Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.
Próximo SlideShare
La unión europea
La unión europea
Cargando en…3
×
1 de 3

(283)short profecias autorealizadas

0

Compartir

Descargar para leer sin conexión

Self-fulfilling prophecies, that may never be true

Audiolibros relacionados

Gratis con una prueba de 30 días de Scribd

Ver todo

(283)short profecias autorealizadas

  1. 1. 1 ¿PROFECIAS AUTOREALIZADAS? Manfred Nolte Una profecía autocumplida es una predicción que se hace real debido a la influencia recíproca entre la creencia y la conducta. Algunos ejemplos se remontan a la mitología griega o la India, pero fue el sociólogo Robert K. Merton quien acuñó la expresión en 1948. Según Merton una profecía autocumplida es una definición imaginaria de una situación que hace que la falsa concepción original vaya tornándose realidad. Y es que coincidiendo con las reuniones de otoño del Fondo Monetario Internacional, inauguradas este viernes pasado en Perú, se ha destilado desde la Institución internacional, coincidiendo con otras del Banco de Pagos internacionales, la OCDE, el BCE y diversas firmas de influencia, la advertencia de que la economía global atraviesa serios peligros, que las amenazas que acechan a las economías productivas del planeta son más severas que cualesquiera otras desde la quiebra de Lehman Brothers en 2008. Crecen menos los gigantes asiáticos y latinoamericanos que asisten impotentes a sangrías masivas de sus capitales hacia el exterior. Los precios de las materias primas se han colapsado, lo mismo que sus ingresos en dólares y en muchos casos sus monedas cotizan a mínimos históricos. Pero tampoco crecen demasiado los países centrales y desarrollados y ello conduce a un círculo vicioso en el que ambos se influyen, dado que las exportaciones de unos son las importaciones de otros y ello puede tener un efecto adicional sobre las demandas internas que se vuelvan más conservadoras y aun pusilánimes y entonces la deflación, ese monstruo que no acaba de desaparecer, campearía a sus anchas y provocaría estragos sin límite. Y como sucede con las modas y creencias dietéticas, que un alimento que antaño era pernicioso hoy es fuente de salud y a la inversa, medidas consideradas como salvíficas para nuestras economías se reputan al día de hoy como insuficientes o potencialmente perversas. Las políticas monetarias ultralaxas que han estabilizado la crisis (la política de Bernake de relajación cuantitativa y la ya legendaria de Draghi con su advertencia del que “haré cuanto sea necesario para salvar al euro”), ahora pueden ser el germen de una nueva recaída. Y si tuviese lugar una recesión -se está simulando una enfermedad todavía inexistente- los gestores de la política monetaria carecerían de herramientas con las que responder. Como los tipos de interés están a niveles de cero, e incluso en los mercados de bonos los tipos son negativos en un alto porcentaje de las emisiones, no habría espacio para rebajarlos y la política monetaria desparecería del taller de instrumentos disponibles para combatir la crisis. El mundo entraría en un modo de histéresis generalizada -paro pertinaz- reviviendo los efectos del 1929 o de 2008. La aversión al riesgo y el aumento de la propensión al ahorro cavarían aun más profundamente ahondando el agujero. Los inversores demandarían solo los activos financieros más saneados cuyos precios se dispararían con rendimientos nulos o negativos. La idea de que un crecimiento anémico es solo una consecuencia temporal de la crisis de 2008 –se dice- es absurda. (El texto sigue después del png del periódico.)
  2. 2. 2
  3. 3. 3 Lamentablemente las recetas para orillar el peligro anunciado son vagas y titubeantes aludiendo a genéricos principios de ortodoxia que solo repiten la consigna de ‘hay que hacer las cosas mejor’, o sea, hay que hacerlas bien hechas. Mientras el mundo amenaza zozobrar, el Fondo Monetario Internacional ha hecho públicas sus previsiones de la economía española. El Fondo prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) español avance un 3,1 % este año y un 2,5 % en 2016, lo cual –ya lo sabemos- no está nada mal. En lo que se refiere al paro, el FMI estima que este año acabe con una tasa del 21,8 % que en 2016 se reduciría hasta el 19,9 %. Otras noticias se refieren al déficit público. El FMI respalda la teoría de Bruselas y calcula que España incumplirá ligeramente los objetivos pactados. No será hasta 2017 cuando el déficit baje del 3 %. No es grave, pero ya se sabe que en año electoral hay que echar algo más de leña a la caldera. Cabe preguntarse: ¿Es la economía española una fortaleza aislada que sobrevive al posible tsunami global? Doctores tiene la Iglesia que sabrán responder a tan aventurada cuestión, pero ni la española es una isla ni la global se antoja tan amenazada. Después de todo, el crecimiento global en 2015 será del 3,1% y apenas difiere de las tasas de los tres años anteriores. En nuestros años mozos de universitarios circuló por las aulas una sátira ilustrativa del tema que nos ocupa. Es como sigue. Un próspero empresario eibarrés incluyó en su nómina al hijo recién graduado en ciencias económicas. Aunque la coyuntura era favorable y continuó siéndolo al término de la historieta, el recién llegado fue persuadiendo a su padre para recortar gastos, despedir personal y reducir cartera de clientes protegiéndose ante una hipotética crisis futura. Naturalmente, la desastrosa adopción de unos supuestos imaginarios condujeron al cierre de aquella pujante firma con lo que el Padre concluyó admirado: ¡Menos mal que hice caso a mi hijo. Sus previsiones no pudieron ser más acertadas! O sea, profecías autorealizadas de las que en principio conviene sospechar, sin bajar del todo la guardia.

×