SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 15
UNA ANÉCDOTA PARA CONTAR

Sir Ernest Rutherford, presidente de la Sociedad Real
Británica y Premio Nóbel de Química en 1908, contaba la
siguiente anécdota:

Hace algún tiempo, recibí la llamada de un colega. Estaba
a punto de poner un cero a un estudiante por la respuesta
que había dado en un problema de física, pese a que este
afirmaba con rotundidad que su respuesta era
absolutamente acertada. Profesores y estudiantes
acordaron pedir arbitraje de alguien imparcial y fui elegido
yo.
Leí la pregunta del examen y decía: "Demuestre como es
posible determinar la altura de un edificio con la ayuda de
un barómetro".

El estudiante había respondido: "lleva el barómetro a la
azotea del edificio y átale una cuerda muy larga.
Descuélgalo hasta la base del edificio, marca y mide. La
longitud de la cuerda es igual a la longitud del edificio".
Realmente, el estudiante había planteado un serio
problema con la resolución del ejercicio, porque había
respondido a la pregunta correcta y completamente.

Por otro lado, si se le concedía la máxima puntuación,
podría alterar el promedio de su año de estudios, obtener
una nota mas alta y así certificar su alto nivel en física; pero
la respuesta no confirmaba que el estudiante tuviera ese
nivel.
Sugerí que se le diera al alumno otra oportunidad. Le
concedí seis minutos para que me respondiera la misma
pregunta pero esta vez con la advertencia de que en la
respuesta debía demostrar sus conocimientos de física.
Habían pasado cinco minutos y el estudiante no había
escrito nada. Le pregunte si deseaba marcharse, pero me
contesto que tenía muchas respuestas al problema. Su
dificultad era elegir la mejor de todas. Me excuse por
interrumpirle y le rogué que continuara.
En el minuto que le quedaba escribió la siguiente
respuesta: coge el barómetro y lánzalo al suelo desde la
azotea del edificio, calcula el tiempo de caída con un
cronometro. Después se aplica la formula altura = 0,5 por A
por T2. Y así obtenemos la altura del edificio. En este punto
le pregunte a mi colega si el estudiante se podía retirar. Le
dio la nota más alta.

Tras abandonar el despacho, me reencontré con el
estudiante y le pedí que me contara sus otras respuestas a
la pregunta. Bueno, respondió, hay muchas maneras, por
ejemplo, coges el barómetro en un día soleado y mides la
altura del barómetro y la longitud de su sombra. Si
medimos a continuación la longitud de la sombra del
edificio y aplicamos una simple proporción, obtendremos
también la altura del edificio.

Perfecto, le dije, ¿y de otra manera? Si, contestó, este es
un procedimiento muy básico: para medir un edificio, pero
también sirve. En este método, coges el barómetro y te
sitúas en las escaleras del edificio en la planta baja. Según
subes las escaleras, vas marcando la altura del barómetro
y cuentas el número de marcas hasta la azotea. Multiplicas
al final la altura del barómetro por el número de marcas que
has hecho y ya tienes la altura. Este es un método muy
directo.
Por supuesto, si lo que quiere es un procedimiento mas
sofisticado, puede atar el barómetro a una cuerda y
moverlo como si fuera un péndulo. Si calculamos que
cuando el barómetro esta a la altura de la azotea la
gravedad es cero y si tenemos en cuenta la medida de la
aceleración de la gravedad al descender el barómetro en
trayectoria circular al pasar por la perpendicular del edificio,
de la diferencia de estos valores, y aplicando una sencilla
formula trigonométrica, podríamos calcular, sin duda, la
altura del edificio.

En este mismo estilo de sistema, atas el barómetro a una
cuerda y lo descuelgas desde la azotea a la calle.
Usándolo como un péndulo puedes calcular la altura
midiendo su periodo de presesión. En fin, concluyo, existen
otras muchas maneras. Probablemente, la mejor sea coger
el barómetro y golpear con el la puerta de la casa del
conserje. Cuando abra, decirle: señor conserje, aquí tengo
un bonito barómetro. Si usted me dice la altura de este
edificio, se lo regalo. En este momento de la conversación,
le pregunte si no conocía la respuesta convencional al
problema (la diferencia de presión marcada por un
barómetro en dos lugares diferentes nos proporciona la
diferencia de altura entre ambos lugares) evidentemente,
dijo que la conocía, pero que durante sus estudios, sus
profesores habían intentado enseñarle a pensar.

El estudiante se llamaba Niels Bohr, físico danés, premio
Nóbel de Física en 1922, mas conocido por ser el primero
en proponer el modelo de átomo con protones y neutrones
y los electrones que lo rodeaban. Fue fundamentalmente
un innovador de la teoría cuántica. Al margen del
personaje, lo divertido y curioso de la anécdota, lo esencial
de esta historia es que LE HABÍAN ENSEÑADO A
PENSAR.
EXIGENCIAS PROFESIONALES DEL
    MERCADO LABORAL ACTUAL Y
              FUTURO
Cuando se intenta resumir en un solo vocablo cuál es la
característica que mejor define a la sociedad de finales del
siglo XX existe cierta unanimidad en asegurar que se trata
de una sociedad fundamentada en el cambio. Cambio que
se produce en todos y cada uno de los subsistemas que la
conforman. Entre ellos el educativo, como se acaba de
apuntar, y el productivo.
Entre los efectos derivados, en éste último sector, de la
necesidad de adaptación a las nuevas necesidades y
demandas de la sociedad actual destacan la
transformación del mercado laboral y la reestructuración de
las organizaciones. En ambos casos juega un papel
decisivo el exponencial desarrollo tecnológico sobrevenido
en las últimas décadas.
La transformación del mercado laboral constituye uno de
los fenómenos más preocupantes pues incide directamente
en los niveles de empleo y ocupación existentes. Los
elevados índices de desempleo, que afectan de forma
permanente en nuestro país a más del 20% de la población
activa, requieren no sólo de medidas estructurales
parciales sino que demandan de reformas más profundas
que afectan al propio sistema educativo. Al mismo tiempo
aparecen nuevas formas de trabajo y ocupación. Algunas
de ellas, como en el caso del teletrabajo, directamente
ligadas con el desarrollo de las nuevas tecnologías de la
información y comunicación. Otras, como el autoempleo,
requieren de ciertas cualidades personales para su puesta
en práctica. En estos y otros casos la incidencia de la
tecnología se da, como señala Sáez Fernández (1994), de
distintas maneras: cambiando las formas de realizar las
tareas, modificando el contenido de las mismas o
simplemente haciendo desaparecer algunas actividades y
creando otras de nuevas.
Paralelamente a estas transformaciones las propias
organizaciones empresariales están siguiendo en su seno
auténticas revoluciones que permitan superar la situación
tan claramente descrita por Hammer y Champy (1993).
Estos autores aseguran al hablar de las empresas
americanas que están a punto de entrar en el siglo XXI con
las estructuras organizativas diseñadas en el siglo XIX.
Para intentar limitar y regular este desajuste están
apareciendo      nuevos paradigmas de organización
empresarial. Entre ellos merecen especial interés las
propuestas hechas por Hammer y Champy bajo el nombre
de reingeniería de procesos, la organización basada en la
información de Drucker, la organización autodidacta
propuesta por Senge, los sistemas de trabajo de alto
rendimiento de Nadler o las competencias esenciales
descritas por Hamel y Prahalad.
En todos los modelos aparecen referencias explícitas y
directas a la necesidad de considerar la tecnología -nuevas
tecnologías con frecuencia- y a los propios individuos
integrantes de la organización como elementos
primordiales y determinantes de las nuevas formas de
organización empresarial. En este sentido la propuesta de
Hamel y Prahalad (1995) resulta ser particularmente
interesante.
Hamel y Prahalad plantean el cambio organizacional
basándose en la búsqueda de competencias esenciales.
Competencias referidas tanto a las propias de la empresa
como a las de las personas que trabajan en ella. Para
lograr la adaptación de las competencias existentes a las
necesarias se requiere la aplicación de ciertos mecanismos
de cambio. Entre tales mecanismos proponen el
aprendizaje permanente como medio para lograr las
competencias esenciales de los empleados. La eliminación
de la burocracia interna de la organización, la utilización
racional de recursos y la descentralización en la toma de
decisiones se contemplan como otras de las estrategias a
llevar cabo en este proceso de búsqueda de competencias.
Pero quizás sean sus constantes llamadas sobre las
actitudes de los empleados, independientemente de su
posición en la empresa, el elemento estratégico de mayor
interés de sus planteamientos. Resulta atractivo ver como
se demanda a los directivos conductas que denoten un alto
grado de curiosidad, de tolerancia y humildad; que la
preocupación por el desarrollo de la empresa ha de acabar
siendo un reto compartido por todos sus empleados; que
todos han de llegar a pensar de forma diferente a como lo
están haciendo en el intento de lograr estrategias
colectivas inteligentes o que se ofrezca libertad para aplicar
las propias capacidades al trabajo realizado tras romper
con las tradicionales estructuras verticales.
Como se decía anteriormente y recogiendo las palabras de
Fernández Calvo (1994) entre las características
esenciales que definen los nuevos modelos de empresa y
organización empresarial destacan -atendiendo al factor
personal y humano- los nuevos roles a desempeñar por
profesionales y directivos, su continua capacidad de
aprendizaje, la facilidad de adaptación al cambio y el
énfasis en el trabajo en equipo.
Pero no sólo se aborda la búsqueda de las competencias
desde las propias empresas. También desde la formación y
orientación profesional existe una preocupación manifiesta
por las competencias que han de adquirir los jóvenes
-aunque no sólo ellos (Echeverría, 1995)- para posibilitar
una transición efectiva a la vida activa.
El interés que despiertan las competencias en el ámbito
profesional, especialmente en países de la Unión Europea,
no está exenta de polémica, contradicciones y enfoques
distintos según el país que las considera. Grootings (1994)
reconoce la imposibilidad de llegar a un acuerdo acerca del
significado del término competencia en seminarios
organizados por el CEDEFOP.
A pesar de tales dificultades Bunk (1994) desarrolla un
concepto de competencia profesional de particular interés.
Bunk enmarca dicho concepto en un modelo amplio del
cambio estructural que se produce en la sociedad actual.
Considera que tiene competencia profesional
“quien dispone de los conocimientos, destrezas y aptitudes
necesarios para ejercer una profesión, puede resolver los
problemas profesionales de forma autónoma y flexible, y
está capacitado para colaborar en su entorno profesional y
en la organización del trabajo” (Bunk, 1994: 9)
Bunk diferencia entre cuatro tipos de competencias
distintas: técnica, metodológica, social y de cooperación.
Cada una de estas competencias integra una serie de
contenidos que le son propios y que la determinan. Estos
contenidos los presenta el propio Bunk sintetizados en la
tabla de la página siguiente.
Se observa sin dificultad que buena parte de los contenidos
que constituyen las competencias metodológica, social y
participativa coinciden con las demandas hechas desde las
teorías de organización empresarial. En el mismo sentido
se manifiesta Rojo (1994) cuando, desde la administración,
comprueba que las empresas demandan cada vez más
personas con iniciativa, capacidad de organización, de
relación y de trabajo en grupo, dinamismo, capacidad para
ser polivalente, ser responsable o estar motivado. Más allá
de la coincidencia con las constataciones hechas hasta el
momento resulta especialmente significativo que estas
demandas se hagan incluso para puestos de trabajo que
no requieren capacitación profesional.


PRINCIPALES CONTENIDOS DE LAS COMPETENCIAS (Bunk,
1994:10)


TÉCNICA             METODOLÓGICA SOCIAL                      PARTICIPATIVA

Conocimientos, Procedimientos             Formas      de Formas       de
destrezas,                                comportamiento organización
aptitudes

Transciende                               Individuales:      Capacidad de:
los límites de la   Procedimientos        Disposición al     Coordinación.
profesión           de          trabajo   trabajo.           Organización.
Relacionada         variable.             Capacidad de       Relación.
con            la   Solución              adaptación.        Convicción.
profesión.          adaptada a la         Capacidad de       Decisión.
Profundiza la       situación.            intervención.      Responsabilidad.
profesión.          Resolución      de    Interpersonales:   Dirección.
Amplía         la   problemas.            Disposición a la
profesión.          Pensamiento,          cooperación.
Relacionada         trabajo,              Honradez.
con la              planificación,        Rectitud.
empresa.            realización       y   Altruismo.
                    control               Espíritu      de
                    autónomos.            equipo.
                    Capacidad       de
                    adaptación.

CONTRIBUCIONES DE LA TECNOLOGÍA EN EL
DESARROLLO DE COMPETENCIAS PROFESIONALES
Durante el período de escolarización obligatoria todo
ciudadano recibe una educación general que contribuye al
desarrollo de sus propias capacidades personales. Una de
las particularidades de esta formación inicial es el
establecimiento de los fundamentos o bases de las
competencias profesionales. También la Tecnología
colabora en esta tarea de desarrollo de capacidades
generales. Pero, por las características propias del área y
por el currículo que desarrolla, su papel en la adquisición
inicial de competencias profesionales es del todo
relevante.
Una revisión de los curriculums del área establecidos por
distintas administraciones educativas, en particular el
prescrito en la Comunidad Autónoma de Cataluña (1993),
pone al descubierto sus aportaciones en la formación de
competencias. Estas aportaciones, según su origen,
provienen de tres componentes distintos del curriculum:
objetivos, contenidos y metodología.
En los objetivos generales de la Tecnología para toda la
etapa de la educación secundaria obligatoria aparece
definida la adquisición de capacidades y conocimientos
relacionados con el mundo laboral. Los contenidos
derivados de dichos objetivos recogen -con independencia
de su naturaleza procedimental, actitudinal o conceptual-
conocimientos, técnicas, estrategias, normas, valores,...
demandados por los empleadores. También las
posibilidades de diversificación metodológica que permite
el área de Tecnología contribuyen directamente al
desarrollo de competencias profesionalizadoras.
Partiendo de esta diferenciación entre objetivos,
contenidos y metodología puede iniciarse un análisis
detallado de cuáles son las contribuciones concretas de la
Tecnología en la adquisición de competencias. Análisis
efectuado, asimismo, a la luz de la clasificación de
competencias propuesta por Bunk.
Bajo distintas formulaciones, según el currículo examinado,
se recogen entre los objetivos generales de la etapa
referencias específicas relacionadas genéricamente con el
trabajo y el mercado laboral y, particularmente, con
competencias profesionalizadoras. En concreto cuando se
habla de la adquisición de las siguientes capacidades:
Proyectar y construir objetos tecnológicos sencillos
partiendo de la realidad y planificando su ejecución, de
forma que se anticipen las necesidades y uso de recursos
materiales y humanos.
Abordar problemas tecnológicos sencillos con creatividad y
autonomía, aplicando también los conocimientos del ámbito
tecnológico ya adquiridos.
Utilizar con precisión terminología, simbología e
instrumentos de procesos tecnológicos.
Incorporar conocimientos sobre las aplicaciones de la
tecnología, especialmente en el momento de considerar
opciones profesionales y de estudio.
Extrapolar la fabricación artesanal de objetos a sistemas de
producción industrial.
Analizar y valorar críticamente el impacto del desarrollo
tecnológico en la evolución social y técnica del trabajo.
Adquirir y valorar el sentimiento de satisfacción producido
por la realización de un trabajo en condiciones, la
resolución de problemas y la perseveración en la
superación de las dificultades propias del proceso.
Valorar la importancia de trabajar en equipo asumiendo
responsabilida-des individuales en la ejecución de las
tareas encomendadas, haciéndolo con actitud de
cooperación, tolerancia y solidaridad.
Resulta, pues, evidente la preocupación existente desde la
base del curriculum del área por potenciar la adquisición de
capacidades demandadas posteriormente en el ejercicio
profesional. Esta preocupación, en ningún caso, ha de
confundirse con el intento de iniciar una preparación
profesional temprana. Se descarta esta posibilidad al
observar que el tipo de capacidades que están siendo
consideradas en el curriculum no son específicas de ningún
campo profesional en concreto. Son en realidad
capacidades generales que han de serle útiles al alumno
en el desempeño de cualquier profesión.
Es en la revisión de los contenidos curriculares donde
puede observarse en toda su plenitud la convergencia
existente entre dichos contenidos y las demandas de
capacitación profesional. Esta convergencia se da
especialmente en el caso de contenidos procedimentales y
actitudinales, si bien también aparece - aunque a distinto
nivel y enfoque- en los contenidos de tipo conceptual.
En los contenidos conceptuales se abordan conocimientos
que afectan a la competencia técnica de algunas
profesiones. Es el caso de los conocimientos relativos a
distintas profesiones acerca de sus perfiles y
características      profesionales,    tareas      habituales,
condiciones de trabajo, salidas laborales o sector
productivo en que se desarrollan. También cuando se
tratan aspectos relacionados con los procesos de
producción y fabricación industrial o artesanal, la evolución
e incidencia del desarrollo tecnológico en dichos procesos
de producción y las instalaciones y maquinaria necesarias
empleadas.
Es considerable el número de contenidos procedimentales
propios de la tecnología que coinciden con la demanda de
competencias técnicas y metodológicas e incluso sociales
y participativas. Entre estos contenidos se encuentran:
La creación y diseño de productos tecnológicos específicos
tales como aparatos, máquinas, circuitos, objetos y útiles
de forman que se adapten a las especificaciones
planteadas y se atienda a su funcionalidad y ergonomía.
La planificación y establecimiento de secuencias de
procesos de construcción y producción, junto con la
organización de las tareas derivadas de trabajo individual o
colectivo.
La resolución de problemas tecnológicos de distinta
naturaleza, y dificultad, surgidos de necesidades y
situaciones problemáticas detectadas por los propios
alumnos.
La aplicación de técnicas específicas de construcción.
Técnicas diversas de unión, corte, montaje, acabado, etc.
empleadas en el ejercicio de distintas profesiones.
La selección y uso de materiales, máquinas y herramientas
de diferente tipología y utilidad.
El montaje de objetos, construcciones, aparatos e
instalaciones, así como el ajuste y sustitución de
componentes y la localización de averías.
La aplicación de instrucciones específicas. Instrucciones
referidas a procesos de montaje y construcción, de uso y
funcionamiento de útiles y maquinaría o de desarrollo de
tareas y actividades entre otros.
En el ámbito de los contenidos actitudinales se recogen
competencias de tipo metodológico, social y participativo
que tanto Bunk como otros autores, Fox (1991) y
Beaussart(1995), consideran esenciales para el logro de
una buena capacitación profesional. Se trata de actitudes y
valores como:
La toma de conciencia de la importancia del trabajo en
grupo, la disposición a realizarlo y la valoración de las
aportaciones de todos sus componentes.
La valoración del orden, rigor, pulcritud y calidad en la
realización de trabajos individuales y colectivos junto a las
actitudes de iniciativa y flexibilidad manifestadas en dichos
trabajos.
La valoración positiva de las profesiones y del trabajo.
La colaboración en el mantenimiento en condiciones del
aula de tecnología, del material propio y del de uso común.
Finalmente, las posibilidades de utilización en el aula de
tecnología de distintas metodologías didácticas en los
procesos de enseñanza-aprendizaje contribuye también de
forma directa al desarrollo de competencia profesional en el
alumno. Ello se produce cuando el profesor decide
trasvasar parte de su protagonismo al alumno propiciando
su participación activa y dinámica en su propio aprendizaje,
rompiendo con las relaciones y roles establecidos en el
proceso didáctico de corte más tradicional. En tal caso el
profesor opta por la utilización de diferentes métodos y
estrategias didácticas en función de las situaciones de
aprendizaje que desea plantear. Entre estas estrategias
cabe destacar la utilización del método de proyectos y la
resolución de problemas tecnológicos, como medios para
materializar el proceso tecnológico; el enfoque abierto y
divergente dado a estos métodos; el análisis de objetos
tecnológicos, incluido su desmontaje y montaje; la
aplicación de técnicas creativas en la búsqueda de
soluciones a situaciones problemáticas y la formación de
grupos reducidos como forma frecuente de trabajo.
Así pues el curriculum del área de tecnología y su puesta
en práctica contribuyen de una forma especial al desarrollo
inicial de competencias esenciales que, tal y como hemos
visto,    se   demandan       desde     las   organizaciones
empresariales en el ejercicio de todo tipo de profesiones.
Este desarrollo inicial ha de llegar a constituir una base
firme sobre la cual cada persona de acuerdo con sus
intereses, capacidades y posibilidades acabe asentando
aprendizajes profesionalizadores específicos que le
capaciten, finalmente, para el ejercicio de una profesión y
una transición e integración efectivas al mundo laboral.
BIBLIOGRAFÍA

BEAUSSART,M.(1995):      Su    evaluación    profesional.
Conozca sus propias capacidades. Barcelona: Granica.

BUNK,G.P.(1994): “La transmisión de las competencias en
la formación y perfeccionamiento profesionales de la RFA””,
Revista Europea de Formación Profesional, 1, 8-14.

ECHEVERRÍA,B. (1995): “La orientación profesional: su
papel en la cualificación y desarrollo de los recursos
humanos” en BLASCO,B.(Coord.), La generación de
cualificaciones en las organizaciones. Oviedo: Aspa-Ficyt.

FERNÁNDEZ CALVO,R.(1994): “La Corporación Virtual y
el factor humano”, Capital Humano, 69, 25-29.

FONT,J.(1995): L’ensenyament de la Tecnologia a l’ESO.
Vic: Eumo Editorial.

FOXJ.M.(1991): Las cualidades personales más necesarias
en la empresa. Bilbao: Deusto.

GARCÍA GARRIDO, J.L. (1987): Sistemas educativos de
hoy. Madrid: Dykinson.

GENERALITAT DE CATALUNYA(1993): Curriculum
Educació Secundària Obligatòria. Àrea de Tecnologia.
Barcelona: Dep. d’Ensenyament.

GROOTINGS,P.(1994): “De la cualificación a la
competencia: ¿de qué se habla?”, Revista Europea de
Formación Profesional, 1, 5-7.
HAMEL,G. y PRAHALAD,C.K. (1995): Compitiendo por el
futuro. Estrategia crucial para crear los mercados del
mañana. Barcelona: Ariel.

HAMMER,M. y CHAMPY,J.(1993): Reengineering the
Corporation: A Manifesto for Business Revolution. New
York: HarperBusiness .

LEWIS,T.(1991): “Introducing technology into school
curricula”, Journal of Curriculum Studies, 23, 2, 141-154.

MANZANO,J. y otros(1984): “La reforma que viene. Área
tecnológica”, Nueva Revista de Enseñanzas Medias, 4,
7-10.

ROJO,M.(1994): “Las empresas aprecian cada vez más
valores propios de la persona”, El Periódico, 19-01-94.

SÁEZ FERNÁNDEZ,F.(1994): “Cambio tecnológico y
empleo: algunas cuestiones de interés”, Revista de
Economía y Sociología del Trabajo, 19-20, 75-83.

WALENCIK,V.J.(1991): “Evaluación de las habilidades de
los niños para resolver problemas tecnológicos: control de
los logros progresivos”, en LAYTON,D. (Coord.):
Innovaciones en la educación en ciencias y tecnología.
Vol.III. París: UNESCO. 131-146.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

EJERCICIOS MATEMATICOS PARA 2° GRADO
EJERCICIOS MATEMATICOS PARA 2° GRADOEJERCICIOS MATEMATICOS PARA 2° GRADO
EJERCICIOS MATEMATICOS PARA 2° GRADO
ariecita
 
Cuento sobre la responsabilidad
Cuento sobre la responsabilidadCuento sobre la responsabilidad
Cuento sobre la responsabilidad
Rosiris R Calderon
 
Creacion de dios
Creacion de diosCreacion de dios
Creacion de dios
tamayo22
 

La actualidad más candente (20)

Resumen de la semana santa
Resumen de la semana santaResumen de la semana santa
Resumen de la semana santa
 
6º grado de primaria - Razonamiento Matemático 1
6º grado de primaria - Razonamiento Matemático 16º grado de primaria - Razonamiento Matemático 1
6º grado de primaria - Razonamiento Matemático 1
 
Cuento sobre las basuras
Cuento sobre las basurasCuento sobre las basuras
Cuento sobre las basuras
 
Problemas matematicos para primer grado.pdf
Problemas matematicos para primer grado.pdfProblemas matematicos para primer grado.pdf
Problemas matematicos para primer grado.pdf
 
Familia en ingles para ninos
Familia en ingles para ninosFamilia en ingles para ninos
Familia en ingles para ninos
 
EJERCICIOS MATEMATICOS PARA 2° GRADO
EJERCICIOS MATEMATICOS PARA 2° GRADOEJERCICIOS MATEMATICOS PARA 2° GRADO
EJERCICIOS MATEMATICOS PARA 2° GRADO
 
20 textos para-comprension-lectora 1o y 2o grado
20 textos para-comprension-lectora 1o y 2o grado20 textos para-comprension-lectora 1o y 2o grado
20 textos para-comprension-lectora 1o y 2o grado
 
Historietas de Valores
Historietas de ValoresHistorietas de Valores
Historietas de Valores
 
Periodico mural diciembre editorial
Periodico mural diciembre editorialPeriodico mural diciembre editorial
Periodico mural diciembre editorial
 
Ejercicios de comprension de lectura 4 grado primaria
Ejercicios de comprension de lectura   4 grado primariaEjercicios de comprension de lectura   4 grado primaria
Ejercicios de comprension de lectura 4 grado primaria
 
Fichas de "Semana Santa" PRIMARIA.
Fichas de "Semana Santa" PRIMARIA.Fichas de "Semana Santa" PRIMARIA.
Fichas de "Semana Santa" PRIMARIA.
 
Historieta. 3
Historieta. 3Historieta. 3
Historieta. 3
 
Lectura de paco yunque
Lectura de paco yunqueLectura de paco yunque
Lectura de paco yunque
 
Amenidades para niños... Reírse es Buenísimo!!!
Amenidades para niños... Reírse es Buenísimo!!!Amenidades para niños... Reírse es Buenísimo!!!
Amenidades para niños... Reírse es Buenísimo!!!
 
Cuento sobre la responsabilidad
Cuento sobre la responsabilidadCuento sobre la responsabilidad
Cuento sobre la responsabilidad
 
Creacion de dios
Creacion de diosCreacion de dios
Creacion de dios
 
Anecdotas
AnecdotasAnecdotas
Anecdotas
 
El Planeta Tierra Está Enfermo
El Planeta Tierra Está EnfermoEl Planeta Tierra Está Enfermo
El Planeta Tierra Está Enfermo
 
Poesías para el aniversario del Colegio.
Poesías para el aniversario del Colegio.Poesías para el aniversario del Colegio.
Poesías para el aniversario del Colegio.
 
Mi colegio
Mi   colegioMi   colegio
Mi colegio
 

Destacado (13)

Anecdota
AnecdotaAnecdota
Anecdota
 
La anecdota
La anecdotaLa anecdota
La anecdota
 
Anecdotas Familiares
Anecdotas FamiliaresAnecdotas Familiares
Anecdotas Familiares
 
Anécdotas
AnécdotasAnécdotas
Anécdotas
 
Sesion 2 marzo la anécdota
Sesion 2 marzo la anécdotaSesion 2 marzo la anécdota
Sesion 2 marzo la anécdota
 
Sesión de anecdotas
Sesión de anecdotasSesión de anecdotas
Sesión de anecdotas
 
Planificación de clase 3 básico A
Planificación de clase 3 básico APlanificación de clase 3 básico A
Planificación de clase 3 básico A
 
El anecdota
El  anecdotaEl  anecdota
El anecdota
 
Planificación de clase 2 básico
Planificación de clase 2 básico Planificación de clase 2 básico
Planificación de clase 2 básico
 
La anécdota función y estructura. 5to grado
La anécdota función y estructura. 5to gradoLa anécdota función y estructura. 5to grado
La anécdota función y estructura. 5to grado
 
Guia de español anecdota
Guia de español anecdotaGuia de español anecdota
Guia de español anecdota
 
UD RECETA DE COCINA 3º PRIMARIA ALUMNADO TDAH
UD RECETA DE COCINA 3º PRIMARIA ALUMNADO TDAHUD RECETA DE COCINA 3º PRIMARIA ALUMNADO TDAH
UD RECETA DE COCINA 3º PRIMARIA ALUMNADO TDAH
 
SECUENCIA DIDÁCTICA: LA RECETA
SECUENCIA DIDÁCTICA: LA RECETASECUENCIA DIDÁCTICA: LA RECETA
SECUENCIA DIDÁCTICA: LA RECETA
 

Similar a Una anécdota para contar

El examen-de-fisica - historia
El examen-de-fisica - historiaEl examen-de-fisica - historia
El examen-de-fisica - historia
Marco Alvarado
 
El teodolito setiembre 13 09 domingo final- para ugel 02
El teodolito  setiembre 13  09 domingo final- para ugel 02El teodolito  setiembre 13  09 domingo final- para ugel 02
El teodolito setiembre 13 09 domingo final- para ugel 02
I.E. Nº 2029 Simón Bolivar
 
Historia creatividad
Historia creatividadHistoria creatividad
Historia creatividad
Jesus Larios
 

Similar a Una anécdota para contar (20)

Ensenar pensar
Ensenar pensarEnsenar pensar
Ensenar pensar
 
Teorema kjgfh
Teorema kjgfhTeorema kjgfh
Teorema kjgfh
 
El examen-de-fisica - historia
El examen-de-fisica - historiaEl examen-de-fisica - historia
El examen-de-fisica - historia
 
01464.pdf
01464.pdf01464.pdf
01464.pdf
 
LIBRO DE OPERATIVA.pdf
LIBRO DE OPERATIVA.pdfLIBRO DE OPERATIVA.pdf
LIBRO DE OPERATIVA.pdf
 
Informatica
InformaticaInformatica
Informatica
 
Informatica
InformaticaInformatica
Informatica
 
Analisis y diseño de experimentos
Analisis y diseño de experimentosAnalisis y diseño de experimentos
Analisis y diseño de experimentos
 
Tema 1 introduccion io y programacion matematica
Tema 1 introduccion io y programacion matematicaTema 1 introduccion io y programacion matematica
Tema 1 introduccion io y programacion matematica
 
El teodolito setiembre 13 09 domingo final- para ugel 02
El teodolito  setiembre 13  09 domingo final- para ugel 02El teodolito  setiembre 13  09 domingo final- para ugel 02
El teodolito setiembre 13 09 domingo final- para ugel 02
 
Matemática las derivadas
Matemática las derivadasMatemática las derivadas
Matemática las derivadas
 
Historia creatividad
Historia creatividadHistoria creatividad
Historia creatividad
 
Enseñando..
Enseñando..Enseñando..
Enseñando..
 
El+Estudiante+Niels+Borh
El+Estudiante+Niels+BorhEl+Estudiante+Niels+Borh
El+Estudiante+Niels+Borh
 
Modelo matemático
Modelo matemáticoModelo matemático
Modelo matemático
 
40
4040
40
 
Em 2 bibliografia_complementaria
Em 2 bibliografia_complementariaEm 2 bibliografia_complementaria
Em 2 bibliografia_complementaria
 
Medicion y calculo geometrico
Medicion y calculo geometrico Medicion y calculo geometrico
Medicion y calculo geometrico
 
La didáctica crítica
La didáctica crítica La didáctica crítica
La didáctica crítica
 
La didáctica crítica
La didáctica crítica La didáctica crítica
La didáctica crítica
 

Más de joma72

Técnicas e instrumentos
Técnicas e instrumentosTécnicas e instrumentos
Técnicas e instrumentos
joma72
 
Origen concepto y tipos de competencias
Origen concepto y tipos de  competenciasOrigen concepto y tipos de  competencias
Origen concepto y tipos de competencias
joma72
 
Evaluación conocimientos i a-p
Evaluación conocimientos i a-pEvaluación conocimientos i a-p
Evaluación conocimientos i a-p
joma72
 
Plan de evaluación junio 22
Plan de evaluación junio 22Plan de evaluación junio 22
Plan de evaluación junio 22
joma72
 
Vocabulario básico competencias
Vocabulario básico competenciasVocabulario básico competencias
Vocabulario básico competencias
joma72
 
Teoría de guías de aprendizaje
Teoría de guías de aprendizajeTeoría de guías de aprendizaje
Teoría de guías de aprendizaje
joma72
 
Lista de chequeo instrumentos de evaluación
Lista de chequeo instrumentos de evaluaciónLista de chequeo instrumentos de evaluación
Lista de chequeo instrumentos de evaluación
joma72
 
Como hacer guías de aprendizaje
Como hacer guías de aprendizajeComo hacer guías de aprendizaje
Como hacer guías de aprendizaje
joma72
 
Guia especial
Guia especialGuia especial
Guia especial
joma72
 
Evaluació..
Evaluació..Evaluació..
Evaluació..
joma72
 
Instrumento de evaluacion
Instrumento de evaluacionInstrumento de evaluacion
Instrumento de evaluacion
joma72
 
Lista de chequeo producto
Lista de chequeo productoLista de chequeo producto
Lista de chequeo producto
joma72
 
Lista de chequeo evaluación
Lista de chequeo evaluaciónLista de chequeo evaluación
Lista de chequeo evaluación
joma72
 
Registro autodiagnóstico
Registro autodiagnósticoRegistro autodiagnóstico
Registro autodiagnóstico
joma72
 
Guia de aprendizaje
Guia de aprendizajeGuia de aprendizaje
Guia de aprendizaje
joma72
 
Plan de sesión
Plan de sesiónPlan de sesión
Plan de sesión
joma72
 
Plan de sesión
Plan de sesiónPlan de sesión
Plan de sesión
joma72
 
Evolucion de la enseñanza
Evolucion de la enseñanzaEvolucion de la enseñanza
Evolucion de la enseñanza
joma72
 
El maestro y el 5%
El maestro y el 5%El maestro y el 5%
El maestro y el 5%
joma72
 
Dificil ser instructor
Dificil ser instructorDificil ser instructor
Dificil ser instructor
joma72
 

Más de joma72 (20)

Técnicas e instrumentos
Técnicas e instrumentosTécnicas e instrumentos
Técnicas e instrumentos
 
Origen concepto y tipos de competencias
Origen concepto y tipos de  competenciasOrigen concepto y tipos de  competencias
Origen concepto y tipos de competencias
 
Evaluación conocimientos i a-p
Evaluación conocimientos i a-pEvaluación conocimientos i a-p
Evaluación conocimientos i a-p
 
Plan de evaluación junio 22
Plan de evaluación junio 22Plan de evaluación junio 22
Plan de evaluación junio 22
 
Vocabulario básico competencias
Vocabulario básico competenciasVocabulario básico competencias
Vocabulario básico competencias
 
Teoría de guías de aprendizaje
Teoría de guías de aprendizajeTeoría de guías de aprendizaje
Teoría de guías de aprendizaje
 
Lista de chequeo instrumentos de evaluación
Lista de chequeo instrumentos de evaluaciónLista de chequeo instrumentos de evaluación
Lista de chequeo instrumentos de evaluación
 
Como hacer guías de aprendizaje
Como hacer guías de aprendizajeComo hacer guías de aprendizaje
Como hacer guías de aprendizaje
 
Guia especial
Guia especialGuia especial
Guia especial
 
Evaluació..
Evaluació..Evaluació..
Evaluació..
 
Instrumento de evaluacion
Instrumento de evaluacionInstrumento de evaluacion
Instrumento de evaluacion
 
Lista de chequeo producto
Lista de chequeo productoLista de chequeo producto
Lista de chequeo producto
 
Lista de chequeo evaluación
Lista de chequeo evaluaciónLista de chequeo evaluación
Lista de chequeo evaluación
 
Registro autodiagnóstico
Registro autodiagnósticoRegistro autodiagnóstico
Registro autodiagnóstico
 
Guia de aprendizaje
Guia de aprendizajeGuia de aprendizaje
Guia de aprendizaje
 
Plan de sesión
Plan de sesiónPlan de sesión
Plan de sesión
 
Plan de sesión
Plan de sesiónPlan de sesión
Plan de sesión
 
Evolucion de la enseñanza
Evolucion de la enseñanzaEvolucion de la enseñanza
Evolucion de la enseñanza
 
El maestro y el 5%
El maestro y el 5%El maestro y el 5%
El maestro y el 5%
 
Dificil ser instructor
Dificil ser instructorDificil ser instructor
Dificil ser instructor
 

Una anécdota para contar

  • 1. UNA ANÉCDOTA PARA CONTAR Sir Ernest Rutherford, presidente de la Sociedad Real Británica y Premio Nóbel de Química en 1908, contaba la siguiente anécdota: Hace algún tiempo, recibí la llamada de un colega. Estaba a punto de poner un cero a un estudiante por la respuesta que había dado en un problema de física, pese a que este afirmaba con rotundidad que su respuesta era absolutamente acertada. Profesores y estudiantes acordaron pedir arbitraje de alguien imparcial y fui elegido yo. Leí la pregunta del examen y decía: "Demuestre como es posible determinar la altura de un edificio con la ayuda de un barómetro". El estudiante había respondido: "lleva el barómetro a la azotea del edificio y átale una cuerda muy larga. Descuélgalo hasta la base del edificio, marca y mide. La longitud de la cuerda es igual a la longitud del edificio". Realmente, el estudiante había planteado un serio problema con la resolución del ejercicio, porque había respondido a la pregunta correcta y completamente. Por otro lado, si se le concedía la máxima puntuación, podría alterar el promedio de su año de estudios, obtener una nota mas alta y así certificar su alto nivel en física; pero la respuesta no confirmaba que el estudiante tuviera ese nivel. Sugerí que se le diera al alumno otra oportunidad. Le concedí seis minutos para que me respondiera la misma pregunta pero esta vez con la advertencia de que en la
  • 2. respuesta debía demostrar sus conocimientos de física. Habían pasado cinco minutos y el estudiante no había escrito nada. Le pregunte si deseaba marcharse, pero me contesto que tenía muchas respuestas al problema. Su dificultad era elegir la mejor de todas. Me excuse por interrumpirle y le rogué que continuara. En el minuto que le quedaba escribió la siguiente respuesta: coge el barómetro y lánzalo al suelo desde la azotea del edificio, calcula el tiempo de caída con un cronometro. Después se aplica la formula altura = 0,5 por A por T2. Y así obtenemos la altura del edificio. En este punto le pregunte a mi colega si el estudiante se podía retirar. Le dio la nota más alta. Tras abandonar el despacho, me reencontré con el estudiante y le pedí que me contara sus otras respuestas a la pregunta. Bueno, respondió, hay muchas maneras, por ejemplo, coges el barómetro en un día soleado y mides la altura del barómetro y la longitud de su sombra. Si medimos a continuación la longitud de la sombra del edificio y aplicamos una simple proporción, obtendremos también la altura del edificio. Perfecto, le dije, ¿y de otra manera? Si, contestó, este es un procedimiento muy básico: para medir un edificio, pero también sirve. En este método, coges el barómetro y te sitúas en las escaleras del edificio en la planta baja. Según subes las escaleras, vas marcando la altura del barómetro y cuentas el número de marcas hasta la azotea. Multiplicas al final la altura del barómetro por el número de marcas que has hecho y ya tienes la altura. Este es un método muy directo. Por supuesto, si lo que quiere es un procedimiento mas sofisticado, puede atar el barómetro a una cuerda y
  • 3. moverlo como si fuera un péndulo. Si calculamos que cuando el barómetro esta a la altura de la azotea la gravedad es cero y si tenemos en cuenta la medida de la aceleración de la gravedad al descender el barómetro en trayectoria circular al pasar por la perpendicular del edificio, de la diferencia de estos valores, y aplicando una sencilla formula trigonométrica, podríamos calcular, sin duda, la altura del edificio. En este mismo estilo de sistema, atas el barómetro a una cuerda y lo descuelgas desde la azotea a la calle. Usándolo como un péndulo puedes calcular la altura midiendo su periodo de presesión. En fin, concluyo, existen otras muchas maneras. Probablemente, la mejor sea coger el barómetro y golpear con el la puerta de la casa del conserje. Cuando abra, decirle: señor conserje, aquí tengo un bonito barómetro. Si usted me dice la altura de este edificio, se lo regalo. En este momento de la conversación, le pregunte si no conocía la respuesta convencional al problema (la diferencia de presión marcada por un barómetro en dos lugares diferentes nos proporciona la diferencia de altura entre ambos lugares) evidentemente, dijo que la conocía, pero que durante sus estudios, sus profesores habían intentado enseñarle a pensar. El estudiante se llamaba Niels Bohr, físico danés, premio Nóbel de Física en 1922, mas conocido por ser el primero en proponer el modelo de átomo con protones y neutrones y los electrones que lo rodeaban. Fue fundamentalmente un innovador de la teoría cuántica. Al margen del personaje, lo divertido y curioso de la anécdota, lo esencial de esta historia es que LE HABÍAN ENSEÑADO A PENSAR.
  • 4. EXIGENCIAS PROFESIONALES DEL MERCADO LABORAL ACTUAL Y FUTURO Cuando se intenta resumir en un solo vocablo cuál es la característica que mejor define a la sociedad de finales del siglo XX existe cierta unanimidad en asegurar que se trata de una sociedad fundamentada en el cambio. Cambio que se produce en todos y cada uno de los subsistemas que la conforman. Entre ellos el educativo, como se acaba de apuntar, y el productivo. Entre los efectos derivados, en éste último sector, de la necesidad de adaptación a las nuevas necesidades y demandas de la sociedad actual destacan la transformación del mercado laboral y la reestructuración de las organizaciones. En ambos casos juega un papel decisivo el exponencial desarrollo tecnológico sobrevenido en las últimas décadas. La transformación del mercado laboral constituye uno de los fenómenos más preocupantes pues incide directamente en los niveles de empleo y ocupación existentes. Los elevados índices de desempleo, que afectan de forma permanente en nuestro país a más del 20% de la población activa, requieren no sólo de medidas estructurales parciales sino que demandan de reformas más profundas que afectan al propio sistema educativo. Al mismo tiempo aparecen nuevas formas de trabajo y ocupación. Algunas de ellas, como en el caso del teletrabajo, directamente ligadas con el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y comunicación. Otras, como el autoempleo, requieren de ciertas cualidades personales para su puesta en práctica. En estos y otros casos la incidencia de la tecnología se da, como señala Sáez Fernández (1994), de distintas maneras: cambiando las formas de realizar las
  • 5. tareas, modificando el contenido de las mismas o simplemente haciendo desaparecer algunas actividades y creando otras de nuevas. Paralelamente a estas transformaciones las propias organizaciones empresariales están siguiendo en su seno auténticas revoluciones que permitan superar la situación tan claramente descrita por Hammer y Champy (1993). Estos autores aseguran al hablar de las empresas americanas que están a punto de entrar en el siglo XXI con las estructuras organizativas diseñadas en el siglo XIX. Para intentar limitar y regular este desajuste están apareciendo nuevos paradigmas de organización empresarial. Entre ellos merecen especial interés las propuestas hechas por Hammer y Champy bajo el nombre de reingeniería de procesos, la organización basada en la información de Drucker, la organización autodidacta propuesta por Senge, los sistemas de trabajo de alto rendimiento de Nadler o las competencias esenciales descritas por Hamel y Prahalad. En todos los modelos aparecen referencias explícitas y directas a la necesidad de considerar la tecnología -nuevas tecnologías con frecuencia- y a los propios individuos integrantes de la organización como elementos primordiales y determinantes de las nuevas formas de organización empresarial. En este sentido la propuesta de Hamel y Prahalad (1995) resulta ser particularmente interesante. Hamel y Prahalad plantean el cambio organizacional basándose en la búsqueda de competencias esenciales. Competencias referidas tanto a las propias de la empresa como a las de las personas que trabajan en ella. Para lograr la adaptación de las competencias existentes a las necesarias se requiere la aplicación de ciertos mecanismos de cambio. Entre tales mecanismos proponen el
  • 6. aprendizaje permanente como medio para lograr las competencias esenciales de los empleados. La eliminación de la burocracia interna de la organización, la utilización racional de recursos y la descentralización en la toma de decisiones se contemplan como otras de las estrategias a llevar cabo en este proceso de búsqueda de competencias. Pero quizás sean sus constantes llamadas sobre las actitudes de los empleados, independientemente de su posición en la empresa, el elemento estratégico de mayor interés de sus planteamientos. Resulta atractivo ver como se demanda a los directivos conductas que denoten un alto grado de curiosidad, de tolerancia y humildad; que la preocupación por el desarrollo de la empresa ha de acabar siendo un reto compartido por todos sus empleados; que todos han de llegar a pensar de forma diferente a como lo están haciendo en el intento de lograr estrategias colectivas inteligentes o que se ofrezca libertad para aplicar las propias capacidades al trabajo realizado tras romper con las tradicionales estructuras verticales. Como se decía anteriormente y recogiendo las palabras de Fernández Calvo (1994) entre las características esenciales que definen los nuevos modelos de empresa y organización empresarial destacan -atendiendo al factor personal y humano- los nuevos roles a desempeñar por profesionales y directivos, su continua capacidad de aprendizaje, la facilidad de adaptación al cambio y el énfasis en el trabajo en equipo. Pero no sólo se aborda la búsqueda de las competencias desde las propias empresas. También desde la formación y orientación profesional existe una preocupación manifiesta por las competencias que han de adquirir los jóvenes -aunque no sólo ellos (Echeverría, 1995)- para posibilitar una transición efectiva a la vida activa. El interés que despiertan las competencias en el ámbito
  • 7. profesional, especialmente en países de la Unión Europea, no está exenta de polémica, contradicciones y enfoques distintos según el país que las considera. Grootings (1994) reconoce la imposibilidad de llegar a un acuerdo acerca del significado del término competencia en seminarios organizados por el CEDEFOP. A pesar de tales dificultades Bunk (1994) desarrolla un concepto de competencia profesional de particular interés. Bunk enmarca dicho concepto en un modelo amplio del cambio estructural que se produce en la sociedad actual. Considera que tiene competencia profesional “quien dispone de los conocimientos, destrezas y aptitudes necesarios para ejercer una profesión, puede resolver los problemas profesionales de forma autónoma y flexible, y está capacitado para colaborar en su entorno profesional y en la organización del trabajo” (Bunk, 1994: 9) Bunk diferencia entre cuatro tipos de competencias distintas: técnica, metodológica, social y de cooperación. Cada una de estas competencias integra una serie de contenidos que le son propios y que la determinan. Estos contenidos los presenta el propio Bunk sintetizados en la tabla de la página siguiente. Se observa sin dificultad que buena parte de los contenidos que constituyen las competencias metodológica, social y participativa coinciden con las demandas hechas desde las teorías de organización empresarial. En el mismo sentido se manifiesta Rojo (1994) cuando, desde la administración, comprueba que las empresas demandan cada vez más personas con iniciativa, capacidad de organización, de relación y de trabajo en grupo, dinamismo, capacidad para ser polivalente, ser responsable o estar motivado. Más allá de la coincidencia con las constataciones hechas hasta el momento resulta especialmente significativo que estas demandas se hagan incluso para puestos de trabajo que
  • 8. no requieren capacitación profesional. PRINCIPALES CONTENIDOS DE LAS COMPETENCIAS (Bunk, 1994:10) TÉCNICA METODOLÓGICA SOCIAL PARTICIPATIVA Conocimientos, Procedimientos Formas de Formas de destrezas, comportamiento organización aptitudes Transciende Individuales: Capacidad de: los límites de la Procedimientos Disposición al Coordinación. profesión de trabajo trabajo. Organización. Relacionada variable. Capacidad de Relación. con la Solución adaptación. Convicción. profesión. adaptada a la Capacidad de Decisión. Profundiza la situación. intervención. Responsabilidad. profesión. Resolución de Interpersonales: Dirección. Amplía la problemas. Disposición a la profesión. Pensamiento, cooperación. Relacionada trabajo, Honradez. con la planificación, Rectitud. empresa. realización y Altruismo. control Espíritu de autónomos. equipo. Capacidad de adaptación. CONTRIBUCIONES DE LA TECNOLOGÍA EN EL DESARROLLO DE COMPETENCIAS PROFESIONALES Durante el período de escolarización obligatoria todo
  • 9. ciudadano recibe una educación general que contribuye al desarrollo de sus propias capacidades personales. Una de las particularidades de esta formación inicial es el establecimiento de los fundamentos o bases de las competencias profesionales. También la Tecnología colabora en esta tarea de desarrollo de capacidades generales. Pero, por las características propias del área y por el currículo que desarrolla, su papel en la adquisición inicial de competencias profesionales es del todo relevante. Una revisión de los curriculums del área establecidos por distintas administraciones educativas, en particular el prescrito en la Comunidad Autónoma de Cataluña (1993), pone al descubierto sus aportaciones en la formación de competencias. Estas aportaciones, según su origen, provienen de tres componentes distintos del curriculum: objetivos, contenidos y metodología. En los objetivos generales de la Tecnología para toda la etapa de la educación secundaria obligatoria aparece definida la adquisición de capacidades y conocimientos relacionados con el mundo laboral. Los contenidos derivados de dichos objetivos recogen -con independencia de su naturaleza procedimental, actitudinal o conceptual- conocimientos, técnicas, estrategias, normas, valores,... demandados por los empleadores. También las posibilidades de diversificación metodológica que permite el área de Tecnología contribuyen directamente al desarrollo de competencias profesionalizadoras. Partiendo de esta diferenciación entre objetivos, contenidos y metodología puede iniciarse un análisis detallado de cuáles son las contribuciones concretas de la Tecnología en la adquisición de competencias. Análisis efectuado, asimismo, a la luz de la clasificación de competencias propuesta por Bunk.
  • 10. Bajo distintas formulaciones, según el currículo examinado, se recogen entre los objetivos generales de la etapa referencias específicas relacionadas genéricamente con el trabajo y el mercado laboral y, particularmente, con competencias profesionalizadoras. En concreto cuando se habla de la adquisición de las siguientes capacidades: Proyectar y construir objetos tecnológicos sencillos partiendo de la realidad y planificando su ejecución, de forma que se anticipen las necesidades y uso de recursos materiales y humanos. Abordar problemas tecnológicos sencillos con creatividad y autonomía, aplicando también los conocimientos del ámbito tecnológico ya adquiridos. Utilizar con precisión terminología, simbología e instrumentos de procesos tecnológicos. Incorporar conocimientos sobre las aplicaciones de la tecnología, especialmente en el momento de considerar opciones profesionales y de estudio. Extrapolar la fabricación artesanal de objetos a sistemas de producción industrial. Analizar y valorar críticamente el impacto del desarrollo tecnológico en la evolución social y técnica del trabajo. Adquirir y valorar el sentimiento de satisfacción producido por la realización de un trabajo en condiciones, la resolución de problemas y la perseveración en la superación de las dificultades propias del proceso. Valorar la importancia de trabajar en equipo asumiendo responsabilida-des individuales en la ejecución de las tareas encomendadas, haciéndolo con actitud de cooperación, tolerancia y solidaridad. Resulta, pues, evidente la preocupación existente desde la base del curriculum del área por potenciar la adquisición de capacidades demandadas posteriormente en el ejercicio profesional. Esta preocupación, en ningún caso, ha de
  • 11. confundirse con el intento de iniciar una preparación profesional temprana. Se descarta esta posibilidad al observar que el tipo de capacidades que están siendo consideradas en el curriculum no son específicas de ningún campo profesional en concreto. Son en realidad capacidades generales que han de serle útiles al alumno en el desempeño de cualquier profesión. Es en la revisión de los contenidos curriculares donde puede observarse en toda su plenitud la convergencia existente entre dichos contenidos y las demandas de capacitación profesional. Esta convergencia se da especialmente en el caso de contenidos procedimentales y actitudinales, si bien también aparece - aunque a distinto nivel y enfoque- en los contenidos de tipo conceptual. En los contenidos conceptuales se abordan conocimientos que afectan a la competencia técnica de algunas profesiones. Es el caso de los conocimientos relativos a distintas profesiones acerca de sus perfiles y características profesionales, tareas habituales, condiciones de trabajo, salidas laborales o sector productivo en que se desarrollan. También cuando se tratan aspectos relacionados con los procesos de producción y fabricación industrial o artesanal, la evolución e incidencia del desarrollo tecnológico en dichos procesos de producción y las instalaciones y maquinaria necesarias empleadas. Es considerable el número de contenidos procedimentales propios de la tecnología que coinciden con la demanda de competencias técnicas y metodológicas e incluso sociales y participativas. Entre estos contenidos se encuentran: La creación y diseño de productos tecnológicos específicos tales como aparatos, máquinas, circuitos, objetos y útiles de forman que se adapten a las especificaciones planteadas y se atienda a su funcionalidad y ergonomía.
  • 12. La planificación y establecimiento de secuencias de procesos de construcción y producción, junto con la organización de las tareas derivadas de trabajo individual o colectivo. La resolución de problemas tecnológicos de distinta naturaleza, y dificultad, surgidos de necesidades y situaciones problemáticas detectadas por los propios alumnos. La aplicación de técnicas específicas de construcción. Técnicas diversas de unión, corte, montaje, acabado, etc. empleadas en el ejercicio de distintas profesiones. La selección y uso de materiales, máquinas y herramientas de diferente tipología y utilidad. El montaje de objetos, construcciones, aparatos e instalaciones, así como el ajuste y sustitución de componentes y la localización de averías. La aplicación de instrucciones específicas. Instrucciones referidas a procesos de montaje y construcción, de uso y funcionamiento de útiles y maquinaría o de desarrollo de tareas y actividades entre otros. En el ámbito de los contenidos actitudinales se recogen competencias de tipo metodológico, social y participativo que tanto Bunk como otros autores, Fox (1991) y Beaussart(1995), consideran esenciales para el logro de una buena capacitación profesional. Se trata de actitudes y valores como: La toma de conciencia de la importancia del trabajo en grupo, la disposición a realizarlo y la valoración de las aportaciones de todos sus componentes. La valoración del orden, rigor, pulcritud y calidad en la realización de trabajos individuales y colectivos junto a las actitudes de iniciativa y flexibilidad manifestadas en dichos trabajos. La valoración positiva de las profesiones y del trabajo.
  • 13. La colaboración en el mantenimiento en condiciones del aula de tecnología, del material propio y del de uso común. Finalmente, las posibilidades de utilización en el aula de tecnología de distintas metodologías didácticas en los procesos de enseñanza-aprendizaje contribuye también de forma directa al desarrollo de competencia profesional en el alumno. Ello se produce cuando el profesor decide trasvasar parte de su protagonismo al alumno propiciando su participación activa y dinámica en su propio aprendizaje, rompiendo con las relaciones y roles establecidos en el proceso didáctico de corte más tradicional. En tal caso el profesor opta por la utilización de diferentes métodos y estrategias didácticas en función de las situaciones de aprendizaje que desea plantear. Entre estas estrategias cabe destacar la utilización del método de proyectos y la resolución de problemas tecnológicos, como medios para materializar el proceso tecnológico; el enfoque abierto y divergente dado a estos métodos; el análisis de objetos tecnológicos, incluido su desmontaje y montaje; la aplicación de técnicas creativas en la búsqueda de soluciones a situaciones problemáticas y la formación de grupos reducidos como forma frecuente de trabajo. Así pues el curriculum del área de tecnología y su puesta en práctica contribuyen de una forma especial al desarrollo inicial de competencias esenciales que, tal y como hemos visto, se demandan desde las organizaciones empresariales en el ejercicio de todo tipo de profesiones. Este desarrollo inicial ha de llegar a constituir una base firme sobre la cual cada persona de acuerdo con sus intereses, capacidades y posibilidades acabe asentando aprendizajes profesionalizadores específicos que le capaciten, finalmente, para el ejercicio de una profesión y una transición e integración efectivas al mundo laboral.
  • 14. BIBLIOGRAFÍA BEAUSSART,M.(1995): Su evaluación profesional. Conozca sus propias capacidades. Barcelona: Granica. BUNK,G.P.(1994): “La transmisión de las competencias en la formación y perfeccionamiento profesionales de la RFA””, Revista Europea de Formación Profesional, 1, 8-14. ECHEVERRÍA,B. (1995): “La orientación profesional: su papel en la cualificación y desarrollo de los recursos humanos” en BLASCO,B.(Coord.), La generación de cualificaciones en las organizaciones. Oviedo: Aspa-Ficyt. FERNÁNDEZ CALVO,R.(1994): “La Corporación Virtual y el factor humano”, Capital Humano, 69, 25-29. FONT,J.(1995): L’ensenyament de la Tecnologia a l’ESO. Vic: Eumo Editorial. FOXJ.M.(1991): Las cualidades personales más necesarias en la empresa. Bilbao: Deusto. GARCÍA GARRIDO, J.L. (1987): Sistemas educativos de hoy. Madrid: Dykinson. GENERALITAT DE CATALUNYA(1993): Curriculum Educació Secundària Obligatòria. Àrea de Tecnologia. Barcelona: Dep. d’Ensenyament. GROOTINGS,P.(1994): “De la cualificación a la competencia: ¿de qué se habla?”, Revista Europea de Formación Profesional, 1, 5-7.
  • 15. HAMEL,G. y PRAHALAD,C.K. (1995): Compitiendo por el futuro. Estrategia crucial para crear los mercados del mañana. Barcelona: Ariel. HAMMER,M. y CHAMPY,J.(1993): Reengineering the Corporation: A Manifesto for Business Revolution. New York: HarperBusiness . LEWIS,T.(1991): “Introducing technology into school curricula”, Journal of Curriculum Studies, 23, 2, 141-154. MANZANO,J. y otros(1984): “La reforma que viene. Área tecnológica”, Nueva Revista de Enseñanzas Medias, 4, 7-10. ROJO,M.(1994): “Las empresas aprecian cada vez más valores propios de la persona”, El Periódico, 19-01-94. SÁEZ FERNÁNDEZ,F.(1994): “Cambio tecnológico y empleo: algunas cuestiones de interés”, Revista de Economía y Sociología del Trabajo, 19-20, 75-83. WALENCIK,V.J.(1991): “Evaluación de las habilidades de los niños para resolver problemas tecnológicos: control de los logros progresivos”, en LAYTON,D. (Coord.): Innovaciones en la educación en ciencias y tecnología. Vol.III. París: UNESCO. 131-146.