manso y tierno; pero al mismo tiempo fuerte, que destruirá los carros de Efraín, etc.
  • 47. Así Jesús en el domingo de ramos entra manso y pacífico; pero ve el ultraje contra el templo de su Padre y al día siguiente toma el látigo para echar de allí a los que lo están profanando con sus ventas y mercancías.
  • 48. Por eso ser manso no significa ser inútil, sino que en un momento determinado puede indignarse. El manso no es un resignado impotente, o un incapaz de abordar los problemas arduos de la injusticia, de la mentira o la hipocresía. El manso no es débil, sino fuerte porque ha sabido vencerse a sí mismo.
  • 49. Alguno cree que la mansedumbre es algo con lo que uno nace, como si fuese un dato genético. La mansedumbre se va haciendo en cada uno. Y se hace dominándose a sí mismo, no dominando a los demás. Es un don del espíritu que se debe conseguir, no para dominar a los demás, sino para saber dirigir mansamente a los otros.
  • 50. Un gran ejemplo fue el de Moisés. Era un hombre de un temperamento fuerte: Siendo aún joven vio a un egipcio que golpeaba brutalmente a un trabajador israelita. A Moisés se le subió la sangre a la cabeza y allí mismo mató al egipcio y le enterró en la arena. Luego se supo el hecho y Moisés tuvo que huir.
  • 51. Sin embargo, cuando Moisés era mayor y conducía al pueblo de Dios, el autor sagrado dice de él que era el hombre “más manso y sufrido de la tierra”. Había vencido su temperamento fogoso, cargado de agresividad, por un corazón lleno de mansedumbre.
  • 52. Y así ha sido con todos los santos. Es famoso el caso de san Francisco de Sales, hombre fogoso y de temperamento fuerte que, siendo obispo, era para muchos la encarnación de la mansedumbre. Dicen que la hiel de su cadáver era un conjunto de piedrecitas por el esfuerzo tan grande que había hecho para vencer su temperamento.
  • 53. Otra equivocación que algunos tienen es que creen que ser manso significa estar triste. El que ha conseguido la mansedumbre está profundamente alegre, con la alegría profunda del alma. Es una alegría que es contagiosa. Por eso el profeta, en la primera lectura, invita a Jerusalén, Sión, a alegrarse porque llega su rey victorioso, pero manso de corazón.
  • 54. Esto es porque estamos metidos demasiado en la vida de la carne y debemos vivir más la vida del espíritu. Aunque difícil, con la gracia de Dios, debemos ir quitando la atracción de la carne para que viva la vida del espíritu. Para poder tener esta mansedumbre, que es una virtud, debemos pedirla muchas veces al Señor.
  • 55. Quien es «manso y humilde de corazón», si tiene que discutir, se muestra sereno y respetuoso con las opiniones ajenas, dispuesto siempre a escuchar. Quien así lo hace, si no demuestra que tiene toda la razón, muestra al menos que tiene más razón que el otro.
  • 56. La mansedumbre está unida siempre al amor. Por eso hay que saber ceder, pero ceder con amor, ceder porque se ama, porque se tiene caridad.
  • 57. Terminamos proclamando el salmo 131 (o 130), al pedir al Señor que seamos como niños, que escuchemos con sencillez sus mensajes, los llevemos al corazón y, sin grandes pretensiones, sigamos a Jesús con humildad, pero con mucho amor.
  • 59.
  • 61.
  • 63.
  • 64. como un niño en brazos de su madre,
  • 66.
  • 67.
  • 70. ahora y por siempre