¡jMI"-
-
J * í
Queridos padres: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta
lección en la fecha señalada. Los alumnos d...
maná para el otro día. A la mañana siguiente, su maná se había puesto en mal estado y te­
nía mal olor. Algunos eran harag...
Cada día de esta semana lean la historia de la lección
y repasen el versículo para memorizar.
Comerán...................(C...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 12 | Infantes | Dios da el maná | Escuela Sabática Menores

795 visualizaciones

Publicado el

Lección 12 | Infantes | Dios da el maná | Escuela Sabática Menores
http://escuelasabaticakids.com/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
795
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
303
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 12 | Infantes | Dios da el maná | Escuela Sabática Menores

  1. 1. ¡jMI"- - J * í
  2. 2. Queridos padres: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos deberán estudiarla y hacer las actividades practicas después, durante toda la semana, a partir de la fecha indicada. Sábado 19 Septiembre *,fcFEWENClASí Exodo 16:1-5, 14-26; Patriarcas y profetas, pp. 300-303. ¿De dónde obtienes tu comida? ¿De un supermercado? ¿De un huerto o un campo? Dios dio una comida un tanto inusual a los israelitas. Dios da el maná @ uando los israelitas habían viajado ya varias semanas a través del desierto, la comida que ha­ bían llevado con ellos, desde Egipto, casi se había acabado. Comenzaron a preocuparse por ello. No crecía ningún alimento en el desierto. En lugar de confiar en Dios, comenzaron a re­ clamar y a quejarse nuevamente. Dios sabía que estaban hambrientos; sabía que necesitaban comida saludable. Por eso, Dios dijo a Moisés que les enviaría pan desde el cielo. Por la mañana, sobre el suelo de todo el campamento, había finos copos de pan blanco. Los israelitas nunca habían visto algo así. -¿Qué es esto? -se decían unos a otros. Por todo el campamento, se podía escuchar que el pueblo preguntaba: -¿Qué es esto? -E s el pan que el Señor nos ha dado para comer -dijo Moisés-. Pruébenlo y coman. ¡Esta comida especial tenía el sabor de galletitas de miel! El pueblo lo llamó maná, que significa “¿Qué es esto?” Luego, Moisés dijo: -Cada mañana encontrarán maná en el suelo. Levántense temprano y recojan lo necesario para el día. No guarden de un día para el otro. Pero algunas personas no escucharon a Moisés. Intentaron guardar algo de A V E R S Í C U L O P A R A M E M O R I Z A R “Comerán en abundancia... y alaba­ rán el nombre del Señor su Dios” (Joel 2:26, NVI). M E N S A J E Agradecemos a Dios por darnos buena comida. SI
  3. 3. maná para el otro día. A la mañana siguiente, su maná se había puesto en mal estado y te­ nía mal olor. Algunos eran haraganes y no recogieron lo suficiente para todo el día; enton­ ces, el sol caliente derritió el maná en el suelo, y esas personas tuvieron hambre hasta el día siguiente. El primer viernes, Moisés indicó al pueblo que recogiera maná suficiente para dos días, porque Dios no enviaría maná el sábado. Pero algunos nuevamente no escucharon a Moi­ sés. Otras noches el maná se había puesto en mal estado. Pensaron que también se pon­ dría feo el viernes de noche; pero no fue así, y el día sábado el maná no apareció sobre el terreno. Al final de la primera semana, todos comprendieron que tenían que seguir las instruc­ ciones de Dios. Siempre y cuando recogieran suficiente maná para todo el día cada ma­ ñana, tendrían suficiente para comer; y cada viernes debían recoger lo necesario como para dos días. Cuando los israelitas seguían las instrucciones de Dios, tenían todos los días comida fresca para el día. ¡Alabemos a Dios por la comida! 54 rO r j
  4. 4. Cada día de esta semana lean la historia de la lección y repasen el versículo para memorizar. Comerán...................(Colocar las manos como ofreciendo algo) en abundancia............(Manos hacia la boca, como comiendo) y alabarán el nombre.(Brazos levantados por sobre la cabeza) del Señor su Dios... (Señalar hacia arriba) Joel 2:26....................(Palmas juntas, luego abiertas) llidas, como bolas de algodón, arroz inflado, juguetes de pelu- che, pochoclo, etc., y pide a tu hijo que meta la mano en la bolsa y trate de adivinar qué es, sin mirar. Recuérdale que, cuando los israelitas vieron el maná por primera vez, preguntaron: “¿Qué es?”, y eso es lo que significa la palabra “maná”. Ayuda a tu hijo a compartir con alguien el dibujo de la Comida Favorita o la Cuchara de Adorno que hicie­ ron en la Escuela Sabática, y contarle cómo Dios proveyó el maná a los israelitas en el desierto. Para hacer una cu­ chara de adorno, facilítale una cuchara grande de madera y marcadores no tóxicos, para dibujar su comida favorita sobre ella. En el borde, escribe: “Dios nos da el alimento”. Ata un moño alrededor del mango de la cuchara. Ayuda a tu hijo a preparar pan hoy, o llévalo a visitar una panadería donde se fabrique pan. Pide a alguien de allí que les explique cómo se hace. Ya sea que hagan el pan o lo compren, recuerden compartirlo con alguien. Lean juntos Exodo 16:1 al 5 y 14 al 26. Pregunta a tu niñito: ¿Por qué protestaban y se quejaban los israeli­ tas? ¿Cómo los ayudó Dios? ¿Cómo te ayuda a proveerte de alimento? Unta algunas galletitas con miel para un bocadillo. Pregúntale: ¿Crees que así sabía el maná? Agradezcan a Dios por la buena comida que da a tu familia. hagan rodar una pe­ lota entre tú y tu hijo, mientras mencionan la mayor cantidad de comidas diferentes. Agradezcan a Dios por darles la oportunidad de elegir la comida. En una bolsa, coloca cosas que sean blancas y mu- Que tu hijo cierre los ojos, mientras colocas debajo de su nariz una variedad de alimentos de olor fuerte, como, por ejemplo, frutillas, cebolla, ajo, una rodaja de limón, etc., y pídele que adivine a qué huelen. Dile que oler la comida forma parte de disfrutar su sabor. Entonen un canto de agradecimiento; luego, agradez­ can a Dios por la buena comida. V I E R N E S Representen la historia bíblica con tu familia en el culto de hoy. Mencionen los días de la semana, y que tu hijo simule recoger maná (usa bollitos de algodón o pedazos de papel arrugado, como maná) para cada día. Recuerda que el viernes juntaban una porción doble y el sábado no recogían nada. Pide a cada integrante de tu familia que mencione cuál es su comida favorita. Luego, agradezcan a Dios por darles el alimento.

×