INFIERNO, PURGATORIO Y PARAISOCésar de la CerdaPara las cosmologías primitivas, el infierno es la morada de los diosessubt...
Limbo y 9 círculos más; Purgatorio: 3 círculos preparatorios y 7 de los pecadoscapitales; Paraíso: 9 cielos y el Empíreo, ...
Al término de su recorrido Virgilio abandona a Dante (“…y aquí he llegadodonde yo mismo no desciendo más, te he conducido ...
realización que partiendo de los niveles más primitivos (hombre inferior) seextiende a los más elevados (hombre superior)....
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Infierno, purgatorio y paraiso

18.549 visualizaciones

Publicado el

Para las cosmologías primitivas, el infierno es la morada de los dioses subterráneos y el sitio donde concurren los difuntos. El Purgatorio (de purgatorius: que purifica) que sigue a continuación, es el sendero de prueba y purificación en el que el alma se libera gradualmente de sus ataduras existenciales. El Paraíso es el sendero de renunciación en donde el alma confirma su aspiración hacia Dios (sendero místico).

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
18.549
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
58
Acciones
Compartido
0
Descargas
55
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Infierno, purgatorio y paraiso

  1. 1. INFIERNO, PURGATORIO Y PARAISOCésar de la CerdaPara las cosmologías primitivas, el infierno es la morada de los diosessubterráneos y el sitio donde concurren los difuntos. Los babilonios ubicaban elreino de los muertos en las profundidades de la tierra. En la religión irania, lasalmas debían soportar suplicios refinados en proporción con sus pecados, pero alfinal, todo poder maléfico sería destruido y los pecadores obtendrían su salvación.En el Tártaro de la mitología griega, lugar más profundo del Hades (el invisible,infierno subterráneo en donde las almas pasaban una existencia lánguida privadade la luz solar) el fuego purificador era el castigo principal. La idea de unacondenación eterna es no solo desproporcionada para el entendimiento racional –una causa finita solo puede producir un resultado finito–, sino incompatible con lacreencia en un dios clemente y misericordioso. Una vez más, esta idea esresultado de una interpretación literal de textos que tienen solo un significadosimbólico: el Infierno, como el Purgatorio y el Paraíso, se refieren a estados deconciencia, no a lugares. Infierno deriva del latín infernus (lo inferior) y con él sealude en forma simbólica a la naturaleza inferior del hombre, la cual, en laperspectiva de su evolución espiritual, está destinada a completar un proceso depurificación y regeneración orientado a su perfeccionamiento. En la tradición judeocristiana, pese a sus múltiples referencias bíblicas, no hay del infierno (Gehena)fijación dogmática alguna, ni de su existencia ni de su naturaleza. Sus expresionesreflejan el pluralismo cultural y religioso de su tiempo sin alcanzar una concepciónunitaria que supere la multiplicidad de sus referencias. El Apocalipsis, por ejemplo,alude a él como un “lago de fuego hirviendo” (Ap., 19:20) al que son arrojados unabestia y un falso profeta. El azufre, principio activo de la Alquimia, transforma elmercurio en cinabrio (droga de inmortalidad para los alquimistas) y es solo unsímbolo de la actividad purificadora del espíritu: los instintos (la bestia) y el falsoprofeta (la mente inferior) son purificados y transformados mediante una poderosaalquimia que transmuta lo inferior en superior, lo mundano en espiritual.La Divina Comedia es sin duda la obra poética más perfecta de toda la EdadMedia. Escrita por Dante Alighieri a comienzos del siglo XVI, describe el viaje desu autor a través del Infierno, el Purgatorio y el Paraíso, una alegoría querepresenta el peregrinaje del alma en su ascenso hacia la Divinidad. Plantea larelación del hombre con el universo, del alma con Dios. Obra de composiciónexcepcional, escrita en versos endecasílabos cuyas rimas están ordenadas entercetos encadenados, la Divina Comedia se divide en tres partes: Infierno,Purgatorio y Paraíso, integrada cada una por 33 cantos, que con la Introducción,suman 100 (33+33+33) + 1 = 100. El número 10, símbolo de reunificación, está enla base de su estructura. Cada reino está dividido en 10 regiones (Infierno: el
  2. 2. Limbo y 9 círculos más; Purgatorio: 3 círculos preparatorios y 7 de los pecadoscapitales; Paraíso: 9 cielos y el Empíreo, cielo de la luz perfecta). Un cosmospoético que de las honduras de la pasión y la miseria humanas se remonta a lasregiones excelsas del espíritu. Empieza describiendo la angustiosa y desesperadasituación de Dante quien al abandonar la senda que le guiaba (senda de la virtud yla verdad) se encuentra de pronto perdido en una selva oscura al pie de unamontaña. La selva oscura alude a la existencia terrenal, escenario en el que elalma se desenvuelve. La montaña es el símbolo de su posible elevación interior,transposición espiritual del concepto de ascender. Ahí es sorprendido por 3 fierasamenazantes que representan la naturaleza inferior del hombre. Dante esentonces asistido por Virgilio (la mente racional) quien se dice enviado por Beatriz(la mente intuitiva) para servirle de guía con la “elocuencia de la palabra”. Virgilioconduce primero a Dante al Infierno en cuya entrada se lee: “Por mi se va a laciudad doliente, por mi se va al eterno dolor, por mi se encuentra a la genteperdida…” Representa al alma extraviada y desorientada, llevando una existenciafincada en el deseo y la búsqueda del medro personal (placeres, riqueza,notoriedad), con el yo personal y sus apegos como el impulsor básico de laexistencia. Recordemos aquí las primeras dos nobles verdades del budismo: laexistencia del dolor y su causa. En el sermón de Benarés, Buda refiere el origendel sufrimiento a la sed insaciable que ocasiona la renovación de los deseos, elansia por la satisfacción de las pasiones y el afán por el éxito en la vida presente(lujuria, pasión, orgullo).El Purgatorio (de purgatorius: que purifica) que sigue a continuación, es elsendero de prueba y purificación en el que el alma se libera gradualmente de susataduras existenciales. Supuestamente, es la condición previa para poder ingresaren el reino del Paraíso. Es aceptado por el magisterio de la Iglesia pero no hay enla Biblia referencia alguna sobre su estructura o ubicación. Se le representóescasamente hasta el siglo XVI (murales de la catedral de Albi –siglo XV–, “ElPurgatorio” de Botticelli) y fue reafirmado por la Contrarreforma ante la negativaprotestante de aceptarlo. Sin negar la posibilidad de otros mundos o planos deexistencia más sutil que el nuestro, Purgatorio y Paraíso se refieren menos alugares que a estados de conciencia. En la Divina Comedia, el tránsito de Dantepor el Purgatorio y más tarde el Paraíso, puede interpretarse como la descripciónalegórica del proceso de purificación y consolidación de virtudes que conducen alalma hacia su perfección. Al ingresar en el Purgatorio acompañado por Virgilio, unángel escribe en la frente del poeta 7 veces la letra “P” con referencia a los 7pecados capitales. Cada una de esas letras va desapareciendo a medida queDante asciende por los 7 círculos de la región que las interpretan (soberbia,envidia, ira, pereza, avaricia, gula y lujuria). Se alude así expresamente a unproceso regenerativo.
  3. 3. Al término de su recorrido Virgilio abandona a Dante (“…y aquí he llegadodonde yo mismo no desciendo más, te he conducido por medio del arte y elintelecto…”), siendo asistido ahora por Beatriz (la guía espiritual interior). Con ellarecorre Dante las esferas celestes, círculos de luz superpuestos poblados deángeles y bienaventurados que entonan cantos de alabanza. El Paraíso es elsendero de renunciación en donde el alma confirma su aspiración hacia Dios(sendero místico). Dante recorre los 7 círculos planetarios que según laastronomía antigua rodeaban a la Tierra como esferas de cristal. Cada círculo serefiere, directa o indirectamente, a cualidades o virtudes asociadas con susrespectivos planetas por la tradición astrológica. En el primer círculo quecorresponde a la Luna, símbolo de inestabilidad e inconstancia, se encuentranaquéllos que faltaron a sus votos religiosos con lo que indirectamente se exalta lavirtud de la constancia y la fidelidad. El siguiente círculo es el de Mercurio, planetarelacionado con la comunicación y el intelecto, al que Dante llama “pequeñaestrella que enlaza a los espíritus activos… los que anhelan el saber y sealimentan de su propia luz”. El círculo que sigue es el de Venus, numen de losamantes. En el cuarto está el Sol, donde moran los doctores en la ciencia de ladivinidad. El quinto es Marte, lugar en que se exaltan los valores del combate y elsacrificio por la fe. En el sexto, Júpiter, el sentido de la justicia. El último pertenecea Saturno y ahí se condena el lujo y la corrupción, con referencia indirecta a lasvirtudes de la sencillez y la honestidad que son atributos asociados en laAstrología con este planeta. Aparece en este punto una altísima escalera, símbolode la contemplación celeste, por la que ascienden y descienden espíritus de luz. ElEmpíreo, último círculo del Paraíso, alude expresamente a la unificación del almacon Dios como meta suprema de su perfeccionamiento. Dante dirá: “un Dios, unaley, un elemento y un suceso divino, hacia el cual marcha la creación entera”.Con la aparición del hombre en la Tierra se crea en la naturaleza un reinonuevo. En la perspectiva de la evolución y en el marco de una concepcióndialéctica del desarrollo, tiene lugar un salto cualitativo que introduce un cambioradical. No es solo la supremacía de la inteligencia sobre el instinto como motorprincipal de adaptación (desarrollo del cerebro y del pensamiento abstracto), sinoalgo más profundo y significativo: el paso de una evolución exterior orientada a lasupervivencia, a una evolución interior destinada a la trascendencia, es decir, alcontrol de las fuerzas instintivas de la naturaleza y la actualización de una nuevadimensión: el reino del espíritu. Representa el salto cualitativo del orden colectivoal individual. El hombre está destinado a completar el gran ciclo evolutivo de lavida en forma individual mediante la regeneración de las fuerzas primarias de sunaturaleza inferior (reino animal) transformándolas en realizaciones espirituales(reino humano). Su tarea principal consiste en subordinar y controlar dichasfuerzas con su inteligencia y su voluntad, bajo la guía de la intuición. Entendidacomo un proceso, la evolución interior del hombre manifiesta una amplia gama de
  4. 4. realización que partiendo de los niveles más primitivos (hombre inferior) seextiende a los más elevados (hombre superior). En esta vasta escala y en distintosniveles todos los hombres comparten una sola responsabilidad, una tarea comúnde perfeccionamiento, no en forma colectiva sino individual. Quien trazara la figurade la primera lámina del Tarot (origen de la baraja actual), dejó plasmado en ellauna enseñanza. Un “mago” (el hombre), de pie frente a una mesa, alza una manoal cielo sosteniendo un cetro (símbolo de autoridad) a la vez que con la otraapunta a la tierra. Los 4 elementos de la materia están representados en losobjetos que yacen sobre la mesa. El simbolismo de la primera lámina manifiesta lamisión básica del hombre: transmutar lo inferior en superior, realizar en sí mismoel dominio de la materia por el espíritu como tarea fundamental de su evolución.También el noveno signo del zodíaco, Sagitario, contiene un símbolo excepcionalde esta concepción evolutiva del hombre como ser individual. Un centauro portaun arco en posición de disparar una flecha. Mitad hombre y mitad caballo, elsagitario apunta su arma hacia un objetivo celeste, símbolo de sus más elevadasaspiraciones. El cuerpo del caballo es el hombre instintivo, apoyado en la tierra yconfinado por sus intereses egoístas, el arquero erguido y alzando el arco es elhombre evolucionado, consciente de su destino, y la saeta dirigida hacia el infinitolas metas trascendentes de su espíritu que se vuelven accesibles con el triunfosobre la naturaleza animal y la libertad ganada en consecuencia. Sagitario es enAstrología un signo que simboliza las aspiraciones más elevadas. Suponeperspectiva, superación y meta, en una palabra, perfeccionamiento, como laexigencia bíblica: “Yo soy el Dios Todopoderoso; ve delante de mí, y sé perfecto”(Genesis 17:1), y también: “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padreque está en los cielos es perfecto” (Mateo 5:48).La estrella, luminaria del cielo nocturno y fulgor de la oscuridad, promesa ysímbolo de elevación y perfeccionamiento, de la luz espiritual siempre presente,está como palabra final al término de cada una de las tres grandes partes en quese divide la Divina Comedia. En el Infierno: “Entonces salimos para contemplar denuevo las estrellas”, en el Purgatorio: “Puro y dispuesto a remontarse hasta lasestrellas”, y en el Paraíso, intentando el poeta penetrar el misterio de la cúpulamística, concluye diciendo: “El Amor que mueve al Sol y a las demás estrellas”.www.psicoastrologia.net

×