Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Victimas, empatia y paz

24 visualizaciones

Publicado el

Una delegación de la ponencia de víctimas del Parlamento vasco hemos visitado recientemente Irlanda del Norte, con el objetivo de conocer la política de víctimas que se está desarrollando en ese país. 17 Julio 2010 El Correo

Publicado en: Noticias y política
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Victimas, empatia y paz

  1. 1. U na delegación de la po- nencia de víctimas del Parlamento vasco he- mos visitado reciente- mente Irlanda del Norte, con el ob- jetivo de conocer la política de víc- timas que se está desarrollando en ese país. Sin duda, el viaje prome- tía, no tanto por las políticas con- cretas de reconocimiento y de re- paración, sino so- bre todo para co- nocer el enfoque y la perspectiva con la que se afronta esa cues- tiónenunasitua- ción de post-vio- lencia. Conocer y aprender cómo afronta una so- ciedad que ha su- frido tanto el re- conocimientodel daño causado ha sido una expe- riencia muy en- riquecedora, de la que espero que todas y todos ha- yamos aprendi- do. En muy pocos días hemos esta- do con mucha gente, diversa y plu- ral: responsables institucionales de víctimas; miembros de la Comisión de víctimas que asesoran al Gobier- no; asociaciones de apoyo a las víc- timas y supervivientes; víctimas que muchas veces son a su vez vic- timarios, ex militantes lealistas y del IRA… Y hemos constatado que siguen teniendo muchas cuestio- nes pendientes. La ley de víctimas es de 2006, muy posterior a los Acuerdos de Stormont; están in- tentando reorganizar toda la polí- tica de víctimas que hasta ahora se había desarrollado en exceso a tra- vés de las asociaciones; la repara- ción económica no fue propuesta hasta 2009 y todavía sigue siendo motivo de discusión (12.000 libras por muerte); no hay un acuerdo unánime en relación a la definición de víctimas que recoge la ley; tam- poco hay un listado oficial compar- tido de víctimas… A primera vista, un observador vasco podría decir que están «mu- cho más ‘retrasados’» que nosotros en materia de víctimas. Sin embar- go, más allá de programas concre- tos de atención a las víctimas, en esta visita hemos podido constatar que como sociedad han avanzado, y mucho, en el objetivo comparti- do de construir la paz y reconocer a todas las víctimas. En ese senti- do, destacaría tres conclusiones de las que, en mi opinión, todavía nos queda mucho por aprender. 1. La perspectiva proactiva, po- sitiva frente a los problemas y las dificultades. En las reuniones en las que hemos podido estar simul- táneamente con representantes de partidos o grupos de ex presos de los dos extremos, hemos podido constatar que es posible construir la paz, incluso partiendo de las si- tuaciones más extremas.A pesar de ser personas que han estado enfren- tadas, que en algunos casos se han matado unos a otros, hemos senti- do su firme determinación de cons- truir la paz. Se respira una atmós- fera positiva, proactiva, como si tras el proceso de paz se les hubiera abierto el cielo y no tuvieran nin- guna intención de volver al agu- jero negro que fue la violencia. Y por ello se cen- tran sobre todo en el futuro, en cómo recons- truir puentes para el futuro. Quizás la reu- nión más impac- tante fue la que tuvimos en el Norte de Belfast (una de las zonas más castigadas por la violencia) con ex paramili- tares lealistas y ex combatientes del IRA: todos ellos habían pa- sado más de 15 años en la cárcel, pero ahora eran militantes de la paz. Nos presenta- ron un programa de ‘construcción de puentes’ (Bridge of Hope) entre las dos comunidades. Reconocen el daño causado, pero no se centran en el debate del arrepentimiento y, por supuesto, nadie renuncia a sus ideas. Simplemente, han asu- mido que a partir del proceso de paz defenderán sus ideas a través de la palabra. Pero no sólo eso, han in- teriorizado la importancia que tie- ne conocerse unos a otros, huma- nizar al ‘enemigo’ para que no vuel- va a pasar. Y por eso trabajan aho- ra construyendo puentes entre las dos comunidades, mirando al futu- ro y en positivo. 2. Uno de los debates más vivos en estos momentos es precisamen- te la definición de víctima. Los unionistas quieren introducir una matización en la definición de víc- tima actualmente en vigor. Pero en la ley se tomó una decisión audaz yacertada,paranodejaranadiefue- ra: se optó por la definición más am- plia e incluyente. Y creo que en esta cuestión tenemos que aprender de ellos.Aquí se ha parcelado a las víc- timas de una manera artificial: por un lado, las víctimas del terroris- moestánreconocidasporley,mien- tras que otras víctimas por motiva- ciones políticas siguen sin tener el mismo reconocimiento. En Irlan- da es víctima todo aquel que haya muerto a causa del conflicto, tam- bién las víctimas de las fuerzas po- liciales.Algo que sinceramente creo que responde mejor a la realidad de las víctimas, evitando su clasifica- ción y sobre todo, evitando dejar a nadie fuera. 3. Es destacable también el men- saje de los que trabajan para supe- rar el trauma que han supuesto tan- tos años de violencia: la víctima tie- ne que superar la victimización, el odio, y reconstruir su vida. Que el rol de víctima no sea su rol princi- pal. En esta perspectiva también creo que tenemos mucho que aprender, sobre todo algunas aso- ciacionesqueponensuempeñojus- to en lo contrario. No se trata de hacer comparacio- nes, sino de extraer conclusiones que nos pueden servir. Seguimos teniendo muchos problemas: no estamos en una situación de post- violencia, no están las víctimas de todas las violencias reconocidas, el Gobierno socialista no ha pedido perdón a las víctimas de los GAL… Pero los problemas no pueden ser excusas para parar el camino inicia- do de reconocimiento y reparación de todas las víctimas.Tenemos que seguir abriendo la mirada, no ce- rrándola. Y para ello se requieren personas que en su fuero interno han hecho el ejercicio de intentar ponerse en la piel del otro/a, con habilidades sociales de empatía de- sarrolladas. Desde Irlanda volví con un mayor convencimiento de que no nos queda otra más que seguir poniendo el foco en nuestras simi- litudes y cercanías humanas, por encima de nuestras diferencias po- líticas, y avanzar hacia la compren- sión del sufrimiento del otro/a que nos permita poner los cimientos de una paz duradera. ANTÓN Categorías políticas El14dejulio,ladirectoradeDe- rechosHumanosdelGobierno vasco, en el artículo ‘Recono- cer a las víctimas sin paralelis- mosniequiparaciones’,afirma- ba que «Amnistía Internacio- nal (AI) reserva la calificación ‘de motivación política’ a las víctimas de dictaduras y regí- menestotalitariosquenocum- plen los presupuestos básicos de un Estado de Derecho. En los que sí lo son, como España, desde que entró en vigor la Constitución de 1978, sus in- formes incluyen estos supues- tos en el apartado de abusos o extralimitacionesdelpoderpor el Estado y sus agentes». Amnistía Internacional de- sea aclarar que, por sus princi- pios de imparcialidad y objeti- vidad,noempleacategoríaspo- líticas y se ciñe sólo a la obliga- cionesdelosEstadosenbaseal derechointernacionalalahora depronunciarsesobrelosdere- chos de las víctimas de abusos contra sus derechos humanos. No debate sobre la condición democrática de un Estado, y sólosecentraenloshechosque pueden vulnerar los derechos humanos, y sus responsabili- dades internacionales. Respecto a crímenes inter- nacionales como: genocidio, crímenes de lesa humanidad, deguerra,tortura,desaparicio- nes forzadas o ejecuciones ex- trajudiciales, las motivaciones políticas son irrelevantes para Amnistía Internacional y para el derecho internacional, en lo que respecta a su persecución, investigación,sanciónalosres- ponsables y los derechos de las víctimas.CuandounEstadoes- tablece distinciones entre víc- timas de estos crímenes atro- ces, transmite un mensaje de desigualdad sobre la dignidad humanaydepermisividadala continuidad de tales abusos. ANA MARÍA REBOLLAR. DTORA. ADJUNTA DE AMNISTÍA INTERNACIONAL ESPAÑA MADRID Post debatem ¿Dónde vas, España? ¿Dónde vas, triste de ti? Y ¿dónde va- mostodoslosque,quierasono, caminamosuncidosatuyugo? Sumidaenelquepareceine- xorable bipartidismo, el futu- rodelEstadosepresentacomo una espantosa disyuntiva. Por un lado inepcia y mentira, por el otro soberbia y corrupción. ¿Dónde vas, pobre España? Qué lejos está la ilusionan- teEuropadeJeanMonnetyRo- bert Schuman, la Europa que tantas esperanzas despertó y vemos convertida en un dora- do almacén para políticos arrumbados. ¡Qué lejos el sueño de la Fe- deración Europea! JAVIER ALDAY CAREAGA. SAN SEBASTIÁN CARTAS AL DIRECTOR Hoy estamos atravesando la crisis que años antes se negaba diciendo que no era crisis, sino desaceleración económica, o que la crisis no nos iba a afectar y que pasaría de largo. Como no se ha hecho nada en este tiempo, ahora vienen los proble- mas para paliar los desajustes económicos porque, después de haber estado en la inopia, no tienen mejor idea que la subi- da de impuestos, recortes salariales o congelaciones como las de las pensiones. Dirijo mi pregunta a las personas que ven muy factible solucionar estos problemas económicos, así como asegurar el empleo. ¿Cómo se pueden mantener las empre- sas y sus puestos de trabajo si no les llegan pedidos? Estamos viendo cómo los empresarios se han visto obligados a cerrar pequeñas y medianas empresas, o hacer EREs no deseados. Hay que tener presente que hasta hace bien poco se expor- taba gran parte de lo que se producía y hoy vemos cómo los países emergentes y receptores de nuestras exportaciones producen ellos mismos o en colaboración con empresas de aquí o de otros lugares; incluso las empresas se están asentan- do en esos países donde los salarios y cargas sociales, si las hu- biere, son muy inferiores a las nuestras, y de receptores se han convertido en exportadores. Esto quiere decir que muchos de nuestros productos no los necesitan a no ser que sean de gran calidad y precios competitivos. Para muestra de cómo estamos no hay más que ver las rui- nas industriales de empresas que fueron boyantes y pujantes sus productos para bien de nuestra economía, sin contar ade- más con las empresas desaparecidas en cuyos solares se han edificado viviendas. Ésta es la realidad que vivimos hoy y que muchos no quieren ver. Con la que está cayendo, estamos para recomendar a nuestros empresarios que vendan menos en los mercados más cercanos. :: TOMÁS ARANAGA URKULLU. BARAKALDO-VIZCAYA Crisis económica Víctimas, empatía y paz AINTZANE EZENARRO PORTAVOZ PARLAMENTARIA DE ARALAR :: JESÚS FERRERO Sábado 17.07.10 EL CORREO32 OPINIÓN

×