SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 8
BIFURCACIONES.COM
EDICIÓN
Nº
16
Imagen realizada con IA de Photoshop
CONSEJO
EDITORIAL:
JUAN
RIVERO,
MARTÍN
SACRISTÁN,
IZANAMI
MARTÍNEZ,
MARÍA
JOSÉ
VILLA,
ANTONIO
ORDOÑEZ,
GUILLERMO
DE
HARO,
JUAN
JESÚS
VELASCO,
JOSÉ
ANTONIO
VEGA
VIDAL,
BEATRIZ
CERROLAZA,
PALOMA
CASTELLANO
La inteligencia artificial generativa ha despertado un gran interés en la sociedad y los medios
de comunicación, planteando desafíos éticos que no podemos pasar por alto. En esta edición,
queremos enfatizar la importancia de abordar estos desafíos de manera responsable y construir
una inteligencia artificial que refleje los mejores valores de nuestra humanidad.
Si bien ha ampliado nuestras capacidades, la inteligencia artificial también refleja las marcas
de sus creadores. Debemos esforzarnos por desarrollar una inteligencia artificial que represente
valores como empatía, justicia y amor. Esto implica establecer principios éticos sólidos, prote-
ger la privacidad y abordar el sesgo en los algoritmos.
Como sociedad, tenemos el poder de dar forma a nuestro mundo. Invitamos a empresas, ins-
tituciones y ciudadanos a comprometerse con prácticas éticas, transparencia y respeto por la
dignidad humana en el desarrollo y aplicación de la inteligencia artificial generativa.
Juntos, construyamos un futuro justo, equitativo y sostenible, donde la tecnología y la ética se
complementen y nos impulsen hacia adelante.
Editorial Bifurcaciones con ayuda de CHAT GPT-4
EDICIÓN Nº16—INTELIGENCIA ARTIFICIAL
01. LA DIMENSIÓN ÉTICA DE LA INTELIGENCIA
ARTIFICIAL
José Luis Fernández Fernández/ pág. 2
02. UN POCO DE SOBRIEDAD HOLANDESA ANTE
TANTA ALARMA SOCIAL SOBRE EL USO DE LA IA
GENERATIVA
Richard Benjamins / pág. 3
03. IA EN MEDICINA: SEPARANDO HECHOS DE
FICCIÓN
Ignacio H. Medrano / pág. 3
04. REGULAR LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL: EL
DIFÍCIL PERO NECESARIO EQUILIBRIO ENTRE
LA RESPONSABILIDAD Y LA COMPETITIVIDAD
Justo Hidalgo / pág. 4
05. ¿PODRÍA SER UN ROBOT CAPAZ DE AMAR?
Idoia Salazar / pág. 4
06. ESTE ES EL CAMINO
Guillermo de Haro / pág. 5
07. ENTRE LA ROCA Y EL SUPERHOMBRE
Antonio Ordóñez Forero / pág. 6
08. LA IA NO ES CIENCIA-FICCIÓN, ESTÁ PRESENTE
EN NUESTRO DÍA A DÍA Y EN, CADA VEZ, MÁS
STARTUPS Y EMPRESAS
JuanJesúsVelasco / pág. 7
09. ENTREVISTA
JAIME BOSCH
JuanRivero/ pág. 8
1hv.es
LADIMENSIÓNÉTICADELA
INTELIGENCIAARTIFICIAL
Doctor en Filosofía, master en Administración y Dirección de Empresas, titulado en Cíber Éti-
ca y miembro de la International Federation of Compliance Association (IFCA). Profesor Or-
dinario -Catedrático- de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales-ICADE, Uni-
versidad Pontificia Comillas, dirige la Cátedra Iberdrola de Ética Económica y Empresarial.
Investiga sobre Humanismo Digital y la dimensión ética de la Inteligencia Artificial.
José Luis Fernández Fernández
La Inteligencia Artificial
podría acabar mutando
desde lo que es -un
producto humano-,
hasta convertirse, no
sólo en productor de
humanidad, sino en el
señor del mundo.
El desarrollo de la Inteligencia Artificial
está propiciando no sólo la emergencia
de una sociedad digitalizada sino
también un cambio cultural de mayor
calado, que se traduce en la necesidad
de repensar el fenómeno humano
para reestructurar las relaciones
económico-sociales e incluso modificar
la inserción en el medio físico. Esta
revolución cultural, es resultante de
un desarrollo tecnológico que está
convirtiendo en realidades tangibles,
cosas que hasta hace poco no eran
sino ensueños literarios de ciencia
ficción. Es lógico, pues, que las nuevas
perspectivas y realidades demanden
con fuerza reflexión, cautela y, sobre
todo, un explícito abordaje de la
derivada ética del fenómeno. Porque,
de hecho, la Inteligencia Artificial
-como cualquier otro artefacto- ofrece
siempre una dosis de ambivalencia
respecto a posibilidades y resultados.
Cuando la narrativa optimista resalta
las fabulosas expectativas -salud, edu-
cación, seguridad- que cabe imaginar
con el concurso de la Inteligencia Ar-
tificial, emergen escenarios fascinan-
tes, que animan a avanzar por la senda
tecnocrática. Sin embargo, como pasi-
vo discordante de esta -a menudo, in-
genua- retórica se levantan otras voces,
alarmadasanteprevisibleseindeseables
consecuencias de una Inteligencia Arti-
ficial, si quedará exenta de reglamen-
taciones, abierta al experimentalismo
imprudente y, sobre todo, inmunizada
ante la reflexión filosófico-moral.
En una especie de nueva versión de la
hegeliana dialéctica del amo y el esclavo,
a la altura del siglo XXI, la Inteligencia
Artificial podría acabar mutando desde
lo que es -un producto humano-, has-
ta convertirse, no sólo en productor de
humanidad, sino en el señor del mundo,
dueño de vidas, haciendas y, lo que es
aún más peligroso, en una especie de
deus ex machina, capaz de imponer,
como inevitable, un destino a nuestra
especie. Aunque no fuera más que por
esto, el Bien Común exigiría un abordaje
filosófico-moral del hecho tecnológico
en su conjunto y de la Inteligencia Arti-
ficial más en concreto.
Porque, si bien es verdad que la Inteli-
gencia Artificial es un producto huma-
no, capaz de superar a su productor, ello
sólo es así en el aspecto más inmedia-
to y obvio de la ecuación. El algoritmo
tiene mayor potencia de cómputo, una
capacidad de almacenamiento mucho
más grande que cualquier cerebro y una
velocidad de procesamiento inimagina-
ble para nuestras neuronas. Ello es ver-
dad y no cabe discusión al respecto. Sin
embargo, constituiría un reduccionis-
mo inadmisible y falaz pretender con
ello dejar en penumbra la otra cara de
la moneda, esto es, la dimensión espiri-
tual del ser humano, aquélla que, por lo
demás, lo singulariza ontológicamente
frente a toda otra realidad, ya natural,
ya artificial.
Con esto que se dice, estamos apuntan-
do hacia aquella segunda cosa que lle-
naba el ánimo de Kant de admiración y
respeto y que sigue asombrando a cual-
quiera que piense. Porque el ser huma-
no está dotado de inteligencia natural y
sentiente -imperfecta, falible, limitada,
frágil, inquieta e insatisfecha...-; pero,
al propio tiempo, de una inteligencia
capaz de intuir valores y de autodeter-
minarse. De ahí, el creciente interés por
una Inteligencia Artificial responsable,
a favor de lo humano y al servicio de las
personas, desde el convencimiento de
que se puede -y, por tanto, se debe- to-
mar las riendas del proceso y hacer que
la Inteligencia Artificial jugando a favor
de obra, evite la legitimación autorrefe-
rencial y favorezca a la humanidad.
Por fortuna, no partimos en absoluto
de cero. Hay mucho -y muy bueno- ya
pensado en Filosofía Moral para posi-
cionarnos ante las nuevas realidades,
buscando guías éticas para la acción.
En paralelo, las legislaciones más avan-
zadas y progresistas ofrecen también
lineamientos, principios y criterios
sólidos respecto a la Inteligencia Arti-
ficial. Pensemos, por caso, en los tra-
bajos del Grupo de Alto Nivel de la Co-
misión Europea cuando propone como
requisitos éticos para una Inteligencia
Artificial responsable y digna de con-
fianza: prevención del daño, respeto a
la autonomía, equidad y explicabilidad.
Dichos elementos van complementa-
dos con otras exigencias más concre-
tas, igualmente, bien traídas: agencia
y supervisión humana; solidez técnica
y seguridad; respecto a la privacidad y
adecuada gestión de los datos; transpa-
rencia; no discriminación; y bienestar
social y medioambiental.
Los principios y valores éticos que ha-
brían de inspirar leyes y reglamentos, e
incluso, las virtudes y las prácticas que
deberían desplegarse para una buena
interacción con -y en el marco de- la
Inteligencia Artificial son aspectos en
los que se produce una muy significa-
tiva convergencia teórica. Con todo, se
abre ante nosotros un sugestivo cami-
no práctico que transitar. Dado que no
todo lo técnicamente posible es siempre
éticamente deseable, conviene discer-
nir con buen criterio lo que sí merece la
pena: y ello fue siempre labor de la Ética.
Siquieressuscribirte,entraenbifurcaciones.com
2
Sociedad Digitalizada Responsabilidad Ética
Foro de Foros
Wayra
Conversación sobre
Insurtech
Conversación sobre
Silver Economy
GRACIAS A WAYRA
Y FORO DE FOROS
ESTAMOS EXTENDIENDO
LAS EDICIONES ENPAPEL
A EVENTOS COMO ESTOS
Escanea estos QR
EDICIÓNNº16 - INTELIGENCIAARTIFICIAL
Oescríbenosunemailahey@bifurcaciones.com 3
UN POCO DE
SOBRIEDAD
HOLANDESA
ANTE TANTA
ALARMA SOCIAL
SOBRE EL
USO DE LA IA
GENERATIVA
IA EN MEDICINA:
SEPARANDO
HECHOS DE
FICCIÓN
Escanea este QR
Escanea este QR
Richard
Benjamins
Ignacio
H. Medrano
Inteligencia
Artificial
Innovación
Médica
Chatbots
Diagnóstico
AI
ChatGPT
Machine
Learning
Chief Responsible AI Officer en Telefónica y
fundador de su área AI for Society and Envi-
ronment, que impulsa la IA para el bien social
y su uso ético. Cofundador del Observatorio
del Impacto Social y Ético de la Inteligencia
Artificial (OdiseIA), consejero del CDP, y ex-
perto externo del Observatorio de IA del Par-
lamento Europeo (EPAIO). Es copresidente
del consejo empresarial de la UNESCO por
surecomendacióndeIAymiembrodelgrupo
de trabajo “AI for Impact” de GSMA.
Neurólogo por el Hospital Ramón y Cajal,
donde coordinó la estrategia de investiga-
ción. Licenciado por la Singularity University,
ha sido repetidamente considerado por la
prensa sanitaria como una de las personas
más influyentes en Salud Digital en Espa-
ña. Premio Princesa de Girona en 2019 por
haber fundado Mendelian, del Reino Unido,
(diagnóstico de enfermedades raras con IA)
y por Savana. Forbes lo incluyó en 2021 en su
lista de los 100 españoles más creativos del
mundo de los negocios.
el cambio climático. Además, ChatGPT
podría generar una enorme cantidad de
desinformación (noticias falsas) en muy
poco tiempo. En manos equivocadas
podría causar serios problemas en las
sociedades hasta influir en elecciones
democráticas. Es tan bueno que hasta
los profesionales jurídicos o médicos
pueden sentir una tentación de usarlo
para su trabajo, con todas las conse-
cuencias y riesgos.
Con todos estos retos, y los muchos más
que no he mencionado aquí, han sur-
gido varias iniciativas que proponen
poner límites a la inteligencia artificial
(generativa).
Propuestas para limitar el riesgo de sis-
temas de IA generativa
La primera organización que ha recono-
cido los riesgos del uso de la inteligen-
cia artificial generativa ha sido la Unión
Europea. En la última versión de su pro-
puesta para la regulación europea de la
inteligencia artificial, ha añadido una
categoría nueva llamada “modelo fun-
dacional”: un modelo de IA que se entre-
na a escala con datos amplios y puede
adaptarse a una amplia gama de tareas.
La segunda iniciativa, que ha atraído
mucha atención, ha sido la petición del
Future of Life Institute para una pausa de
seis meses en el desarrollo de todos los
sistemas de IA generativa. En concreto,
una moratoria de seis meses en modelos
más potentes que GPT4, el motor que
está por debajo de ChatGPT. La carta,
que ha sido firmado por más de 30.000
personas, dice que la inteligencia artifi-
cial puede provocar profundos cambios
en nuestras vidas y en el planeta, y que
estos cambios requieren una reflexión y
un plan. Mientras que este plan no exis-
ta, no se debería continuar el desarrollo
de una IA generativa más potente que la
que existe actualmente.
Y más recientemente, ha habido un lla-
mamiento por científicos de IA y per-
sonas notables como Geoffrey Hinton,
Yoshua Bengio y Sam Altman, entre
muchos, para considerar el riesgo de ex-
tinción de la humanidad por la IA como
una prioridad mundial junto con otros
riesgos como las pandemias y la guerra
nuclear.
La desmitificación de la IA generativa
Ante tantas peticiones de poner límites
a la inteligencia artificial generativa,
no viene mal explicar cómo funciona la
tecnología, qué es lo que hace y qué no
puede hacer. Programas como ChatGPT
se basan en las llamadas Large Langua-
ge Models (LLMs), modelos de lenguaje
muy grandes (fundacionales), que se
entrenan con una gigantesca cantidad
de texto obtenido desde Internet, libros
digitales, bibliotecas digitales, prensa,
etc., etc.
El entrenamiento consiste en, dada una
frase, enmascarar una palabra y pedir
al modelo que prediga cuál es la palabra
que falta (fill the mask), hasta que acier-
te. Este método de aprendizaje automá-
tico se llama “auto supervisado”. Al rea-
lizar esto muchísimas veces, el modelo
aprende la estadística de un lenguaje
natural, es decir, el modelo aprende qué
palabras van con qué otras palabras. La
sorpresa ha sido que estos modelos son
capaces de realizar muchas tareas de
lengua que antes requerían un entrena-
miento específico.
Es importante entender, entonces que,
aunque el resultado del Chat GPT es
impresionante, no entiende lo que le
preguntas ni lo que responde. Simple-
mente, predice las palabras que vienen
después de la consulta (prompt). A par-
Estamos atribuyendo
a la IA características
humanas que no
tienen, como la
intención, el sentido
común, la capacidad
de razonamiento
y el dominio de las
relaciones causales
El mundo de la inteligencia artificial
está “on fire”; no paran de aparecer noti-
cias en los medios. La inteligencia artifi-
cial generativa como ChatGPT represen-
ta un salto importante en el avance de
la inteligencia artificial. Antes, la inte-
ligencia artificial manipulaba los datos.
Ahora, es capaz de manipular también
nuestro lenguaje, la característica prin-
cipal que separa a los humanos del resto
de los seres vivos.
ChatGPT, el programa que permite ha-
cer preguntas sobre cualquier asunto y
que te genera respuestas coherentes, ha
arrasado en las noticias. Puede escribir
relatos, poemas, responder a preguntas
de exámenes, resumir, etc. Casi se pue-
de decir que ChatGPT es capaz de pasar
la prueba de Turing, que busca determi-
nar si una máquina puede sostener una
conversación en lenguaje natural de
manera tan convincente que sea indis-
tinguible de un ser humano.
Por otro lado, también hemos visto que
es capaz de inventar cosas que no son
verdaderas; las llamadas “alucinacio-
nes”. Esto no es un problema para una
persona que colabora con ChatGPT para
producir un texto en un ámbito que do-
mina bien, ya que será capaz de distin-
guir la verdad de las “mentiras”. Pero, sí
es un problema si el texto, por ejemplo,
es generado por un alumno de la ESO
qué tiene que escribir un trabajo sobre
tir de este conocimiento, también es fá-
cil entender por qué hay alucinaciones o
“mentiras”: ChatGPT no recupera infor-
mación, sino que predice qué palabras
vienen después. Fijándose, es posible
observar que todas las alucinaciones
o mentiras van sobre la misma temáti-
ca que la verdad y esto es, como hemos
visto, porque la predicción se basa en un
modelo estadístico del lenguaje.
Con los pies en el suelo – sobriedad ho-
landesa
Con este conocimiento adquirido so-
bre la inteligencia artificial generativa,
¿cómo tenemos que interpretar las di-
versas peticiones de poner límites a la
inteligencia artificial? ¿Estamos real-
mente ante un posible desastre de una
magnitud enorme? La verdad es que na-
die puede responder a esta pregunta con
certeza científica. Pero sí hay ingredien-
tes importantes a tener en cuenta para
responderla.
El primer punto y más importante es
que las consecuencias del uso de la IA
generativa dependen de las personas u
organizaciones que la aplican y no de la
tecnología en sí. Estamos atribuyendo
a la IA características humanas que no
tienen, como la intención, el sentido co-
mún, la capacidad de razonamiento, el
dominio de las relaciones causales, etc.
Se está dando por hecho que casi esta-
mos llegando a la inteligencia artificial
general (artificial general intelligence),
la inteligencia que equivale a la inteli-
gencia humana en todos sus aspectos.
Pero, como hemos visto, estamos ha-
blando de un modelo estadístico, aun-
que gigantesco, que no tiene sentido
común, no sabe razonar ni sabe de re-
laciones causales (aunque parezca que
tenga todo este conocimiento – recuer-
da la prueba de Turing), y no tiene cons-
ciencia. Pero el mero hecho de que lo
manifieste, no quiere decir que lo tenga.
Hay algunos que dicen que a partir de un
modelo tan gigantesco como son los mo-
delos fundacionales, estas característi-
cas de la inteligencia humana “emergen
automáticamente”. Puede ser o no, es
una opinión, pero no la mía (siendo tam-
bién una opinión más). Recomiendo
leer el libro “A Thousand Brains: A New
Theory of Intelligence” de Jeff Hawkins
para una nueva, innovadora teoría sobre
cómo funciona la inteligencia humana,
que no emerge simplemente como con-
secuencia de la complejidad del sistema.
Ante la falta de tener una intención o
una consciencia, muchas de las posibles
consecuencias distópicas del uso de la
IA dependen de nosotros, los humanos.
Las grandes empresas, actualmente pro-
pietarios monopolios de esta tecnología,
están diseñados para obtener beneficios
económicos e instruyen sus sistemas de
IA con este fin. Y está claro que esto es
un uso lícito. Pero puede tener conse-
cuencias (in)directas o secundarias que
son dañinas. Ante el descubrimiento de
algo así, las empresas deberían actuar
con responsabilidad y evitar, o por lo
menos mitigar, el efecto negativo.
Mucho mejor aún sería pensar siempre
de antemano en las posibles conse-
cuencias negativas, aunque no inten-
cionadas, del uso de la inteligencia ar-
tificial. Este movimiento se denomina
“el uso responsable de la inteligencia
artificial desde el diseño”. Implica que,
para cada sistema de inteligencia arti-
ficial que queremos aplicar a un domi-
nio concreto, tenemos que hacernos las
preguntas adecuadas para estimar, de
antemano, cuál podría ser el impacto
negativo en las personas, la sociedad o
el planeta. Un ejemplo de estas pregun-
tas se puede ver en un cuestionario de-
sarrollado por la GSMA.
Obviamente, si alguien quiere hacer un
uso malicioso de la IA para hacer daño,
lo puede hacer, aunque esté prohibido
por muchas leyes. Pero otra vez, somos
las personas la causa del daño, no la in-
teligencia artificial.
En resumen, el hecho de que cada
vez más organizaciones hagan re-
flexiones sobre los posibles impactos
negativos del uso de la inteligencia
artificial es importante, necesario y
positivo. Pero no deberíamos recurrir a
películas de ciencia ficción y parar todo.
Amplía la información en el artículo online.
En contra de lo que
habitualmente creen
políticos, medios
de comunicación e
inversores, lo más
relevante de esta
tecnología no pasa por
sistemas diagnósticos,
sino por la capacidad
para anticipar la
respuesta individual
mucho más allá
de lo que lo hace la
estadística clásica.
A quienes nos dedicamos a la inteligen-
cia artificial (IA) suelen gustarnos las
predicciones. Pero ni el más optimista
de los pronósticos habría visto venir el
trueno con que esta tecnología se ha pre-
sentado en muy poco tiempo en los fo-
ros de ciencia médica del mundo entero.
Creo que llaman el “dilema del innova-
dor” al fenómeno por el que una nueva
tecnología que al principio no es acepta-
da por los usuarios, de repente despega
para poner patas arriba el status quo.
En esto pensaba yo sentado hace poco,
sentado en mi butaca durante la entrega
de unas relevantes becas de investiga-
EDICIÓN Nº 16 - INTELIGENCIA ARTIFICIAL
4
REGULAR LA
INTELIGENCIA
ARTIFICIAL: EL
DIFÍCIL PERO
NECESARIO
EQUILIBRIO
ENTRE LA
RESPONSABILIDAD
Y LA
COMPETITIVIDAD
ción en las que, calculo a ojo, un tercio
de los premiados incluían el aprendizaje
automático en el título de su propuesta.
IA para esto, IA para lo otro. Y todos allí,
aplaudiendo como si nada. Como si no
estuviéramos dentro de una película de
ciencia ficción. Solo que no es ficción, es
ciencia.
No es casualidad que si uno hace una
búsqueda de literatura científica con los
conceptos “machine learning + [nombre
de cualquier enfermedad]”, no sólo será
difícil que no obtenga resultados; ade-
más, comprobará que el número de ar-
tículos crece exponencialmente. ¿Cuál
es entonces la diferencia en el análisis
sobre la IA en la sanidad hace ocho años
y ahora? Pues que entonces, nos dedicá-
bamos a explicar su concepto y su po-
tencial y ahora, hablamos de aspectos
más avanzados y precisos, propios de
quien ya ha empezado a usarla, como
son su validación, su implementación o
sus límites éticos. Antes hablábamos de
lo que podría ser y ahora hablamos de
cómo hacer para que su patente realidad
no nos desborde.
En los últimos años hemos visto a los
editoriales de las revistas médicas pug-
nando por empujar sus guías de para la
correcta validación de los algoritmos, al
tiempo que hemos visto cómo la mamo-
grafía o la colonoscopia asistidas por IA
cumplían los parabienes de los ensayos
clínicos para entrar por fin en guías clí-
nicas, esos documentos que los médicos
leemos para saber qué hacer en cada
caso. Sí, por extraño que suene, en algu-
nos lugares ya es de hecho mala práctica
no usar IA.
Muchos de estos pasos habrían sido im-
posibles sin un Reglamento Europeo
de Protección de Datos, que, si bien nos
embarra el terreno más de lo que suce-
de en Asia o en América, por fin permite
que se utilice el dato clínico anonimi-
zado sin consentimiento informado en
base a que sería “esfuerzo desproporcio-
nado” pedirlo, si se compara con el be-
neficio que esto genera para la sociedad.
Éste era un paso necesario que deja en
evidencia a los más papistas, que hasta
ahora arruinaban con impunidad pro-
yectos estupendos de intachable carác-
ter ético. A pesar de todo ello, en Savana
todavía vemos como, aún contando con
más de 200 hospitales en 12 países, aún
queda algún servicio de salud regional
(por suerte muy pocos ya) que defiende
que “el dato no saldrá del sistema bajo
ningún concepto”. Como si el lugar fí-
sico de un dato hoy en día importara. O
como si el dinero estuviera más a salvo
debajo de un colchón que en el banco
dando intereses.
Hace poco también, hemos entendido
que a la IA en medicina no puede pe-
dírsele una “explicabilidad” total, de la
misma forma que a un niño que habla
correctamente su idioma materno, no
puede pedírsele que nos explique con
detalle las reglas gramaticales y sintác-
ticas. Es la consecuencia de haber in-
ventado un sistema, como es el machine
learning, por el que las máquinas, como
los sistemas biológicos, aprenden por
patrones y no por reglas: nos darán res-
puestas correctas, pero no siempre po-
dremos preguntarles por qué. Esta idea
nos lleva a lugares necesarios, como la
opción que debemos dar a los pacientes
a la hora de rechazar a la IA en su pro-
ceso, si así lo desean. En países espe-
cialmente avanzados en el tema, como
Singapur, Corea o Finlandia, la IA se
aplica ya en la patología crónica (diabe-
tes, párkinson, prevención de suicidio)
y en la aguda (Covid-19, probabilidad de
eventos cardiovasculares). De la misma
forma, la mayoría de los fármacos que
veremos entrar en ensayos clínicos en
los siguientes años han contado ya en su
diseño con alguna forma de aprendizaje
automático.
En todo caso, lo más importante está
en darse cuenta de que, en contra de
lo que habitualmente creen políticos,
medios de comunicación e inversores,
lo más relevante de esta tecnología no
pasa por sistemas diagnósticos, sino por
la capacidad para anticipar la respuesta
individual mucho más allá de lo que lo
hace la estadística clásica. Por ejemplo,
diciéndonos qué tipos de pacientes tie-
nen mayor probabilidad de responder a
un fármaco determinado.
Todo esto en una carrera del Oeste que
en realidad no es tan salvaje como cree-
mos. La Food and Drug Administration
en Estados Unidos evalúa continuamen-
te sistemas de IA, cuyas aprobaciones ya
se cuentan por decenas, mientras que el
Reino Unido clasifica a parte de sus pa-
cientes utilizando un algoritmo basado
en machine learning (Babylon) y entregó
una guía a sus gestores sanitarios para
poder evaluar la conveniencia de los di-
ferentes sistemas que se les ofrecerán a
partir de ahora.
En Medicina como en la aviación, don-
de los riesgos son altos, es lógico que la
innovación camine despacio. A pesar
de ello, parece que la espera ha termi-
nado; dejamos atrás el tiempo de la
ciencia ficción para adentrarnos en el
de los hechos.
Escanea este QR
Justo
Hidalgo
Director de Inteligencia Artificial de Adigital,
la asociación española de la economía digi-
tal. Doctor en Ciencia de Datos e ingeniero
en informática, Justo ha sido Global Head
of Product en Universia (Grupo Santander),
socio fundador en Quantified Reading, CEO
y socio fundador de 24symbols, y VP Pro-
duct Management and Consulting de De-
nodo Technologies. Justo es autor de “Idea,
producto y negocio” (2017) y “Todo Cuenta”
(2020), es profesor en cursos de posgrado y
ejecutivos.
Se prevé una mejora del
PIB mundial de hasta
un 14% en 2030 gracias
a la IA.
Inteligencia Artificial. IA. Un concep-
to que en el pasado estuvo envuelto en
mística y ciencia ficción, es ahora una
poderosa fuerza transformadora de in-
novación. A lo largo de mi trayectoria,
he tenido el privilegio de presenciar de
primera mano su desarrollo como técni-
co, emprendedor, gestor de productos y
ahora como director de IA en una aso-
ciación empresarial centrada en la eco-
nomía digital. Los famosos inviernos de
la IA fueron muy, muy fríos pero ahora
es una parte fundamental de nuestras
vidas y negocios cotidianos.
La IA ha demostrado ser tanto un cata-
lizador como un desafío. Puede impul-
sar a la sociedad a un ritmo nunca vis-
to, pero también plantea interrogantes
éticos y normativos sin precedentes.
Nos encontramos en una coyuntura en
la que el papel de la IA remodela secto-
res que van desde el cuidado de la salud
hasta las finanzas, y que se extiende
desde ofrecer contenido personalizado
en nuestras pantallas hasta conducir
vehículos autónomos en nuestras ca-
rreteras. En su mayoría, esta extensión
es positiva; no puedo imaginarme un
mundo sin motores de búsqueda, sin
traducción automática, sin algoritmos
contra el fraude o el spam, sin las herra-
mientas de mantenimiento predictivo
y seguridad en el trabajo en gran can-
tidad de industrias. Pero este alcance
en expansión conlleva una necesidad
innegable: establecer y comprender
los límites de la IA. Además de las li-
mitaciones técnicas en la capacidad de
los grandes modelos de lenguaje en los
que están basados productos como GPT
de OpenAI, Bard de Google, Claude de
Anthropic o LLaMA de Meta, debemos
prestar especial atención a las fronteras
éticas, cruciales para garantizar que la
IA sea un benefactor y no un detractor
en nuestras vidas. En general, cuando
hablamos de estos temas nos referimos
a la necesidad de construir una IA res-
ponsable.
La ética, desde mi punto de vista, siem-
pre ha sido el corazón palpitante de la IA
responsable. Sirve como nuestra brúju-
la moral en este mar de avances tecno-
lógicos, guiándonos para desarrollar y
utilizar la IA de manera que respete la
autonomía humana, la privacidad y la
dignidad. Un enfoque responsable de
la IA exige reflexión sobre principios
éticos como la transparencia en el fun-
cionamiento de los sistemas, la respon-
sabilidad cuando las cosas salen mal,
la mitigación de riesgos de sesgo o la
seguridad frente a ataques externos o
internos. Y, de manera crucial, el diseño
centrado en el ser humano.
Recientemente, la Unión Europea (UE)
ha dado un paso importante al estable-
cer pautas éticas con la introducción del
Reglamento de Inteligencia Artificial.
Aunque aún en borrador al momento de
escribir estas líneas, representa un salto
significativo en la forma en que se regu-
la la IA en la Unión, estableciendo altos
estándares de transparencia, respon-
sabilidad y protección de los derechos
fundamentales de los ciudadanos.
Sin embargo, la introducción de este
marco ha suscitado muchísimo debate.
Existe la preocupación de que esta regu-
lación, muy estricta en el caso de siste-
mas de IA considerados de alto riesgo o
cuando conformen modelos fundacio-
nales tales como los grandes modelos de
lenguaje mencionados anteriormente,
pueda poner a Europa en desventaja en
comparación con entornos menos regu-
lados. Esto podría ralentizar el progreso
tecnológico y el crecimiento económico.
Se prevé una mejora del PIB mundial de
hasta un 14% en 2030 gracias a la IA. No
formar parte de este crecimiento repre-
senta un gran riesgo para la UE, tanto
como institución como para sus países
y empresas en el ámbito de la competi-
tividad, y para sus ciudadanos en cuan-
to a la posibilidad de quedarse atrás en
innovaciones que pueden ser increíble-
mente beneficiosas para el avance de la
humanidad.
El Reglamento de la IA representa un
esfuerzo reflexivo para lograr un equi-
librio entre protección de derechos fun-
damentales y competitividad. Aspira a
crear un ecosistema de IA basado en la
confianza y que coloque a los humanos
en el centro. También subraya la nece-
sidad de que este marco regulatorio sea
adaptable, evolucione con el panorama
tecnológico y esté equipado para abor-
dar cualquier implicación imprevista.
Que la versión final lo consiga es funda-
mental, pues el borrador actual todavía
deja demasiadas dudas en apartados
críticos, como la definición de qué es
un sistema de IA de alto riesgo, los cri-
terios para decidir si un sistema de IA
ha evolucionado con mejoras lo sufi-
cientemente significativas como para
tener que reevaluar su nivel de riesgo,
la responsabilidad de las pequeñas y
medianas empresas involucradas en la
creación de sistemas de IA, o el papel del
software de código abierto.
Al llegar a esta parte del artículo, que-
rido lector, es fundamental recordar
que la regulación no es enemiga de la
innovación. Por el contrario, sirve para
guiarla y darle forma de manera que se
alinee con los valores sociales. Desde mi
experiencia, los desarrollos más sosteni-
bles e impactantes son aquellos que res-
petan estos límites. Como se suele decir
al crear productos y servicios digitales,
la innovación es más efectiva cuando se
tienen en cuenta las restricciones desde
las que se parte.
Encontrar este delicado equilibrio no re-
cae exclusivamente en los reguladores.
Es un compromiso colectivo que deman-
da la acción conjunta y responsabilidad
de empresas, instituciones y ciudada-
nos. Las instituciones tienen la tarea de
crear un entorno en el que la innovación
se pueda desarrollar dentro de los confi-
nes éticos y de seguridad. Los ciudada-
nos, en su papel de usuarios finales y be-
neficiarios de la IA, deben convertirse en
actores informados capaces de navegar
sabiamente en este mundo cada vez más
impulsado por la IA. En último lugar, las
empresas tienen el deber de desarrollar
y utilizar la IA de manera ética. En este
sentido, adelantarse a la publicación de
reglamentos mediante la autorregula-
ción en aspectos como la transparencia
de los algoritmos y datos utilizados es
un gran paso para evidenciar el compro-
miso por una IA responsable.
Este esfuerzo conjunto para establecer
principios robustos, políticas, procesos,
herramientas y sistemas de gobernanza
no solo es un desafío, sino también una
oportunidad para que Europa se posicio-
ne como líder y referente en el escenario
mundial. Al reconciliar la protección de
los derechos fundamentales con el im-
pulso a la innovación y la competitivi-
dad, Europa tiene el potencial para esta-
blecer un nuevo estándar de desarrollo y
uso responsable de la IA. Es una ocasión
para redefinir la percepción en torno a
la regulación y demostrar que no es un
obstáculo, sino una brújula que nos guía
en el camino hacia una IA responsable.
Mi viaje vital me indica que trazar el
futuro de la IA implica la convergencia
de la protección al ciudadano, el res-
peto a la ética, el establecimiento de
límites prudentes en el uso de la IA y la
determinación de mantener a Europa a
la vanguardia de la innovación. Se trata
de un baile extremadamente delicado,
pero que debemos ejecutar con vigilan-
Asistentes
Virtuales
Regulación
Ética
Escanea estos QR
EDICIÓNNº16 - INTELIGENCIAARTIFICIAL
5
¿PODRÍA SER UN
ROBOT CAPAZ DE
AMAR?
Escanea este QR
Idoia
Salazar
Emociones
Tecnología
Robot
Fundadora y presidenta del Observatorio
del Impacto Social y Ético de la Inteligencia
Artificial (OdiseIA). Profesora Doctora. en la
Universidad CEU San Pablo, especializada
en Ética y regulación en Inteligencia Artificial.
Autora de 4 libros sobre el impacto social de
la IA y otras nuevas tecnologías. Los últimos:
‘El algoritmo y yo: GuÍA de convivencia entre
seres humanos y artificiales’ y ‘El Mito del Al-
goritmo: cuentos y cuentas de la Inteligencia
Artificial’
Hoy por hoy, se puede
afirmar que la IA no
tiene ni sentimientos
ni emociones, aunque,
en algunos casos, cada
vez más, sí los podemos
simular.
Las relaciones sentimentales humanos/
máquinas no nos son ajenas. Conviven
en nuestra mente, de manera habitual,
con otras muchas que incrementan día
a día nuestra imaginación. La ciencia
ficción, principalmente la derivada de la
cinematografía, por el poso de la fuerza
de la imagen, ha contribuido muy sig-
nificativamente a la creación de esta fa-
miliaridad con un tipo de situación, en
principio, inusual y también, sin duda,
a los prejuicios asociados a ella. Las pe-
lículas nos hacen soñar.
En una escena de la cinta de Steven
Spielberg I.A. Inteligencia Artificial
(2001), el director de Cybertronics pro-
pone la construcción de un robot-niño
capaz de amar. "Un meca con cerebro
con retroalimentación neuronal. Lo que
sugiere es que el amor será la clave para
que adquieran un subconsciente nunca
logrado. Un mundo interno de metáfora
de intuición, de razón automotivada".
David, el meca (robot) resultante, es
capaz de expresar miedo, admiración,
amor, pero también lo demanda con
unos razonamientos y fuerza a veces in-
cluso superiores a los de un ser humano,
en situaciones normales. La cinta está
llena de planteamientos filosóficos, al-
gunos más que planteables en la actua-
lidad. "¿El verdadero acertijo no es cómo
hacer que un humano corresponda a su
amor? Si un robot pudiera amar de ver-
dad a una persona, ¿qué responsabili-
dad tendrá la persona hacia ese meca a
cambio?".
Pero incluso acercándonos aún más a la
realidad actual, en nuestra imaginación
ya plasmada en imágenes cinematográ-
ficas, se ha saltado el cuerpo robótico
para quedarnos con la esencia, con la
IA, simplemente con el software. En el
caso de Her (2013), un escritor frustrado
desarrolla una relación amorosa con su
agente virtual. Samantha (IA) aprende
de él, le comprende. Siempre está ahí
para escucharle y consolarle. Pero tam-
bién "siente" celos, envidia, y ansía un
cuerpo real que la complemente.
"¡Estas distopías imaginarias no son
más que eso!", nos repetimos una y otra
vez. Sin embargo, encendemos la tele-
visión y parecen tomar vida en algunos
informativos y reportajes, que resaltan,
por ejemplo, bodas con agentes virtua-
les, como la ya célebre Miku Hadsune
con algunos japoneses. Esta famosa IA
habla y se interrelaciona con sus "due-
ños" en forma de holograma a través de
una urna de cristal que se puede colocar
sobre cualquier superficie. Comprende,
escucha y nunca te defrauda. Sus pro-
pios desarrolladores afirman que es una
forma de evadirte a un mundo paralelo,
en el que no existe el dolor, la maldad,
los desacuerdos, los enfados. Quizá esto
fue lo que llevó al japonés Akihiko Kon-
do a contraer matrimonio con esta IA.
El coste de la peculiar boda ascendió
a más de 17.000 euros y, aunque no es
oficial, cuenta con su propio certificado
expedido por la empresa propietaria de
Miku, en el que consta que el humano y
el personaje virtual se casaron "más allá
de las dimensiones". Para él, parece ser
más que suficiente. Pero Miku, que sig-
nifica "sonido del futuro", no solamente
desata pasiones amorosas, en las redes
tiene millones de fans, que acuden tam-
bién a sus conciertos físicos. Ha sido in-
cluso telonera de grandes artistas como
Lady Gaga o estrella invitada en pro-
gramas de late night como el de David
Letterman en la CBS americana. Parece
que la frontera entre el mundo virtual y
el real comienza a desvanecerse.
Una asidua en los telediarios y repor-
tajes es el famoso robot de Hanson Ro-
botics, Sophia. Este cuerpo artificial
llama poderosamente la atención por
su apariencia humana, incluso en ges-
tos y expresiones. Tan solo su cabeza,
siempre al descubierto, evidencia la rea-
lidad. Una de las razones de su éxito es,
sin duda, su capacidad para mostrar, en
su cara, más de 60 tipos de sentimientos
mientras conversa animadamente con
todo aquel que la entrevista. Es ya un
personaje internacional que interactúa
en lenguaje natural con los humanos
que la han conocido en persona.
Decía el escritor y científico británico
Arthur C. Clarke que "cualquier tecno-
logía suficientemente avanzada es in-
distinguible de la magia". Es cierto que
cada vez tenemos más relación con la
Inteligencia Artificial, tenga cuerpo
robótico o no. Incluso estamos persi-
guiendo la incorporación de la muestra
de "sentimientos" a estas tecnologías.
Pero ¿cuál es la posibilidad real de que lo
consigamos? Es difícil de predecir. Ac-
tualmente, hay infinidad de investiga-
ciones a nivel internacional, al respecto.
Muchas de ellas tienen como base cues-
tiones filosóficas asociadas a la esencia
del ser humano, además del análisis del
proceso químico que tiene lugar en es-
tos casos. Pero, al menos hoy por hoy,
se puede afirmar que la IA no tiene ni
sentimientos ni emociones, aunque, en
algunos casos, cada vez más, sí los po-
demos simular.
En cualquier caso, lleguen las máqui-
nas a tener sentimientos o no, mayor o
menor grado de autonomía o una inte-
racción real o no con las personas, sí que
hay bastante consenso al señalar que
harán falta unas normas de convivencia
humanos-IA, una nueva legislación y
una ética específica que vele por el buen
cia y cuidado para asegurarnos de que
la IA sea una herramienta a nuestro
servicio y no una fuerza que nos do-
mine. Creo profundamente que como
sociedad estaremos a la altura de este
desafío esencial.
funcionamiento de esta sociedad híbri-
da de un futuro cada vez menos lejano.
ESTE ES EL
CAMINO
Escritor, Profesor, Padre y Eterno Estudiante.
Imparte clases en IE Business School, EAE
Business School, UEMC o NEC Múnich en
áreas como Estrategia, Innovación, Empren-
dimiento, Sistemas de Información o Comu-
nicación. Socio en JotDown y autor de Cor-
leone Business School. El Prof. de Haro tiene
una amplia experiencia como Director Aca-
démico en varias instituciones internaciona-
les. Fue Vicerrector Adjunto de Relaciones
InternacionalesyProgramasdePosgradoen
la Universidad Rey Juan Carlos.
Escanea este QR
Guillermo
de Haro
Educación
Aprendizaje
Inteligencia
Artificial
La IA puede
personalizar de manera
eficiente y rentable
las experiencias
de aprendizaje.
Analizando patrones
de aprendizaje
individuales, los
algoritmos de IA pueden
adaptar materiales y
técnicas de instrucción
para que coincidan
con las necesidades y
preferencias específicas
de cada estudiante.
La inteligencia artificial (IA) ha surgido
como una fuerza disruptiva en varias in-
dustrias, y el campo de la educación no
es una excepción. Con su capacidad para
procesar grandes cantidades de datos,
analizar patrones y hacer predicciones,
la IA tiene el potencial de revolucionar la
educación de muchas maneras. Gobier-
nos e instituciones educativas de todo el
mundo están decidiendo qué enfoque es
el más adecuado ante los retos que supo-
ne esta revolución tan abismal.
Una de las principales preocupaciones es
el posible sesgo en los algoritmos de IA. Si
los sistemas de IA no están debidamente
entrenados o programados, pueden per-
petuar sesgos y desigualdades existentes.
Esto podría cruzar la línea que debería
ser un muro impenetrable y que separa la
educación del adoctrinamiento.
Otra preocupación es el desplazamiento
potencial de educadores. Ya hemos vivi-
do esto antes. La aparición de otras tec-
nologías enfrentó el mismo pensamiento
ludita, con éxito. Si bien la IA puede au-
tomatizar ciertas tareas, no puede reem-
plazar cualidades humanas esenciales.
Igual que los libros, las calculadoras o las
hojas de cálculo, internet y la Wikipedia,
las herramientas basadas en IAs deben
verse como complementos valiosos que
se deben utilizar de manera apropiada.
Muy importantes también, son las preo-
cupaciones sobre la privacidad y la segu-
ridad de los datos. Los sistemas de IA se
basan en grandes cantidades de datos, y
cuando proporcionamos fuentes, infor-
mación, recursos, debemos ser conscien-
tes de las implicaciones. En este sentido,
la legislación y la tecnología se enfrentan
una vez más, como ocurrió con los me-
dios sociales.
Pero sobre todo estas tecnologías ofrecen
grandísimas ventajas en el campo de la
educación. En primer lugar, la IA puede
personalizar de manera eficiente y ren-
table las experiencias de aprendizaje.
Analizando patrones de aprendizaje in-
dividuales, los algoritmos de IA pueden
adaptar materiales y técnicas de instruc-
ción para que coincidan con las necesi-
dades y preferencias específicas de cada
estudiante. Este enfoque personalizado
debería mejorar el proceso de aprendiza-
je de los estudiantes.
En segundo lugar, la IA puede proporcio-
nar retroalimentación y evaluación en
tiempo real. Paradójicamente uno de los
mayores retos es, evaluar a alumnos que
tienen acceso a potentes herramientas
que generan contenidos enfocados me-
diante el uso de IA. ¿Son suyos los traba-
jos o se los ha generado una herramienta
tecnológica? Esto ya lo vivimos con la lle-
gada de Internet, resuelto en parte con la
aparición de herramientas de análisis de
similitud de textos, como Turnitin, que
ya incorporan también detección de uso
de IA. Pero es que además los educadores
podemos evaluar instantáneamente el
desempeño de los estudiantes y propor-
cionar comentarios específicos. Virtual
Speech es una startup que lleva estos
conceptos al campo de las entrevistas de
empleo, o las presentaciones de proyec-
tos. Este circuito de retroalimentación
inmediata permite a quién lo utilice,
identificar áreas de mejora de manera
neutra y eficiente. Los algoritmos de IA
pueden identificar brechas de conoci-
miento y sugerir recursos relevantes de
entre su inmensa base de referencias,
para mejorar la comprensión y el apren-
dizaje. Sería como volver a los tutores y
mentores unipersonales que mantenían
en la antigua Grecia y Roma las clases
pudientes.
En tercer lugar, la IA puede facilitar ta-
reas administrativas eficientes. Des-
de abril de este mismo año 2023 en los
preprogramas Máster de la IE School of
Science and Technology se enseña a los
alumnos a utilizar herramientas de Open
IA para depurar código. No hay nada más
frustrante durante el aprendizaje que
quedarse bloqueado en una parte del
proceso básica y sencilla, sin saber cómo
avanzar. La solución antiguamente era
pedir ayuda a un compañero más versa-
do en la materia, esperar a la siguiente se-
sión de clase para que el profesor lo revi-
sara o simplemente, abandonar. Ahora, el
propio Sam Altman confesaba en su visi-
ta a IE que utiliza ChatGPT en su día a día
para depurar código mientras programa.
Estas herramientas pueden reducir en
cantidad significativa de tiempo las ta-
reas administrativas, liberando el tiem-
po para tareas de mayor valor añadido
para los alumnos. Con procesamiento
del lenguaje natural y reconocimiento de
voz hay sistemas que pueden responder
a las consultas de los estudiantes y ace-
lerar el aprendizaje independiente. Los
sistemas de tutoría inteligentes pueden
proporcionar experiencias de aprendi-
zaje adaptativas e interactivas. Las tec-
nologías de realidad virtual, inmersiva
y aumentada pueden crear entornos
educativos diferenciales, como los dise-
ñados por nuestro Immersive Task Force.
La inteligencia artificial tiene el poten-
cial de revolucionar la educación por
Siquieressuscribirte,entraenbifurcaciones.com
6
ENTRE LA
ROCA Y EL
SUPERHOMBRE
LA IA NO ES
CIENCIA-
FICCIÓN, ESTÁ
PRESENTE
EN NUESTRO
DÍA A DÍA Y EN,
CADA VEZ, MÁS
STARTUPS Y
EMPRESAS
Filósofo de formación y digital por convicción,
lleva veinte años inmerso en el vértigo de las
nuevastecnologías.Hafundadoeinvertidoen
startups y agencias digitales, y ha compartido
su experiencia en universidades, escuelas y
aceleradoras. Actualmente, comparte la di-
rección de 1HV (One Hundred Views), a cargo
del área de producto.
Escanea este QR
Escanea este QR
Antonio
Ordóñez
JuanJesús
Velasco
Ética
Inteligencia
Artificial
Revolución
SÍGUENOS EN INSTAGRAM
¡NO TE LO PIERDAS!
SÍGUENOS EN LINKEDIN
La inteligencia
artificial nos ofrece
una oportunidad
para reflexionar, para
mirarnos en el espejo de
nuestras creaciones y
considerar lo que reflejan
de nosotros.
Admitámoslo, la inteligencia artificial
es ya una revolución. Una revolución
que nos presenta retos éticos, una ma-
deja enredada que no podemos ignorar.
Pero más allá de los debates sobre una
hipotética Singularidad Tecnológica,
de los sesgos que afectan a la toma deci-
siones o de futuros distópicos donde las
"máquinas" nos someten —con claros
intereses por aquellos que los propug-
nan—, el debate sobre ética debería mi-
rar más allá en el tiempo.
Somos el animal que hace. Siempre
hemos estado unidos a nuestras herra-
mientas. Una roca es solo una roca, has-
ta que la agarramos y la convertimos en
un martillo. Y al hacerlo, nos converti-
mos en algo más, algo más grande. Nos
extendemos a través de nuestras herra-
mientas, y ellas se extienden en noso-
tros.
Esa roca, en las manos de un simio an-
cestral, fue la chispa de la revolución
cognitiva que nos separaría de las bes-
tias. Desde esa piedra hasta la rueda,
desde la rueda hasta la máquina de
vapor, desde la máquina de vapor has-
ta el teléfono inteligente que reposa en
tu bolsillo. Ahora nos encontramos al
borde de otro gran salto; no solo impul-
sado por la inteligencia artificial, sino
por otros avances recientes en biotec-
nología, neurociencia, nanotecnología,
computación cuántica, robótica, coloni-
zación espacial, etc, que constituyen las
piezas que lo harán posible.
La inteligencia artificial, en su esencia,
no es diferente a esa roca en la mano del
simio. Es una herramienta, una prolon-
gación de nosotros. Nos permite pensar
más rápido, pensar más grande, pensar
más profundo. Pero, como todas las he-
rramientas, lleva las cicatrices de quie-
nes la crearon. Aquí es donde la ética
entra.
Si vamos a dar este salto — uno que ele-
gimos, no el que se nos impone por la
evolución natural— no podemos per-
mitirnos arrastrar los errores y sesgos
del pasado. No podemos permitirnos
construir una inteligencia artificial que
refleje lo peor de nosotros mismos. Te-
nemos que esforzarnos por construir
una inteligencia artificial que encarne
lo mejor: nuestra capacidad para la em-
patía, nuestra capacidad para la justicia,
nuestra capacidad para el amor. Una in-
teligencia artificial que integre nuestras
victorias: derechos humanos, derechos
civiles, sostenibilidad, educación, de-
mocracia.... Tenemos que dar este sal-
to con los ojos abiertos, con el corazón
abierto, con la mano extendida.
Nietzsche habló del superhombre, del
hombre que ha superado al hombre. Y,
en cierto sentido, eso es lo que estamos
tratando de hacer. Estamos tratando
de convertirnos en algo más, algo más
grande. Pero el superhombre de Nietzs-
che no es un dios, no en el sentido an-
tiguo. Es un ser que ha superado las li-
mitaciones humanas, pero sigue siendo
profundamente humano.
Así es como debemos ver nuestro próxi-
mo salto evolutivo. No como un intento
de convertirnos en dioses, sino en me-
jores humanos. Necesitamos, ahora más
que nunca, herramientas poderosas
para enfrentar los desafíos de nuestra
era; y la inteligencia artificial es una de
las más potentes que jamás hemos crea-
do. Pero utilicémoslas con sabiduría,
con compasión, con respeto por la dig-
nidad de todos los seres.
Es en esta conjunción de tecnología y
ética, en esta bifurcación de posibilida-
des, donde debemos considerar nues-
tras decisiones con el máximo cuida-
do. Las elecciones que hagamos ahora
no solo nos definirán como individuos,
sino que moldearán el legado de nuestra
especie.
La inteligencia artificial nos ofrece una
oportunidad para reflexionar, para mi-
rarnos en el espejo de nuestras creacio-
nes y considerar lo que reflejan de noso-
tros. ¿Vemos avaricia, miedo y prejuicio,
o vemos generosidad, valor y compren-
sión? Las sombras del pasado persisten,
pero en nuestras manos reside el poder
de disiparlas.
En la aspiración de convertirnos en dio-
ses, hemos aprendido una lección cru-
cial: no se trata de alcanzar omnipoten-
cia, sino una mayor comprensión, una
mayor empatía, una mayor humanidad.
Las tecnologías nos ofrecen una oportu-
nidad para esto, una oportunidad para
redefinir lo que significa ser humano.
Al adentrarnos en este laberinto de de-
safíos éticos que la inteligencia artificial
y otras tecnologías nos presentan, debe-
mos buscar el hilo de Ariadna que nos
Juan Jesús Velasco es ingeniero de tele-
comunicación y MBA. Desde 2022 es VP
of Corporate Sector en Genially. Dirigió una
aceleradora de startups en Sevilla durante
casi 8 años y, actualmente, colabora como
mentor en distintos programas de acelera-
ción de startups e innovación abierta a nivel
nacional. Desde 2010 ha estado escribiendo
en medios de comunicación sobre tecnolo-
gía como Hipertextual, eldiario.es, Xataka y,
actualmente,enBifurcacionesademásdeen
su blog "Los Habitantes de Kewlona".
ChatGPT nació a finales
de 2022 y en apenas dos
meses alcanzó más de
100 millones de usuarios
en todo el mundo.
Instagram necesitó 30
meses, TikTok 9 meses,
WhatsApp 40 meses,
Telegram 61 meses, la
web necesitó 7 años, la
telefonía móvil 16 años
y el teléfono fijo necesitó
75 años…
Si hay un tema del que se habla de ma-
nera continua este año es de la IA o Inte-
ligencia Artificial y el impacto que tiene
y va a tener en los negocios y en nues-
tras vidas.
IA que genera imágenes o vídeos como
Midjourney o DALL-E, retoques de
imágenes como los que acaba de incor-
porar Adobe en Photoshop, Chat GPT
que es capaz de responder cualquier
pregunta o generarnos textos completos
para trabajos, informes o presentacio-
múltiples vías. Pero al final siempre hace
falta un visionario, un campeón y una
solución a cada problema aplicando tec-
nología para crear casos de estudio mul-
timedia, o diseñando la formación blen-
ded. Algo que llevamos haciendo en IE
University desde hace 50 años.
guíe hacia un futuro justo, equitativo
y sostenible. Tenemos el poder de mol-
dear no sólo nuestro mundo, sino a no-
sotros mismos. Esto implica investigar y
abordar proactivamente los desafíos éti-
cos, promover la diversidad, la inclusión
y el desarrollo de marcos legales y regu-
latorios que protejan nuestros derechos
y valores. Sólo así podremos asegurar
que nuestro próximo salto evolutivo sea
un paso hacia un mundo mejor para to-
dos. Sólo así podremos asegurarnos que
hemos estado a la altura de la historia.
nes, aplicaciones que generan páginas
web completas con tan solo decirles el
tema o, incluso, plataformas que generan
presentaciones completas tras indicarles
de qué queremos hablar en una confe-
rencia… todo esto que nos parece cien-
cia-ficción se ha colado en nuestro día
a día y en los temas de conversación de
personas y empresas de todo el mundo.
Reconozco que me resulta curioso que
la IA sea un tema de 2023 cuando, en
realidad, lleva presente en nuestras vi-
das mucho más tiempo de lo que nos
imaginamos.
De hecho, la expresión “inteligencia
artificial” fue acuñada formalmen-
te en 1956 durante la Conferencia de
Dartmouth y el primer lenguaje de
programación, el Lisp, se desarrolló en
1958. Seguro que muchos recordarán
al maestro de ajedrez Garry Kaspárov
jugando contra el Deep Blue de IBM a
finales de los años 90 o al supercom-
putador Watson, también de IBM, con-
cursando en el programa Jeopardy! de
la televisión estadounidense o el Al-
phaGo de Google ganando a uno de los
juegos de estrategia más complejos que
existen, el Go, en 2015.
ChatGPT nació a finales de 2022 y en
apenas dos meses alcanzó más de 100
millonesdeusuariosentodoelmun-
do. Instagram necesitó 30 meses, Tik-
Tok 9 meses, WhatsApp 40 meses, Te-
legram 61 meses, la web necesitó 7 años,
la telefonía móvil 16 años y el teléfono
fijo necesitó 75 años… sí, los cambios y
las adopciones son exponenciales.
¿Entonces? ¿Qué ha ocurrido? Hemos
pasado de experimentos y pruebas de
concepto a productos y servicios tan-
gibles que están a nuestro alcance y al
alcance de las empresas. Hemos dado el
salto hacia la accesibilidad y la demo-
cratización y esto hace que la IA sea im-
parable y haya llegado para cambiarlo
todo por completo.
No es magia, son algoritmos y el ob-
jetivo es acelerar negocios y hacer-
los más eficientes
Más allá de DALL-E y ChatGPT, el pano-
rama de la IA no es nuevo y son muchas
las empresas que ya se apoyan en algo-
ritmos para hacer más eficientes sus pro-
cesos o abrir nuevas líneas de negocio.
Quizás la IA generativa es la que más
nos llama la atención porque siempre
hemos asociado una componente crea-
tiva al diseño o la generación de con-
tenidos y aquí, precisamente, vivimos
toda una gran revolución.
Un buen ejemplo en España es
Keytrends.ai, una compañía que re-
cientemente cerró su primera ronda de
inversión y que ofrece a las empresas
una plataforma con la que desarrollar su
estrategia de contenidos basándose en
datos y apoyándose en Inteligencia Ar-
tificial; es decir, no es únicamente una
generación de texto automática, es aná-
lisis, descubrimiento de oportunidades
y tendencias o sugerencias de ideas de
contenidos que permiten conectar con
los clientes gracias a lo que buscan en la
red y lo que hacen los competidores.
Digitalización
Startups
Tecnología
Escanea este QR
Escanea este QR
Oescríbenosunemailahey@bifurcaciones.com 7
EDICIÓN Nº 15 - SILVER ECONOMY
Otro caso interesante, muy cercano al
uso que solemos dar a Chat GPT, es el
de Redacta.me que pone el foco en la
generación automática de textos, imá-
genes, anuncios a través de una serie de
plantillas de referencia y la capacidad
de generación de GPT-3.5-Turbo.
SeedTag es otra compañía que lleva en
esto de la Inteligencia Artificial desde
2014 con foco en la publicidad contex-
tual; es decir, generando anuncios en
función del contenido e imágenes del
contenedor en el que se va a insertar di-
cha publicidad. El algoritmo es capaz de
leer y entender la semántica de los tex-
tos y el significado de las imágenes que
aparecen en un contenido web y, de esta
forma, diseñar el mejor anuncio posible
que capte la atención de los clientes.
Otro ejemplo interesante, y que además
lleva ya bastante recorrido, es la mala-
gueña Predictiva con foco en los cen-
tros de atención al cliente, los call-cen-
ters y los equipos comerciales. Expertos
en procesamiento del lenguaje natural,
han desarrollado Upbe, una plataforma
de “inteligencia conversacional” que
analiza la información contenida en
conversaciones telefónicas con la idea
de medir la calidad de la atención al
cliente por vía telefónica y evitar, por
ejemplo, la escucha manual de llama-
das que solamente permiten alcanzar
muestras muy acotadas convirtiendo el
proceso en algo nada escalable.
La IA también puede ayudar a los de-
partamentos de recursos humanos de
las empresas y buen ejemplo de ello es
Erudit, una plataforma que permite
conectar las herramientas habituales
en la empresa (Zoom, Google Workspa-
ce o Microsoft Teams) con el software
de recursos humanos y obtener analí-
ticas sobre las personas para detectar
quiénes pueden estar quemadas, quién
está a punto de marcharse, cómo es el
ambiente de la compañía o el encaje de
las personas con la cultura de la orga-
nización.
Otro caso de uso empresarial es el que
aporta Voicit con la promesa de redu-
cir un 70% el tiempo que dedicamos a
escribir actas o resúmenes de las reu-
niones a las que asistimos. En forma de
extensión de Google Chrome, Voici se
integra con las principales plataformas
de videollamadas para extraer la infor-
mación clave y evitar que tengamos que
documentar; de hecho, también permi-
te grabar una reunión y subir el audio
para extraer el resumen.
Siguiendo con el procesamiento de la
voz, Happy Scribe nace también con el
objetivo de ahorrar tiempo a las empre-
sas; en este caso en la transcripción o en
el subtitulado de vídeos, proceso ma-
nual que ahora pasa a estar en manos de
una IA que promete un 85% de fiabili-
dad y, por tanto, una notable reducción
del trabajo manual (relegado ya única-
mente a la revisión y corrección final).
OpenAI, la empresa detrás de Chat GPT,
ha desarrollado OpenAI Codex, una
plataforma que es capaz de programar
a partir de órdenes escritas en lenguaje
natural. De hecho, esto de que una má-
quina escriba lenguaje para máquinas
es una tendencia cada vez más popular
y existen otras plataformas como Ask-
Codi, CodePal o SourceAI que buscan
ahorrar tiempo o, incluso, eliminar la
necesidad de saber programación.
Esta es la senda que ha seguido una spin-
off de la Universidad Politécnica de Cata-
luña llamada Process Talks, ofreciendo
a las empresas un motor para automa-
tizar procesos basada en la inteligencia
artificial. Según la compañía, “si puedes
explicar el proceso, entonces la platafor-
ma puede crear la automatización del
mismo”y,deestaforma,convertiracual-
quier empleado en un “programador” de
algoritmos que aceleren su trabajo y evi-
ten procesos manuales y repetitivos.
Finalmente, Koanly AI es una herra-
mienta orientada a creadores de con-
tenidos formativos y departamentos
de formación de las empresas que lleva
la IA a la creación de contenido para
plataformas de teleformación y cursos
online. La idea es acelerar la creación
de los cursos gracias a la creación de
esquemas, resúmenes o contenidos es-
tructurados a partir de ideas y, así, ba-
jar el coste de producción de unidades y
contenidos didácticos.
La IA también puede ser un gran
ayudante para los profesionales sa-
nitarios
Los algoritmos y la Inteligencia Artifi-
cial son también una herramienta de
gran utilidad para la mejora de la cali-
dad de la asistencia sanitaria. Pueden
ayudar a los médicos a hacer mejores
diagnósticos y a ofrecer un mejor segui-
miento de los pacientes.
En el primer número de Bifurcacio-
nes hablamos de HumanITcare como
ejemplo de startup que ofrecía al siste-
ma hospitalario una plataforma con la
que realizar seguimiento de pacientes,
obtener información de wearables y dis-
positivos médicos y llevarla al historial
clínico y a los sistemas de seguimien-
to. Esta compañía también se apoya en
la IA para generar alertas y, por tanto,
optimizar recursos y actuar de manera
mucho más precisa cuando los pacien-
tes lo necesitan.
Otro caso en esta línea es Ephion Heal-
th que ofrece también un sistema de
monitorización de patologías crónicas
que se apoya en la IA y en los datos de
los dispositivos wearables de los pacien-
tes para obtener métricas del estado de
salud de los mismos.
Rehbody está llevando la IA al ámbito
de rehabilitación y la fisioterapia a tra-
vés de una plataforma de ejercicios que,
a través de la webcam del ordenador o
de la cámara de una tablet, capta cómo
está realizando los ejercicios el paciente
y evalúa si los hace bien y la evolución
que tiene (información que le llega a su
fisioterapeuta para que pueda evaluar si
hace los ejercicios que le mandó y cómo
los hace).
Quibim es una compañía valenciana
que lleva años trabajando en el diagnós-
tico de imágenes y el análisis de datos
clínicos con el objetivo de ayudar a los
profesionales sanitarios, como los ra-
diólogos, a hacer mejores diagnósticos
en fases tempranas. Su modelo predic-
tivo cuenta con más de 100 millones de
registros de imágenes de investigación
de más de 150.000 pacientes de oncolo-
gía y, de esta forma, han entrenado a un
sistema de soporte que ayuda a detectar
patologías de oncología, reumatología o
neurología de manera temprana.
Finalmente, vale la pena tener en el
radar a Idoven que, gracias a sus más
de 1,25 millones de horas de electrocar-
diogramas, ofrece a los cardiólogos una
plataforma capaz de leer e interpretar
electrocardiogramas de manera masi-
va, incluyendo los que puede realizar
un Apple Watch y, de esta forma, en-
contrar anomalías y prevenir infartos u
otros problemas futuros.
La IA no es Skynet, es algo real y es
una gran oportunidad de negocio
Cada vez más empresas van a adoptar
sistemas y plataformas que se apoyan
en IA porque acelerarán sus negocios o
los harán más eficientes.
Es un sector que está muy activo y los
fondos de capital-riesgo han puesto su
foco ahí, nacen nuevos fondos como
Next Tier Ventures con foco 100% en
este vertical y cada vez veremos más ope-
raciones de inversión o compra de este
tipo de compañías (como la reciente ad-
quisición de la sevillana Xtreme.ai que
digitalizaba menús de restaurantes para
empresas de delivery a través de una pla-
taforma que leía documentos PDF o foto-
grafías de menús impresos en papel).
ENTREVISTA
Jaime Bosch es el director ejecutivo (CEO)
de Voicemod, construyendo el futuro de las
comunicación online. Como el octavo de diez
hermanos, Jaime creció en un entorno que fo-
mentaba la colaboración en equipo en la bús-
queda de sus objetivos. Voicemod, que fundó
en 2014 junto con sus hermanos Fernando y
Juan, es su tercer negocio familiar sucesivo y
actualmentecuentaconmásde40millonesde
usuarios y emplea a más de 150 personas en
todoelmundo.
Escanea este QR
JaimeBosch
Alfabetización
digital
Inclusión
Senior
¿Cómo describirías la importancia
de la inteligencia artificial en el pa-
norama tecnológico actual?
La inteligencia artificial ha estado pre-
sente durante muchos años. La explo-
sión de la inteligencia artificial, en mi
opinión, ha ocurrido en los últimos me-
ses. Casi diría que su capacidad para en-
tender el lenguaje natural y comunicar-
se de forma orgánica con los humanos,
a través del lenguaje, es fundamental.
Para mí, el avance más significativo de
la inteligencia artificial es la capacidad
de escribirle como si estuvieras hablan-
do con una persona, explicándole una
tarea, objetivo o contexto, y que pueda
comprenderlo e interpretarlo.
¿Cómo utilizas la inteligencia arti-
ficial en tu día a día y cómo podrías
utilizarla en el futuro?
Actualmente utilizo la inteligencia ar-
tificial más allá de que mi empresa de-
sarrolle algoritmos de inteligencia ar-
tificial. La utilizo en mi productividad
diaria, profesionalmente e incluso en
ámbitos más personales. Al final, la veo
como una herramienta que nos permite
ser más productivos y ampliar nuestras
capacidades al adquirir conocimiento
de forma más rápida.
En los momentos donde más me gusta
utilizarla es cuando quiero aprender
sobre un tema que desconozco. Puede
ser una receta de cocina, una técnica o
cómo arreglar un motor de un automó-
vil. Me gusta pedirle a la inteligencia
artificial que me explique el concepto
como si se lo estuviera explicando a un
niño de cinco años, de diez años o a un
adolescente. En mi opinión, tiene un
gran potencial educativo, siendo uno de
los avances más interesantes en térmi-
nos de educación para las nuevas y ac-
tuales generaciones. También la utilizo
para ese propósito.
¿Cuáles son los desafíos más signifi-
cativos en el desarrollo e implemen-
tación de la inteligencia artificial en
la sociedad actual?
A ver, todo cambio tecnológico grande
tiene un impacto en la sociedad. Me gus-
ta mucho comparar las cosas porque se
entienden mucho mejor. Pero pensemos
que la sociedad actual sin internet, no
sería muy complicada. Y eso que noso-
tros hemos vivido en ese mundo cuando
éramos niños.
Cuando éramos adolescentes, teníamos
WhatsApp y nos movíamos de otra ma-
nera. Pero pensar en el cambio social es
muy fuerte, ahora que tenemos inter-
EDICIÓN Nº 16 - INTELIGENCIA ARTIFICIAL
8
BIFURCACIONES
Unespaciodepensamientoyopiniónsobreelpresenteyelfuturo
digitaldelasociedad.Suobjetivoesexplorarlaintersección
entrelotecnológicoylohumanoycompartirpropuestas,ideasy
reflexionesqueamplíenloslímitesdenuestrasexpectativas.
HECHO CON
COLABORADORES
Continúa la
experiencia digital
escaneando
este código QR:
Papelecológico
Comprometidoscon
elmedioambiente.
"Alguien inteligente aprende de la experiencia de los demás"
-Voltaire M-7933-2021
net, la inteligencia artificial previsible-
mente va a ser un cambio incluso más
grande. Es decir, va a tener implicacio-
nes sociales muy importantes. Esas im-
plicaciones sociales van a afectar inclu-
so a los puestos de trabajo. La evolución
de algunos puestos de trabajo será más
de gestión ya que, las pequeñas tareas
estarán automatizadas.
Viene un cambio bastante fundamental
en la sociedad. Ese es el reto fundamen-
tal: saber adaptarnos a esto y utilizar la
tecnología como una herramienta que
hace al ser humano mejor y que nos ayu-
da a evolucionar.
El desafío que plantea la inteligencia
artificial es la posibilidad de alcanzar
un nivel de inteligencia tan avanzado
que lleguemos a la inteligencia artificial
general, un concepto que se menciona
con frecuencia y que podría volverse pe-
ligroso incluso para los seres humanos.
Con el fin de prevenir este escenario, se
están implementando mecanismos re-
gulatorios. Considero que el papel de los
gobiernos y los estados es crucial en este
aspecto, ya que deben establecer leyes y
regulaciones adecuadas.
Aunque muchas veces la tecnología,
avanza más rápido que los propios me-
canismos de autorregulación de la so-
ciedad y la generación de nuevas leyes.
Entonces, creo que en este momento te-
nemos un papel muy importante las em-
presas para autorregularnos, establecer
ciertas normas, valores e implicaciones.
Entonces ¿qué opinas sobre la inteli-
genciaartificialenelmercadolaboral?
Diría que en un futuro, quizás no muy
lejano, será un requisito muy importan-
te tener habilidades en inteligencia ar-
tificial. Pongo un ejemplo sencillo, pero
similar a cuando se pedía a casi cual-
quier persona que supiera usar un pro-
cesador de texto hace unos años. En ese
entonces, había gente que sabía usarlo
y gente que no. Los que sabían usarlo
tenían un valor añadido. Sin embargo,
creo que en un corto plazo de tiempo
será un requisito básico saber interac-
tuar, utilizar e incorporar herramientas
de inteligencia artificial en los procesos,
ya sea en la creación o en la automatiza-
ción de investigación, entre otras áreas.
No me refiero a interferir en el flujo de
trabajo de cada persona, pero sí creo que
es importante introducirlo en los proce-
sos de productividad. Además, creo que
tiene un componente importante de
mentalidad, de comprender que estas
tecnologías nos pueden hacer mejores
y superar los miedos y rechazos que al-
gunas personas pueden tener. Es funda-
mental construir con ellas, utilizarlas
como herramientas que nos benefician,
pero al mismo tiempo debemos estar
atentos, regular su uso y tener conversa-
ciones sobre datos, ética y otros aspec-
tos importantes. No debemos ignorar
estas cuestiones, pero al mismo tiempo,
la inteligencia artificial nos ofrece avan-
ces sin precedentes tanto a nivel indivi-
dual como para la humanidad en gene-
ral, al menos en mi experiencia de vida.
¿Cuáles son los desafíos y riesgos en
la implementación de la inteligencia
artificial generativa a gran escala,
especialmente en la creación y ma-
nipulación del audio?
Bueno, en el concepto de una inteligen-
cia artificial, es un modelo que se entre-
na con datos. Es decir, alimentas al mo-
delo con datos y va aprendiendo poco a
poco. Es capaz de generar cosas nuevas
basadas en ese aprendizaje.
Uno de los principales desafíos radi-
ca en determinar qué datos se utilizan
para entrenar a la inteligencia artificial.
En el caso de nuestra empresa, Voice-
mod, utilizamos datos de los que somos
propietarios, generados internamente
o adquiridos legalmente. Actualmente,
no existe una regulación clara en este
aspecto. Si bien es posible utilizar datos
de diferentes fuentes, en algunos casos
se prohíbe debido a los derechos de au-
tor y otras restricciones legales.
Siempre habrá usos fraudulentos en
cualquier tecnología. Lo que debemos
hacer como empresas es implementar
mecanismos para asegurarnos de que
esta tecnología llegue a manos de los
usuarios de la manera más segura y pre-
venir su mal uso.
¿Cuáles son los avances más emo-
cionantes, más transformadores
que piensas que van a cambiar la
forma en que se genera y se consu-
me el audio?
Bueno, si pensamos en la pieza más
icónica de audio que existe, probable-
mente sin lugar a dudas sea la música.
La música nos mueve por dentro y nos
transmite sentimientos de una manera
única. Nos transporta a momentos, lu-
gares y personas. Tiene la capacidad de
conectar con los seres humanos de una
forma especial.
Uno de los aspectos que me resultan
más interesantes es todo lo relacionado
con la inteligencia artificial aplicada a
la música. Esto incluye la generación de
nuevos sonidos, ritmos y géneros musi-
cales que ni siquiera hemos imaginado,
así como la posibilidad de "resucitar" a
artistas fallecidos. Es un mundo apasio-
nante, pero también presenta desafíos
en términos de derechos de autor y un
buen uso de estas tecnologías.
En mi opinión, esto llevará a una socie-
dad creativa donde cada vez más perso-
nas podrán expresarse y crear contenido
de manera intuitiva y sencilla, utilizan-
do el lenguaje natural. Esto democratiza
la creación de contenido y permite que
casi cualquier persona pueda convertir-
se en creador. Creo que todos tenemos
algo que decir y la creación es una forma
de expresión. Es muy interesante que se
democratice esta capacidad.
Y considerando los próximos años,
¿cómo crees que se va a transfor-
mar el área generativa en el sector
del audio? ¿Hay algo en desarrollo o
alguna visión que te parezca intere-
sante?
Es difícil hacer una predicción con la
inteligencia artificial generativa, ya que
está avanzando rápidamente. Hace un
año no imaginábamos que avanzaría a
esta velocidad. Lo que veo es que se di-
rige hacia la creación y la integración en
todos los procesos de creación de audio
profesional. Es posible que incluso lle-
guemos a tener inteligencia artificial
generativa incorporada en los propios
instrumentos musicales.
Hasta ahora, estas tecnologías han es-
tado un poco separadas, pero personas
muy inteligentes están conectando di-
ferentes elementos, como imágenes y
audios, para crear videos de alta calidad
en tiempo real. Estamos llegando a un
punto en el que se podrán realizar pro-
ducciones audiovisuales solo con inteli-
gencia artificial.
¿Cuáles son los beneficios o los ries-
gos de la autoexpresión?
Nosotros entendemos que la expresión
tiene mucho que ver con la identidad.
Por ejemplo, la expresión siempre ha
existido. Es como me visto, es como me
corto el pelo. La música que me gusta
me define. Los amigos que tengo, mis
gustos, a lo que me dedico, todo eso
forma parte de quién es Jaime. Y lo que
nos permite la inteligencia artificial es
amplificar la forma en que nos expre-
samos en los espacios digitales, en los
espacios de comunicación digital. Con
la inteligencia artificial, se reconocen
formas y fondos, se separan y se pin-
tan. Entonces, para nosotros, la expre-
sión es la capacidad de que las personas
puedan comunicarse y expresarse sien-
do ellas mismas más que nunca. Ahora
utilizamos un concepto que me gusta
mucho en Voicemod, lo llamamos “po-
tencia tu voz”.
Nosotros nos enfocamos en el campo
de la autoexpresión, porque es a lo que
nos dedicamos. Ponemos tecnologías
en manos de los usuarios para que se ex-
presen en los espacios digitales, ya sea
en comunicaciones de vídeo, solo de voz
o incluso en chats síncronos.
Las tecnologías de voz aplicadas a la
inteligencia artificial tienen un factor
muy importante en este aspecto. Yo ten-
go mi lenguaje en mi comunicación, mi
forma de interactuar con mi grupo. Y
esto refuerza los lazos que tienes con tus
amigos, generando este tipo de comuni-
cación que es muy importante. Al final,
el ser humano históricamente ha busca-
do pertenecer a un grupo del que forma
parte de su identidad y desarrollarse.
Cuéntanos un poco sobre Voicemod,
¿en qué momento se encuentra la
empresa?
Estamos en un momento bastante in-
teresante con toda esta tecnología que
avanza tan rápido. Cuando algo avanza
tan rápido, tiene sus pros y sus contras,
porque tienes que lanzar un producto.
No puedes estar siempre esperando a
decir: "Bueno, ahora sale una nueva ver-
sión, espero". Y cuando lo vas a lanzar,
ya hay algo mejor y dices: "Pero ya es
tarde, tengo que lanzarlo al mercado".
Así que estamos en un momento en el
que vamos a lanzar muchas formas nue-
vas de expresión con audio, desde textos
hablados hasta temas relacionados con
la música. Como sabes, la música es una
de mis pasiones, soy músico, y siempre
ha sido un sueño que nuestra empresa
pudiera ayudar a las personas a crear
música.
Estamos en un momento interesante
porque el audio está ganando prota-
gonismo. No diría que está en primer
plano, porque nunca lo ha estado, pero
está en un plano más elevado que en
años anteriores. Cuando empezamos,
parecía que estábamos adelantados a
nuestro tiempo y al contexto de aquella
época. Pero eso también nos sirvió para
aprender, cometer errores y fracasar
muchas veces. Siempre le digo al equi-
po que fallar es muy importante en el
proceso, porque es la mejor manera de
aprender.
Por último, ¿cuáles son las tecnolo-
gías que estás utilizando?
No soy un experto absoluto en el tema,
pero conozco algunas tecnologías. Uti-
lizo lo clásico, como Chatbot. Además,
utilizo inteligencia artificial para ge-
nerar resúmenes de artículos largos
cuando no tengo tiempo para leerlos
completos. También utilizamos inteli-
gencia artificial para transcribir reunio-
nes y proporcionar resúmenes y vídeos
a las personas que no pueden asistir. En
cuanto a la creatividad, utilizamos inte-
ligencia artificial para la generación de
imágenes.
VER ENTREVISTA
ESCUCHAR ENTREVISTA
Escanea este QR
Escanea este QR
.es

Más contenido relacionado

Similar a LA DIMENSIÓN ÉTICA DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Qué es la Inteligencia Artificial, conceptos e importancia de la IA New.pptx
Qué es la Inteligencia Artificial, conceptos e importancia de la IA New.pptxQué es la Inteligencia Artificial, conceptos e importancia de la IA New.pptx
Qué es la Inteligencia Artificial, conceptos e importancia de la IA New.pptxssusere4e85b
 
Etica en las TIC's
Etica en las TIC'sEtica en las TIC's
Etica en las TIC'sBere Oviedo
 
Inteligencia artificial. Personas con discapacidad..pdf
Inteligencia artificial. Personas con discapacidad..pdfInteligencia artificial. Personas con discapacidad..pdf
Inteligencia artificial. Personas con discapacidad..pdfJosé María
 
Inteligencia Artificial en las aulas de los institutos
Inteligencia Artificial en las aulas de los institutosInteligencia Artificial en las aulas de los institutos
Inteligencia Artificial en las aulas de los institutosmanaitam
 
Inteligencia Artificial. Peronas con discapacidad. Propuestas..pdf
Inteligencia Artificial. Peronas con discapacidad. Propuestas..pdfInteligencia Artificial. Peronas con discapacidad. Propuestas..pdf
Inteligencia Artificial. Peronas con discapacidad. Propuestas..pdfJosé María
 
Inteligencia_artificial_redes_sociales_y_viralidad.pdf
Inteligencia_artificial_redes_sociales_y_viralidad.pdfInteligencia_artificial_redes_sociales_y_viralidad.pdf
Inteligencia_artificial_redes_sociales_y_viralidad.pdfJOANMANUELOSSABALBIN
 
Internet Health Report 2019. Mozilla. Versión Corta
Internet Health Report 2019. Mozilla. Versión CortaInternet Health Report 2019. Mozilla. Versión Corta
Internet Health Report 2019. Mozilla. Versión Cortaeraser Juan José Calderón
 
La Sociedad De La InformacióN LeccióN01 2009 V2003
La Sociedad De La InformacióN LeccióN01 2009 V2003La Sociedad De La InformacióN LeccióN01 2009 V2003
La Sociedad De La InformacióN LeccióN01 2009 V2003Maricarmen Sarmiento
 
La sociedad de la ignorancia
La sociedad de la ignoranciaLa sociedad de la ignorancia
La sociedad de la ignoranciaAlmadpa
 
Inteligencia Artificial, Ciudades y Ciudadanía
Inteligencia Artificial, Ciudades y CiudadaníaInteligencia Artificial, Ciudades y Ciudadanía
Inteligencia Artificial, Ciudades y CiudadaníaAntoni
 
¿Que es la Humàtica?
¿Que es la Humàtica?¿Que es la Humàtica?
¿Que es la Humàtica?Grupo Richten
 
ÉTICA DE LA TECNOLOGÍA.pdf
ÉTICA DE LA TECNOLOGÍA.pdfÉTICA DE LA TECNOLOGÍA.pdf
ÉTICA DE LA TECNOLOGÍA.pdfAlmaLopez770635
 
[CADE Ejecutivos 2018] Erick Rey de Castro: Liderazgo consciente
[CADE Ejecutivos 2018] Erick Rey de Castro: Liderazgo consciente[CADE Ejecutivos 2018] Erick Rey de Castro: Liderazgo consciente
[CADE Ejecutivos 2018] Erick Rey de Castro: Liderazgo conscienteIPAE
 
Inteligencia artificial crc
Inteligencia artificial crcInteligencia artificial crc
Inteligencia artificial crcCECILIARIVERA30
 

Similar a LA DIMENSIÓN ÉTICA DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL (20)

Qué es la Inteligencia Artificial, conceptos e importancia de la IA New.pptx
Qué es la Inteligencia Artificial, conceptos e importancia de la IA New.pptxQué es la Inteligencia Artificial, conceptos e importancia de la IA New.pptx
Qué es la Inteligencia Artificial, conceptos e importancia de la IA New.pptx
 
Presentacion slideshare
Presentacion slidesharePresentacion slideshare
Presentacion slideshare
 
Etica en las TIC's
Etica en las TIC'sEtica en las TIC's
Etica en las TIC's
 
La etica en la Inteligencia Artificial
La etica en la Inteligencia ArtificialLa etica en la Inteligencia Artificial
La etica en la Inteligencia Artificial
 
Inteligencia artificial. Personas con discapacidad..pdf
Inteligencia artificial. Personas con discapacidad..pdfInteligencia artificial. Personas con discapacidad..pdf
Inteligencia artificial. Personas con discapacidad..pdf
 
Inteligencia Artificial en las aulas de los institutos
Inteligencia Artificial en las aulas de los institutosInteligencia Artificial en las aulas de los institutos
Inteligencia Artificial en las aulas de los institutos
 
Inteligencia Artificial. Peronas con discapacidad. Propuestas..pdf
Inteligencia Artificial. Peronas con discapacidad. Propuestas..pdfInteligencia Artificial. Peronas con discapacidad. Propuestas..pdf
Inteligencia Artificial. Peronas con discapacidad. Propuestas..pdf
 
Inteligencia_artificial_redes_sociales_y_viralidad.pdf
Inteligencia_artificial_redes_sociales_y_viralidad.pdfInteligencia_artificial_redes_sociales_y_viralidad.pdf
Inteligencia_artificial_redes_sociales_y_viralidad.pdf
 
Internet Health Report 2019. Mozilla. Versión Corta
Internet Health Report 2019. Mozilla. Versión CortaInternet Health Report 2019. Mozilla. Versión Corta
Internet Health Report 2019. Mozilla. Versión Corta
 
La Sociedad De La InformacióN LeccióN01 2009 V2003
La Sociedad De La InformacióN LeccióN01 2009 V2003La Sociedad De La InformacióN LeccióN01 2009 V2003
La Sociedad De La InformacióN LeccióN01 2009 V2003
 
La sociedad de la ignorancia
La sociedad de la ignoranciaLa sociedad de la ignorancia
La sociedad de la ignorancia
 
Inteligencia Artificial, Ciudades y Ciudadanía
Inteligencia Artificial, Ciudades y CiudadaníaInteligencia Artificial, Ciudades y Ciudadanía
Inteligencia Artificial, Ciudades y Ciudadanía
 
Inteligencia artificial
Inteligencia artificialInteligencia artificial
Inteligencia artificial
 
¿Que es la Humàtica?
¿Que es la Humàtica?¿Que es la Humàtica?
¿Que es la Humàtica?
 
ÉTICA DE LA TECNOLOGÍA.pdf
ÉTICA DE LA TECNOLOGÍA.pdfÉTICA DE LA TECNOLOGÍA.pdf
ÉTICA DE LA TECNOLOGÍA.pdf
 
Valores de las tics
Valores de las ticsValores de las tics
Valores de las tics
 
Valores de las tics
Valores de las ticsValores de las tics
Valores de las tics
 
35sistema
35sistema35sistema
35sistema
 
[CADE Ejecutivos 2018] Erick Rey de Castro: Liderazgo consciente
[CADE Ejecutivos 2018] Erick Rey de Castro: Liderazgo consciente[CADE Ejecutivos 2018] Erick Rey de Castro: Liderazgo consciente
[CADE Ejecutivos 2018] Erick Rey de Castro: Liderazgo consciente
 
Inteligencia artificial crc
Inteligencia artificial crcInteligencia artificial crc
Inteligencia artificial crc
 

Más de Juan Jesús Velasco Rivera

Bifurcaciones Número 17 - Edición Climate Tech
Bifurcaciones Número 17 - Edición Climate TechBifurcaciones Número 17 - Edición Climate Tech
Bifurcaciones Número 17 - Edición Climate TechJuan Jesús Velasco Rivera
 
Definición del modelo de negocio y la propuesta de valor de mi idea - Las Ro...
Definición del modelo de negocio y la propuesta de valor de mi idea - Las Ro...Definición del modelo de negocio y la propuesta de valor de mi idea - Las Ro...
Definición del modelo de negocio y la propuesta de valor de mi idea - Las Ro...Juan Jesús Velasco Rivera
 
Webinar Rondas de Inversion - Juan Jesús Velasco
Webinar Rondas de Inversion - Juan Jesús VelascoWebinar Rondas de Inversion - Juan Jesús Velasco
Webinar Rondas de Inversion - Juan Jesús VelascoJuan Jesús Velasco Rivera
 
Taller Propuesta Valor y Business Model Canvas - LabEmprendimiento Jurídico 2022
Taller Propuesta Valor y Business Model Canvas - LabEmprendimiento Jurídico 2022Taller Propuesta Valor y Business Model Canvas - LabEmprendimiento Jurídico 2022
Taller Propuesta Valor y Business Model Canvas - LabEmprendimiento Jurídico 2022Juan Jesús Velasco Rivera
 
Definición del modelo de negocio y la propuesta de valor de mi idea - Las Ro...
Definición del modelo de negocio y la propuesta de valor de mi idea - Las Ro...Definición del modelo de negocio y la propuesta de valor de mi idea - Las Ro...
Definición del modelo de negocio y la propuesta de valor de mi idea - Las Ro...Juan Jesús Velasco Rivera
 
Desarrollo de productos digitales - Máster de dirección de marketing y estrat...
Desarrollo de productos digitales - Máster de dirección de marketing y estrat...Desarrollo de productos digitales - Máster de dirección de marketing y estrat...
Desarrollo de productos digitales - Máster de dirección de marketing y estrat...Juan Jesús Velasco Rivera
 
¿Qué he aprendido en 7 años ayudando a startups? - Juan Jesús Velasco
¿Qué he aprendido en 7 años ayudando a startups? - Juan Jesús Velasco¿Qué he aprendido en 7 años ayudando a startups? - Juan Jesús Velasco
¿Qué he aprendido en 7 años ayudando a startups? - Juan Jesús VelascoJuan Jesús Velasco Rivera
 
Investor deck junio 2021 - Andalucía Open Future - Juan Jesús Velasco
Investor deck junio 2021 - Andalucía Open Future - Juan Jesús VelascoInvestor deck junio 2021 - Andalucía Open Future - Juan Jesús Velasco
Investor deck junio 2021 - Andalucía Open Future - Juan Jesús VelascoJuan Jesús Velasco Rivera
 
Cuantificación del mercado - TAM/SAM/SOM - IMEF Mexico
Cuantificación del mercado - TAM/SAM/SOM - IMEF MexicoCuantificación del mercado - TAM/SAM/SOM - IMEF Mexico
Cuantificación del mercado - TAM/SAM/SOM - IMEF MexicoJuan Jesús Velasco Rivera
 
Taller propuesta valor y Business Model Canvas - Lab Jurídico - mayo 2021
Taller propuesta valor y Business Model Canvas - Lab Jurídico - mayo 2021Taller propuesta valor y Business Model Canvas - Lab Jurídico - mayo 2021
Taller propuesta valor y Business Model Canvas - Lab Jurídico - mayo 2021Juan Jesús Velasco Rivera
 

Más de Juan Jesús Velasco Rivera (20)

Bifurcaciones Número 17 - Edición Climate Tech
Bifurcaciones Número 17 - Edición Climate TechBifurcaciones Número 17 - Edición Climate Tech
Bifurcaciones Número 17 - Edición Climate Tech
 
Bifurcaciones 15 - Silver Economy
Bifurcaciones 15 - Silver EconomyBifurcaciones 15 - Silver Economy
Bifurcaciones 15 - Silver Economy
 
Definición del modelo de negocio y la propuesta de valor de mi idea - Las Ro...
Definición del modelo de negocio y la propuesta de valor de mi idea - Las Ro...Definición del modelo de negocio y la propuesta de valor de mi idea - Las Ro...
Definición del modelo de negocio y la propuesta de valor de mi idea - Las Ro...
 
Investor Deck - Boske - Juan Jesús Velasco
Investor Deck - Boske - Juan Jesús VelascoInvestor Deck - Boske - Juan Jesús Velasco
Investor Deck - Boske - Juan Jesús Velasco
 
Webinar Rondas de Inversion - Juan Jesús Velasco
Webinar Rondas de Inversion - Juan Jesús VelascoWebinar Rondas de Inversion - Juan Jesús Velasco
Webinar Rondas de Inversion - Juan Jesús Velasco
 
Bifurcaciones 13 - LegalTech
Bifurcaciones 13 - LegalTechBifurcaciones 13 - LegalTech
Bifurcaciones 13 - LegalTech
 
Taller Propuesta Valor y Business Model Canvas - LabEmprendimiento Jurídico 2022
Taller Propuesta Valor y Business Model Canvas - LabEmprendimiento Jurídico 2022Taller Propuesta Valor y Business Model Canvas - LabEmprendimiento Jurídico 2022
Taller Propuesta Valor y Business Model Canvas - LabEmprendimiento Jurídico 2022
 
Definición del modelo de negocio y la propuesta de valor de mi idea - Las Ro...
Definición del modelo de negocio y la propuesta de valor de mi idea - Las Ro...Definición del modelo de negocio y la propuesta de valor de mi idea - Las Ro...
Definición del modelo de negocio y la propuesta de valor de mi idea - Las Ro...
 
Desarrollo de productos digitales - Máster de dirección de marketing y estrat...
Desarrollo de productos digitales - Máster de dirección de marketing y estrat...Desarrollo de productos digitales - Máster de dirección de marketing y estrat...
Desarrollo de productos digitales - Máster de dirección de marketing y estrat...
 
Bifurcaciones 11 - Edición Videojuegos
Bifurcaciones 11 - Edición VideojuegosBifurcaciones 11 - Edición Videojuegos
Bifurcaciones 11 - Edición Videojuegos
 
¿Qué he aprendido en 7 años ayudando a startups? - Juan Jesús Velasco
¿Qué he aprendido en 7 años ayudando a startups? - Juan Jesús Velasco¿Qué he aprendido en 7 años ayudando a startups? - Juan Jesús Velasco
¿Qué he aprendido en 7 años ayudando a startups? - Juan Jesús Velasco
 
Bifurcaciones 10 - music music
Bifurcaciones 10 - music musicBifurcaciones 10 - music music
Bifurcaciones 10 - music music
 
Bifurcaciones 009 - Formación
Bifurcaciones 009 - FormaciónBifurcaciones 009 - Formación
Bifurcaciones 009 - Formación
 
Bifurcaciones 07 y 08 - Turismo
Bifurcaciones 07 y 08 - TurismoBifurcaciones 07 y 08 - Turismo
Bifurcaciones 07 y 08 - Turismo
 
Investor deck junio 2021 - Andalucía Open Future - Juan Jesús Velasco
Investor deck junio 2021 - Andalucía Open Future - Juan Jesús VelascoInvestor deck junio 2021 - Andalucía Open Future - Juan Jesús Velasco
Investor deck junio 2021 - Andalucía Open Future - Juan Jesús Velasco
 
Bifurcaciones 006- edición "Mass Media"
Bifurcaciones 006- edición "Mass Media"Bifurcaciones 006- edición "Mass Media"
Bifurcaciones 006- edición "Mass Media"
 
Cuantificación del mercado - TAM/SAM/SOM - IMEF Mexico
Cuantificación del mercado - TAM/SAM/SOM - IMEF MexicoCuantificación del mercado - TAM/SAM/SOM - IMEF Mexico
Cuantificación del mercado - TAM/SAM/SOM - IMEF Mexico
 
Taller propuesta valor y Business Model Canvas - Lab Jurídico - mayo 2021
Taller propuesta valor y Business Model Canvas - Lab Jurídico - mayo 2021Taller propuesta valor y Business Model Canvas - Lab Jurídico - mayo 2021
Taller propuesta valor y Business Model Canvas - Lab Jurídico - mayo 2021
 
Bifurcaciones 005- edición "money"
Bifurcaciones 005- edición "money"Bifurcaciones 005- edición "money"
Bifurcaciones 005- edición "money"
 
Bifurcaciones 04 - empleo y empleabilidad
Bifurcaciones 04 - empleo y empleabilidad Bifurcaciones 04 - empleo y empleabilidad
Bifurcaciones 04 - empleo y empleabilidad
 

Último

1 GENERALIDADES Bioestadística y demografia.pdf
1 GENERALIDADES Bioestadística y demografia.pdf1 GENERALIDADES Bioestadística y demografia.pdf
1 GENERALIDADES Bioestadística y demografia.pdfjoanjustiniano98
 
DIAPOSITIVA- LOGISTICA DE LA PRODUCCIÓN[1].pptx
DIAPOSITIVA- LOGISTICA DE LA PRODUCCIÓN[1].pptxDIAPOSITIVA- LOGISTICA DE LA PRODUCCIÓN[1].pptx
DIAPOSITIVA- LOGISTICA DE LA PRODUCCIÓN[1].pptxJOSECONTRERASMAESTRE
 
INSPECCION-PREOPERACIONAL DE PULIDORA.pdf
INSPECCION-PREOPERACIONAL DE PULIDORA.pdfINSPECCION-PREOPERACIONAL DE PULIDORA.pdf
INSPECCION-PREOPERACIONAL DE PULIDORA.pdffaguilarpgrarlboliva
 
Emprendedores peruanos, empresas innovadoras.pptx
Emprendedores peruanos, empresas innovadoras.pptxEmprendedores peruanos, empresas innovadoras.pptx
Emprendedores peruanos, empresas innovadoras.pptxFERNANDOMIGUELRIVERA1
 
QUE ES LIDERAZGO Y SUS CARACTERISTICAS Y ESPECIFICACIONES
QUE ES LIDERAZGO Y SUS CARACTERISTICAS Y ESPECIFICACIONESQUE ES LIDERAZGO Y SUS CARACTERISTICAS Y ESPECIFICACIONES
QUE ES LIDERAZGO Y SUS CARACTERISTICAS Y ESPECIFICACIONESsisimosolorzano
 
LOS BANCOS EN PERÚ establece las normas para la contabilización de los invent...
LOS BANCOS EN PERÚ establece las normas para la contabilización de los invent...LOS BANCOS EN PERÚ establece las normas para la contabilización de los invent...
LOS BANCOS EN PERÚ establece las normas para la contabilización de los invent...EmelynYesmynVegaArre
 
UNIDAD V y CONSTITUCIÓN DE BANCOS-22.pptx
UNIDAD V y CONSTITUCIÓN DE BANCOS-22.pptxUNIDAD V y CONSTITUCIÓN DE BANCOS-22.pptx
UNIDAD V y CONSTITUCIÓN DE BANCOS-22.pptxjhoelsalvatierra7
 
El Ejército y las Operaciones en el Ciberespacio
El Ejército y las Operaciones en el CiberespacioEl Ejército y las Operaciones en el Ciberespacio
El Ejército y las Operaciones en el CiberespacioEjército de Tierra
 
PPT Reunion SEGURIDAD EMPRESAS CONTRATISTAS
PPT Reunion SEGURIDAD EMPRESAS CONTRATISTASPPT Reunion SEGURIDAD EMPRESAS CONTRATISTAS
PPT Reunion SEGURIDAD EMPRESAS CONTRATISTASfrancosr1
 
GESTIÓN POR PROCESOS - 09.12 y 16.12.23 - parte 2 - MILAGROS FERNANDEZ - PRES...
GESTIÓN POR PROCESOS - 09.12 y 16.12.23 - parte 2 - MILAGROS FERNANDEZ - PRES...GESTIÓN POR PROCESOS - 09.12 y 16.12.23 - parte 2 - MILAGROS FERNANDEZ - PRES...
GESTIÓN POR PROCESOS - 09.12 y 16.12.23 - parte 2 - MILAGROS FERNANDEZ - PRES...ssuser66a3da
 
Libros - Las 48 leyes del Poder vida.pdf
Libros - Las 48 leyes del Poder vida.pdfLibros - Las 48 leyes del Poder vida.pdf
Libros - Las 48 leyes del Poder vida.pdfomd190207
 
PPT Planilla Foro logistica (1).pptDMEDMEOD
PPT Planilla Foro logistica (1).pptDMEDMEODPPT Planilla Foro logistica (1).pptDMEDMEOD
PPT Planilla Foro logistica (1).pptDMEDMEODferchuxdlinda
 
INVESTIGACIÓN EN INGENIERIA - El Problema de investigación
INVESTIGACIÓN EN INGENIERIA - El Problema de investigaciónINVESTIGACIÓN EN INGENIERIA - El Problema de investigación
INVESTIGACIÓN EN INGENIERIA - El Problema de investigaciónGabrielaRisco3
 

Último (13)

1 GENERALIDADES Bioestadística y demografia.pdf
1 GENERALIDADES Bioestadística y demografia.pdf1 GENERALIDADES Bioestadística y demografia.pdf
1 GENERALIDADES Bioestadística y demografia.pdf
 
DIAPOSITIVA- LOGISTICA DE LA PRODUCCIÓN[1].pptx
DIAPOSITIVA- LOGISTICA DE LA PRODUCCIÓN[1].pptxDIAPOSITIVA- LOGISTICA DE LA PRODUCCIÓN[1].pptx
DIAPOSITIVA- LOGISTICA DE LA PRODUCCIÓN[1].pptx
 
INSPECCION-PREOPERACIONAL DE PULIDORA.pdf
INSPECCION-PREOPERACIONAL DE PULIDORA.pdfINSPECCION-PREOPERACIONAL DE PULIDORA.pdf
INSPECCION-PREOPERACIONAL DE PULIDORA.pdf
 
Emprendedores peruanos, empresas innovadoras.pptx
Emprendedores peruanos, empresas innovadoras.pptxEmprendedores peruanos, empresas innovadoras.pptx
Emprendedores peruanos, empresas innovadoras.pptx
 
QUE ES LIDERAZGO Y SUS CARACTERISTICAS Y ESPECIFICACIONES
QUE ES LIDERAZGO Y SUS CARACTERISTICAS Y ESPECIFICACIONESQUE ES LIDERAZGO Y SUS CARACTERISTICAS Y ESPECIFICACIONES
QUE ES LIDERAZGO Y SUS CARACTERISTICAS Y ESPECIFICACIONES
 
LOS BANCOS EN PERÚ establece las normas para la contabilización de los invent...
LOS BANCOS EN PERÚ establece las normas para la contabilización de los invent...LOS BANCOS EN PERÚ establece las normas para la contabilización de los invent...
LOS BANCOS EN PERÚ establece las normas para la contabilización de los invent...
 
UNIDAD V y CONSTITUCIÓN DE BANCOS-22.pptx
UNIDAD V y CONSTITUCIÓN DE BANCOS-22.pptxUNIDAD V y CONSTITUCIÓN DE BANCOS-22.pptx
UNIDAD V y CONSTITUCIÓN DE BANCOS-22.pptx
 
El Ejército y las Operaciones en el Ciberespacio
El Ejército y las Operaciones en el CiberespacioEl Ejército y las Operaciones en el Ciberespacio
El Ejército y las Operaciones en el Ciberespacio
 
PPT Reunion SEGURIDAD EMPRESAS CONTRATISTAS
PPT Reunion SEGURIDAD EMPRESAS CONTRATISTASPPT Reunion SEGURIDAD EMPRESAS CONTRATISTAS
PPT Reunion SEGURIDAD EMPRESAS CONTRATISTAS
 
GESTIÓN POR PROCESOS - 09.12 y 16.12.23 - parte 2 - MILAGROS FERNANDEZ - PRES...
GESTIÓN POR PROCESOS - 09.12 y 16.12.23 - parte 2 - MILAGROS FERNANDEZ - PRES...GESTIÓN POR PROCESOS - 09.12 y 16.12.23 - parte 2 - MILAGROS FERNANDEZ - PRES...
GESTIÓN POR PROCESOS - 09.12 y 16.12.23 - parte 2 - MILAGROS FERNANDEZ - PRES...
 
Libros - Las 48 leyes del Poder vida.pdf
Libros - Las 48 leyes del Poder vida.pdfLibros - Las 48 leyes del Poder vida.pdf
Libros - Las 48 leyes del Poder vida.pdf
 
PPT Planilla Foro logistica (1).pptDMEDMEOD
PPT Planilla Foro logistica (1).pptDMEDMEODPPT Planilla Foro logistica (1).pptDMEDMEOD
PPT Planilla Foro logistica (1).pptDMEDMEOD
 
INVESTIGACIÓN EN INGENIERIA - El Problema de investigación
INVESTIGACIÓN EN INGENIERIA - El Problema de investigaciónINVESTIGACIÓN EN INGENIERIA - El Problema de investigación
INVESTIGACIÓN EN INGENIERIA - El Problema de investigación
 

LA DIMENSIÓN ÉTICA DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

  • 1. BIFURCACIONES.COM EDICIÓN Nº 16 Imagen realizada con IA de Photoshop CONSEJO EDITORIAL: JUAN RIVERO, MARTÍN SACRISTÁN, IZANAMI MARTÍNEZ, MARÍA JOSÉ VILLA, ANTONIO ORDOÑEZ, GUILLERMO DE HARO, JUAN JESÚS VELASCO, JOSÉ ANTONIO VEGA VIDAL, BEATRIZ CERROLAZA, PALOMA CASTELLANO La inteligencia artificial generativa ha despertado un gran interés en la sociedad y los medios de comunicación, planteando desafíos éticos que no podemos pasar por alto. En esta edición, queremos enfatizar la importancia de abordar estos desafíos de manera responsable y construir una inteligencia artificial que refleje los mejores valores de nuestra humanidad. Si bien ha ampliado nuestras capacidades, la inteligencia artificial también refleja las marcas de sus creadores. Debemos esforzarnos por desarrollar una inteligencia artificial que represente valores como empatía, justicia y amor. Esto implica establecer principios éticos sólidos, prote- ger la privacidad y abordar el sesgo en los algoritmos. Como sociedad, tenemos el poder de dar forma a nuestro mundo. Invitamos a empresas, ins- tituciones y ciudadanos a comprometerse con prácticas éticas, transparencia y respeto por la dignidad humana en el desarrollo y aplicación de la inteligencia artificial generativa. Juntos, construyamos un futuro justo, equitativo y sostenible, donde la tecnología y la ética se complementen y nos impulsen hacia adelante. Editorial Bifurcaciones con ayuda de CHAT GPT-4 EDICIÓN Nº16—INTELIGENCIA ARTIFICIAL 01. LA DIMENSIÓN ÉTICA DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL José Luis Fernández Fernández/ pág. 2 02. UN POCO DE SOBRIEDAD HOLANDESA ANTE TANTA ALARMA SOCIAL SOBRE EL USO DE LA IA GENERATIVA Richard Benjamins / pág. 3 03. IA EN MEDICINA: SEPARANDO HECHOS DE FICCIÓN Ignacio H. Medrano / pág. 3 04. REGULAR LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL: EL DIFÍCIL PERO NECESARIO EQUILIBRIO ENTRE LA RESPONSABILIDAD Y LA COMPETITIVIDAD Justo Hidalgo / pág. 4 05. ¿PODRÍA SER UN ROBOT CAPAZ DE AMAR? Idoia Salazar / pág. 4 06. ESTE ES EL CAMINO Guillermo de Haro / pág. 5 07. ENTRE LA ROCA Y EL SUPERHOMBRE Antonio Ordóñez Forero / pág. 6 08. LA IA NO ES CIENCIA-FICCIÓN, ESTÁ PRESENTE EN NUESTRO DÍA A DÍA Y EN, CADA VEZ, MÁS STARTUPS Y EMPRESAS JuanJesúsVelasco / pág. 7 09. ENTREVISTA JAIME BOSCH JuanRivero/ pág. 8 1hv.es
  • 2. LADIMENSIÓNÉTICADELA INTELIGENCIAARTIFICIAL Doctor en Filosofía, master en Administración y Dirección de Empresas, titulado en Cíber Éti- ca y miembro de la International Federation of Compliance Association (IFCA). Profesor Or- dinario -Catedrático- de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales-ICADE, Uni- versidad Pontificia Comillas, dirige la Cátedra Iberdrola de Ética Económica y Empresarial. Investiga sobre Humanismo Digital y la dimensión ética de la Inteligencia Artificial. José Luis Fernández Fernández La Inteligencia Artificial podría acabar mutando desde lo que es -un producto humano-, hasta convertirse, no sólo en productor de humanidad, sino en el señor del mundo. El desarrollo de la Inteligencia Artificial está propiciando no sólo la emergencia de una sociedad digitalizada sino también un cambio cultural de mayor calado, que se traduce en la necesidad de repensar el fenómeno humano para reestructurar las relaciones económico-sociales e incluso modificar la inserción en el medio físico. Esta revolución cultural, es resultante de un desarrollo tecnológico que está convirtiendo en realidades tangibles, cosas que hasta hace poco no eran sino ensueños literarios de ciencia ficción. Es lógico, pues, que las nuevas perspectivas y realidades demanden con fuerza reflexión, cautela y, sobre todo, un explícito abordaje de la derivada ética del fenómeno. Porque, de hecho, la Inteligencia Artificial -como cualquier otro artefacto- ofrece siempre una dosis de ambivalencia respecto a posibilidades y resultados. Cuando la narrativa optimista resalta las fabulosas expectativas -salud, edu- cación, seguridad- que cabe imaginar con el concurso de la Inteligencia Ar- tificial, emergen escenarios fascinan- tes, que animan a avanzar por la senda tecnocrática. Sin embargo, como pasi- vo discordante de esta -a menudo, in- genua- retórica se levantan otras voces, alarmadasanteprevisibleseindeseables consecuencias de una Inteligencia Arti- ficial, si quedará exenta de reglamen- taciones, abierta al experimentalismo imprudente y, sobre todo, inmunizada ante la reflexión filosófico-moral. En una especie de nueva versión de la hegeliana dialéctica del amo y el esclavo, a la altura del siglo XXI, la Inteligencia Artificial podría acabar mutando desde lo que es -un producto humano-, has- ta convertirse, no sólo en productor de humanidad, sino en el señor del mundo, dueño de vidas, haciendas y, lo que es aún más peligroso, en una especie de deus ex machina, capaz de imponer, como inevitable, un destino a nuestra especie. Aunque no fuera más que por esto, el Bien Común exigiría un abordaje filosófico-moral del hecho tecnológico en su conjunto y de la Inteligencia Arti- ficial más en concreto. Porque, si bien es verdad que la Inteli- gencia Artificial es un producto huma- no, capaz de superar a su productor, ello sólo es así en el aspecto más inmedia- to y obvio de la ecuación. El algoritmo tiene mayor potencia de cómputo, una capacidad de almacenamiento mucho más grande que cualquier cerebro y una velocidad de procesamiento inimagina- ble para nuestras neuronas. Ello es ver- dad y no cabe discusión al respecto. Sin embargo, constituiría un reduccionis- mo inadmisible y falaz pretender con ello dejar en penumbra la otra cara de la moneda, esto es, la dimensión espiri- tual del ser humano, aquélla que, por lo demás, lo singulariza ontológicamente frente a toda otra realidad, ya natural, ya artificial. Con esto que se dice, estamos apuntan- do hacia aquella segunda cosa que lle- naba el ánimo de Kant de admiración y respeto y que sigue asombrando a cual- quiera que piense. Porque el ser huma- no está dotado de inteligencia natural y sentiente -imperfecta, falible, limitada, frágil, inquieta e insatisfecha...-; pero, al propio tiempo, de una inteligencia capaz de intuir valores y de autodeter- minarse. De ahí, el creciente interés por una Inteligencia Artificial responsable, a favor de lo humano y al servicio de las personas, desde el convencimiento de que se puede -y, por tanto, se debe- to- mar las riendas del proceso y hacer que la Inteligencia Artificial jugando a favor de obra, evite la legitimación autorrefe- rencial y favorezca a la humanidad. Por fortuna, no partimos en absoluto de cero. Hay mucho -y muy bueno- ya pensado en Filosofía Moral para posi- cionarnos ante las nuevas realidades, buscando guías éticas para la acción. En paralelo, las legislaciones más avan- zadas y progresistas ofrecen también lineamientos, principios y criterios sólidos respecto a la Inteligencia Arti- ficial. Pensemos, por caso, en los tra- bajos del Grupo de Alto Nivel de la Co- misión Europea cuando propone como requisitos éticos para una Inteligencia Artificial responsable y digna de con- fianza: prevención del daño, respeto a la autonomía, equidad y explicabilidad. Dichos elementos van complementa- dos con otras exigencias más concre- tas, igualmente, bien traídas: agencia y supervisión humana; solidez técnica y seguridad; respecto a la privacidad y adecuada gestión de los datos; transpa- rencia; no discriminación; y bienestar social y medioambiental. Los principios y valores éticos que ha- brían de inspirar leyes y reglamentos, e incluso, las virtudes y las prácticas que deberían desplegarse para una buena interacción con -y en el marco de- la Inteligencia Artificial son aspectos en los que se produce una muy significa- tiva convergencia teórica. Con todo, se abre ante nosotros un sugestivo cami- no práctico que transitar. Dado que no todo lo técnicamente posible es siempre éticamente deseable, conviene discer- nir con buen criterio lo que sí merece la pena: y ello fue siempre labor de la Ética. Siquieressuscribirte,entraenbifurcaciones.com 2 Sociedad Digitalizada Responsabilidad Ética Foro de Foros Wayra Conversación sobre Insurtech Conversación sobre Silver Economy GRACIAS A WAYRA Y FORO DE FOROS ESTAMOS EXTENDIENDO LAS EDICIONES ENPAPEL A EVENTOS COMO ESTOS Escanea estos QR
  • 3. EDICIÓNNº16 - INTELIGENCIAARTIFICIAL Oescríbenosunemailahey@bifurcaciones.com 3 UN POCO DE SOBRIEDAD HOLANDESA ANTE TANTA ALARMA SOCIAL SOBRE EL USO DE LA IA GENERATIVA IA EN MEDICINA: SEPARANDO HECHOS DE FICCIÓN Escanea este QR Escanea este QR Richard Benjamins Ignacio H. Medrano Inteligencia Artificial Innovación Médica Chatbots Diagnóstico AI ChatGPT Machine Learning Chief Responsible AI Officer en Telefónica y fundador de su área AI for Society and Envi- ronment, que impulsa la IA para el bien social y su uso ético. Cofundador del Observatorio del Impacto Social y Ético de la Inteligencia Artificial (OdiseIA), consejero del CDP, y ex- perto externo del Observatorio de IA del Par- lamento Europeo (EPAIO). Es copresidente del consejo empresarial de la UNESCO por surecomendacióndeIAymiembrodelgrupo de trabajo “AI for Impact” de GSMA. Neurólogo por el Hospital Ramón y Cajal, donde coordinó la estrategia de investiga- ción. Licenciado por la Singularity University, ha sido repetidamente considerado por la prensa sanitaria como una de las personas más influyentes en Salud Digital en Espa- ña. Premio Princesa de Girona en 2019 por haber fundado Mendelian, del Reino Unido, (diagnóstico de enfermedades raras con IA) y por Savana. Forbes lo incluyó en 2021 en su lista de los 100 españoles más creativos del mundo de los negocios. el cambio climático. Además, ChatGPT podría generar una enorme cantidad de desinformación (noticias falsas) en muy poco tiempo. En manos equivocadas podría causar serios problemas en las sociedades hasta influir en elecciones democráticas. Es tan bueno que hasta los profesionales jurídicos o médicos pueden sentir una tentación de usarlo para su trabajo, con todas las conse- cuencias y riesgos. Con todos estos retos, y los muchos más que no he mencionado aquí, han sur- gido varias iniciativas que proponen poner límites a la inteligencia artificial (generativa). Propuestas para limitar el riesgo de sis- temas de IA generativa La primera organización que ha recono- cido los riesgos del uso de la inteligen- cia artificial generativa ha sido la Unión Europea. En la última versión de su pro- puesta para la regulación europea de la inteligencia artificial, ha añadido una categoría nueva llamada “modelo fun- dacional”: un modelo de IA que se entre- na a escala con datos amplios y puede adaptarse a una amplia gama de tareas. La segunda iniciativa, que ha atraído mucha atención, ha sido la petición del Future of Life Institute para una pausa de seis meses en el desarrollo de todos los sistemas de IA generativa. En concreto, una moratoria de seis meses en modelos más potentes que GPT4, el motor que está por debajo de ChatGPT. La carta, que ha sido firmado por más de 30.000 personas, dice que la inteligencia artifi- cial puede provocar profundos cambios en nuestras vidas y en el planeta, y que estos cambios requieren una reflexión y un plan. Mientras que este plan no exis- ta, no se debería continuar el desarrollo de una IA generativa más potente que la que existe actualmente. Y más recientemente, ha habido un lla- mamiento por científicos de IA y per- sonas notables como Geoffrey Hinton, Yoshua Bengio y Sam Altman, entre muchos, para considerar el riesgo de ex- tinción de la humanidad por la IA como una prioridad mundial junto con otros riesgos como las pandemias y la guerra nuclear. La desmitificación de la IA generativa Ante tantas peticiones de poner límites a la inteligencia artificial generativa, no viene mal explicar cómo funciona la tecnología, qué es lo que hace y qué no puede hacer. Programas como ChatGPT se basan en las llamadas Large Langua- ge Models (LLMs), modelos de lenguaje muy grandes (fundacionales), que se entrenan con una gigantesca cantidad de texto obtenido desde Internet, libros digitales, bibliotecas digitales, prensa, etc., etc. El entrenamiento consiste en, dada una frase, enmascarar una palabra y pedir al modelo que prediga cuál es la palabra que falta (fill the mask), hasta que acier- te. Este método de aprendizaje automá- tico se llama “auto supervisado”. Al rea- lizar esto muchísimas veces, el modelo aprende la estadística de un lenguaje natural, es decir, el modelo aprende qué palabras van con qué otras palabras. La sorpresa ha sido que estos modelos son capaces de realizar muchas tareas de lengua que antes requerían un entrena- miento específico. Es importante entender, entonces que, aunque el resultado del Chat GPT es impresionante, no entiende lo que le preguntas ni lo que responde. Simple- mente, predice las palabras que vienen después de la consulta (prompt). A par- Estamos atribuyendo a la IA características humanas que no tienen, como la intención, el sentido común, la capacidad de razonamiento y el dominio de las relaciones causales El mundo de la inteligencia artificial está “on fire”; no paran de aparecer noti- cias en los medios. La inteligencia artifi- cial generativa como ChatGPT represen- ta un salto importante en el avance de la inteligencia artificial. Antes, la inte- ligencia artificial manipulaba los datos. Ahora, es capaz de manipular también nuestro lenguaje, la característica prin- cipal que separa a los humanos del resto de los seres vivos. ChatGPT, el programa que permite ha- cer preguntas sobre cualquier asunto y que te genera respuestas coherentes, ha arrasado en las noticias. Puede escribir relatos, poemas, responder a preguntas de exámenes, resumir, etc. Casi se pue- de decir que ChatGPT es capaz de pasar la prueba de Turing, que busca determi- nar si una máquina puede sostener una conversación en lenguaje natural de manera tan convincente que sea indis- tinguible de un ser humano. Por otro lado, también hemos visto que es capaz de inventar cosas que no son verdaderas; las llamadas “alucinacio- nes”. Esto no es un problema para una persona que colabora con ChatGPT para producir un texto en un ámbito que do- mina bien, ya que será capaz de distin- guir la verdad de las “mentiras”. Pero, sí es un problema si el texto, por ejemplo, es generado por un alumno de la ESO qué tiene que escribir un trabajo sobre tir de este conocimiento, también es fá- cil entender por qué hay alucinaciones o “mentiras”: ChatGPT no recupera infor- mación, sino que predice qué palabras vienen después. Fijándose, es posible observar que todas las alucinaciones o mentiras van sobre la misma temáti- ca que la verdad y esto es, como hemos visto, porque la predicción se basa en un modelo estadístico del lenguaje. Con los pies en el suelo – sobriedad ho- landesa Con este conocimiento adquirido so- bre la inteligencia artificial generativa, ¿cómo tenemos que interpretar las di- versas peticiones de poner límites a la inteligencia artificial? ¿Estamos real- mente ante un posible desastre de una magnitud enorme? La verdad es que na- die puede responder a esta pregunta con certeza científica. Pero sí hay ingredien- tes importantes a tener en cuenta para responderla. El primer punto y más importante es que las consecuencias del uso de la IA generativa dependen de las personas u organizaciones que la aplican y no de la tecnología en sí. Estamos atribuyendo a la IA características humanas que no tienen, como la intención, el sentido co- mún, la capacidad de razonamiento, el dominio de las relaciones causales, etc. Se está dando por hecho que casi esta- mos llegando a la inteligencia artificial general (artificial general intelligence), la inteligencia que equivale a la inteli- gencia humana en todos sus aspectos. Pero, como hemos visto, estamos ha- blando de un modelo estadístico, aun- que gigantesco, que no tiene sentido común, no sabe razonar ni sabe de re- laciones causales (aunque parezca que tenga todo este conocimiento – recuer- da la prueba de Turing), y no tiene cons- ciencia. Pero el mero hecho de que lo manifieste, no quiere decir que lo tenga. Hay algunos que dicen que a partir de un modelo tan gigantesco como son los mo- delos fundacionales, estas característi- cas de la inteligencia humana “emergen automáticamente”. Puede ser o no, es una opinión, pero no la mía (siendo tam- bién una opinión más). Recomiendo leer el libro “A Thousand Brains: A New Theory of Intelligence” de Jeff Hawkins para una nueva, innovadora teoría sobre cómo funciona la inteligencia humana, que no emerge simplemente como con- secuencia de la complejidad del sistema. Ante la falta de tener una intención o una consciencia, muchas de las posibles consecuencias distópicas del uso de la IA dependen de nosotros, los humanos. Las grandes empresas, actualmente pro- pietarios monopolios de esta tecnología, están diseñados para obtener beneficios económicos e instruyen sus sistemas de IA con este fin. Y está claro que esto es un uso lícito. Pero puede tener conse- cuencias (in)directas o secundarias que son dañinas. Ante el descubrimiento de algo así, las empresas deberían actuar con responsabilidad y evitar, o por lo menos mitigar, el efecto negativo. Mucho mejor aún sería pensar siempre de antemano en las posibles conse- cuencias negativas, aunque no inten- cionadas, del uso de la inteligencia ar- tificial. Este movimiento se denomina “el uso responsable de la inteligencia artificial desde el diseño”. Implica que, para cada sistema de inteligencia arti- ficial que queremos aplicar a un domi- nio concreto, tenemos que hacernos las preguntas adecuadas para estimar, de antemano, cuál podría ser el impacto negativo en las personas, la sociedad o el planeta. Un ejemplo de estas pregun- tas se puede ver en un cuestionario de- sarrollado por la GSMA. Obviamente, si alguien quiere hacer un uso malicioso de la IA para hacer daño, lo puede hacer, aunque esté prohibido por muchas leyes. Pero otra vez, somos las personas la causa del daño, no la in- teligencia artificial. En resumen, el hecho de que cada vez más organizaciones hagan re- flexiones sobre los posibles impactos negativos del uso de la inteligencia artificial es importante, necesario y positivo. Pero no deberíamos recurrir a películas de ciencia ficción y parar todo. Amplía la información en el artículo online. En contra de lo que habitualmente creen políticos, medios de comunicación e inversores, lo más relevante de esta tecnología no pasa por sistemas diagnósticos, sino por la capacidad para anticipar la respuesta individual mucho más allá de lo que lo hace la estadística clásica. A quienes nos dedicamos a la inteligen- cia artificial (IA) suelen gustarnos las predicciones. Pero ni el más optimista de los pronósticos habría visto venir el trueno con que esta tecnología se ha pre- sentado en muy poco tiempo en los fo- ros de ciencia médica del mundo entero. Creo que llaman el “dilema del innova- dor” al fenómeno por el que una nueva tecnología que al principio no es acepta- da por los usuarios, de repente despega para poner patas arriba el status quo. En esto pensaba yo sentado hace poco, sentado en mi butaca durante la entrega de unas relevantes becas de investiga-
  • 4. EDICIÓN Nº 16 - INTELIGENCIA ARTIFICIAL 4 REGULAR LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL: EL DIFÍCIL PERO NECESARIO EQUILIBRIO ENTRE LA RESPONSABILIDAD Y LA COMPETITIVIDAD ción en las que, calculo a ojo, un tercio de los premiados incluían el aprendizaje automático en el título de su propuesta. IA para esto, IA para lo otro. Y todos allí, aplaudiendo como si nada. Como si no estuviéramos dentro de una película de ciencia ficción. Solo que no es ficción, es ciencia. No es casualidad que si uno hace una búsqueda de literatura científica con los conceptos “machine learning + [nombre de cualquier enfermedad]”, no sólo será difícil que no obtenga resultados; ade- más, comprobará que el número de ar- tículos crece exponencialmente. ¿Cuál es entonces la diferencia en el análisis sobre la IA en la sanidad hace ocho años y ahora? Pues que entonces, nos dedicá- bamos a explicar su concepto y su po- tencial y ahora, hablamos de aspectos más avanzados y precisos, propios de quien ya ha empezado a usarla, como son su validación, su implementación o sus límites éticos. Antes hablábamos de lo que podría ser y ahora hablamos de cómo hacer para que su patente realidad no nos desborde. En los últimos años hemos visto a los editoriales de las revistas médicas pug- nando por empujar sus guías de para la correcta validación de los algoritmos, al tiempo que hemos visto cómo la mamo- grafía o la colonoscopia asistidas por IA cumplían los parabienes de los ensayos clínicos para entrar por fin en guías clí- nicas, esos documentos que los médicos leemos para saber qué hacer en cada caso. Sí, por extraño que suene, en algu- nos lugares ya es de hecho mala práctica no usar IA. Muchos de estos pasos habrían sido im- posibles sin un Reglamento Europeo de Protección de Datos, que, si bien nos embarra el terreno más de lo que suce- de en Asia o en América, por fin permite que se utilice el dato clínico anonimi- zado sin consentimiento informado en base a que sería “esfuerzo desproporcio- nado” pedirlo, si se compara con el be- neficio que esto genera para la sociedad. Éste era un paso necesario que deja en evidencia a los más papistas, que hasta ahora arruinaban con impunidad pro- yectos estupendos de intachable carác- ter ético. A pesar de todo ello, en Savana todavía vemos como, aún contando con más de 200 hospitales en 12 países, aún queda algún servicio de salud regional (por suerte muy pocos ya) que defiende que “el dato no saldrá del sistema bajo ningún concepto”. Como si el lugar fí- sico de un dato hoy en día importara. O como si el dinero estuviera más a salvo debajo de un colchón que en el banco dando intereses. Hace poco también, hemos entendido que a la IA en medicina no puede pe- dírsele una “explicabilidad” total, de la misma forma que a un niño que habla correctamente su idioma materno, no puede pedírsele que nos explique con detalle las reglas gramaticales y sintác- ticas. Es la consecuencia de haber in- ventado un sistema, como es el machine learning, por el que las máquinas, como los sistemas biológicos, aprenden por patrones y no por reglas: nos darán res- puestas correctas, pero no siempre po- dremos preguntarles por qué. Esta idea nos lleva a lugares necesarios, como la opción que debemos dar a los pacientes a la hora de rechazar a la IA en su pro- ceso, si así lo desean. En países espe- cialmente avanzados en el tema, como Singapur, Corea o Finlandia, la IA se aplica ya en la patología crónica (diabe- tes, párkinson, prevención de suicidio) y en la aguda (Covid-19, probabilidad de eventos cardiovasculares). De la misma forma, la mayoría de los fármacos que veremos entrar en ensayos clínicos en los siguientes años han contado ya en su diseño con alguna forma de aprendizaje automático. En todo caso, lo más importante está en darse cuenta de que, en contra de lo que habitualmente creen políticos, medios de comunicación e inversores, lo más relevante de esta tecnología no pasa por sistemas diagnósticos, sino por la capacidad para anticipar la respuesta individual mucho más allá de lo que lo hace la estadística clásica. Por ejemplo, diciéndonos qué tipos de pacientes tie- nen mayor probabilidad de responder a un fármaco determinado. Todo esto en una carrera del Oeste que en realidad no es tan salvaje como cree- mos. La Food and Drug Administration en Estados Unidos evalúa continuamen- te sistemas de IA, cuyas aprobaciones ya se cuentan por decenas, mientras que el Reino Unido clasifica a parte de sus pa- cientes utilizando un algoritmo basado en machine learning (Babylon) y entregó una guía a sus gestores sanitarios para poder evaluar la conveniencia de los di- ferentes sistemas que se les ofrecerán a partir de ahora. En Medicina como en la aviación, don- de los riesgos son altos, es lógico que la innovación camine despacio. A pesar de ello, parece que la espera ha termi- nado; dejamos atrás el tiempo de la ciencia ficción para adentrarnos en el de los hechos. Escanea este QR Justo Hidalgo Director de Inteligencia Artificial de Adigital, la asociación española de la economía digi- tal. Doctor en Ciencia de Datos e ingeniero en informática, Justo ha sido Global Head of Product en Universia (Grupo Santander), socio fundador en Quantified Reading, CEO y socio fundador de 24symbols, y VP Pro- duct Management and Consulting de De- nodo Technologies. Justo es autor de “Idea, producto y negocio” (2017) y “Todo Cuenta” (2020), es profesor en cursos de posgrado y ejecutivos. Se prevé una mejora del PIB mundial de hasta un 14% en 2030 gracias a la IA. Inteligencia Artificial. IA. Un concep- to que en el pasado estuvo envuelto en mística y ciencia ficción, es ahora una poderosa fuerza transformadora de in- novación. A lo largo de mi trayectoria, he tenido el privilegio de presenciar de primera mano su desarrollo como técni- co, emprendedor, gestor de productos y ahora como director de IA en una aso- ciación empresarial centrada en la eco- nomía digital. Los famosos inviernos de la IA fueron muy, muy fríos pero ahora es una parte fundamental de nuestras vidas y negocios cotidianos. La IA ha demostrado ser tanto un cata- lizador como un desafío. Puede impul- sar a la sociedad a un ritmo nunca vis- to, pero también plantea interrogantes éticos y normativos sin precedentes. Nos encontramos en una coyuntura en la que el papel de la IA remodela secto- res que van desde el cuidado de la salud hasta las finanzas, y que se extiende desde ofrecer contenido personalizado en nuestras pantallas hasta conducir vehículos autónomos en nuestras ca- rreteras. En su mayoría, esta extensión es positiva; no puedo imaginarme un mundo sin motores de búsqueda, sin traducción automática, sin algoritmos contra el fraude o el spam, sin las herra- mientas de mantenimiento predictivo y seguridad en el trabajo en gran can- tidad de industrias. Pero este alcance en expansión conlleva una necesidad innegable: establecer y comprender los límites de la IA. Además de las li- mitaciones técnicas en la capacidad de los grandes modelos de lenguaje en los que están basados productos como GPT de OpenAI, Bard de Google, Claude de Anthropic o LLaMA de Meta, debemos prestar especial atención a las fronteras éticas, cruciales para garantizar que la IA sea un benefactor y no un detractor en nuestras vidas. En general, cuando hablamos de estos temas nos referimos a la necesidad de construir una IA res- ponsable. La ética, desde mi punto de vista, siem- pre ha sido el corazón palpitante de la IA responsable. Sirve como nuestra brúju- la moral en este mar de avances tecno- lógicos, guiándonos para desarrollar y utilizar la IA de manera que respete la autonomía humana, la privacidad y la dignidad. Un enfoque responsable de la IA exige reflexión sobre principios éticos como la transparencia en el fun- cionamiento de los sistemas, la respon- sabilidad cuando las cosas salen mal, la mitigación de riesgos de sesgo o la seguridad frente a ataques externos o internos. Y, de manera crucial, el diseño centrado en el ser humano. Recientemente, la Unión Europea (UE) ha dado un paso importante al estable- cer pautas éticas con la introducción del Reglamento de Inteligencia Artificial. Aunque aún en borrador al momento de escribir estas líneas, representa un salto significativo en la forma en que se regu- la la IA en la Unión, estableciendo altos estándares de transparencia, respon- sabilidad y protección de los derechos fundamentales de los ciudadanos. Sin embargo, la introducción de este marco ha suscitado muchísimo debate. Existe la preocupación de que esta regu- lación, muy estricta en el caso de siste- mas de IA considerados de alto riesgo o cuando conformen modelos fundacio- nales tales como los grandes modelos de lenguaje mencionados anteriormente, pueda poner a Europa en desventaja en comparación con entornos menos regu- lados. Esto podría ralentizar el progreso tecnológico y el crecimiento económico. Se prevé una mejora del PIB mundial de hasta un 14% en 2030 gracias a la IA. No formar parte de este crecimiento repre- senta un gran riesgo para la UE, tanto como institución como para sus países y empresas en el ámbito de la competi- tividad, y para sus ciudadanos en cuan- to a la posibilidad de quedarse atrás en innovaciones que pueden ser increíble- mente beneficiosas para el avance de la humanidad. El Reglamento de la IA representa un esfuerzo reflexivo para lograr un equi- librio entre protección de derechos fun- damentales y competitividad. Aspira a crear un ecosistema de IA basado en la confianza y que coloque a los humanos en el centro. También subraya la nece- sidad de que este marco regulatorio sea adaptable, evolucione con el panorama tecnológico y esté equipado para abor- dar cualquier implicación imprevista. Que la versión final lo consiga es funda- mental, pues el borrador actual todavía deja demasiadas dudas en apartados críticos, como la definición de qué es un sistema de IA de alto riesgo, los cri- terios para decidir si un sistema de IA ha evolucionado con mejoras lo sufi- cientemente significativas como para tener que reevaluar su nivel de riesgo, la responsabilidad de las pequeñas y medianas empresas involucradas en la creación de sistemas de IA, o el papel del software de código abierto. Al llegar a esta parte del artículo, que- rido lector, es fundamental recordar que la regulación no es enemiga de la innovación. Por el contrario, sirve para guiarla y darle forma de manera que se alinee con los valores sociales. Desde mi experiencia, los desarrollos más sosteni- bles e impactantes son aquellos que res- petan estos límites. Como se suele decir al crear productos y servicios digitales, la innovación es más efectiva cuando se tienen en cuenta las restricciones desde las que se parte. Encontrar este delicado equilibrio no re- cae exclusivamente en los reguladores. Es un compromiso colectivo que deman- da la acción conjunta y responsabilidad de empresas, instituciones y ciudada- nos. Las instituciones tienen la tarea de crear un entorno en el que la innovación se pueda desarrollar dentro de los confi- nes éticos y de seguridad. Los ciudada- nos, en su papel de usuarios finales y be- neficiarios de la IA, deben convertirse en actores informados capaces de navegar sabiamente en este mundo cada vez más impulsado por la IA. En último lugar, las empresas tienen el deber de desarrollar y utilizar la IA de manera ética. En este sentido, adelantarse a la publicación de reglamentos mediante la autorregula- ción en aspectos como la transparencia de los algoritmos y datos utilizados es un gran paso para evidenciar el compro- miso por una IA responsable. Este esfuerzo conjunto para establecer principios robustos, políticas, procesos, herramientas y sistemas de gobernanza no solo es un desafío, sino también una oportunidad para que Europa se posicio- ne como líder y referente en el escenario mundial. Al reconciliar la protección de los derechos fundamentales con el im- pulso a la innovación y la competitivi- dad, Europa tiene el potencial para esta- blecer un nuevo estándar de desarrollo y uso responsable de la IA. Es una ocasión para redefinir la percepción en torno a la regulación y demostrar que no es un obstáculo, sino una brújula que nos guía en el camino hacia una IA responsable. Mi viaje vital me indica que trazar el futuro de la IA implica la convergencia de la protección al ciudadano, el res- peto a la ética, el establecimiento de límites prudentes en el uso de la IA y la determinación de mantener a Europa a la vanguardia de la innovación. Se trata de un baile extremadamente delicado, pero que debemos ejecutar con vigilan- Asistentes Virtuales Regulación Ética Escanea estos QR
  • 5. EDICIÓNNº16 - INTELIGENCIAARTIFICIAL 5 ¿PODRÍA SER UN ROBOT CAPAZ DE AMAR? Escanea este QR Idoia Salazar Emociones Tecnología Robot Fundadora y presidenta del Observatorio del Impacto Social y Ético de la Inteligencia Artificial (OdiseIA). Profesora Doctora. en la Universidad CEU San Pablo, especializada en Ética y regulación en Inteligencia Artificial. Autora de 4 libros sobre el impacto social de la IA y otras nuevas tecnologías. Los últimos: ‘El algoritmo y yo: GuÍA de convivencia entre seres humanos y artificiales’ y ‘El Mito del Al- goritmo: cuentos y cuentas de la Inteligencia Artificial’ Hoy por hoy, se puede afirmar que la IA no tiene ni sentimientos ni emociones, aunque, en algunos casos, cada vez más, sí los podemos simular. Las relaciones sentimentales humanos/ máquinas no nos son ajenas. Conviven en nuestra mente, de manera habitual, con otras muchas que incrementan día a día nuestra imaginación. La ciencia ficción, principalmente la derivada de la cinematografía, por el poso de la fuerza de la imagen, ha contribuido muy sig- nificativamente a la creación de esta fa- miliaridad con un tipo de situación, en principio, inusual y también, sin duda, a los prejuicios asociados a ella. Las pe- lículas nos hacen soñar. En una escena de la cinta de Steven Spielberg I.A. Inteligencia Artificial (2001), el director de Cybertronics pro- pone la construcción de un robot-niño capaz de amar. "Un meca con cerebro con retroalimentación neuronal. Lo que sugiere es que el amor será la clave para que adquieran un subconsciente nunca logrado. Un mundo interno de metáfora de intuición, de razón automotivada". David, el meca (robot) resultante, es capaz de expresar miedo, admiración, amor, pero también lo demanda con unos razonamientos y fuerza a veces in- cluso superiores a los de un ser humano, en situaciones normales. La cinta está llena de planteamientos filosóficos, al- gunos más que planteables en la actua- lidad. "¿El verdadero acertijo no es cómo hacer que un humano corresponda a su amor? Si un robot pudiera amar de ver- dad a una persona, ¿qué responsabili- dad tendrá la persona hacia ese meca a cambio?". Pero incluso acercándonos aún más a la realidad actual, en nuestra imaginación ya plasmada en imágenes cinematográ- ficas, se ha saltado el cuerpo robótico para quedarnos con la esencia, con la IA, simplemente con el software. En el caso de Her (2013), un escritor frustrado desarrolla una relación amorosa con su agente virtual. Samantha (IA) aprende de él, le comprende. Siempre está ahí para escucharle y consolarle. Pero tam- bién "siente" celos, envidia, y ansía un cuerpo real que la complemente. "¡Estas distopías imaginarias no son más que eso!", nos repetimos una y otra vez. Sin embargo, encendemos la tele- visión y parecen tomar vida en algunos informativos y reportajes, que resaltan, por ejemplo, bodas con agentes virtua- les, como la ya célebre Miku Hadsune con algunos japoneses. Esta famosa IA habla y se interrelaciona con sus "due- ños" en forma de holograma a través de una urna de cristal que se puede colocar sobre cualquier superficie. Comprende, escucha y nunca te defrauda. Sus pro- pios desarrolladores afirman que es una forma de evadirte a un mundo paralelo, en el que no existe el dolor, la maldad, los desacuerdos, los enfados. Quizá esto fue lo que llevó al japonés Akihiko Kon- do a contraer matrimonio con esta IA. El coste de la peculiar boda ascendió a más de 17.000 euros y, aunque no es oficial, cuenta con su propio certificado expedido por la empresa propietaria de Miku, en el que consta que el humano y el personaje virtual se casaron "más allá de las dimensiones". Para él, parece ser más que suficiente. Pero Miku, que sig- nifica "sonido del futuro", no solamente desata pasiones amorosas, en las redes tiene millones de fans, que acuden tam- bién a sus conciertos físicos. Ha sido in- cluso telonera de grandes artistas como Lady Gaga o estrella invitada en pro- gramas de late night como el de David Letterman en la CBS americana. Parece que la frontera entre el mundo virtual y el real comienza a desvanecerse. Una asidua en los telediarios y repor- tajes es el famoso robot de Hanson Ro- botics, Sophia. Este cuerpo artificial llama poderosamente la atención por su apariencia humana, incluso en ges- tos y expresiones. Tan solo su cabeza, siempre al descubierto, evidencia la rea- lidad. Una de las razones de su éxito es, sin duda, su capacidad para mostrar, en su cara, más de 60 tipos de sentimientos mientras conversa animadamente con todo aquel que la entrevista. Es ya un personaje internacional que interactúa en lenguaje natural con los humanos que la han conocido en persona. Decía el escritor y científico británico Arthur C. Clarke que "cualquier tecno- logía suficientemente avanzada es in- distinguible de la magia". Es cierto que cada vez tenemos más relación con la Inteligencia Artificial, tenga cuerpo robótico o no. Incluso estamos persi- guiendo la incorporación de la muestra de "sentimientos" a estas tecnologías. Pero ¿cuál es la posibilidad real de que lo consigamos? Es difícil de predecir. Ac- tualmente, hay infinidad de investiga- ciones a nivel internacional, al respecto. Muchas de ellas tienen como base cues- tiones filosóficas asociadas a la esencia del ser humano, además del análisis del proceso químico que tiene lugar en es- tos casos. Pero, al menos hoy por hoy, se puede afirmar que la IA no tiene ni sentimientos ni emociones, aunque, en algunos casos, cada vez más, sí los po- demos simular. En cualquier caso, lleguen las máqui- nas a tener sentimientos o no, mayor o menor grado de autonomía o una inte- racción real o no con las personas, sí que hay bastante consenso al señalar que harán falta unas normas de convivencia humanos-IA, una nueva legislación y una ética específica que vele por el buen cia y cuidado para asegurarnos de que la IA sea una herramienta a nuestro servicio y no una fuerza que nos do- mine. Creo profundamente que como sociedad estaremos a la altura de este desafío esencial. funcionamiento de esta sociedad híbri- da de un futuro cada vez menos lejano. ESTE ES EL CAMINO Escritor, Profesor, Padre y Eterno Estudiante. Imparte clases en IE Business School, EAE Business School, UEMC o NEC Múnich en áreas como Estrategia, Innovación, Empren- dimiento, Sistemas de Información o Comu- nicación. Socio en JotDown y autor de Cor- leone Business School. El Prof. de Haro tiene una amplia experiencia como Director Aca- démico en varias instituciones internaciona- les. Fue Vicerrector Adjunto de Relaciones InternacionalesyProgramasdePosgradoen la Universidad Rey Juan Carlos. Escanea este QR Guillermo de Haro Educación Aprendizaje Inteligencia Artificial La IA puede personalizar de manera eficiente y rentable las experiencias de aprendizaje. Analizando patrones de aprendizaje individuales, los algoritmos de IA pueden adaptar materiales y técnicas de instrucción para que coincidan con las necesidades y preferencias específicas de cada estudiante. La inteligencia artificial (IA) ha surgido como una fuerza disruptiva en varias in- dustrias, y el campo de la educación no es una excepción. Con su capacidad para procesar grandes cantidades de datos, analizar patrones y hacer predicciones, la IA tiene el potencial de revolucionar la educación de muchas maneras. Gobier- nos e instituciones educativas de todo el mundo están decidiendo qué enfoque es el más adecuado ante los retos que supo- ne esta revolución tan abismal. Una de las principales preocupaciones es el posible sesgo en los algoritmos de IA. Si los sistemas de IA no están debidamente entrenados o programados, pueden per- petuar sesgos y desigualdades existentes. Esto podría cruzar la línea que debería ser un muro impenetrable y que separa la educación del adoctrinamiento. Otra preocupación es el desplazamiento potencial de educadores. Ya hemos vivi- do esto antes. La aparición de otras tec- nologías enfrentó el mismo pensamiento ludita, con éxito. Si bien la IA puede au- tomatizar ciertas tareas, no puede reem- plazar cualidades humanas esenciales. Igual que los libros, las calculadoras o las hojas de cálculo, internet y la Wikipedia, las herramientas basadas en IAs deben verse como complementos valiosos que se deben utilizar de manera apropiada. Muy importantes también, son las preo- cupaciones sobre la privacidad y la segu- ridad de los datos. Los sistemas de IA se basan en grandes cantidades de datos, y cuando proporcionamos fuentes, infor- mación, recursos, debemos ser conscien- tes de las implicaciones. En este sentido, la legislación y la tecnología se enfrentan una vez más, como ocurrió con los me- dios sociales. Pero sobre todo estas tecnologías ofrecen grandísimas ventajas en el campo de la educación. En primer lugar, la IA puede personalizar de manera eficiente y ren- table las experiencias de aprendizaje. Analizando patrones de aprendizaje in- dividuales, los algoritmos de IA pueden adaptar materiales y técnicas de instruc- ción para que coincidan con las necesi- dades y preferencias específicas de cada estudiante. Este enfoque personalizado debería mejorar el proceso de aprendiza- je de los estudiantes. En segundo lugar, la IA puede proporcio- nar retroalimentación y evaluación en tiempo real. Paradójicamente uno de los mayores retos es, evaluar a alumnos que tienen acceso a potentes herramientas que generan contenidos enfocados me- diante el uso de IA. ¿Son suyos los traba- jos o se los ha generado una herramienta tecnológica? Esto ya lo vivimos con la lle- gada de Internet, resuelto en parte con la aparición de herramientas de análisis de similitud de textos, como Turnitin, que ya incorporan también detección de uso de IA. Pero es que además los educadores podemos evaluar instantáneamente el desempeño de los estudiantes y propor- cionar comentarios específicos. Virtual Speech es una startup que lleva estos conceptos al campo de las entrevistas de empleo, o las presentaciones de proyec- tos. Este circuito de retroalimentación inmediata permite a quién lo utilice, identificar áreas de mejora de manera neutra y eficiente. Los algoritmos de IA pueden identificar brechas de conoci- miento y sugerir recursos relevantes de entre su inmensa base de referencias, para mejorar la comprensión y el apren- dizaje. Sería como volver a los tutores y mentores unipersonales que mantenían en la antigua Grecia y Roma las clases pudientes. En tercer lugar, la IA puede facilitar ta- reas administrativas eficientes. Des- de abril de este mismo año 2023 en los preprogramas Máster de la IE School of Science and Technology se enseña a los alumnos a utilizar herramientas de Open IA para depurar código. No hay nada más frustrante durante el aprendizaje que quedarse bloqueado en una parte del proceso básica y sencilla, sin saber cómo avanzar. La solución antiguamente era pedir ayuda a un compañero más versa- do en la materia, esperar a la siguiente se- sión de clase para que el profesor lo revi- sara o simplemente, abandonar. Ahora, el propio Sam Altman confesaba en su visi- ta a IE que utiliza ChatGPT en su día a día para depurar código mientras programa. Estas herramientas pueden reducir en cantidad significativa de tiempo las ta- reas administrativas, liberando el tiem- po para tareas de mayor valor añadido para los alumnos. Con procesamiento del lenguaje natural y reconocimiento de voz hay sistemas que pueden responder a las consultas de los estudiantes y ace- lerar el aprendizaje independiente. Los sistemas de tutoría inteligentes pueden proporcionar experiencias de aprendi- zaje adaptativas e interactivas. Las tec- nologías de realidad virtual, inmersiva y aumentada pueden crear entornos educativos diferenciales, como los dise- ñados por nuestro Immersive Task Force. La inteligencia artificial tiene el poten- cial de revolucionar la educación por
  • 6. Siquieressuscribirte,entraenbifurcaciones.com 6 ENTRE LA ROCA Y EL SUPERHOMBRE LA IA NO ES CIENCIA- FICCIÓN, ESTÁ PRESENTE EN NUESTRO DÍA A DÍA Y EN, CADA VEZ, MÁS STARTUPS Y EMPRESAS Filósofo de formación y digital por convicción, lleva veinte años inmerso en el vértigo de las nuevastecnologías.Hafundadoeinvertidoen startups y agencias digitales, y ha compartido su experiencia en universidades, escuelas y aceleradoras. Actualmente, comparte la di- rección de 1HV (One Hundred Views), a cargo del área de producto. Escanea este QR Escanea este QR Antonio Ordóñez JuanJesús Velasco Ética Inteligencia Artificial Revolución SÍGUENOS EN INSTAGRAM ¡NO TE LO PIERDAS! SÍGUENOS EN LINKEDIN La inteligencia artificial nos ofrece una oportunidad para reflexionar, para mirarnos en el espejo de nuestras creaciones y considerar lo que reflejan de nosotros. Admitámoslo, la inteligencia artificial es ya una revolución. Una revolución que nos presenta retos éticos, una ma- deja enredada que no podemos ignorar. Pero más allá de los debates sobre una hipotética Singularidad Tecnológica, de los sesgos que afectan a la toma deci- siones o de futuros distópicos donde las "máquinas" nos someten —con claros intereses por aquellos que los propug- nan—, el debate sobre ética debería mi- rar más allá en el tiempo. Somos el animal que hace. Siempre hemos estado unidos a nuestras herra- mientas. Una roca es solo una roca, has- ta que la agarramos y la convertimos en un martillo. Y al hacerlo, nos converti- mos en algo más, algo más grande. Nos extendemos a través de nuestras herra- mientas, y ellas se extienden en noso- tros. Esa roca, en las manos de un simio an- cestral, fue la chispa de la revolución cognitiva que nos separaría de las bes- tias. Desde esa piedra hasta la rueda, desde la rueda hasta la máquina de vapor, desde la máquina de vapor has- ta el teléfono inteligente que reposa en tu bolsillo. Ahora nos encontramos al borde de otro gran salto; no solo impul- sado por la inteligencia artificial, sino por otros avances recientes en biotec- nología, neurociencia, nanotecnología, computación cuántica, robótica, coloni- zación espacial, etc, que constituyen las piezas que lo harán posible. La inteligencia artificial, en su esencia, no es diferente a esa roca en la mano del simio. Es una herramienta, una prolon- gación de nosotros. Nos permite pensar más rápido, pensar más grande, pensar más profundo. Pero, como todas las he- rramientas, lleva las cicatrices de quie- nes la crearon. Aquí es donde la ética entra. Si vamos a dar este salto — uno que ele- gimos, no el que se nos impone por la evolución natural— no podemos per- mitirnos arrastrar los errores y sesgos del pasado. No podemos permitirnos construir una inteligencia artificial que refleje lo peor de nosotros mismos. Te- nemos que esforzarnos por construir una inteligencia artificial que encarne lo mejor: nuestra capacidad para la em- patía, nuestra capacidad para la justicia, nuestra capacidad para el amor. Una in- teligencia artificial que integre nuestras victorias: derechos humanos, derechos civiles, sostenibilidad, educación, de- mocracia.... Tenemos que dar este sal- to con los ojos abiertos, con el corazón abierto, con la mano extendida. Nietzsche habló del superhombre, del hombre que ha superado al hombre. Y, en cierto sentido, eso es lo que estamos tratando de hacer. Estamos tratando de convertirnos en algo más, algo más grande. Pero el superhombre de Nietzs- che no es un dios, no en el sentido an- tiguo. Es un ser que ha superado las li- mitaciones humanas, pero sigue siendo profundamente humano. Así es como debemos ver nuestro próxi- mo salto evolutivo. No como un intento de convertirnos en dioses, sino en me- jores humanos. Necesitamos, ahora más que nunca, herramientas poderosas para enfrentar los desafíos de nuestra era; y la inteligencia artificial es una de las más potentes que jamás hemos crea- do. Pero utilicémoslas con sabiduría, con compasión, con respeto por la dig- nidad de todos los seres. Es en esta conjunción de tecnología y ética, en esta bifurcación de posibilida- des, donde debemos considerar nues- tras decisiones con el máximo cuida- do. Las elecciones que hagamos ahora no solo nos definirán como individuos, sino que moldearán el legado de nuestra especie. La inteligencia artificial nos ofrece una oportunidad para reflexionar, para mi- rarnos en el espejo de nuestras creacio- nes y considerar lo que reflejan de noso- tros. ¿Vemos avaricia, miedo y prejuicio, o vemos generosidad, valor y compren- sión? Las sombras del pasado persisten, pero en nuestras manos reside el poder de disiparlas. En la aspiración de convertirnos en dio- ses, hemos aprendido una lección cru- cial: no se trata de alcanzar omnipoten- cia, sino una mayor comprensión, una mayor empatía, una mayor humanidad. Las tecnologías nos ofrecen una oportu- nidad para esto, una oportunidad para redefinir lo que significa ser humano. Al adentrarnos en este laberinto de de- safíos éticos que la inteligencia artificial y otras tecnologías nos presentan, debe- mos buscar el hilo de Ariadna que nos Juan Jesús Velasco es ingeniero de tele- comunicación y MBA. Desde 2022 es VP of Corporate Sector en Genially. Dirigió una aceleradora de startups en Sevilla durante casi 8 años y, actualmente, colabora como mentor en distintos programas de acelera- ción de startups e innovación abierta a nivel nacional. Desde 2010 ha estado escribiendo en medios de comunicación sobre tecnolo- gía como Hipertextual, eldiario.es, Xataka y, actualmente,enBifurcacionesademásdeen su blog "Los Habitantes de Kewlona". ChatGPT nació a finales de 2022 y en apenas dos meses alcanzó más de 100 millones de usuarios en todo el mundo. Instagram necesitó 30 meses, TikTok 9 meses, WhatsApp 40 meses, Telegram 61 meses, la web necesitó 7 años, la telefonía móvil 16 años y el teléfono fijo necesitó 75 años… Si hay un tema del que se habla de ma- nera continua este año es de la IA o Inte- ligencia Artificial y el impacto que tiene y va a tener en los negocios y en nues- tras vidas. IA que genera imágenes o vídeos como Midjourney o DALL-E, retoques de imágenes como los que acaba de incor- porar Adobe en Photoshop, Chat GPT que es capaz de responder cualquier pregunta o generarnos textos completos para trabajos, informes o presentacio- múltiples vías. Pero al final siempre hace falta un visionario, un campeón y una solución a cada problema aplicando tec- nología para crear casos de estudio mul- timedia, o diseñando la formación blen- ded. Algo que llevamos haciendo en IE University desde hace 50 años. guíe hacia un futuro justo, equitativo y sostenible. Tenemos el poder de mol- dear no sólo nuestro mundo, sino a no- sotros mismos. Esto implica investigar y abordar proactivamente los desafíos éti- cos, promover la diversidad, la inclusión y el desarrollo de marcos legales y regu- latorios que protejan nuestros derechos y valores. Sólo así podremos asegurar que nuestro próximo salto evolutivo sea un paso hacia un mundo mejor para to- dos. Sólo así podremos asegurarnos que hemos estado a la altura de la historia. nes, aplicaciones que generan páginas web completas con tan solo decirles el tema o, incluso, plataformas que generan presentaciones completas tras indicarles de qué queremos hablar en una confe- rencia… todo esto que nos parece cien- cia-ficción se ha colado en nuestro día a día y en los temas de conversación de personas y empresas de todo el mundo. Reconozco que me resulta curioso que la IA sea un tema de 2023 cuando, en realidad, lleva presente en nuestras vi- das mucho más tiempo de lo que nos imaginamos. De hecho, la expresión “inteligencia artificial” fue acuñada formalmen- te en 1956 durante la Conferencia de Dartmouth y el primer lenguaje de programación, el Lisp, se desarrolló en 1958. Seguro que muchos recordarán al maestro de ajedrez Garry Kaspárov jugando contra el Deep Blue de IBM a finales de los años 90 o al supercom- putador Watson, también de IBM, con- cursando en el programa Jeopardy! de la televisión estadounidense o el Al- phaGo de Google ganando a uno de los juegos de estrategia más complejos que existen, el Go, en 2015. ChatGPT nació a finales de 2022 y en apenas dos meses alcanzó más de 100 millonesdeusuariosentodoelmun- do. Instagram necesitó 30 meses, Tik- Tok 9 meses, WhatsApp 40 meses, Te- legram 61 meses, la web necesitó 7 años, la telefonía móvil 16 años y el teléfono fijo necesitó 75 años… sí, los cambios y las adopciones son exponenciales. ¿Entonces? ¿Qué ha ocurrido? Hemos pasado de experimentos y pruebas de concepto a productos y servicios tan- gibles que están a nuestro alcance y al alcance de las empresas. Hemos dado el salto hacia la accesibilidad y la demo- cratización y esto hace que la IA sea im- parable y haya llegado para cambiarlo todo por completo. No es magia, son algoritmos y el ob- jetivo es acelerar negocios y hacer- los más eficientes Más allá de DALL-E y ChatGPT, el pano- rama de la IA no es nuevo y son muchas las empresas que ya se apoyan en algo- ritmos para hacer más eficientes sus pro- cesos o abrir nuevas líneas de negocio. Quizás la IA generativa es la que más nos llama la atención porque siempre hemos asociado una componente crea- tiva al diseño o la generación de con- tenidos y aquí, precisamente, vivimos toda una gran revolución. Un buen ejemplo en España es Keytrends.ai, una compañía que re- cientemente cerró su primera ronda de inversión y que ofrece a las empresas una plataforma con la que desarrollar su estrategia de contenidos basándose en datos y apoyándose en Inteligencia Ar- tificial; es decir, no es únicamente una generación de texto automática, es aná- lisis, descubrimiento de oportunidades y tendencias o sugerencias de ideas de contenidos que permiten conectar con los clientes gracias a lo que buscan en la red y lo que hacen los competidores. Digitalización Startups Tecnología Escanea este QR Escanea este QR
  • 7. Oescríbenosunemailahey@bifurcaciones.com 7 EDICIÓN Nº 15 - SILVER ECONOMY Otro caso interesante, muy cercano al uso que solemos dar a Chat GPT, es el de Redacta.me que pone el foco en la generación automática de textos, imá- genes, anuncios a través de una serie de plantillas de referencia y la capacidad de generación de GPT-3.5-Turbo. SeedTag es otra compañía que lleva en esto de la Inteligencia Artificial desde 2014 con foco en la publicidad contex- tual; es decir, generando anuncios en función del contenido e imágenes del contenedor en el que se va a insertar di- cha publicidad. El algoritmo es capaz de leer y entender la semántica de los tex- tos y el significado de las imágenes que aparecen en un contenido web y, de esta forma, diseñar el mejor anuncio posible que capte la atención de los clientes. Otro ejemplo interesante, y que además lleva ya bastante recorrido, es la mala- gueña Predictiva con foco en los cen- tros de atención al cliente, los call-cen- ters y los equipos comerciales. Expertos en procesamiento del lenguaje natural, han desarrollado Upbe, una plataforma de “inteligencia conversacional” que analiza la información contenida en conversaciones telefónicas con la idea de medir la calidad de la atención al cliente por vía telefónica y evitar, por ejemplo, la escucha manual de llama- das que solamente permiten alcanzar muestras muy acotadas convirtiendo el proceso en algo nada escalable. La IA también puede ayudar a los de- partamentos de recursos humanos de las empresas y buen ejemplo de ello es Erudit, una plataforma que permite conectar las herramientas habituales en la empresa (Zoom, Google Workspa- ce o Microsoft Teams) con el software de recursos humanos y obtener analí- ticas sobre las personas para detectar quiénes pueden estar quemadas, quién está a punto de marcharse, cómo es el ambiente de la compañía o el encaje de las personas con la cultura de la orga- nización. Otro caso de uso empresarial es el que aporta Voicit con la promesa de redu- cir un 70% el tiempo que dedicamos a escribir actas o resúmenes de las reu- niones a las que asistimos. En forma de extensión de Google Chrome, Voici se integra con las principales plataformas de videollamadas para extraer la infor- mación clave y evitar que tengamos que documentar; de hecho, también permi- te grabar una reunión y subir el audio para extraer el resumen. Siguiendo con el procesamiento de la voz, Happy Scribe nace también con el objetivo de ahorrar tiempo a las empre- sas; en este caso en la transcripción o en el subtitulado de vídeos, proceso ma- nual que ahora pasa a estar en manos de una IA que promete un 85% de fiabili- dad y, por tanto, una notable reducción del trabajo manual (relegado ya única- mente a la revisión y corrección final). OpenAI, la empresa detrás de Chat GPT, ha desarrollado OpenAI Codex, una plataforma que es capaz de programar a partir de órdenes escritas en lenguaje natural. De hecho, esto de que una má- quina escriba lenguaje para máquinas es una tendencia cada vez más popular y existen otras plataformas como Ask- Codi, CodePal o SourceAI que buscan ahorrar tiempo o, incluso, eliminar la necesidad de saber programación. Esta es la senda que ha seguido una spin- off de la Universidad Politécnica de Cata- luña llamada Process Talks, ofreciendo a las empresas un motor para automa- tizar procesos basada en la inteligencia artificial. Según la compañía, “si puedes explicar el proceso, entonces la platafor- ma puede crear la automatización del mismo”y,deestaforma,convertiracual- quier empleado en un “programador” de algoritmos que aceleren su trabajo y evi- ten procesos manuales y repetitivos. Finalmente, Koanly AI es una herra- mienta orientada a creadores de con- tenidos formativos y departamentos de formación de las empresas que lleva la IA a la creación de contenido para plataformas de teleformación y cursos online. La idea es acelerar la creación de los cursos gracias a la creación de esquemas, resúmenes o contenidos es- tructurados a partir de ideas y, así, ba- jar el coste de producción de unidades y contenidos didácticos. La IA también puede ser un gran ayudante para los profesionales sa- nitarios Los algoritmos y la Inteligencia Artifi- cial son también una herramienta de gran utilidad para la mejora de la cali- dad de la asistencia sanitaria. Pueden ayudar a los médicos a hacer mejores diagnósticos y a ofrecer un mejor segui- miento de los pacientes. En el primer número de Bifurcacio- nes hablamos de HumanITcare como ejemplo de startup que ofrecía al siste- ma hospitalario una plataforma con la que realizar seguimiento de pacientes, obtener información de wearables y dis- positivos médicos y llevarla al historial clínico y a los sistemas de seguimien- to. Esta compañía también se apoya en la IA para generar alertas y, por tanto, optimizar recursos y actuar de manera mucho más precisa cuando los pacien- tes lo necesitan. Otro caso en esta línea es Ephion Heal- th que ofrece también un sistema de monitorización de patologías crónicas que se apoya en la IA y en los datos de los dispositivos wearables de los pacien- tes para obtener métricas del estado de salud de los mismos. Rehbody está llevando la IA al ámbito de rehabilitación y la fisioterapia a tra- vés de una plataforma de ejercicios que, a través de la webcam del ordenador o de la cámara de una tablet, capta cómo está realizando los ejercicios el paciente y evalúa si los hace bien y la evolución que tiene (información que le llega a su fisioterapeuta para que pueda evaluar si hace los ejercicios que le mandó y cómo los hace). Quibim es una compañía valenciana que lleva años trabajando en el diagnós- tico de imágenes y el análisis de datos clínicos con el objetivo de ayudar a los profesionales sanitarios, como los ra- diólogos, a hacer mejores diagnósticos en fases tempranas. Su modelo predic- tivo cuenta con más de 100 millones de registros de imágenes de investigación de más de 150.000 pacientes de oncolo- gía y, de esta forma, han entrenado a un sistema de soporte que ayuda a detectar patologías de oncología, reumatología o neurología de manera temprana. Finalmente, vale la pena tener en el radar a Idoven que, gracias a sus más de 1,25 millones de horas de electrocar- diogramas, ofrece a los cardiólogos una plataforma capaz de leer e interpretar electrocardiogramas de manera masi- va, incluyendo los que puede realizar un Apple Watch y, de esta forma, en- contrar anomalías y prevenir infartos u otros problemas futuros. La IA no es Skynet, es algo real y es una gran oportunidad de negocio Cada vez más empresas van a adoptar sistemas y plataformas que se apoyan en IA porque acelerarán sus negocios o los harán más eficientes. Es un sector que está muy activo y los fondos de capital-riesgo han puesto su foco ahí, nacen nuevos fondos como Next Tier Ventures con foco 100% en este vertical y cada vez veremos más ope- raciones de inversión o compra de este tipo de compañías (como la reciente ad- quisición de la sevillana Xtreme.ai que digitalizaba menús de restaurantes para empresas de delivery a través de una pla- taforma que leía documentos PDF o foto- grafías de menús impresos en papel). ENTREVISTA Jaime Bosch es el director ejecutivo (CEO) de Voicemod, construyendo el futuro de las comunicación online. Como el octavo de diez hermanos, Jaime creció en un entorno que fo- mentaba la colaboración en equipo en la bús- queda de sus objetivos. Voicemod, que fundó en 2014 junto con sus hermanos Fernando y Juan, es su tercer negocio familiar sucesivo y actualmentecuentaconmásde40millonesde usuarios y emplea a más de 150 personas en todoelmundo. Escanea este QR JaimeBosch Alfabetización digital Inclusión Senior ¿Cómo describirías la importancia de la inteligencia artificial en el pa- norama tecnológico actual? La inteligencia artificial ha estado pre- sente durante muchos años. La explo- sión de la inteligencia artificial, en mi opinión, ha ocurrido en los últimos me- ses. Casi diría que su capacidad para en- tender el lenguaje natural y comunicar- se de forma orgánica con los humanos, a través del lenguaje, es fundamental. Para mí, el avance más significativo de la inteligencia artificial es la capacidad de escribirle como si estuvieras hablan- do con una persona, explicándole una tarea, objetivo o contexto, y que pueda comprenderlo e interpretarlo. ¿Cómo utilizas la inteligencia arti- ficial en tu día a día y cómo podrías utilizarla en el futuro? Actualmente utilizo la inteligencia ar- tificial más allá de que mi empresa de- sarrolle algoritmos de inteligencia ar- tificial. La utilizo en mi productividad diaria, profesionalmente e incluso en ámbitos más personales. Al final, la veo como una herramienta que nos permite ser más productivos y ampliar nuestras capacidades al adquirir conocimiento de forma más rápida. En los momentos donde más me gusta utilizarla es cuando quiero aprender sobre un tema que desconozco. Puede ser una receta de cocina, una técnica o cómo arreglar un motor de un automó- vil. Me gusta pedirle a la inteligencia artificial que me explique el concepto como si se lo estuviera explicando a un niño de cinco años, de diez años o a un adolescente. En mi opinión, tiene un gran potencial educativo, siendo uno de los avances más interesantes en térmi- nos de educación para las nuevas y ac- tuales generaciones. También la utilizo para ese propósito. ¿Cuáles son los desafíos más signifi- cativos en el desarrollo e implemen- tación de la inteligencia artificial en la sociedad actual? A ver, todo cambio tecnológico grande tiene un impacto en la sociedad. Me gus- ta mucho comparar las cosas porque se entienden mucho mejor. Pero pensemos que la sociedad actual sin internet, no sería muy complicada. Y eso que noso- tros hemos vivido en ese mundo cuando éramos niños. Cuando éramos adolescentes, teníamos WhatsApp y nos movíamos de otra ma- nera. Pero pensar en el cambio social es muy fuerte, ahora que tenemos inter-
  • 8. EDICIÓN Nº 16 - INTELIGENCIA ARTIFICIAL 8 BIFURCACIONES Unespaciodepensamientoyopiniónsobreelpresenteyelfuturo digitaldelasociedad.Suobjetivoesexplorarlaintersección entrelotecnológicoylohumanoycompartirpropuestas,ideasy reflexionesqueamplíenloslímitesdenuestrasexpectativas. HECHO CON COLABORADORES Continúa la experiencia digital escaneando este código QR: Papelecológico Comprometidoscon elmedioambiente. "Alguien inteligente aprende de la experiencia de los demás" -Voltaire M-7933-2021 net, la inteligencia artificial previsible- mente va a ser un cambio incluso más grande. Es decir, va a tener implicacio- nes sociales muy importantes. Esas im- plicaciones sociales van a afectar inclu- so a los puestos de trabajo. La evolución de algunos puestos de trabajo será más de gestión ya que, las pequeñas tareas estarán automatizadas. Viene un cambio bastante fundamental en la sociedad. Ese es el reto fundamen- tal: saber adaptarnos a esto y utilizar la tecnología como una herramienta que hace al ser humano mejor y que nos ayu- da a evolucionar. El desafío que plantea la inteligencia artificial es la posibilidad de alcanzar un nivel de inteligencia tan avanzado que lleguemos a la inteligencia artificial general, un concepto que se menciona con frecuencia y que podría volverse pe- ligroso incluso para los seres humanos. Con el fin de prevenir este escenario, se están implementando mecanismos re- gulatorios. Considero que el papel de los gobiernos y los estados es crucial en este aspecto, ya que deben establecer leyes y regulaciones adecuadas. Aunque muchas veces la tecnología, avanza más rápido que los propios me- canismos de autorregulación de la so- ciedad y la generación de nuevas leyes. Entonces, creo que en este momento te- nemos un papel muy importante las em- presas para autorregularnos, establecer ciertas normas, valores e implicaciones. Entonces ¿qué opinas sobre la inteli- genciaartificialenelmercadolaboral? Diría que en un futuro, quizás no muy lejano, será un requisito muy importan- te tener habilidades en inteligencia ar- tificial. Pongo un ejemplo sencillo, pero similar a cuando se pedía a casi cual- quier persona que supiera usar un pro- cesador de texto hace unos años. En ese entonces, había gente que sabía usarlo y gente que no. Los que sabían usarlo tenían un valor añadido. Sin embargo, creo que en un corto plazo de tiempo será un requisito básico saber interac- tuar, utilizar e incorporar herramientas de inteligencia artificial en los procesos, ya sea en la creación o en la automatiza- ción de investigación, entre otras áreas. No me refiero a interferir en el flujo de trabajo de cada persona, pero sí creo que es importante introducirlo en los proce- sos de productividad. Además, creo que tiene un componente importante de mentalidad, de comprender que estas tecnologías nos pueden hacer mejores y superar los miedos y rechazos que al- gunas personas pueden tener. Es funda- mental construir con ellas, utilizarlas como herramientas que nos benefician, pero al mismo tiempo debemos estar atentos, regular su uso y tener conversa- ciones sobre datos, ética y otros aspec- tos importantes. No debemos ignorar estas cuestiones, pero al mismo tiempo, la inteligencia artificial nos ofrece avan- ces sin precedentes tanto a nivel indivi- dual como para la humanidad en gene- ral, al menos en mi experiencia de vida. ¿Cuáles son los desafíos y riesgos en la implementación de la inteligencia artificial generativa a gran escala, especialmente en la creación y ma- nipulación del audio? Bueno, en el concepto de una inteligen- cia artificial, es un modelo que se entre- na con datos. Es decir, alimentas al mo- delo con datos y va aprendiendo poco a poco. Es capaz de generar cosas nuevas basadas en ese aprendizaje. Uno de los principales desafíos radi- ca en determinar qué datos se utilizan para entrenar a la inteligencia artificial. En el caso de nuestra empresa, Voice- mod, utilizamos datos de los que somos propietarios, generados internamente o adquiridos legalmente. Actualmente, no existe una regulación clara en este aspecto. Si bien es posible utilizar datos de diferentes fuentes, en algunos casos se prohíbe debido a los derechos de au- tor y otras restricciones legales. Siempre habrá usos fraudulentos en cualquier tecnología. Lo que debemos hacer como empresas es implementar mecanismos para asegurarnos de que esta tecnología llegue a manos de los usuarios de la manera más segura y pre- venir su mal uso. ¿Cuáles son los avances más emo- cionantes, más transformadores que piensas que van a cambiar la forma en que se genera y se consu- me el audio? Bueno, si pensamos en la pieza más icónica de audio que existe, probable- mente sin lugar a dudas sea la música. La música nos mueve por dentro y nos transmite sentimientos de una manera única. Nos transporta a momentos, lu- gares y personas. Tiene la capacidad de conectar con los seres humanos de una forma especial. Uno de los aspectos que me resultan más interesantes es todo lo relacionado con la inteligencia artificial aplicada a la música. Esto incluye la generación de nuevos sonidos, ritmos y géneros musi- cales que ni siquiera hemos imaginado, así como la posibilidad de "resucitar" a artistas fallecidos. Es un mundo apasio- nante, pero también presenta desafíos en términos de derechos de autor y un buen uso de estas tecnologías. En mi opinión, esto llevará a una socie- dad creativa donde cada vez más perso- nas podrán expresarse y crear contenido de manera intuitiva y sencilla, utilizan- do el lenguaje natural. Esto democratiza la creación de contenido y permite que casi cualquier persona pueda convertir- se en creador. Creo que todos tenemos algo que decir y la creación es una forma de expresión. Es muy interesante que se democratice esta capacidad. Y considerando los próximos años, ¿cómo crees que se va a transfor- mar el área generativa en el sector del audio? ¿Hay algo en desarrollo o alguna visión que te parezca intere- sante? Es difícil hacer una predicción con la inteligencia artificial generativa, ya que está avanzando rápidamente. Hace un año no imaginábamos que avanzaría a esta velocidad. Lo que veo es que se di- rige hacia la creación y la integración en todos los procesos de creación de audio profesional. Es posible que incluso lle- guemos a tener inteligencia artificial generativa incorporada en los propios instrumentos musicales. Hasta ahora, estas tecnologías han es- tado un poco separadas, pero personas muy inteligentes están conectando di- ferentes elementos, como imágenes y audios, para crear videos de alta calidad en tiempo real. Estamos llegando a un punto en el que se podrán realizar pro- ducciones audiovisuales solo con inteli- gencia artificial. ¿Cuáles son los beneficios o los ries- gos de la autoexpresión? Nosotros entendemos que la expresión tiene mucho que ver con la identidad. Por ejemplo, la expresión siempre ha existido. Es como me visto, es como me corto el pelo. La música que me gusta me define. Los amigos que tengo, mis gustos, a lo que me dedico, todo eso forma parte de quién es Jaime. Y lo que nos permite la inteligencia artificial es amplificar la forma en que nos expre- samos en los espacios digitales, en los espacios de comunicación digital. Con la inteligencia artificial, se reconocen formas y fondos, se separan y se pin- tan. Entonces, para nosotros, la expre- sión es la capacidad de que las personas puedan comunicarse y expresarse sien- do ellas mismas más que nunca. Ahora utilizamos un concepto que me gusta mucho en Voicemod, lo llamamos “po- tencia tu voz”. Nosotros nos enfocamos en el campo de la autoexpresión, porque es a lo que nos dedicamos. Ponemos tecnologías en manos de los usuarios para que se ex- presen en los espacios digitales, ya sea en comunicaciones de vídeo, solo de voz o incluso en chats síncronos. Las tecnologías de voz aplicadas a la inteligencia artificial tienen un factor muy importante en este aspecto. Yo ten- go mi lenguaje en mi comunicación, mi forma de interactuar con mi grupo. Y esto refuerza los lazos que tienes con tus amigos, generando este tipo de comuni- cación que es muy importante. Al final, el ser humano históricamente ha busca- do pertenecer a un grupo del que forma parte de su identidad y desarrollarse. Cuéntanos un poco sobre Voicemod, ¿en qué momento se encuentra la empresa? Estamos en un momento bastante in- teresante con toda esta tecnología que avanza tan rápido. Cuando algo avanza tan rápido, tiene sus pros y sus contras, porque tienes que lanzar un producto. No puedes estar siempre esperando a decir: "Bueno, ahora sale una nueva ver- sión, espero". Y cuando lo vas a lanzar, ya hay algo mejor y dices: "Pero ya es tarde, tengo que lanzarlo al mercado". Así que estamos en un momento en el que vamos a lanzar muchas formas nue- vas de expresión con audio, desde textos hablados hasta temas relacionados con la música. Como sabes, la música es una de mis pasiones, soy músico, y siempre ha sido un sueño que nuestra empresa pudiera ayudar a las personas a crear música. Estamos en un momento interesante porque el audio está ganando prota- gonismo. No diría que está en primer plano, porque nunca lo ha estado, pero está en un plano más elevado que en años anteriores. Cuando empezamos, parecía que estábamos adelantados a nuestro tiempo y al contexto de aquella época. Pero eso también nos sirvió para aprender, cometer errores y fracasar muchas veces. Siempre le digo al equi- po que fallar es muy importante en el proceso, porque es la mejor manera de aprender. Por último, ¿cuáles son las tecnolo- gías que estás utilizando? No soy un experto absoluto en el tema, pero conozco algunas tecnologías. Uti- lizo lo clásico, como Chatbot. Además, utilizo inteligencia artificial para ge- nerar resúmenes de artículos largos cuando no tengo tiempo para leerlos completos. También utilizamos inteli- gencia artificial para transcribir reunio- nes y proporcionar resúmenes y vídeos a las personas que no pueden asistir. En cuanto a la creatividad, utilizamos inte- ligencia artificial para la generación de imágenes. VER ENTREVISTA ESCUCHAR ENTREVISTA Escanea este QR Escanea este QR .es