SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 49
Domingo
20
del
tiempo
ordinario
Hoy nos habla Jesús con
palabras que nos parecen
desconcertantes y hasta
algo duras. Pero, como
todas sus palabras,
debemos considerar las
circunstancias y el contexto
de ellas. Hoy nos habla de
fuego, de bautismo y de
división. Pero ¿Qué fuego,
bautismo y división?
Lc 12, 49-53
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus
discípulos: "He venido a prender fuego en el
mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo!
Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué
angustia hasta que se cumpla!
¿Pensáis que he venido a traer al mundo
paz? No, sino división. En adelante, una
familia de cinco estará dividida: tres contra
dos y dos contra tres; estarán divididos el
padre contra el hijo y el hijo contra el padre,
la madre contra la hija y la hija contra la
madre, la suegra contra la nuera y la nuera
contra la suegra."
Jesús quiere
prender fuego;
pero no es
ningún
incendiario.
Claro que no
habla de ningún
incendio
externo y
material.
Tampoco habla de un incendio interno psicológico,
como cuando se dice de una persona que está “muy
encendida”, porque discute acaloradamente o defiende
algo de forma fanática, como suele pasar en muchas
religiones con los fundamentalistas.
Jesús está
hablando de
un incendio
interior, que
es el amor.
Por ese
incendio
amoroso Él
vivió, se
desvivió y
murió.
Toda la vida pública
de Jesús fue un ir
incendiando a sus
discípulos y a toda la
gente en las llamas
de amor del Padre. A
esa tarea dedicaba
sus trabajos, sus
palabras, acciones y
milagros.
Este es el testamento que les da a los apóstoles, y a
nosotros, en la noche del jueves santo: “Este es mi
mandamiento: que os queráis como yo os he querido”.
Si los cristianos
viviéramos el amor
al estilo que Jesús
nos enseñó, el
mundo ardería de
una manera feliz.
¿Cuál debe ser
nuestra respuesta al
incendio de amor
que Jesús quiere
poner en la Iglesia?
Por de pronto, no apagar
este fuego. Nos dice san
Pablo: “No extingáis al
Espíritu”(I Tes 5,19). Ante
un mundo que muere de
frío por tantos egoísmos,
hay muchas llamitas
encendidas del Espíritu en
familias y comunidades por
el amor del Espíritu que se
difunde. Al menos
No se
oculta
una vela
bajo la
mesa.
Automático
No ocultéis vuestra luz,
no la escondáis.
No
apaguéis
vuestro
amor,
no lo
hagáis.
No
apaguéis
vuestro
amor, no
lo hagáis.
Hacer CLICK
Luego debemos hacer
que nuestra llama arda
más, que seamos
llenos del fuego del
amor de Dios. Para
eso debemos ser
revestidos, inundados,
bautizados cada vez
más por el Espíritu
Santo. Hoy nos dice
Jesús que quiere ser
bautizado. ¿Con qué
bautismo?
Bautizarse significa
sumergirse. Los
cristianos nos
bautizamos en el
agua y en el
Espíritu. En el agua
nos sumergimos
sólo de forma
simbólica,
representando
sobre todo el
sumergirnos en el
Espíritu.
Las cosas del Espíritu no son como las cosas materiales.
El bautismo en el agua es sólo una vez; pero en el
Espíritu podemos ser bautizados muchas veces, porque
es infinito y, aunque nos sumerjamos, nunca nos
llenamos del todo.
Depende de
nuestras
intenciones y
de la
capacidad que
pongamos.
Sumergirse
(bautizarse) en el
Espíritu de hecho es
llenarse de gozo; pero
en esta vida puede ser
sumergirse en el dolor
o sumergirse en el
baño de sangre de la
muerte. Este es el
bautismo que Jesús
anhelaba, porque
convenía para nuestro
bien.
Jesús tenía tanto amor que quería sumergirse en el baño
de sangre, para que nosotros pudiéramos salvarnos. Ese
baño de muerte terminaría en resurrección, porque el
Espíritu de amor siempre será de paz y alegría.
En ese baño de
sangre se han
sumergido tantos
santos que han
pasado por un
martirio cruento o
por el martirio de
una vida entregada
al Amor.
Algunos han pasado por
una vida martirial, por
seguir el fuego del amor
a Dios, muchos años
antes de Jesucristo. Hoy
en la primera lectura se
nos narran algunas de
las penalidades que
pasó el profeta Jeremías
por defender el honor y
la gloria de Dios.
Jeremías 38, 4-6. 8-10
En aquellos días, los príncipes dijeron al rey: "Muera ese
Jeremías, porque está desmoralizando a los soldados que
quedan en la ciudad y a todo el pueblo, con semejantes
discursos. Ese hombre no busca el bien del pueblo, sino su
desgracia. "Respondió el rey Sedecías: "Ahí lo tenéis, en
vuestro poder: el rey no puede nada contra vosotros."Ellos
cogieron a Jeremías y lo arrojaron en el aljibe de Malquías,
príncipe real, en el patio de la guardia, descolgándolo con
sogas. En el aljibe no había agua, sino lodo, y Jeremías se
hundió en el lodo.
Ebedmelek salió del palacio y habló al rey: "Mi rey y señor,
esos hombres han tratado inicuamente al profeta Jeremías,
arrojándolo al aljibe, donde morirá de hambre, porque no
queda pan en la ciudad.“ Entonces el rey ordenó a
Ebedmelek, el cusita: "Toma tres hombres a tu mando, y
sacad al profeta Jeremías del aljibe, antes de que muera."
Jeremías es como un
símbolo muy especial de
Jesucristo, sufriendo
mucho por predicar la
palabra de Dios.
Entonces, como ahora,
los poderosos, y quizá
más los que se arriman a
ellos, no quieren dejar su
vida tranquila y de
comodidad. Por eso se
enfrentan a las personas
de bien.
Hay momentos
difíciles en la vida. En
esos momentos
debemos arrojarnos a
los brazos de Dios y
sumergirnos en el
fuego de su amor.
Seguro que
encontraremos la paz
del espíritu.
Hoy precisamente
nos dice Jesús que
no ha venido a traer
la paz sino la
división. La división
no es lo mismo que
la guerra. Porque la
paz la quiere Dios y
es un fruto del
Espíritu Santo, de
estar sumergido en
el fuego de su amor.
¿De qué división
habla Jesús?
Ya había profetizado el anciano Simeón: “Este Niño está
puesto para caída y levantamiento de muchos; será signo
de contradicción”.
De hecho la
división
comenzó en el
mismo tiempo
de Jesús: Unos
le aceptaron y
otros le
rechazaron.
Jesús mismo dijo: “El que no
está conmigo está contra
mi”. No es que Dios quiera la
guerra ni la división. Dios
quiere la paz y la unión. Pero
se dan unas circunstancias
que no quiere Dios: los
pecados. En medio de los
pecados, Jesús enciende la
hoguera del amor; y hay
unos que se queman y otros
quieren quedarse fríos.
Por eso existe esa división, que a veces es dentro de la
propia familia. Ha habido santos que han tenido que dejar
su propia familia por seguir el ardor del amor de Dios,
como san Francisco de Asís que tuvo que decir:
Ya no tengo
padre en la
tierra; mi
único padre
será Dios.
Hay momentos en que uno tiene que decidirse y hacer
opciones fundamentales en la vida. A veces a uno se le
ofrece un puesto de trabajo donde triunfa la injusticia o
se le ofrece una juerga sensual, sin que se entere su
esposa (o); o tantos momentos donde debe hacer una
opción de conciencia. A veces la división está en
nosotros mismos.
Jesús nos invita a
seguirle, aun en
contra del parecer
de la familia. Para
seguir a Jesús
debemos estar
ligeros de carga,
debemos quitar
todo lo que nos
estorbe. Así nos lo
dice hoy la segunda
lectura.
Hebreos 12, 1-4
Hermanos: Una nube ingente de testigos nos
rodea: por tanto, quitémonos lo que nos estorba y
el pecado que nos ata, y corramos en la carrera
que nos toca, sin retirarnos, fijos los ojos en el que
inició y completa nuestra fe: Jesús, que,
renunciando al gozo inmediato, soportó la cruz,
despreciando la ignominia, y ahora está sentado a
la derecha del trono de Dios.
Recordad al que soportó la oposición de los
pecadores, y no os canséis ni perdáis el ánimo.
Todavía no habéis llegado a la sangre en vuestra
pelea contra el pecado.
La carta a los hebreos
había hablado mucho
sobre la fe. Y de esa fe
nos van enseñando los
patriarcas del Antiguo
Testamento.
Especialmente
sobresale le fe de
Abraham.
Nosotros, los cristianos, tenemos sobre todo el gran
modelo que es Jesucristo. Debemos seguirle con
grandeza y perseverancia. Hoy se nos dice que debemos
correr como un atleta o deportista. Para correr bien y con
mayor libertad, es necesario quitarse todo el peso de
encima.
El peso que nosotros debemos quitar para seguir a
Cristo es: la envidia, pereza, avaricia, soberbia, egoísmo;
prescindir también de varias comodidades y caprichos y
deseos inútiles, para estar más prontos en el
seguimiento del Señor.
Y nos estorban para ir a
Dios no sólo vicios y
maldades externas, que a
veces creemos no tener,
sino egoísmos más
ocultos. Porque a veces
estorba el amor desmedido
a nosotros mismos,
excesiva preocupación por
lo que creemos nuestro,
por nuestros problemas e
inquietudes, nuestras
ideas y pretensiones, sin
mirar al bien del prójimo
que quizá necesite más.
No se trata de quitar
por quitar, sino que
es necesario llenar el
vacío. Eso será fácil
si estamos
sumergidos en el
amor de Dios. Donde
hay amor van
desapareciendo los
vicios y maldades.
Terminemos pidiendo al Señor que sintamos en
el corazón el fuego de su amor, porque estemos
bautizados o sumergidos en su Espíritu.
Bautízame,
Señor, con
tu Espíritu.
Automático
Bautízame,
Señor, con
tu Espíritu.
Y déjame
sentir el
fuego de
tu amor
aquí en
mi
corazón,
Señor.
Y déjame sentir
el fuego de tu
amor
Y déjame
sentir el
fuego de
tu amor
aquí en
mi
corazón,
Señor.
La Virgen María,
ante el anuncio del
ángel, se ofreció a
Dios y recibió con
plenitud al Espíritu
Santo. Madre de
Dios, ruega por
nosotros.
AMÉN

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Doctrinas clave [edwin palmer]
Doctrinas clave [edwin palmer]Doctrinas clave [edwin palmer]
Doctrinas clave [edwin palmer]Fredy Saavedra
 
A Quienes Luchan Por Transformar El Mundo
A Quienes Luchan Por Transformar El MundoA Quienes Luchan Por Transformar El Mundo
A Quienes Luchan Por Transformar El MundoDetodoconNinos
 
A la nobleza cristiana de la nación alemana acerca del mejoramiento del estad...
A la nobleza cristiana de la nación alemana acerca del mejoramiento del estad...A la nobleza cristiana de la nación alemana acerca del mejoramiento del estad...
A la nobleza cristiana de la nación alemana acerca del mejoramiento del estad...vsalazarp
 
Lección 6 | Juveniles | Todo el mundo lo hace | Escuela Sabática tercer trime...
Lección 6 | Juveniles | Todo el mundo lo hace | Escuela Sabática tercer trime...Lección 6 | Juveniles | Todo el mundo lo hace | Escuela Sabática tercer trime...
Lección 6 | Juveniles | Todo el mundo lo hace | Escuela Sabática tercer trime...jespadill
 
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 12
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 12Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 12
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 12guest27ccb92
 
Porque con ingenio haras la guerra
Porque con ingenio haras la guerraPorque con ingenio haras la guerra
Porque con ingenio haras la guerraHermanoJuanEnrique
 
Guerra Espiritual. Peleando la buena batalla de la fe
Guerra Espiritual. Peleando la buena batalla de la feGuerra Espiritual. Peleando la buena batalla de la fe
Guerra Espiritual. Peleando la buena batalla de la feagape instituto biblico
 
Claves para la formación de líderes
Claves para la formación de líderesClaves para la formación de líderes
Claves para la formación de líderesMisionero de Asibarg
 
Santo rosario rezo personalizado
Santo rosario rezo personalizadoSanto rosario rezo personalizado
Santo rosario rezo personalizadoemilioperucha
 
Testifique de cristo sin temor
Testifique de cristo sin temorTestifique de cristo sin temor
Testifique de cristo sin temorAdrian Fols
 
La guerra invisible San Nicodemo el Aghiorita
La guerra invisible San Nicodemo el AghioritaLa guerra invisible San Nicodemo el Aghiorita
La guerra invisible San Nicodemo el Aghioritaadyesp
 

La actualidad más candente (17)

Doctrinas clave [edwin palmer]
Doctrinas clave [edwin palmer]Doctrinas clave [edwin palmer]
Doctrinas clave [edwin palmer]
 
A Quienes Luchan Por Transformar El Mundo
A Quienes Luchan Por Transformar El MundoA Quienes Luchan Por Transformar El Mundo
A Quienes Luchan Por Transformar El Mundo
 
A la nobleza cristiana de la nación alemana acerca del mejoramiento del estad...
A la nobleza cristiana de la nación alemana acerca del mejoramiento del estad...A la nobleza cristiana de la nación alemana acerca del mejoramiento del estad...
A la nobleza cristiana de la nación alemana acerca del mejoramiento del estad...
 
Rodeados pero no vencidos.docx
Rodeados pero no vencidos.docxRodeados pero no vencidos.docx
Rodeados pero no vencidos.docx
 
Lección 6 | Juveniles | Todo el mundo lo hace | Escuela Sabática tercer trime...
Lección 6 | Juveniles | Todo el mundo lo hace | Escuela Sabática tercer trime...Lección 6 | Juveniles | Todo el mundo lo hace | Escuela Sabática tercer trime...
Lección 6 | Juveniles | Todo el mundo lo hace | Escuela Sabática tercer trime...
 
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 12
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 12Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 12
Lecciones De La Vida Cristiana MóDulo 1 LeccióN 12
 
Porque con ingenio haras la guerra
Porque con ingenio haras la guerraPorque con ingenio haras la guerra
Porque con ingenio haras la guerra
 
Fe text (2)
Fe text (2)Fe text (2)
Fe text (2)
 
Guerra Espiritual. Peleando la buena batalla de la fe
Guerra Espiritual. Peleando la buena batalla de la feGuerra Espiritual. Peleando la buena batalla de la fe
Guerra Espiritual. Peleando la buena batalla de la fe
 
XXII Domingo ordinario ciclo a
XXII Domingo ordinario ciclo aXXII Domingo ordinario ciclo a
XXII Domingo ordinario ciclo a
 
Claves para la formación de líderes
Claves para la formación de líderesClaves para la formación de líderes
Claves para la formación de líderes
 
Santo rosario rezo personalizado
Santo rosario rezo personalizadoSanto rosario rezo personalizado
Santo rosario rezo personalizado
 
Testifique de cristo sin temor
Testifique de cristo sin temorTestifique de cristo sin temor
Testifique de cristo sin temor
 
La guerra invisible San Nicodemo el Aghiorita
La guerra invisible San Nicodemo el AghioritaLa guerra invisible San Nicodemo el Aghiorita
La guerra invisible San Nicodemo el Aghiorita
 
Ciclo aprendizaje: Más ayes para el profeta
Ciclo aprendizaje: Más ayes para el profetaCiclo aprendizaje: Más ayes para el profeta
Ciclo aprendizaje: Más ayes para el profeta
 
Somos Luz
Somos LuzSomos Luz
Somos Luz
 
El Beneficio de las Escrituras-A.W.Pink
El Beneficio de las Escrituras-A.W.PinkEl Beneficio de las Escrituras-A.W.Pink
El Beneficio de las Escrituras-A.W.Pink
 

Similar a Bautízame con tu Espíritu

LEC 10 Templanza en el crisol . 2022.pptx
LEC 10 Templanza en el crisol . 2022.pptxLEC 10 Templanza en el crisol . 2022.pptx
LEC 10 Templanza en el crisol . 2022.pptxjeus1208
 
HOJA DOMINICAL DE CATEQUESIS. DOMINGO 31 DEL TO. CICLO C. DIA 30 DE OCTUBRE D...
HOJA DOMINICAL DE CATEQUESIS. DOMINGO 31 DEL TO. CICLO C. DIA 30 DE OCTUBRE D...HOJA DOMINICAL DE CATEQUESIS. DOMINGO 31 DEL TO. CICLO C. DIA 30 DE OCTUBRE D...
HOJA DOMINICAL DE CATEQUESIS. DOMINGO 31 DEL TO. CICLO C. DIA 30 DE OCTUBRE D...federico almenara ramirez
 
HOJA DOMINICAL DE CATEQUESIS. DOMINGO 31 DEL TO. CICLO C. DIA 30 DE OCTUBRE D...
HOJA DOMINICAL DE CATEQUESIS. DOMINGO 31 DEL TO. CICLO C. DIA 30 DE OCTUBRE D...HOJA DOMINICAL DE CATEQUESIS. DOMINGO 31 DEL TO. CICLO C. DIA 30 DE OCTUBRE D...
HOJA DOMINICAL DE CATEQUESIS. DOMINGO 31 DEL TO. CICLO C. DIA 30 DE OCTUBRE D...federico almenara ramirez
 
LA PACIENCIA DEL VERDADERO DISCIPULO.pptx
LA PACIENCIA DEL VERDADERO  DISCIPULO.pptxLA PACIENCIA DEL VERDADERO  DISCIPULO.pptx
LA PACIENCIA DEL VERDADERO DISCIPULO.pptxnilton1984
 
"A la nobleza cristiana de la nación Alemana acerca del mejoramiento del Esta...
"A la nobleza cristiana de la nación Alemana acerca del mejoramiento del Esta..."A la nobleza cristiana de la nación Alemana acerca del mejoramiento del Esta...
"A la nobleza cristiana de la nación Alemana acerca del mejoramiento del Esta...pgomezs
 
Lutero a la nobleza alemana
Lutero a la nobleza alemanaLutero a la nobleza alemana
Lutero a la nobleza alemanaDiego Zamora
 
Gran priorato español santa maría pobres caballeros de cristo
Gran priorato español santa maría pobres caballeros de cristoGran priorato español santa maría pobres caballeros de cristo
Gran priorato español santa maría pobres caballeros de cristoOSM- PCC
 
02 1 corintios 1.10 17 (a)
02 1 corintios 1.10 17 (a)02 1 corintios 1.10 17 (a)
02 1 corintios 1.10 17 (a)Miguel Castillo
 
Armonía Deliciosa familiar
Armonía Deliciosa familiarArmonía Deliciosa familiar
Armonía Deliciosa familiarCamaleon Cam
 
Amar de verdad
Amar de verdadAmar de verdad
Amar de verdadcorzo asta
 

Similar a Bautízame con tu Espíritu (20)

Dom ord 26 b
Dom ord 26 bDom ord 26 b
Dom ord 26 b
 
Predica nov. 17 de 2013 fuego y pasion
Predica nov. 17 de 2013  fuego y pasionPredica nov. 17 de 2013  fuego y pasion
Predica nov. 17 de 2013 fuego y pasion
 
H umildad
H umildadH umildad
H umildad
 
Cultura del reino_de_dios
Cultura del reino_de_diosCultura del reino_de_dios
Cultura del reino_de_dios
 
Eucaristia2do2008 ii ibim
Eucaristia2do2008 ii ibimEucaristia2do2008 ii ibim
Eucaristia2do2008 ii ibim
 
LEC 10 Templanza en el crisol . 2022.pptx
LEC 10 Templanza en el crisol . 2022.pptxLEC 10 Templanza en el crisol . 2022.pptx
LEC 10 Templanza en el crisol . 2022.pptx
 
HOJA DOMINICAL DE CATEQUESIS. DOMINGO 31 DEL TO. CICLO C. DIA 30 DE OCTUBRE D...
HOJA DOMINICAL DE CATEQUESIS. DOMINGO 31 DEL TO. CICLO C. DIA 30 DE OCTUBRE D...HOJA DOMINICAL DE CATEQUESIS. DOMINGO 31 DEL TO. CICLO C. DIA 30 DE OCTUBRE D...
HOJA DOMINICAL DE CATEQUESIS. DOMINGO 31 DEL TO. CICLO C. DIA 30 DE OCTUBRE D...
 
HOJA DOMINICAL DE CATEQUESIS. DOMINGO 31 DEL TO. CICLO C. DIA 30 DE OCTUBRE D...
HOJA DOMINICAL DE CATEQUESIS. DOMINGO 31 DEL TO. CICLO C. DIA 30 DE OCTUBRE D...HOJA DOMINICAL DE CATEQUESIS. DOMINGO 31 DEL TO. CICLO C. DIA 30 DE OCTUBRE D...
HOJA DOMINICAL DE CATEQUESIS. DOMINGO 31 DEL TO. CICLO C. DIA 30 DE OCTUBRE D...
 
Vanguardia Luterana N° 3
Vanguardia Luterana N° 3Vanguardia Luterana N° 3
Vanguardia Luterana N° 3
 
LA PACIENCIA DEL VERDADERO DISCIPULO.pptx
LA PACIENCIA DEL VERDADERO  DISCIPULO.pptxLA PACIENCIA DEL VERDADERO  DISCIPULO.pptx
LA PACIENCIA DEL VERDADERO DISCIPULO.pptx
 
"A la nobleza cristiana de la nación Alemana acerca del mejoramiento del Esta...
"A la nobleza cristiana de la nación Alemana acerca del mejoramiento del Esta..."A la nobleza cristiana de la nación Alemana acerca del mejoramiento del Esta...
"A la nobleza cristiana de la nación Alemana acerca del mejoramiento del Esta...
 
Lutero a la nobleza alemana
Lutero a la nobleza alemanaLutero a la nobleza alemana
Lutero a la nobleza alemana
 
III Domingo de Cuaresma ciclo C
III Domingo de Cuaresma ciclo CIII Domingo de Cuaresma ciclo C
III Domingo de Cuaresma ciclo C
 
Gran priorato español santa maría pobres caballeros de cristo
Gran priorato español santa maría pobres caballeros de cristoGran priorato español santa maría pobres caballeros de cristo
Gran priorato español santa maría pobres caballeros de cristo
 
02 1 corintios 1.10 17 (a)
02 1 corintios 1.10 17 (a)02 1 corintios 1.10 17 (a)
02 1 corintios 1.10 17 (a)
 
Precio del liderazgo
Precio del liderazgoPrecio del liderazgo
Precio del liderazgo
 
Armonía Deliciosa familiar
Armonía Deliciosa familiarArmonía Deliciosa familiar
Armonía Deliciosa familiar
 
20 domingo ordinario c
20 domingo ordinario c20 domingo ordinario c
20 domingo ordinario c
 
Amar de verdad
Amar de verdadAmar de verdad
Amar de verdad
 
VIII Domingo ordinario ciclo A
VIII Domingo ordinario ciclo AVIII Domingo ordinario ciclo A
VIII Domingo ordinario ciclo A
 

Más de Diócesis de Mayagüez

Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017Diócesis de Mayagüez
 
SOLEMNIDAD: EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
SOLEMNIDAD:  EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)SOLEMNIDAD:  EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
SOLEMNIDAD: EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)Diócesis de Mayagüez
 

Más de Diócesis de Mayagüez (20)

XXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO A
XXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO AXXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO A
XXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO A
 
Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)
Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)
Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)
 
III Domingo de Cauresma ciclo b
III Domingo de Cauresma ciclo b III Domingo de Cauresma ciclo b
III Domingo de Cauresma ciclo b
 
XXIV Domingo ordinario ciclo a
XXIV Domingo ordinario ciclo aXXIV Domingo ordinario ciclo a
XXIV Domingo ordinario ciclo a
 
XXIII Domingo ordinario ciclo a
XXIII Domingo ordinario ciclo aXXIII Domingo ordinario ciclo a
XXIII Domingo ordinario ciclo a
 
XXI Domingo ordinario ciclo a
XXI Domingo ordinario ciclo aXXI Domingo ordinario ciclo a
XXI Domingo ordinario ciclo a
 
XX Domingo ordinario ciclo a
XX Domingo ordinario ciclo aXX Domingo ordinario ciclo a
XX Domingo ordinario ciclo a
 
XiX Domingo ordinario ciclo A
XiX Domingo ordinario ciclo AXiX Domingo ordinario ciclo A
XiX Domingo ordinario ciclo A
 
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
 
XVII Domingo ordinario ciclo a
XVII Domingo ordinario ciclo aXVII Domingo ordinario ciclo a
XVII Domingo ordinario ciclo a
 
XVI Domingo ordinario ciclo a
XVI Domingo ordinario ciclo aXVI Domingo ordinario ciclo a
XVI Domingo ordinario ciclo a
 
XV Domingo ordinario ciclo a
XV Domingo ordinario ciclo aXV Domingo ordinario ciclo a
XV Domingo ordinario ciclo a
 
XIV Domingo ordinario ciclo a
XIV Domingo ordinario ciclo aXIV Domingo ordinario ciclo a
XIV Domingo ordinario ciclo a
 
XIII Domingo ordinario ciclo a
XIII Domingo ordinario ciclo a XIII Domingo ordinario ciclo a
XIII Domingo ordinario ciclo a
 
XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)
XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)
XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)
 
Taller de Misionología
Taller de MisionologíaTaller de Misionología
Taller de Misionología
 
SOLEMNIDAD: EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
SOLEMNIDAD:  EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)SOLEMNIDAD:  EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
SOLEMNIDAD: EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
 
Domingo Santísima Trinidad ciclo a
Domingo Santísima Trinidad ciclo aDomingo Santísima Trinidad ciclo a
Domingo Santísima Trinidad ciclo a
 
Pentecostés 2017 ciclo A
Pentecostés 2017 ciclo APentecostés 2017 ciclo A
Pentecostés 2017 ciclo A
 
Ascensión del Señor ciclo A, 2017
Ascensión del Señor ciclo A, 2017Ascensión del Señor ciclo A, 2017
Ascensión del Señor ciclo A, 2017
 

Bautízame con tu Espíritu

  • 2. Hoy nos habla Jesús con palabras que nos parecen desconcertantes y hasta algo duras. Pero, como todas sus palabras, debemos considerar las circunstancias y el contexto de ellas. Hoy nos habla de fuego, de bautismo y de división. Pero ¿Qué fuego, bautismo y división? Lc 12, 49-53
  • 3. En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "He venido a prender fuego en el mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo! Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué angustia hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido a traer al mundo paz? No, sino división. En adelante, una familia de cinco estará dividida: tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra."
  • 4. Jesús quiere prender fuego; pero no es ningún incendiario. Claro que no habla de ningún incendio externo y material.
  • 5. Tampoco habla de un incendio interno psicológico, como cuando se dice de una persona que está “muy encendida”, porque discute acaloradamente o defiende algo de forma fanática, como suele pasar en muchas religiones con los fundamentalistas.
  • 6. Jesús está hablando de un incendio interior, que es el amor. Por ese incendio amoroso Él vivió, se desvivió y murió.
  • 7. Toda la vida pública de Jesús fue un ir incendiando a sus discípulos y a toda la gente en las llamas de amor del Padre. A esa tarea dedicaba sus trabajos, sus palabras, acciones y milagros.
  • 8. Este es el testamento que les da a los apóstoles, y a nosotros, en la noche del jueves santo: “Este es mi mandamiento: que os queráis como yo os he querido”.
  • 9. Si los cristianos viviéramos el amor al estilo que Jesús nos enseñó, el mundo ardería de una manera feliz. ¿Cuál debe ser nuestra respuesta al incendio de amor que Jesús quiere poner en la Iglesia?
  • 10. Por de pronto, no apagar este fuego. Nos dice san Pablo: “No extingáis al Espíritu”(I Tes 5,19). Ante un mundo que muere de frío por tantos egoísmos, hay muchas llamitas encendidas del Espíritu en familias y comunidades por el amor del Espíritu que se difunde. Al menos
  • 11. No se oculta una vela bajo la mesa. Automático
  • 12.
  • 13. No ocultéis vuestra luz, no la escondáis.
  • 16. Luego debemos hacer que nuestra llama arda más, que seamos llenos del fuego del amor de Dios. Para eso debemos ser revestidos, inundados, bautizados cada vez más por el Espíritu Santo. Hoy nos dice Jesús que quiere ser bautizado. ¿Con qué bautismo?
  • 17. Bautizarse significa sumergirse. Los cristianos nos bautizamos en el agua y en el Espíritu. En el agua nos sumergimos sólo de forma simbólica, representando sobre todo el sumergirnos en el Espíritu.
  • 18. Las cosas del Espíritu no son como las cosas materiales. El bautismo en el agua es sólo una vez; pero en el Espíritu podemos ser bautizados muchas veces, porque es infinito y, aunque nos sumerjamos, nunca nos llenamos del todo. Depende de nuestras intenciones y de la capacidad que pongamos.
  • 19. Sumergirse (bautizarse) en el Espíritu de hecho es llenarse de gozo; pero en esta vida puede ser sumergirse en el dolor o sumergirse en el baño de sangre de la muerte. Este es el bautismo que Jesús anhelaba, porque convenía para nuestro bien.
  • 20. Jesús tenía tanto amor que quería sumergirse en el baño de sangre, para que nosotros pudiéramos salvarnos. Ese baño de muerte terminaría en resurrección, porque el Espíritu de amor siempre será de paz y alegría.
  • 21. En ese baño de sangre se han sumergido tantos santos que han pasado por un martirio cruento o por el martirio de una vida entregada al Amor.
  • 22. Algunos han pasado por una vida martirial, por seguir el fuego del amor a Dios, muchos años antes de Jesucristo. Hoy en la primera lectura se nos narran algunas de las penalidades que pasó el profeta Jeremías por defender el honor y la gloria de Dios. Jeremías 38, 4-6. 8-10
  • 23. En aquellos días, los príncipes dijeron al rey: "Muera ese Jeremías, porque está desmoralizando a los soldados que quedan en la ciudad y a todo el pueblo, con semejantes discursos. Ese hombre no busca el bien del pueblo, sino su desgracia. "Respondió el rey Sedecías: "Ahí lo tenéis, en vuestro poder: el rey no puede nada contra vosotros."Ellos cogieron a Jeremías y lo arrojaron en el aljibe de Malquías, príncipe real, en el patio de la guardia, descolgándolo con sogas. En el aljibe no había agua, sino lodo, y Jeremías se hundió en el lodo. Ebedmelek salió del palacio y habló al rey: "Mi rey y señor, esos hombres han tratado inicuamente al profeta Jeremías, arrojándolo al aljibe, donde morirá de hambre, porque no queda pan en la ciudad.“ Entonces el rey ordenó a Ebedmelek, el cusita: "Toma tres hombres a tu mando, y sacad al profeta Jeremías del aljibe, antes de que muera."
  • 24. Jeremías es como un símbolo muy especial de Jesucristo, sufriendo mucho por predicar la palabra de Dios. Entonces, como ahora, los poderosos, y quizá más los que se arriman a ellos, no quieren dejar su vida tranquila y de comodidad. Por eso se enfrentan a las personas de bien.
  • 25. Hay momentos difíciles en la vida. En esos momentos debemos arrojarnos a los brazos de Dios y sumergirnos en el fuego de su amor. Seguro que encontraremos la paz del espíritu.
  • 26. Hoy precisamente nos dice Jesús que no ha venido a traer la paz sino la división. La división no es lo mismo que la guerra. Porque la paz la quiere Dios y es un fruto del Espíritu Santo, de estar sumergido en el fuego de su amor. ¿De qué división habla Jesús?
  • 27. Ya había profetizado el anciano Simeón: “Este Niño está puesto para caída y levantamiento de muchos; será signo de contradicción”. De hecho la división comenzó en el mismo tiempo de Jesús: Unos le aceptaron y otros le rechazaron.
  • 28. Jesús mismo dijo: “El que no está conmigo está contra mi”. No es que Dios quiera la guerra ni la división. Dios quiere la paz y la unión. Pero se dan unas circunstancias que no quiere Dios: los pecados. En medio de los pecados, Jesús enciende la hoguera del amor; y hay unos que se queman y otros quieren quedarse fríos.
  • 29. Por eso existe esa división, que a veces es dentro de la propia familia. Ha habido santos que han tenido que dejar su propia familia por seguir el ardor del amor de Dios, como san Francisco de Asís que tuvo que decir: Ya no tengo padre en la tierra; mi único padre será Dios.
  • 30. Hay momentos en que uno tiene que decidirse y hacer opciones fundamentales en la vida. A veces a uno se le ofrece un puesto de trabajo donde triunfa la injusticia o se le ofrece una juerga sensual, sin que se entere su esposa (o); o tantos momentos donde debe hacer una opción de conciencia. A veces la división está en nosotros mismos.
  • 31. Jesús nos invita a seguirle, aun en contra del parecer de la familia. Para seguir a Jesús debemos estar ligeros de carga, debemos quitar todo lo que nos estorbe. Así nos lo dice hoy la segunda lectura.
  • 32. Hebreos 12, 1-4 Hermanos: Una nube ingente de testigos nos rodea: por tanto, quitémonos lo que nos estorba y el pecado que nos ata, y corramos en la carrera que nos toca, sin retirarnos, fijos los ojos en el que inició y completa nuestra fe: Jesús, que, renunciando al gozo inmediato, soportó la cruz, despreciando la ignominia, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. Recordad al que soportó la oposición de los pecadores, y no os canséis ni perdáis el ánimo. Todavía no habéis llegado a la sangre en vuestra pelea contra el pecado.
  • 33. La carta a los hebreos había hablado mucho sobre la fe. Y de esa fe nos van enseñando los patriarcas del Antiguo Testamento. Especialmente sobresale le fe de Abraham.
  • 34. Nosotros, los cristianos, tenemos sobre todo el gran modelo que es Jesucristo. Debemos seguirle con grandeza y perseverancia. Hoy se nos dice que debemos correr como un atleta o deportista. Para correr bien y con mayor libertad, es necesario quitarse todo el peso de encima.
  • 35. El peso que nosotros debemos quitar para seguir a Cristo es: la envidia, pereza, avaricia, soberbia, egoísmo; prescindir también de varias comodidades y caprichos y deseos inútiles, para estar más prontos en el seguimiento del Señor.
  • 36. Y nos estorban para ir a Dios no sólo vicios y maldades externas, que a veces creemos no tener, sino egoísmos más ocultos. Porque a veces estorba el amor desmedido a nosotros mismos, excesiva preocupación por lo que creemos nuestro, por nuestros problemas e inquietudes, nuestras ideas y pretensiones, sin mirar al bien del prójimo que quizá necesite más.
  • 37. No se trata de quitar por quitar, sino que es necesario llenar el vacío. Eso será fácil si estamos sumergidos en el amor de Dios. Donde hay amor van desapareciendo los vicios y maldades.
  • 38. Terminemos pidiendo al Señor que sintamos en el corazón el fuego de su amor, porque estemos bautizados o sumergidos en su Espíritu.
  • 41.
  • 42.
  • 45. Y déjame sentir el fuego de tu amor
  • 46.
  • 49. La Virgen María, ante el anuncio del ángel, se ofreció a Dios y recibió con plenitud al Espíritu Santo. Madre de Dios, ruega por nosotros. AMÉN