SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 24
Descargar para leer sin conexión
Año 12. N. 35. Marzo de 2012
ESPEJO POLÍTICO
Órgano de difusión interno de Centro Político Mexicano A.P.N.
1	
  
2
3
A principios de los años ochenta del
siglo pasado, México padeció una de
sus más graves crisis económica de
su historia postdesarrollista. El
complejo entramado internacional era
adverso para el país, y éste
enfrentaba la ominosa gravedad de
su deuda externa. Las tasas de
interés mundiales se elevaron, bajó
el precio de las materias primas
como el petróleo —principal producto
de exportación— y los bancos
comerciales dejaron de conceder
préstamos.
E s t a s c i r c u n s t a n c i a s
internacionales desfavorables
agravaron las consecuencias de los
d e s e q u i l i b r i o s i n t e r n o s q u e
contribuyeron al aceleramiento de la
inflación, a la fuga de capitales y al
caos en los mercados financieros y
de divisas.
No había duda que se estaban
mostrando las evidencias de que la
crisis de insolvencia que había
estallado en 1982 no era un
problema coyuntural, sino el
traumático final de un modelo de
desarrollo económico sustentado en
la protección y el activismo del
Estado. La crisis del modelo de
sustitución de importaciones, o
también denominado de crecimiento
hacia adentro, ya expresaba sus
límites estructurales desde los años
setenta, con débiles integraciones
industriales, sobreendeudamiento
externo, inflación galopante que
rebasaba los linderos de control, una
precaria productividad de la planta
productiva, déficit en balanza de
p a g o s , d e c r e c i m i e n t o d e l a
producción en el campo, ineficiencia
económica en general, entre otros
indicadores
Solo por abundar un poco más,
diremos que la economía se había
configurado, en las últimas décadas,
en un contexto macroeconómico de
sobreprotección con el exterior y
c u y o s d i v i d e n d o s d a b a n y
alcanzaban para dar cumplimiento
con los recursos destinados a, lo que
el gobierno mexicano siempre llamó,
la justicia social, es decir, una política
distributiva, cuya dotación de
recursos indefectiblemente vinieron
del gasto público, mismo que se
financió con la deuda pública
gubernamental, y no de recursos
provenientes de una economía
desarrollada y productiva. Fue una
economía que vivió del crédito y llegó
a su límite empezando la década de
los ochenta, rompiéndose por el
eslabón más débil, que fue el
agotamiento de recursos para pagar
la deuda con el exterior, y su
ejercicio, en una economía frágil y
desequilibrada, sin desarrollo
industrial competitivo y dependiente
tecnológicamente.
4
A n t e t a l e s p r o b l e m a s d e
precariedad del sistema económico
y la crisis de pagos, el gobierno
mexicano modificó las coordenadas
de las políticas estratégicas, a fin de
enfrentar las fuertes adversidades
en las que se encontró el país, y las
vías para reorientarlo con otros
mecanismos y otras decisiones y
procesos de acción de las
autoridades para hacer frente a la
crisis.
El nuevo modelo conocido como el
proyecto modernizador, estuvo
fincado en la apertura económica,
privatización y reestructuración
e m p r e s a r i a l , c o m p e t e n c i a
internacional y una disminución
drástica del sector público. Un
modelo económico para empatar y
coordinar la entrada de la economía
nacional a la dinámica mundial del
capitalismo en su dimensión
globalizadora.
Uno de los rasgos de esta
perspectiva se sostiene en el
pensamiento de que el Estado
d i s m i n u y a s u i n t e r v e n c i ó n
m e d i a d o r a a f a v o r d e u n
entendimiento directo entre los
diversos agentes económicos, dado
que considera que existen fuerzas
económicas con potencial suficiente
para sustituir al sector de la
empresa pública como motor del
desarrollo económico: la inversión
privada nacional y extranjera. De
ahí la urgencia de establecer
n u e v a s b a s e s y n u e v o s
instrumentos de intervención
económica estatal. Entre éstos se
cuenta la reducción del tamaño del
Estado mediante la venta de los
activos de las paraestatales, la
redefinición de su papel en un
sentido regulatorio, la canalización
de recursos hacia regiones y
sectores de bajos ingresos. En esta
concepción, el Estado debe asumir
u n i m p o r t a n t e p a p e l c o m o
proveedor de reglas claras del juego
económico que incluyen la
construcción de incentivos a través
de la simplificación normativa y la
especificación de los derechos de
propiedadª. En esta lógica, las
decisiones relevantes debían
apuntar a generar certidumbre al
libre mercado y a la apertura
económica.
ªValdés, Francisco, “Concepto y estrategia de la
reforma del Estado”, en: Revista Mexicana de
Sociología, vol. 55, n. 2, 1993, p. 325.
5
La reestructuración productiva
estuvo enfocada a buscar, entre
otros objetivos, una nueva forma de
insertarse en la dinámica mundial.
Para ello debía pasarse de una
política económica que permitió la
industrialización por la vía de la
sustitución de importaciones a otra
que estuviese fundada en las
exportaciones manufacturadasª.
Tanto las políticas de estabilización
(reducción del déficit público, la
búsqueda de equilibrio de la cuenta
corriente de la balanza de pagos y
combate a la escalada de precios),
como las estructurales, llamadas de
primera generación (apertura del
mercado interno, desregulación y
privatización), implicaba un viraje del
papel del Estado en el conjunto del
sistema económico, se pasaba de
un Estado impulsor del crecimiento
a otro que contribuyera a los
equilibrios macroeconómicos y
control de los flujos inflacionarios.
Ello no implicaba que el Estado no
interviniera en la economía, sino que
lo hiciera pero con mayor calidad,
que se abocara más en el control de
los flujos monetarios y cada vez
menos como productor de bienes y
servicios.
ªAboites A., Jaime y Guzmán Chávez, Alenka,
“Desempleo del sector manufacturero”, en El
Cotidiano, n. 58, octubre-noviembre 1993, p. 103.
6	
  
El giro neoliberal del Estado
mexicano, desde los años
ochenta, del siglo anterior, era
parte de los novedosos vientos de
la época, llevaba consigo la
derrota sindical, ya que el
d e b i l i t a m i e n t o d e s u s
organizaciones representó un
elemento clave en dicho proceso.
Al privilegiarse estrategias de
competitividad sustentadas en una
alta productividad, junto a una
severa precarización laboral y
d i s m i n u i d o s s a l a r i o s , e l
desmantelamiento y erosión del
poder sindical constituyó un
objetivo prioritario, en la medida
en que un interlocutor sindical
fuerte, legítimo y con capacidad
propositiva, suponía un poderoso
impedimento para el desarrollo de
e s t e t i p o d e e s t r a t e g i a s
empresariales unilaterales y
verticalesª, empujadas desde la
visión de las autoridades
estatales.
ªBayón, María Cristina, El sindicalismo
automotriz mexicano frente a un nuevo
escenario: una perspectiva desde los liderazgos,
México, Juan Pablo/FLACSO, 1997, p.14
7
De ahí que los imperativos
empresariales de competitividad en
aquellos sectores productivos de
mayor articulación en el mercado
internacional, han privilegiado la
búsqueda de una creciente
productividad junto a bajos salarios y
sueldos, y precariedad en las formas
de acceso y salida del empleo,
acotando, si no es que cerrando, los
límites de la acción colectiva y la
factibilidad de acercar los consensos
entre los trabajadores, así como
obstruyendo la posibilidad de un
reparto equilibrado de las ventajas y
costos emergentes de los procesos
de reestructuración productiva e
integración regional. Ahora bien,
como el Estado ya no ejerce la tutela
de los asalariados, una distribución
más equitativa de los resultados de
la producción requiere —no hay otra
opción— de un relativo equilibrio en
la capacidad de negociación de los
actores sociales, lo que plantea, de
entrada, la necesidad de un
replanteamiento en la redefinición de
las relaciones, así como de cambio
en las decisiones en torno a la
defensa de sus respectivos y
prioritarios interesesª.
El modelo instrumentado imponía
fuertes y drásticos ajustes en el
sistema económico, colocando a la
política modernizadora frente a la
constitución corporativa del trabajo,
en los siguientes puntos de conflicto.
a)  La reestructuración de las
empresas y servicios que
prestaba el Estado implicaba
afectación al cúmulo de
intereses y poderes acumulados
de las burocracias sindicales.
b)  La modernización demandaba
nuevas formas de organización
del trabajo, algunas de ellas
desconocidas y otras opuestas a
las típicamente practicadas por
e l t r a d i c i o n a l e s t i l o d e
organización del sistema
corporativista mexicano.
c)  La diferenciación en las
r e l a c i o n e s l a b o r a l e s e n
contraposición a la tendencia
homogeneizadora que siempre
han establecido o buscado las
burocracias obreras.
d)  La revisión y refuncionalización
del papel jugado por la
contratación colectiva.
e)  La descentralización del poder
sindical como condición para
elevar la productividad, la
calidad, la competitividad y la
pronta resolución de los
problemas que se originan en los
centros de trabajo y las
empresas.
ªBayón, María Cristina, El sindicalismo automotriz
mexicano frente a un nuevo escenario: una
perspectiva desde los liderazgos, México, Juan
Pablo/FLACSO, 1997, p.14
8
En fin, emprender la modernización
mexicana aparentemente requería
de otro tipo de organización del
trabajo y de los trabajadores, puesto
q u e l a e x i s t e n t e p a r e c í a
incompatible con el proyecto. Sin
embargo, la vieja estructura fue
u t i l i z a d a p a r a i m p o n e r l a s
restricciones económicas que
d e r i v a b a n d e l n u e v o p l a n
modernizador y fue utilizado como
vehículo para la puesta en marcha
del mismo. Además la propia actitud
colaboracionista que siempre han
asumido las burocracias sindicales
para cualquier proyecto o iniciativa
provenientes del gobierno, porque
el mismo diseño y configuración de
las corporaciones sindicales se
prestan para tal propósito, pues por
la experiencia histórica conocida, en
la práctica, el sistema de relaciones
laborales, han hecho posible
adaptarse a los distintos ambientes
sociales y económicos, que
corrieron buena parte del siglo XX,
como la industrialización orientada
en la sustitución de importaciones,
la crisis de la década de los años
ochenta y el nuevo modelo de
d e s a r r o l l o b a s a d o e n l a s
exportaciones, cobijado en lo que
s e h a d a d o e n l l a m a r e l
neoliberalismo.
9	
  
Con relación a este último tramo
histórico —la época neoliberal—
enfrentó oposición y resistencia
por parte de las burocracias
sindicales, pues para éstas
significó disminución de espacios
de negociación, merma de
recursos y fuerza política que
atentaban a sus intereses, y
desplazamiento de los centros de
decisión, aunque se les siguió
privilegiando como el único canal
para la implantación de los
programas y pactos como
instrumentos del proyecto
estratégico de las distintas élites
políticas. En otras palabras, no
obstante las limitaciones e
imposiciones a las que se vio
sujeto el corporativismo, éste
siguió siendo funcional y efectivo
al proyecto económico transexenal
de los últimos treinta años, sin que
hasta ahora se le encuentre algún
sustituto.
10
Ahora bien, como lo señala el
investigador Javier Aguilar,
La nueva actuación de los representantes del
Estado responde a la idea de modernizar las
estructuras económicas, políticas y sindicales,
e imponer un nuevo modelo de desarrollo, sin
considerar el peso o la figura de las
corporaciones sindicales y sus líderes. El
Estado y los patrones impulsan la
modernización, que implica procesos como el
cambio tecnológico, la liberación de las
fronteras comerciales, la mayor inversión
extranjera, la exportación de productos
manufacturados. En consonancia con estos
procesos los representantes patronales y
estatales pretenden un nuevo modelo de las
relaciones laborales, donde una política
tradicional como la cetemista ya no tiene
cabida; de este modo, el corporativismo ha
sido cuestionado duramente en su política
laboral.ª
Efectivamente el corporativismo no
goza de buena imagen ni de estima
pública, pero las burocracias, que
saben muy bien de la mala
reputación, entendieron que corren
nuevos tiempos, que había que
atrincherarse, y no tanto por la
rebelión de las masas desde sus
bases, sino por los golpes certeros
que los neoliberales les podían
asestar incluso dentro del propio
PRI, sobre todo de algunas
facciones o grupos, y desde el
Estado, cuyas riendas ya están
pasando a manos de otros partidos
en estados y municipios. En el fondo,
lo que ha venido ocurriendo es una
pérdida de funciones en cuanto a la
c a p a c i d a d d e n e g o c i a c i ó n
contractual y de las políticas
laborales a nivel nacional, por ello, lo
que hicieron fue adoptar el programa
neoliberal y prestarse a aplicar la
desregulación a cambio de
permanecer al mando de sus
sindicatosº.	
  
ªAguilar, Javier, “El Estado mexicano y las
agrupaciones sindicales en el siglo XX”, en:
Quivera, nueva época, año 7, n. 2005-2, UAEM/
Facultad de Planeación Urbana y Regional, 2006,
pp. 274-275.
ºRendón Corona, Armando, Sindicalismo
corporativo. La crisis terminal, México, H. Cámara
de Diputados, LIX Legislatura/UAM-Iztapalapa/
Porrúa, 2005, pp. 67-68.
	
  
11
A pesar de estas líneas generales
de actuación y decisión del
corporativismo, y ante el nuevo
estado de cosas, el punto es que en
la situación en la que quedó
colocado el sistema organizativo del
sindicalismo puede ser leída como
una zona de inmovilidad ante una
s o c i e d a d e n a c e l e r a d a
metamorfosis y su incapacidad para
acuñar y postular un proyecto
alternativo al de la élite estatal, por
su precaria representatividad y
credibilidad hacia sus propios
cuerpos organizativos, por su
misma configuración desalentada
—y ha desalentado— toda
posibilidad de instaurar una vía
opcional a la que se dio, o su
rezago respecto a otras áreas del
sistema político, como han sido las
varias reformas electorales y la
creciente conformación de un
sistema de partidos.
Sin embargo, la nueva situación y
sus consecuencias a costa de las
p o l í t i c a s d e d e s a r r o l l o
macroeconómico, los sindicatos y
los trabajadores fueron circunscritos
a un contexto de imperativos de
mayor exigencia, eficacia técnica y
productividad económica que
implicaron nuevos desafíos y retos
tecnológicos y organizativos que
hicieron evidentes todos sus
problemas, inercias e incapacidad
para hacer una propuesta distinta y
alterna a las políticas estatales y
empresariales llevadas a cabo.
12
Lo que se ha observado, y que es
constatable, ha sido la estrategia de
a j u s t a r l o s a l a s n u e v a s
características del contexto y
requerimientos de encadenar la
economía a la apertura externa,
pero los grupos corporativos, las
redes, los hábitos y los intereses no
han desaparecido del todo; a pesar
del acuse en contra del bienestar
del trabajador, se han ajustado y
mostrado su utilidad en la puesta en
m a r c h a d e l a d i n á m i c a
modernizadora.
Las relaciones, en el encuadre
corporativo, se expresaban —y se
siguen expresando en varios
sentidos— de manera privilegiada
en ciertos espacios institucionales
muy puntuales: a) La Secretaría del
Trabajo y Previsión Social, en el
cual se define la política laboral (en
e s t a l ó g i c a , s e i n t e r p r e t a
administrativamente la legislación),
s e r e s u e l v e n l a s p u g n a s
intersindicales, el registro del
sindicato y la toma de nota y se
realiza el control de los sindicatos
en términos de política laboral; b)
las Juntas de Conciliación y
Arbitraje, federales y estatales, en
las cuales se dirimen los conflictos
obrero-patronales y los gobiernos
establecen los equilibrios deseados;
c) los organismos tripartitas de
salud, habitación, salarios mínimos,
en los cuales se definen las
políticas asistenciales del Estado
para los trabajadores; d) la
Secretaría de Gobernación, en
donde se establece el control
político de las organizaciones
sindicales; e) dicha secretaría y el
PRI, donde se llevan a cabo las
políticas de participación en los
procesos electorales (en estos
últimos años ha sido con el PAN) y,
finalmente, f) las secretarías del
ramo económico, en las que se
toman las decisiones referentes a la
política económica. La Presidencia
de la República sólo interviene
cuando sus instancias anteriores
fallan y su arbitraje se vuelve
indispensable, pero por medio de
sus discursos e intervenciones
refuerza o debilita la identidad de
algunas organizaciones sindicales y
de algunos líderesª.
En la actualidad, ese corporativismo
está atravesando por un periodo de
agotamiento que se expresa por su
incapacidad para mantener su
antigua posición de fuerza en los
procesos de negociación con el
Estado. De ahí que deriven varios
factores en este momento de
desgaste.
ªDurand, Víctor, “El papel de los sindicatos en la
transición”, en: Revista Mexicana de Sociología,
año LVI, núm. 1, 1994, p. 32
13
En primer lugar, la crisis económica y
la política económica implementada
desde los ochenta, del siglo pasado,
la élite política ha dado un
tratamiento a la crisis que ha
replanteado el pacto tradicional con
las organizaciones obreras.
En segundo lugar, la pérdida de
credibilidad pasa por un creciente
desprestigio que aminora su
capacidad de negociación y que
cuestiona cada vez más su función
de producir consenso para las élites
políticas gobernantes.
En tercer lugar, el surgimiento de
nuevos actores sociales, mismos
que son producto de los procesos de
modernización a los que ha arribado
México en los años recientes, la
aparición y/o consolidación de
organizaciones y movimientos
sociales e independientes que tienen
una versión anticorporativa o pos-
corporativa de la vida social y de la
vida colectiva y organizacional.
Esta situación hace que, hoy en día,
las organizaciones laborales hayan
quedado a la zaga, marginadas de
muchos proyectos, decisiones y
políticas estatales que se han
instrumentado en los últimos años —
a pesar de que, sin ellas, era difícil
pensar que se hubieran dado—, y
que han tomado rumbos y senderos
distintos, tiempos atrás impensables,
que inclusive atentaron contra su
propia existencia, como son los
procesos de restructuración
económica, la reforma del Estado, la
t r a n s i c i ó n p o l í t i c a y o t r a s
operaciones relevantes de la vida
pública.
La posición pragmática asumida en
las acciones de las corporaciones
burocráticas frente a los cambios, no
ha sido de obstáculo, en ocasiones,
ni de resistencia férrea, incluso han
flexibilizado su postura ante los
distintos eventos,
[…] primero la reforma del Estado y, ahora, la
profunda crisis económica colocaron en el
ocaso al sindicalismo mexicano. El margen de
maniobra no sólo de las 34 organizaciones
reunidas en el Congreso del Trabajo sino de
los sindicatos independientes es, en la
actualidad, prácticamente inexistente. […]
Ahora, simplemente son aliados informales del
gobierno federal que requiere de las
organizaciones laborales […] para garantizar la
viabilidad de su proyecto de nación.ª
ªAcevedo, Luis, “Los sindicatos desamparan”, en: El
Financiero, mayo 1994, p. 36.
14
No obstante, y sumados todos los
problemas que enfrentan, las
corporaciones no están tocando su
fin, a pesar de que se esté
verificando, sin duda, un menoscabo
de la centralidad de este tipo de
mediaciones, y es claro que en la
geometría macroeconómica no
ocupa el lugar —por demás
excepcional— que tuvo en las
décadas anteriores. Empero, los
a c o n t e c i m i e n t o s n o s o n
homogéneos, y allí donde ha tenido
sus expresiones más “fuertes”, el
corporativismo no cede con facilidad.
Por otra parte, las tendencias
evocadas no tienen necesariamente
consecuencias terminales o
terminativas, por lo que es lícito
pensar que —como ha ocurrido
antes, en otros tramos y curvas de la
historia— asistimos, más que al
entierro, a una transformación de las
relaciones corporativas.
Es evidente que el modelo viene
acompañado de una serie de
prácticas que modifican la forma de
las relaciones entre los diversos
agentes involucrados, tendiendo a
s i m p l i f i c a r l a s e s t r u c t u r a s
administrativas. En el nivel de la
línea de producción se desarrollan
nuevas formas de organización del
trabajo que impactan al conjunto de
las relaciones laborales, al requerir
otro tipo de negociación entre los
agentes, otro tipo de contratación
colectiva y una forma distinta de
relación salarialª
ªPozas, Ma. de los Ángeles, Modernización de la
industria y relaciones de trabajo, México, Fundación
Friedrich Ebert Stiftung, 1994, pp. 101-104.
15	
  
Durante todo el proceso de
cambios, la correlación de fuerzas
han cambiado sustancialmente,
limitando espacios de intervención
sindical que anteriormente rindieron
frutos para los sindicatos. La
capacidad y la interlocución
sindicales de orientar la política
e c o n ó m i c a h a n d i s m i n u i d o
drásticamente, lo mismo que en la
política social y no se deja en la
política electoral.
A pesar de todas estas limitaciones
a las que se ha visto sujeto el
corporativismo, éste siguió
cumpliendo algunas funciones
económico– administrativas muy
importantes como legitimar los
pactos y los acuerdos económicos,
avalar y apoyar a los funcionarios y
dirigentes políticos, controlar las
demandas de aumentos salariales,
ser un contrapeso ante otras
organizaciones sindicales
opositoras a la política laboral de la
tecnocracia, así como convertirse
en un punto de equilibrio en las
n e g o c i a c i o n e s c o n l o s
empresariosª.
Sin embargo, en el ámbito político,
el corporativismo dejó de cumplir
cabalmente su función político–
electoral, pues en este terreno fue
donde se han presentado las
mayores dificultades para los lideres
sindicales, ante la apertura a una
mayor participación política de
diversos sectores sociales, las
fracturas en la burocracia política,
a s í c o m o l a s c o n d i c i o n e s
económicas precarias y el deterioro
del nivel de vida en general,
influyen en los trabajadores para
que éstos escindieran sus
preferencias políticas de sus
derechos laborales, votando
contrariamente a como lo indican
los controles corporativosº.
ªVargas Guzmán, Reyna, El corporativismo
sindical mexicano en la transición, hacia la
democratización del régimen político 1988-2000.
Tesis de Maestría en Estudios políticos y sociales,
México, UNAM/Facultad de Ciencias Políticas y
Sociales, 2003, p. 47.
ºVargas Guzmán, Reyna, El corporativismo
sindical mexicano…, op. cit., p. 47.
16	
  
Otra línea de efectos de la
modernización económica para los
trabajadores son la deslocalización
del trabajo, la precariedad, la
subcontratación, la recomposición
sindical forzada y con frecuencia
rezagada ante estos fenómenos, y
la negociación colectiva empresa
por empresa y no sector por sector,
pero todo amarrada a una tasa fija
de incremento estipulada por la
autoridad central, como política
indicada general para establecer
losª límites de la regulación salarial,
y los porcentajes en la que se
mueven los tabuladores de
incrementos a salarios y sueldos,
variable, además, estratégica para
el gobierno para controlar otras
variables de la política económica
fundamental de los últimos
gobiernos de todos los colores.
Pero, además, otras cuestiones
como el costo de la mano de obra,
los niveles de protección y
seguridad social y el bienestar de
l o s t r a b a j a d o r e s h a n s i d o
modificados, cada vez dependen
menos de la negociación entre el
Estado y sindicatos, ahora tratan de
e s t a b l e c e r s e p o r c r i t e r i o s
empresariales de productividad y
competitividad de la estructura
económica y de cada unidad
empresarial y de servicios,
agregando, a ello, del desaliento
por la sindicalizaciónª.
ªAyerve, Oscar, “La modernización del Estado y
sus efectos sociales” en: Mundo Laboral,
sindicalismo y educación en los umbrales del
nuevo siglo. Ajustes desajustes de la
globalización. Memoria, Tomo I, México, SNTE,
1994, p. 128.
17	
  
En esta perspectiva, la tasa de
sindicalización ha mostrado una
tendencia a la declinación en forma
significativa a partir de los inicios de
los años ochenta del siglo pasado.
Con base en la Encuesta Nacional de
Ingreso y Gasto de los Hogares,
referida en 2003, se estimó que la
densidad sindical, considerando a los
trabajadores asalariados mayores de
16 años, pasó de un 30 % en 1984 a
un 20%, con una caída muy
pronunciada entre 1984 y 1994, y una
relativa estabilización posteriorª.
Adicionalmente se enfrentan a una
m a s i v a d e s i n d i c a l i z a c i ó n ,
principalmente en sectores modernos
de la economía, donde la fuerza de
trabajo joven y ajena a las tradiciones
y organizaciones colectivas, que sólo
tienen en su memoria los aspectos
más negativos del corporativismo
sindical puestos de manifiesto en los
años recientes, porque lo consideran
culpable del deterioro en sus niveles
de vida y de la reducción de sus
expectativas de promoción social.
Varios estudiosos y actores de textos
han escrito y opinado que el
desarrollo económico dio lugar a que
surgiera un sector cada vez más
nutrido de la población que nunca ha
e s t a d o i n t e g r a d o a l m o d e l o
corporativo. Esta población se ubica
básicamente en los medios urbanos;
s e b a s t a d e p r o f e s i o n i s t a s ,
empleados que laboran en el
comercio y los servicios, de mujeres
que se han incorporado al empleo,
ubicadas en sectores económicos
donde la tasa de sindicación es baja
(el comercio, los servicios y las
maquiladoras) y, por último, los
millones de jóvenes que no tienen
empleo o que están subempleados. O
aquellos grupos crecientes que se
dedican, y que cada día aumenta
más el número, a la llamada
e c o n o m í a i n f o r m a l r e s u l t a n
incompatibles con los esquemas
tradicionales de la organización de la
fuerza laboral. Y no se diga de los
jóvenes que se agrupan en las filas
del crimen organizado o de otro tipo
de actividades ilícitas.
ªBensusán, Graciela, “Relación Estado-sindicatos:
oportunidades para la renovación durante el primer
gobierno de alternancia”, en: González Guerra y
Gutiérrez Castro (coords.), El sindicalismo en
México. Historia, crisis y perspectivas, México,
Fundación Konrad Adenauer/Centro Nacional de
Promoción Social, A. C. /Plaza y Valdés, 2006, p.
266.
18	
  
En fin, aunque la estructura formal
de los sindicatos cambió muy poco a
través del tiempo, la reestructuración
e c o n ó m i c a q u e p l a n t e ó l a
modernización neoliberal tuvo un
enorme efecto sobre el poder de
éstos; han perdido recursos
económicos, afiliados, poder político
e influencia social, abandonando el
centro del escenario del movimiento
social, el cual fue ocupado por otros
y nuevos actores sociales, políticos,
c u l t u r a l e s , c i u d a d a n o s ,
organizaciones no gubernamentales
e institucionales.
Ahora bien, sobre la dinámica laboral
en estas circunstancias en la que
quedó colocada, requiere considerar,
en principio, el efecto en tres
factores macrosociales; en primer
lugar, los cambios en el perfil
sociodemográfico, una de cuyas
consecuencias se refleja en la
composición del mercado de trabajo;
en segundo lugar, la persistencia de
desajustes macroecómicos en el
nivel nacional, para el conjunto de la
oferta y calidad del empleo; y en
tercer lugar, la profundización, en
todos los años de los noventa, de un
modelo de desarrollo neoliberal, que
asume una creciente importancia de
los mercados internacionales, la
vigencia de nuevos criterios para la
localización de las actividades
económicas y el impulso empresarial
a favor de condiciones laborales
c a d a v e z m á s p r e c a r i a s y
unilaterales. De los tres factores
señalados destaca el modelo de
desarrollo por su mayor incidencia
en el comportamiento de la
sindicalización y en el patrón de la
regulación laboral.
19	
  
En sentido estricto, se trata de una
relación estrecha entre el modelo
e c o n ó m i c o i n s t a u r a d o , l a
disminución absoluta y relativa de la
población sindicalizada, y el
deterioro de las organizaciones de
los trabajadores para regular de
manera bilateral las condiciones de
trabajo. Los investigadores Javier
Aguilar y Roberto Zepeda plantean
el asunto de esta manera:
[…] Los cambios en la composición de los
mercados laborales también impactaron en la
organización sindical. La incorporación de las
mujeres y los jóvenes a la fuerza laboral se
expandió en la segunda mitad del siglo
pasado y el número de empleos en servicios
se disparó, mientras que al mismo tiempo se
dio una expansión más lenta de los hombres
a la fuerza laboral y los empleos en la
industria declinaron en su participación
porcentual en el contingente laboral. La
terciarización de la economía ha desalentado
la organización sindical ya que el bastión del
sindicalismo se ha localizado en el sector
industrial. […]ª
ªAguilar, Javier y Zepeda, Roberto, Globalización,
política neoliberal y tasa sindical en Estados
Unidos, Canadá, México, Reino Unido, Francia y
España: 1980-2008, México, UACM/Plaza y
Valdés, 2011, p. 17.
20	
  
Otro aspecto a considerar, y que es
pertinente mencionar, es lo que se
puede llamar “una crisis del trabajo”,
la cual no tiene nada que ver con la
d i s m i n u c i ó n d e p l a z a s u
ocupaciones por el uso de más y
mejor tecnología, sino de algo
referido a la supervivencia de la
clase obrera por la venta de su
fuerza de trabajo. Hay una fuerte
tendencia de que la mayoría de los
trabajadores en México no pueden
sobrevivir con el ingreso de un sólo
integrante de la familia. Una buena
parte de los trabajadores son
pobres, por su precaria percepción
salarial, y esto no tiene relación
directa con su productividad ni
tampoco con la existencia del sector
no estructurado de la economía.
Esta situación de crisis ha estado
paliándose por la diversificación de
las fuentes de ingreso familiar,
especialmente por la participación
de otros de los miembros de la
unidad doméstica en el llamado
“sector informal”, sólo por
mencionar una de las alternativas
elegidas.
21	
  
Pero además, podemos agregar
que ese mismo modelo neoliberal
tampoco articuló el aparato
económico como un todo, más o
menos integrado con todos los
componentes, áreas, sectores y
agentes, puesto que se hicieron
notorias las diferencias entre
empresas exportadas y no
exportadas, así como las empresas
de capital nacional y los de capital
extranjeroª.
Adicionalmente, el porcentaje de
empresas manufactureras grandes
en la década de los noventa
disminuyeron ya que pasaron de
1.5% del total en 1988 a 0.9 en
1998, las medianas también
disminuyeron, así como las
pequeñas, no así las micro, que
f u e r o n l a s ú n i c a s q u e
incrementaron su presencia en el
total, sobre todo aquellas de
menos de cinco trabajadores,
convirtiéndose en una estrategia
de sobrevivencia ante la falta de
creación de fuentes de trabajo y
con buena paga.
ªDe la Garza, Enrique, “La crisis de los modelos
sindicales en México y sus opciones” en: De la
Garza, Enrique y Salas, Carlos (coords.), La
situación del trabajo en México, México, Plaza y
Valdés, 2003, p. 266.
22	
  
En	
   fin,	
   se	
   ha	
   marcado	
   una	
   fuerte	
  
tendencia	
  a	
  la	
  disminución	
  drás>ca	
  de	
  la	
  
tasa	
  de	
  sindicalización,	
  el	
  decremento	
  del	
  
número	
   de	
   sindicatos	
   y	
   del	
   número	
   de	
  
afiliados,	
   afectando	
   a	
   todos	
   los	
  
asalariados	
   y	
   a	
   todas	
   las	
   corrientes	
  
sindicales.	
   En	
   el	
   fondo	
   de	
   todo	
   ello,	
   lo	
  
reiteramos,	
   están	
   las	
   transformaciones	
  
en	
  la	
  vida	
  económica	
  y	
  polí>ca,	
  entre	
  las	
  
que	
   son	
   de	
   destacar	
   el	
   ámbito	
  
tecnológico	
   y	
   de	
   la	
   organización	
   del	
  
proceso	
   de	
   trabajo,	
   y	
   la	
   transición	
  
polí>ca,	
   que	
   determinan	
   una	
   redacción	
  
del	
  >empo	
  de	
  trabajo	
  y,	
  por	
  lo	
  tanto,	
  una	
  
merma	
  del	
  empleo.	
  Es	
  la	
  disminución	
  de	
  
la	
   demanda	
   de	
   “trabajo	
   vivo”	
   lo	
   que	
   ha	
  
permi>do	
   a	
   los	
   empresarios	
   reorganizar	
  
la	
   disposición	
   y	
   uso	
   de	
   la	
   fuerza	
   de	
  
trabajo,	
  haciendo	
  difusa	
  la	
  frontera	
  entre	
  
t r a b a j o	
   f o r m a l	
   e	
   i n f o r m a l .	
  
Manifestaciones	
   de	
   ello	
   son	
   el	
   trabajo	
  
precario,	
   el	
   subempleo	
   y	
   el	
   desempleo	
  
duradero,	
   mecanismos	
   que	
   reducen	
   el	
  
estrato	
   y	
   el	
   estatus	
   de	
   los	
   trabajadores	
  
sindicalizables	
   y	
   empleables	
   de	
   manera	
  
formal	
  y	
  con>nuaº.	
  
En	
  síntesis,	
  la	
  fragmentación	
  del	
  mercado	
  
de	
   trabajo	
   y	
   a	
   la	
   heterogeneidad	
   de	
  
intereses,	
   surgida	
   de	
   esa	
   diversidad	
   de	
  
situaciones	
  laborales	
  junto	
  a	
  la	
  incidente	
  
desocupación,	
   plantea	
   una	
   serie	
   de	
  
desaNos	
   y	
   retos	
   que	
   no	
   son	
   abordables	
  
dentro	
   del	
   marco	
   corpora>vo	
   de	
   la	
  
representación	
  sindical	
  tradicional.	
  
	
  
ºRendón Corona, Armando, Sindicalismo corporativo.
La crisis terminal, México, H. Cámara de Diputados,
LIX Legislatura/UAM-IZTAPALAPA/ Porrúa, 2005, p.
63.
23	
  
Los cambios generados tanto en la
estructura social como en los
mercados de trabajo, requieren de
nuevas formas de organización y
representación, que implica, de una
apertura de los sindicatos hacia la
sociedad, la constitución de nuevas
relaciones y solidaridad con diversos
sectores, que trasciendan el
u n i v e r s o e x c l u s i v o d e s u s
agremiados. En este sentido,
destaca la importancia de un
formato sindical de tipo societal,
sobre todo en contextos en los que
prevalece una actitud empresarial
hostil a las organizaciones sindicales
y el Estado adquiere una política
fuertemente inclinada a favor de los
patrones, en el cual una mayor
conexión y articularidad con los
distintos sectores sociales permitiría
incrementar, no sólo los recursos de
poder en el nivel organizacional,
sino también de incidir en la
fortaleza de estos movimientosª.
ªBayón, María Cristina, El sindicalismo automotriz
mexicano frente a un nuevo escenario: una
perspectiva desde los liderazgos, p. 177.
Profesor Juan Bravo
24	
  
COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DE CENTRO POLÍTICO
MEXICANO
2011- 2014
	
  	
  
	
  
Presidente	
  
Profesor.	
  José	
  Alberto	
  Mejía	
  Mendoza	
  
	
  
	
  
Vicepresidente	
  
Lic.	
  Virgilio	
  Onofre	
  Or>z	
  
	
  
	
  
Consejero	
  General	
  
Lic.	
  Isabel	
  Mendoza	
  García	
  
	
  	
  
	
  
Coordinador	
  General	
  
C.	
  Pedro	
  Jesús	
  Sánchez	
  Román	
  
	
  	
  
	
  
Secretario	
  General	
  
C.	
  Víctor	
  Federico	
  Pons	
  Iniestra	
  

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Revista Febrero 2012
Revista Febrero 2012Revista Febrero 2012
Revista Febrero 2012Edith Barriga
 
Resumen de temas tratados durante diciembre del 2013 sobre la coyuntura econó...
Resumen de temas tratados durante diciembre del 2013 sobre la coyuntura econó...Resumen de temas tratados durante diciembre del 2013 sobre la coyuntura econó...
Resumen de temas tratados durante diciembre del 2013 sobre la coyuntura econó...Industrias El Carmen, C. A.
 
BANCO DE PREGUNTAS ECONOMIA COLOMBIANA CONSOLIDADO
BANCO DE PREGUNTAS ECONOMIA COLOMBIANA CONSOLIDADOBANCO DE PREGUNTAS ECONOMIA COLOMBIANA CONSOLIDADO
BANCO DE PREGUNTAS ECONOMIA COLOMBIANA CONSOLIDADODela C. Swabys
 
Y SIN EMBARGO SE MUEVE. APARECIÓ LA INDIGNACIÓN
Y SIN EMBARGO SE MUEVE. APARECIÓ LA INDIGNACIÓNY SIN EMBARGO SE MUEVE. APARECIÓ LA INDIGNACIÓN
Y SIN EMBARGO SE MUEVE. APARECIÓ LA INDIGNACIÓNManuel Herranz Montero
 
Escasez y tarjeta de abastecimiento seguro (racionamiento) en Venezuela
Escasez y tarjeta de abastecimiento seguro (racionamiento) en VenezuelaEscasez y tarjeta de abastecimiento seguro (racionamiento) en Venezuela
Escasez y tarjeta de abastecimiento seguro (racionamiento) en VenezuelaIndustrias El Carmen, C. A.
 
Teoria del desarrollo hay que repensarla
Teoria del desarrollo hay que repensarlaTeoria del desarrollo hay que repensarla
Teoria del desarrollo hay que repensarlaRafael Verde)
 
Las causas de_las_crisis
Las causas de_las_crisisLas causas de_las_crisis
Las causas de_las_crisisjhorvi
 
El graznido de las chachalacas 610
El graznido de las chachalacas 610El graznido de las chachalacas 610
El graznido de las chachalacas 610brujo2006
 
Una ‘tormenta perfecta’ de desigualdad en el horizonte
Una ‘tormenta perfecta’ de desigualdad en el horizonteUna ‘tormenta perfecta’ de desigualdad en el horizonte
Una ‘tormenta perfecta’ de desigualdad en el horizonteIADERE
 
Empresa y conflicto armado
Empresa y conflicto armadoEmpresa y conflicto armado
Empresa y conflicto armadoAID Territorial
 
La clase media venezolana:entre la postración y la extinción
La clase media venezolana:entre la postración y la extinciónLa clase media venezolana:entre la postración y la extinción
La clase media venezolana:entre la postración y la extinciónIndustrias El Carmen, C. A.
 
Poruqe fracasan los paises Revista Economía
Poruqe fracasan los paises  Revista EconomíaPoruqe fracasan los paises  Revista Economía
Poruqe fracasan los paises Revista Economíawww.sina.net.co
 
La realidad económica del ecuador
La realidad económica del ecuadorLa realidad económica del ecuador
La realidad económica del ecuadorRichard Belduma
 
6ª carta al Pueblo de Dios
6ª carta al Pueblo de Dios6ª carta al Pueblo de Dios
6ª carta al Pueblo de DiosIADERE
 
Circula libro: El retorno de las carabelas - Acuerdo Comercial entre Ecuador ...
Circula libro: El retorno de las carabelas - Acuerdo Comercial entre Ecuador ...Circula libro: El retorno de las carabelas - Acuerdo Comercial entre Ecuador ...
Circula libro: El retorno de las carabelas - Acuerdo Comercial entre Ecuador ...ECUADOR DEMOCRATICO
 
Wal Mart México 2009: lo barato sale caro
Wal Mart México 2009: lo barato sale caroWal Mart México 2009: lo barato sale caro
Wal Mart México 2009: lo barato sale caroPedro Guadiana
 

La actualidad más candente (20)

Revista Febrero 2012
Revista Febrero 2012Revista Febrero 2012
Revista Febrero 2012
 
Resumen de temas tratados durante diciembre del 2013 sobre la coyuntura econó...
Resumen de temas tratados durante diciembre del 2013 sobre la coyuntura econó...Resumen de temas tratados durante diciembre del 2013 sobre la coyuntura econó...
Resumen de temas tratados durante diciembre del 2013 sobre la coyuntura econó...
 
Revista Enero PDF
Revista Enero PDFRevista Enero PDF
Revista Enero PDF
 
Revista Julio 2012
Revista Julio 2012Revista Julio 2012
Revista Julio 2012
 
BANCO DE PREGUNTAS ECONOMIA COLOMBIANA CONSOLIDADO
BANCO DE PREGUNTAS ECONOMIA COLOMBIANA CONSOLIDADOBANCO DE PREGUNTAS ECONOMIA COLOMBIANA CONSOLIDADO
BANCO DE PREGUNTAS ECONOMIA COLOMBIANA CONSOLIDADO
 
Grecia. En 2015 llegó Syriza
Grecia. En 2015 llegó SyrizaGrecia. En 2015 llegó Syriza
Grecia. En 2015 llegó Syriza
 
Convencion documento final
Convencion documento finalConvencion documento final
Convencion documento final
 
Y SIN EMBARGO SE MUEVE. APARECIÓ LA INDIGNACIÓN
Y SIN EMBARGO SE MUEVE. APARECIÓ LA INDIGNACIÓNY SIN EMBARGO SE MUEVE. APARECIÓ LA INDIGNACIÓN
Y SIN EMBARGO SE MUEVE. APARECIÓ LA INDIGNACIÓN
 
Escasez y tarjeta de abastecimiento seguro (racionamiento) en Venezuela
Escasez y tarjeta de abastecimiento seguro (racionamiento) en VenezuelaEscasez y tarjeta de abastecimiento seguro (racionamiento) en Venezuela
Escasez y tarjeta de abastecimiento seguro (racionamiento) en Venezuela
 
Teoria del desarrollo hay que repensarla
Teoria del desarrollo hay que repensarlaTeoria del desarrollo hay que repensarla
Teoria del desarrollo hay que repensarla
 
Las causas de_las_crisis
Las causas de_las_crisisLas causas de_las_crisis
Las causas de_las_crisis
 
El graznido de las chachalacas 610
El graznido de las chachalacas 610El graznido de las chachalacas 610
El graznido de las chachalacas 610
 
Una ‘tormenta perfecta’ de desigualdad en el horizonte
Una ‘tormenta perfecta’ de desigualdad en el horizonteUna ‘tormenta perfecta’ de desigualdad en el horizonte
Una ‘tormenta perfecta’ de desigualdad en el horizonte
 
Empresa y conflicto armado
Empresa y conflicto armadoEmpresa y conflicto armado
Empresa y conflicto armado
 
La clase media venezolana:entre la postración y la extinción
La clase media venezolana:entre la postración y la extinciónLa clase media venezolana:entre la postración y la extinción
La clase media venezolana:entre la postración y la extinción
 
Poruqe fracasan los paises Revista Economía
Poruqe fracasan los paises  Revista EconomíaPoruqe fracasan los paises  Revista Economía
Poruqe fracasan los paises Revista Economía
 
La realidad económica del ecuador
La realidad económica del ecuadorLa realidad económica del ecuador
La realidad económica del ecuador
 
6ª carta al Pueblo de Dios
6ª carta al Pueblo de Dios6ª carta al Pueblo de Dios
6ª carta al Pueblo de Dios
 
Circula libro: El retorno de las carabelas - Acuerdo Comercial entre Ecuador ...
Circula libro: El retorno de las carabelas - Acuerdo Comercial entre Ecuador ...Circula libro: El retorno de las carabelas - Acuerdo Comercial entre Ecuador ...
Circula libro: El retorno de las carabelas - Acuerdo Comercial entre Ecuador ...
 
Wal Mart México 2009: lo barato sale caro
Wal Mart México 2009: lo barato sale caroWal Mart México 2009: lo barato sale caro
Wal Mart México 2009: lo barato sale caro
 

Destacado

Revista Octubre 2012
Revista Octubre 2012Revista Octubre 2012
Revista Octubre 2012Edith Barriga
 
Revista trimestral junio 2013 13
Revista trimestral junio 2013  13Revista trimestral junio 2013  13
Revista trimestral junio 2013 13Edith Barriga
 
Revista marzo 2013 3
Revista marzo 2013 3Revista marzo 2013 3
Revista marzo 2013 3Edith Barriga
 
Revista diciembre 2013 12
Revista diciembre 2013 12Revista diciembre 2013 12
Revista diciembre 2013 12Edith Barriga
 
Revista julio 2013 7
Revista julio 2013 7Revista julio 2013 7
Revista julio 2013 7Edith Barriga
 
Revista septiembre 2013 9
Revista septiembre 2013 9Revista septiembre 2013 9
Revista septiembre 2013 9Edith Barriga
 
Revista agosto 2013 8
Revista agosto 2013 8Revista agosto 2013 8
Revista agosto 2013 8Edith Barriga
 
Revista octubre 2013 10
Revista octubre 2013 10Revista octubre 2013 10
Revista octubre 2013 10Edith Barriga
 
Revista Trimestral Junio 2012
Revista Trimestral Junio 2012Revista Trimestral Junio 2012
Revista Trimestral Junio 2012Edith Barriga
 
Revista noviembre 2013 11
Revista noviembre 2013 11Revista noviembre 2013 11
Revista noviembre 2013 11Edith Barriga
 
Revista Noviembre 2012
Revista Noviembre 2012Revista Noviembre 2012
Revista Noviembre 2012Edith Barriga
 
Revista abril 2013 4
Revista abril 2013 4Revista abril 2013 4
Revista abril 2013 4Edith Barriga
 
Revista febrero 2013 2
Revista febrero 2013 2Revista febrero 2013 2
Revista febrero 2013 2Edith Barriga
 
Revista enero 2013 1
Revista enero 2013 1Revista enero 2013 1
Revista enero 2013 1Edith Barriga
 
Revista junio 2013 6
Revista junio 2013 6Revista junio 2013 6
Revista junio 2013 6Edith Barriga
 

Destacado (20)

Revista Julio 2012
Revista Julio 2012Revista Julio 2012
Revista Julio 2012
 
Revista Octubre 2012
Revista Octubre 2012Revista Octubre 2012
Revista Octubre 2012
 
Revista trimestral junio 2013 13
Revista trimestral junio 2013  13Revista trimestral junio 2013  13
Revista trimestral junio 2013 13
 
Revista marzo 2013 3
Revista marzo 2013 3Revista marzo 2013 3
Revista marzo 2013 3
 
Revista diciembre 2013 12
Revista diciembre 2013 12Revista diciembre 2013 12
Revista diciembre 2013 12
 
Revista julio 2013 7
Revista julio 2013 7Revista julio 2013 7
Revista julio 2013 7
 
Revista septiembre 2013 9
Revista septiembre 2013 9Revista septiembre 2013 9
Revista septiembre 2013 9
 
Revista agosto 2013 8
Revista agosto 2013 8Revista agosto 2013 8
Revista agosto 2013 8
 
Revista octubre 2013 10
Revista octubre 2013 10Revista octubre 2013 10
Revista octubre 2013 10
 
Revista Trimestral Junio 2012
Revista Trimestral Junio 2012Revista Trimestral Junio 2012
Revista Trimestral Junio 2012
 
Revista noviembre 2013 11
Revista noviembre 2013 11Revista noviembre 2013 11
Revista noviembre 2013 11
 
Revista Noviembre 2012
Revista Noviembre 2012Revista Noviembre 2012
Revista Noviembre 2012
 
Revista abril 2013 4
Revista abril 2013 4Revista abril 2013 4
Revista abril 2013 4
 
Revista febrero 2013 2
Revista febrero 2013 2Revista febrero 2013 2
Revista febrero 2013 2
 
Revista enero 2013 1
Revista enero 2013 1Revista enero 2013 1
Revista enero 2013 1
 
Revista junio 2013 6
Revista junio 2013 6Revista junio 2013 6
Revista junio 2013 6
 
Revista Junio 2012
Revista Junio 2012Revista Junio 2012
Revista Junio 2012
 
Revista Marzo 2012
Revista Marzo 2012Revista Marzo 2012
Revista Marzo 2012
 
Asociaciones y sociedades civiles
Asociaciones y sociedades civilesAsociaciones y sociedades civiles
Asociaciones y sociedades civiles
 
Estereotipos y Prejuicios en la Sociedad Mexicana
Estereotipos y Prejuicios en la Sociedad MexicanaEstereotipos y Prejuicios en la Sociedad Mexicana
Estereotipos y Prejuicios en la Sociedad Mexicana
 

Similar a Revista Trimestral Marzo 2012

Banco de México
Banco de MéxicoBanco de México
Banco de MéxicoPumukel
 
FRANGELIS ALVARADO UNIDAD#2 FSC.IV UPTJAA
FRANGELIS ALVARADO UNIDAD#2 FSC.IV UPTJAA FRANGELIS ALVARADO UNIDAD#2 FSC.IV UPTJAA
FRANGELIS ALVARADO UNIDAD#2 FSC.IV UPTJAA RosmaryAparicio
 
Conflicto social de mexico
Conflicto social de mexicoConflicto social de mexico
Conflicto social de mexicoRamiro Lopez Drb
 
LAS VEEDURIAS EN COLOMBIA
LAS VEEDURIAS EN COLOMBIALAS VEEDURIAS EN COLOMBIA
LAS VEEDURIAS EN COLOMBIAFelipe Pineda
 
Coraggio eure 1997
Coraggio eure 1997Coraggio eure 1997
Coraggio eure 1997ISFD N° 117
 
Trabajo semestral 2a parte
Trabajo semestral 2a parteTrabajo semestral 2a parte
Trabajo semestral 2a parteHéctor Luna
 
Base de datos -fuentes- fuentes documentales
Base de datos -fuentes- fuentes documentalesBase de datos -fuentes- fuentes documentales
Base de datos -fuentes- fuentes documentalesLeticia Nora Garcia
 
El sector externo y el desarrollo nacional
El sector externo y el desarrollo nacionalEl sector externo y el desarrollo nacional
El sector externo y el desarrollo nacionalCris Mayen
 
Argentina, zona de recursos estratégicos y alta rentabilidad financiera
Argentina, zona de recursos estratégicos y alta rentabilidad financieraArgentina, zona de recursos estratégicos y alta rentabilidad financiera
Argentina, zona de recursos estratégicos y alta rentabilidad financieraIADERE
 
Analisis critico del capitulo ii
Analisis critico del capitulo iiAnalisis critico del capitulo ii
Analisis critico del capitulo iicarlosj119
 
El estado como ente político y económico
El estado como ente político y económicoEl estado como ente político y económico
El estado como ente político y económicoMARIA PULEO
 
Control de lectura domingo
Control de lectura domingoControl de lectura domingo
Control de lectura domingowmantari
 
Procesos politicos guía clase eje 4
Procesos politicos guía clase  eje 4Procesos politicos guía clase  eje 4
Procesos politicos guía clase eje 4Teresa Fernández
 
Dictadura 1976 1983. la economiía, desindustrialización, expansión financiera...
Dictadura 1976 1983. la economiía, desindustrialización, expansión financiera...Dictadura 1976 1983. la economiía, desindustrialización, expansión financiera...
Dictadura 1976 1983. la economiía, desindustrialización, expansión financiera...Hugo Viano
 
Taller de econ mex ii 31 oct2015 (1)
Taller de econ mex  ii 31 oct2015 (1)Taller de econ mex  ii 31 oct2015 (1)
Taller de econ mex ii 31 oct2015 (1)Programa De Economia
 
1. una nueva gest púb para al
1. una nueva gest púb para al1. una nueva gest púb para al
1. una nueva gest púb para alSago11
 

Similar a Revista Trimestral Marzo 2012 (20)

El ciclo economico parte 2
El ciclo economico parte 2El ciclo economico parte 2
El ciclo economico parte 2
 
Banco de México
Banco de MéxicoBanco de México
Banco de México
 
FRANGELIS ALVARADO UNIDAD#2 FSC.IV UPTJAA
FRANGELIS ALVARADO UNIDAD#2 FSC.IV UPTJAA FRANGELIS ALVARADO UNIDAD#2 FSC.IV UPTJAA
FRANGELIS ALVARADO UNIDAD#2 FSC.IV UPTJAA
 
Conflicto social de mexico
Conflicto social de mexicoConflicto social de mexico
Conflicto social de mexico
 
LAS VEEDURIAS EN COLOMBIA
LAS VEEDURIAS EN COLOMBIALAS VEEDURIAS EN COLOMBIA
LAS VEEDURIAS EN COLOMBIA
 
Unpan000171
Unpan000171Unpan000171
Unpan000171
 
3193 1
3193 13193 1
3193 1
 
Coraggio eure 1997
Coraggio eure 1997Coraggio eure 1997
Coraggio eure 1997
 
Trabajo semestral 2a parte
Trabajo semestral 2a parteTrabajo semestral 2a parte
Trabajo semestral 2a parte
 
Base de datos -fuentes- fuentes documentales
Base de datos -fuentes- fuentes documentalesBase de datos -fuentes- fuentes documentales
Base de datos -fuentes- fuentes documentales
 
El sector externo y el desarrollo nacional
El sector externo y el desarrollo nacionalEl sector externo y el desarrollo nacional
El sector externo y el desarrollo nacional
 
Argentina, zona de recursos estratégicos y alta rentabilidad financiera
Argentina, zona de recursos estratégicos y alta rentabilidad financieraArgentina, zona de recursos estratégicos y alta rentabilidad financiera
Argentina, zona de recursos estratégicos y alta rentabilidad financiera
 
Analisis critico del capitulo ii
Analisis critico del capitulo iiAnalisis critico del capitulo ii
Analisis critico del capitulo ii
 
El estado como ente político y económico
El estado como ente político y económicoEl estado como ente político y económico
El estado como ente político y económico
 
Control de lectura domingo
Control de lectura domingoControl de lectura domingo
Control de lectura domingo
 
¿Cómo está México hoy rumbo a 2018?
¿Cómo está México hoy rumbo a 2018?¿Cómo está México hoy rumbo a 2018?
¿Cómo está México hoy rumbo a 2018?
 
Procesos politicos guía clase eje 4
Procesos politicos guía clase  eje 4Procesos politicos guía clase  eje 4
Procesos politicos guía clase eje 4
 
Dictadura 1976 1983. la economiía, desindustrialización, expansión financiera...
Dictadura 1976 1983. la economiía, desindustrialización, expansión financiera...Dictadura 1976 1983. la economiía, desindustrialización, expansión financiera...
Dictadura 1976 1983. la economiía, desindustrialización, expansión financiera...
 
Taller de econ mex ii 31 oct2015 (1)
Taller de econ mex  ii 31 oct2015 (1)Taller de econ mex  ii 31 oct2015 (1)
Taller de econ mex ii 31 oct2015 (1)
 
1. una nueva gest púb para al
1. una nueva gest púb para al1. una nueva gest púb para al
1. una nueva gest púb para al
 

Último

Hidrocarburos cíclicos, EJERCICIOS, TEORIA Y MÁS.pptx
Hidrocarburos cíclicos, EJERCICIOS, TEORIA Y MÁS.pptxHidrocarburos cíclicos, EJERCICIOS, TEORIA Y MÁS.pptx
Hidrocarburos cíclicos, EJERCICIOS, TEORIA Y MÁS.pptxNathaly122089
 
TEMA EGIPTO.pdf. Presentación civilización
TEMA EGIPTO.pdf. Presentación civilizaciónTEMA EGIPTO.pdf. Presentación civilización
TEMA EGIPTO.pdf. Presentación civilizaciónVasallo1
 
EL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 grado
EL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 gradoEL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 grado
EL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 gradomartanuez15
 
ANTOLOGIA COMPLETA ANITA LA ABEJITA PARA LA LECTOESCRITURA EN PRIMER GRADO.pdf
ANTOLOGIA COMPLETA ANITA LA ABEJITA PARA LA LECTOESCRITURA EN PRIMER GRADO.pdfANTOLOGIA COMPLETA ANITA LA ABEJITA PARA LA LECTOESCRITURA EN PRIMER GRADO.pdf
ANTOLOGIA COMPLETA ANITA LA ABEJITA PARA LA LECTOESCRITURA EN PRIMER GRADO.pdflvela1316
 
EVALUACION del tercer trimestre 2024 nap.docx
EVALUACION  del tercer trimestre 2024 nap.docxEVALUACION  del tercer trimestre 2024 nap.docx
EVALUACION del tercer trimestre 2024 nap.docxuniversidad Indoamerica
 
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D Ccesa007.pdf
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D  Ccesa007.pdfEdiciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D  Ccesa007.pdf
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D Ccesa007.pdfDemetrio Ccesa Rayme
 
RESOLUCION_VICE_MINISTERIAL-00048-2024-M-EVALUACIÓN EVALAUCION FORMATIVA MINE...
RESOLUCION_VICE_MINISTERIAL-00048-2024-M-EVALUACIÓN EVALAUCION FORMATIVA MINE...RESOLUCION_VICE_MINISTERIAL-00048-2024-M-EVALUACIÓN EVALAUCION FORMATIVA MINE...
RESOLUCION_VICE_MINISTERIAL-00048-2024-M-EVALUACIÓN EVALAUCION FORMATIVA MINE...helmer del pozo cruz
 
ACERTIJO SOPA DE LETRAS OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO SOPA DE LETRAS OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLAACERTIJO SOPA DE LETRAS OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO SOPA DE LETRAS OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLAJAVIER SOLIS NOYOLA
 
Análisis de los factores internos en una Organización
Análisis de los factores internos en una OrganizaciónAnálisis de los factores internos en una Organización
Análisis de los factores internos en una OrganizaciónJonathanCovena1
 
2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx
2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx
2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docxCarlosEnriqueArgoteC
 
el poder del estado en el siglo XXI.pptx
el poder del estado en el siglo XXI.pptxel poder del estado en el siglo XXI.pptx
el poder del estado en el siglo XXI.pptxsubfabian
 
2. Entornos Virtuales de Aprendizaje.pptx
2. Entornos Virtuales de Aprendizaje.pptx2. Entornos Virtuales de Aprendizaje.pptx
2. Entornos Virtuales de Aprendizaje.pptxJunkotantik
 
cuadernillo_cuentos_de_los_valores_elprofe20 (1).docx
cuadernillo_cuentos_de_los_valores_elprofe20 (1).docxcuadernillo_cuentos_de_los_valores_elprofe20 (1).docx
cuadernillo_cuentos_de_los_valores_elprofe20 (1).docxANDREAGRACEDURANSALA
 
3. ELEMENTOS QUE SE EMPLEAN EN LAS ESTRUCTURAS.pptx
3. ELEMENTOS QUE SE EMPLEAN EN LAS ESTRUCTURAS.pptx3. ELEMENTOS QUE SE EMPLEAN EN LAS ESTRUCTURAS.pptx
3. ELEMENTOS QUE SE EMPLEAN EN LAS ESTRUCTURAS.pptxnelsontobontrujillo
 
Estrategia Nacional de Refuerzo Escolar SJA Ccesa007.pdf
Estrategia Nacional de Refuerzo Escolar  SJA  Ccesa007.pdfEstrategia Nacional de Refuerzo Escolar  SJA  Ccesa007.pdf
Estrategia Nacional de Refuerzo Escolar SJA Ccesa007.pdfDemetrio Ccesa Rayme
 

Último (20)

Hidrocarburos cíclicos, EJERCICIOS, TEORIA Y MÁS.pptx
Hidrocarburos cíclicos, EJERCICIOS, TEORIA Y MÁS.pptxHidrocarburos cíclicos, EJERCICIOS, TEORIA Y MÁS.pptx
Hidrocarburos cíclicos, EJERCICIOS, TEORIA Y MÁS.pptx
 
TEMA EGIPTO.pdf. Presentación civilización
TEMA EGIPTO.pdf. Presentación civilizaciónTEMA EGIPTO.pdf. Presentación civilización
TEMA EGIPTO.pdf. Presentación civilización
 
EL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 grado
EL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 gradoEL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 grado
EL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 grado
 
ANTOLOGIA COMPLETA ANITA LA ABEJITA PARA LA LECTOESCRITURA EN PRIMER GRADO.pdf
ANTOLOGIA COMPLETA ANITA LA ABEJITA PARA LA LECTOESCRITURA EN PRIMER GRADO.pdfANTOLOGIA COMPLETA ANITA LA ABEJITA PARA LA LECTOESCRITURA EN PRIMER GRADO.pdf
ANTOLOGIA COMPLETA ANITA LA ABEJITA PARA LA LECTOESCRITURA EN PRIMER GRADO.pdf
 
EVALUACION del tercer trimestre 2024 nap.docx
EVALUACION  del tercer trimestre 2024 nap.docxEVALUACION  del tercer trimestre 2024 nap.docx
EVALUACION del tercer trimestre 2024 nap.docx
 
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D Ccesa007.pdf
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D  Ccesa007.pdfEdiciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D  Ccesa007.pdf
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D Ccesa007.pdf
 
RESOLUCION_VICE_MINISTERIAL-00048-2024-M-EVALUACIÓN EVALAUCION FORMATIVA MINE...
RESOLUCION_VICE_MINISTERIAL-00048-2024-M-EVALUACIÓN EVALAUCION FORMATIVA MINE...RESOLUCION_VICE_MINISTERIAL-00048-2024-M-EVALUACIÓN EVALAUCION FORMATIVA MINE...
RESOLUCION_VICE_MINISTERIAL-00048-2024-M-EVALUACIÓN EVALAUCION FORMATIVA MINE...
 
Revista Faro Normalista 6, 18 de mayo 2024
Revista Faro Normalista 6, 18 de mayo 2024Revista Faro Normalista 6, 18 de mayo 2024
Revista Faro Normalista 6, 18 de mayo 2024
 
La historia de la vida estudiantil a 102 años de la fundación de las Normales...
La historia de la vida estudiantil a 102 años de la fundación de las Normales...La historia de la vida estudiantil a 102 años de la fundación de las Normales...
La historia de la vida estudiantil a 102 años de la fundación de las Normales...
 
¿Que es Fuerza? online 2024 Repaso CRECE.pptx
¿Que es Fuerza? online 2024 Repaso CRECE.pptx¿Que es Fuerza? online 2024 Repaso CRECE.pptx
¿Que es Fuerza? online 2024 Repaso CRECE.pptx
 
ACERTIJO SOPA DE LETRAS OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO SOPA DE LETRAS OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLAACERTIJO SOPA DE LETRAS OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO SOPA DE LETRAS OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
 
Análisis de los factores internos en una Organización
Análisis de los factores internos en una OrganizaciónAnálisis de los factores internos en una Organización
Análisis de los factores internos en una Organización
 
2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx
2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx
2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx
 
Power Point : Motivados por la esperanza
Power Point : Motivados por la esperanzaPower Point : Motivados por la esperanza
Power Point : Motivados por la esperanza
 
Luz desde el santuario. Escuela Sabática
Luz desde el santuario. Escuela SabáticaLuz desde el santuario. Escuela Sabática
Luz desde el santuario. Escuela Sabática
 
el poder del estado en el siglo XXI.pptx
el poder del estado en el siglo XXI.pptxel poder del estado en el siglo XXI.pptx
el poder del estado en el siglo XXI.pptx
 
2. Entornos Virtuales de Aprendizaje.pptx
2. Entornos Virtuales de Aprendizaje.pptx2. Entornos Virtuales de Aprendizaje.pptx
2. Entornos Virtuales de Aprendizaje.pptx
 
cuadernillo_cuentos_de_los_valores_elprofe20 (1).docx
cuadernillo_cuentos_de_los_valores_elprofe20 (1).docxcuadernillo_cuentos_de_los_valores_elprofe20 (1).docx
cuadernillo_cuentos_de_los_valores_elprofe20 (1).docx
 
3. ELEMENTOS QUE SE EMPLEAN EN LAS ESTRUCTURAS.pptx
3. ELEMENTOS QUE SE EMPLEAN EN LAS ESTRUCTURAS.pptx3. ELEMENTOS QUE SE EMPLEAN EN LAS ESTRUCTURAS.pptx
3. ELEMENTOS QUE SE EMPLEAN EN LAS ESTRUCTURAS.pptx
 
Estrategia Nacional de Refuerzo Escolar SJA Ccesa007.pdf
Estrategia Nacional de Refuerzo Escolar  SJA  Ccesa007.pdfEstrategia Nacional de Refuerzo Escolar  SJA  Ccesa007.pdf
Estrategia Nacional de Refuerzo Escolar SJA Ccesa007.pdf
 

Revista Trimestral Marzo 2012

  • 1. Año 12. N. 35. Marzo de 2012 ESPEJO POLÍTICO Órgano de difusión interno de Centro Político Mexicano A.P.N. 1  
  • 2. 2
  • 3. 3 A principios de los años ochenta del siglo pasado, México padeció una de sus más graves crisis económica de su historia postdesarrollista. El complejo entramado internacional era adverso para el país, y éste enfrentaba la ominosa gravedad de su deuda externa. Las tasas de interés mundiales se elevaron, bajó el precio de las materias primas como el petróleo —principal producto de exportación— y los bancos comerciales dejaron de conceder préstamos. E s t a s c i r c u n s t a n c i a s internacionales desfavorables agravaron las consecuencias de los d e s e q u i l i b r i o s i n t e r n o s q u e contribuyeron al aceleramiento de la inflación, a la fuga de capitales y al caos en los mercados financieros y de divisas. No había duda que se estaban mostrando las evidencias de que la crisis de insolvencia que había estallado en 1982 no era un problema coyuntural, sino el traumático final de un modelo de desarrollo económico sustentado en la protección y el activismo del Estado. La crisis del modelo de sustitución de importaciones, o también denominado de crecimiento hacia adentro, ya expresaba sus límites estructurales desde los años setenta, con débiles integraciones industriales, sobreendeudamiento externo, inflación galopante que rebasaba los linderos de control, una precaria productividad de la planta productiva, déficit en balanza de p a g o s , d e c r e c i m i e n t o d e l a producción en el campo, ineficiencia económica en general, entre otros indicadores Solo por abundar un poco más, diremos que la economía se había configurado, en las últimas décadas, en un contexto macroeconómico de sobreprotección con el exterior y c u y o s d i v i d e n d o s d a b a n y alcanzaban para dar cumplimiento con los recursos destinados a, lo que el gobierno mexicano siempre llamó, la justicia social, es decir, una política distributiva, cuya dotación de recursos indefectiblemente vinieron del gasto público, mismo que se financió con la deuda pública gubernamental, y no de recursos provenientes de una economía desarrollada y productiva. Fue una economía que vivió del crédito y llegó a su límite empezando la década de los ochenta, rompiéndose por el eslabón más débil, que fue el agotamiento de recursos para pagar la deuda con el exterior, y su ejercicio, en una economía frágil y desequilibrada, sin desarrollo industrial competitivo y dependiente tecnológicamente.
  • 4. 4 A n t e t a l e s p r o b l e m a s d e precariedad del sistema económico y la crisis de pagos, el gobierno mexicano modificó las coordenadas de las políticas estratégicas, a fin de enfrentar las fuertes adversidades en las que se encontró el país, y las vías para reorientarlo con otros mecanismos y otras decisiones y procesos de acción de las autoridades para hacer frente a la crisis. El nuevo modelo conocido como el proyecto modernizador, estuvo fincado en la apertura económica, privatización y reestructuración e m p r e s a r i a l , c o m p e t e n c i a internacional y una disminución drástica del sector público. Un modelo económico para empatar y coordinar la entrada de la economía nacional a la dinámica mundial del capitalismo en su dimensión globalizadora. Uno de los rasgos de esta perspectiva se sostiene en el pensamiento de que el Estado d i s m i n u y a s u i n t e r v e n c i ó n m e d i a d o r a a f a v o r d e u n entendimiento directo entre los diversos agentes económicos, dado que considera que existen fuerzas económicas con potencial suficiente para sustituir al sector de la empresa pública como motor del desarrollo económico: la inversión privada nacional y extranjera. De ahí la urgencia de establecer n u e v a s b a s e s y n u e v o s instrumentos de intervención económica estatal. Entre éstos se cuenta la reducción del tamaño del Estado mediante la venta de los activos de las paraestatales, la redefinición de su papel en un sentido regulatorio, la canalización de recursos hacia regiones y sectores de bajos ingresos. En esta concepción, el Estado debe asumir u n i m p o r t a n t e p a p e l c o m o proveedor de reglas claras del juego económico que incluyen la construcción de incentivos a través de la simplificación normativa y la especificación de los derechos de propiedadª. En esta lógica, las decisiones relevantes debían apuntar a generar certidumbre al libre mercado y a la apertura económica. ªValdés, Francisco, “Concepto y estrategia de la reforma del Estado”, en: Revista Mexicana de Sociología, vol. 55, n. 2, 1993, p. 325.
  • 5. 5 La reestructuración productiva estuvo enfocada a buscar, entre otros objetivos, una nueva forma de insertarse en la dinámica mundial. Para ello debía pasarse de una política económica que permitió la industrialización por la vía de la sustitución de importaciones a otra que estuviese fundada en las exportaciones manufacturadasª. Tanto las políticas de estabilización (reducción del déficit público, la búsqueda de equilibrio de la cuenta corriente de la balanza de pagos y combate a la escalada de precios), como las estructurales, llamadas de primera generación (apertura del mercado interno, desregulación y privatización), implicaba un viraje del papel del Estado en el conjunto del sistema económico, se pasaba de un Estado impulsor del crecimiento a otro que contribuyera a los equilibrios macroeconómicos y control de los flujos inflacionarios. Ello no implicaba que el Estado no interviniera en la economía, sino que lo hiciera pero con mayor calidad, que se abocara más en el control de los flujos monetarios y cada vez menos como productor de bienes y servicios. ªAboites A., Jaime y Guzmán Chávez, Alenka, “Desempleo del sector manufacturero”, en El Cotidiano, n. 58, octubre-noviembre 1993, p. 103.
  • 6. 6   El giro neoliberal del Estado mexicano, desde los años ochenta, del siglo anterior, era parte de los novedosos vientos de la época, llevaba consigo la derrota sindical, ya que el d e b i l i t a m i e n t o d e s u s organizaciones representó un elemento clave en dicho proceso. Al privilegiarse estrategias de competitividad sustentadas en una alta productividad, junto a una severa precarización laboral y d i s m i n u i d o s s a l a r i o s , e l desmantelamiento y erosión del poder sindical constituyó un objetivo prioritario, en la medida en que un interlocutor sindical fuerte, legítimo y con capacidad propositiva, suponía un poderoso impedimento para el desarrollo de e s t e t i p o d e e s t r a t e g i a s empresariales unilaterales y verticalesª, empujadas desde la visión de las autoridades estatales. ªBayón, María Cristina, El sindicalismo automotriz mexicano frente a un nuevo escenario: una perspectiva desde los liderazgos, México, Juan Pablo/FLACSO, 1997, p.14
  • 7. 7 De ahí que los imperativos empresariales de competitividad en aquellos sectores productivos de mayor articulación en el mercado internacional, han privilegiado la búsqueda de una creciente productividad junto a bajos salarios y sueldos, y precariedad en las formas de acceso y salida del empleo, acotando, si no es que cerrando, los límites de la acción colectiva y la factibilidad de acercar los consensos entre los trabajadores, así como obstruyendo la posibilidad de un reparto equilibrado de las ventajas y costos emergentes de los procesos de reestructuración productiva e integración regional. Ahora bien, como el Estado ya no ejerce la tutela de los asalariados, una distribución más equitativa de los resultados de la producción requiere —no hay otra opción— de un relativo equilibrio en la capacidad de negociación de los actores sociales, lo que plantea, de entrada, la necesidad de un replanteamiento en la redefinición de las relaciones, así como de cambio en las decisiones en torno a la defensa de sus respectivos y prioritarios interesesª. El modelo instrumentado imponía fuertes y drásticos ajustes en el sistema económico, colocando a la política modernizadora frente a la constitución corporativa del trabajo, en los siguientes puntos de conflicto. a)  La reestructuración de las empresas y servicios que prestaba el Estado implicaba afectación al cúmulo de intereses y poderes acumulados de las burocracias sindicales. b)  La modernización demandaba nuevas formas de organización del trabajo, algunas de ellas desconocidas y otras opuestas a las típicamente practicadas por e l t r a d i c i o n a l e s t i l o d e organización del sistema corporativista mexicano. c)  La diferenciación en las r e l a c i o n e s l a b o r a l e s e n contraposición a la tendencia homogeneizadora que siempre han establecido o buscado las burocracias obreras. d)  La revisión y refuncionalización del papel jugado por la contratación colectiva. e)  La descentralización del poder sindical como condición para elevar la productividad, la calidad, la competitividad y la pronta resolución de los problemas que se originan en los centros de trabajo y las empresas. ªBayón, María Cristina, El sindicalismo automotriz mexicano frente a un nuevo escenario: una perspectiva desde los liderazgos, México, Juan Pablo/FLACSO, 1997, p.14
  • 8. 8 En fin, emprender la modernización mexicana aparentemente requería de otro tipo de organización del trabajo y de los trabajadores, puesto q u e l a e x i s t e n t e p a r e c í a incompatible con el proyecto. Sin embargo, la vieja estructura fue u t i l i z a d a p a r a i m p o n e r l a s restricciones económicas que d e r i v a b a n d e l n u e v o p l a n modernizador y fue utilizado como vehículo para la puesta en marcha del mismo. Además la propia actitud colaboracionista que siempre han asumido las burocracias sindicales para cualquier proyecto o iniciativa provenientes del gobierno, porque el mismo diseño y configuración de las corporaciones sindicales se prestan para tal propósito, pues por la experiencia histórica conocida, en la práctica, el sistema de relaciones laborales, han hecho posible adaptarse a los distintos ambientes sociales y económicos, que corrieron buena parte del siglo XX, como la industrialización orientada en la sustitución de importaciones, la crisis de la década de los años ochenta y el nuevo modelo de d e s a r r o l l o b a s a d o e n l a s exportaciones, cobijado en lo que s e h a d a d o e n l l a m a r e l neoliberalismo.
  • 9. 9   Con relación a este último tramo histórico —la época neoliberal— enfrentó oposición y resistencia por parte de las burocracias sindicales, pues para éstas significó disminución de espacios de negociación, merma de recursos y fuerza política que atentaban a sus intereses, y desplazamiento de los centros de decisión, aunque se les siguió privilegiando como el único canal para la implantación de los programas y pactos como instrumentos del proyecto estratégico de las distintas élites políticas. En otras palabras, no obstante las limitaciones e imposiciones a las que se vio sujeto el corporativismo, éste siguió siendo funcional y efectivo al proyecto económico transexenal de los últimos treinta años, sin que hasta ahora se le encuentre algún sustituto.
  • 10. 10 Ahora bien, como lo señala el investigador Javier Aguilar, La nueva actuación de los representantes del Estado responde a la idea de modernizar las estructuras económicas, políticas y sindicales, e imponer un nuevo modelo de desarrollo, sin considerar el peso o la figura de las corporaciones sindicales y sus líderes. El Estado y los patrones impulsan la modernización, que implica procesos como el cambio tecnológico, la liberación de las fronteras comerciales, la mayor inversión extranjera, la exportación de productos manufacturados. En consonancia con estos procesos los representantes patronales y estatales pretenden un nuevo modelo de las relaciones laborales, donde una política tradicional como la cetemista ya no tiene cabida; de este modo, el corporativismo ha sido cuestionado duramente en su política laboral.ª Efectivamente el corporativismo no goza de buena imagen ni de estima pública, pero las burocracias, que saben muy bien de la mala reputación, entendieron que corren nuevos tiempos, que había que atrincherarse, y no tanto por la rebelión de las masas desde sus bases, sino por los golpes certeros que los neoliberales les podían asestar incluso dentro del propio PRI, sobre todo de algunas facciones o grupos, y desde el Estado, cuyas riendas ya están pasando a manos de otros partidos en estados y municipios. En el fondo, lo que ha venido ocurriendo es una pérdida de funciones en cuanto a la c a p a c i d a d d e n e g o c i a c i ó n contractual y de las políticas laborales a nivel nacional, por ello, lo que hicieron fue adoptar el programa neoliberal y prestarse a aplicar la desregulación a cambio de permanecer al mando de sus sindicatosº.   ªAguilar, Javier, “El Estado mexicano y las agrupaciones sindicales en el siglo XX”, en: Quivera, nueva época, año 7, n. 2005-2, UAEM/ Facultad de Planeación Urbana y Regional, 2006, pp. 274-275. ºRendón Corona, Armando, Sindicalismo corporativo. La crisis terminal, México, H. Cámara de Diputados, LIX Legislatura/UAM-Iztapalapa/ Porrúa, 2005, pp. 67-68.  
  • 11. 11 A pesar de estas líneas generales de actuación y decisión del corporativismo, y ante el nuevo estado de cosas, el punto es que en la situación en la que quedó colocado el sistema organizativo del sindicalismo puede ser leída como una zona de inmovilidad ante una s o c i e d a d e n a c e l e r a d a metamorfosis y su incapacidad para acuñar y postular un proyecto alternativo al de la élite estatal, por su precaria representatividad y credibilidad hacia sus propios cuerpos organizativos, por su misma configuración desalentada —y ha desalentado— toda posibilidad de instaurar una vía opcional a la que se dio, o su rezago respecto a otras áreas del sistema político, como han sido las varias reformas electorales y la creciente conformación de un sistema de partidos. Sin embargo, la nueva situación y sus consecuencias a costa de las p o l í t i c a s d e d e s a r r o l l o macroeconómico, los sindicatos y los trabajadores fueron circunscritos a un contexto de imperativos de mayor exigencia, eficacia técnica y productividad económica que implicaron nuevos desafíos y retos tecnológicos y organizativos que hicieron evidentes todos sus problemas, inercias e incapacidad para hacer una propuesta distinta y alterna a las políticas estatales y empresariales llevadas a cabo.
  • 12. 12 Lo que se ha observado, y que es constatable, ha sido la estrategia de a j u s t a r l o s a l a s n u e v a s características del contexto y requerimientos de encadenar la economía a la apertura externa, pero los grupos corporativos, las redes, los hábitos y los intereses no han desaparecido del todo; a pesar del acuse en contra del bienestar del trabajador, se han ajustado y mostrado su utilidad en la puesta en m a r c h a d e l a d i n á m i c a modernizadora. Las relaciones, en el encuadre corporativo, se expresaban —y se siguen expresando en varios sentidos— de manera privilegiada en ciertos espacios institucionales muy puntuales: a) La Secretaría del Trabajo y Previsión Social, en el cual se define la política laboral (en e s t a l ó g i c a , s e i n t e r p r e t a administrativamente la legislación), s e r e s u e l v e n l a s p u g n a s intersindicales, el registro del sindicato y la toma de nota y se realiza el control de los sindicatos en términos de política laboral; b) las Juntas de Conciliación y Arbitraje, federales y estatales, en las cuales se dirimen los conflictos obrero-patronales y los gobiernos establecen los equilibrios deseados; c) los organismos tripartitas de salud, habitación, salarios mínimos, en los cuales se definen las políticas asistenciales del Estado para los trabajadores; d) la Secretaría de Gobernación, en donde se establece el control político de las organizaciones sindicales; e) dicha secretaría y el PRI, donde se llevan a cabo las políticas de participación en los procesos electorales (en estos últimos años ha sido con el PAN) y, finalmente, f) las secretarías del ramo económico, en las que se toman las decisiones referentes a la política económica. La Presidencia de la República sólo interviene cuando sus instancias anteriores fallan y su arbitraje se vuelve indispensable, pero por medio de sus discursos e intervenciones refuerza o debilita la identidad de algunas organizaciones sindicales y de algunos líderesª. En la actualidad, ese corporativismo está atravesando por un periodo de agotamiento que se expresa por su incapacidad para mantener su antigua posición de fuerza en los procesos de negociación con el Estado. De ahí que deriven varios factores en este momento de desgaste. ªDurand, Víctor, “El papel de los sindicatos en la transición”, en: Revista Mexicana de Sociología, año LVI, núm. 1, 1994, p. 32
  • 13. 13 En primer lugar, la crisis económica y la política económica implementada desde los ochenta, del siglo pasado, la élite política ha dado un tratamiento a la crisis que ha replanteado el pacto tradicional con las organizaciones obreras. En segundo lugar, la pérdida de credibilidad pasa por un creciente desprestigio que aminora su capacidad de negociación y que cuestiona cada vez más su función de producir consenso para las élites políticas gobernantes. En tercer lugar, el surgimiento de nuevos actores sociales, mismos que son producto de los procesos de modernización a los que ha arribado México en los años recientes, la aparición y/o consolidación de organizaciones y movimientos sociales e independientes que tienen una versión anticorporativa o pos- corporativa de la vida social y de la vida colectiva y organizacional. Esta situación hace que, hoy en día, las organizaciones laborales hayan quedado a la zaga, marginadas de muchos proyectos, decisiones y políticas estatales que se han instrumentado en los últimos años — a pesar de que, sin ellas, era difícil pensar que se hubieran dado—, y que han tomado rumbos y senderos distintos, tiempos atrás impensables, que inclusive atentaron contra su propia existencia, como son los procesos de restructuración económica, la reforma del Estado, la t r a n s i c i ó n p o l í t i c a y o t r a s operaciones relevantes de la vida pública. La posición pragmática asumida en las acciones de las corporaciones burocráticas frente a los cambios, no ha sido de obstáculo, en ocasiones, ni de resistencia férrea, incluso han flexibilizado su postura ante los distintos eventos, […] primero la reforma del Estado y, ahora, la profunda crisis económica colocaron en el ocaso al sindicalismo mexicano. El margen de maniobra no sólo de las 34 organizaciones reunidas en el Congreso del Trabajo sino de los sindicatos independientes es, en la actualidad, prácticamente inexistente. […] Ahora, simplemente son aliados informales del gobierno federal que requiere de las organizaciones laborales […] para garantizar la viabilidad de su proyecto de nación.ª ªAcevedo, Luis, “Los sindicatos desamparan”, en: El Financiero, mayo 1994, p. 36.
  • 14. 14 No obstante, y sumados todos los problemas que enfrentan, las corporaciones no están tocando su fin, a pesar de que se esté verificando, sin duda, un menoscabo de la centralidad de este tipo de mediaciones, y es claro que en la geometría macroeconómica no ocupa el lugar —por demás excepcional— que tuvo en las décadas anteriores. Empero, los a c o n t e c i m i e n t o s n o s o n homogéneos, y allí donde ha tenido sus expresiones más “fuertes”, el corporativismo no cede con facilidad. Por otra parte, las tendencias evocadas no tienen necesariamente consecuencias terminales o terminativas, por lo que es lícito pensar que —como ha ocurrido antes, en otros tramos y curvas de la historia— asistimos, más que al entierro, a una transformación de las relaciones corporativas. Es evidente que el modelo viene acompañado de una serie de prácticas que modifican la forma de las relaciones entre los diversos agentes involucrados, tendiendo a s i m p l i f i c a r l a s e s t r u c t u r a s administrativas. En el nivel de la línea de producción se desarrollan nuevas formas de organización del trabajo que impactan al conjunto de las relaciones laborales, al requerir otro tipo de negociación entre los agentes, otro tipo de contratación colectiva y una forma distinta de relación salarialª ªPozas, Ma. de los Ángeles, Modernización de la industria y relaciones de trabajo, México, Fundación Friedrich Ebert Stiftung, 1994, pp. 101-104.
  • 15. 15   Durante todo el proceso de cambios, la correlación de fuerzas han cambiado sustancialmente, limitando espacios de intervención sindical que anteriormente rindieron frutos para los sindicatos. La capacidad y la interlocución sindicales de orientar la política e c o n ó m i c a h a n d i s m i n u i d o drásticamente, lo mismo que en la política social y no se deja en la política electoral. A pesar de todas estas limitaciones a las que se ha visto sujeto el corporativismo, éste siguió cumpliendo algunas funciones económico– administrativas muy importantes como legitimar los pactos y los acuerdos económicos, avalar y apoyar a los funcionarios y dirigentes políticos, controlar las demandas de aumentos salariales, ser un contrapeso ante otras organizaciones sindicales opositoras a la política laboral de la tecnocracia, así como convertirse en un punto de equilibrio en las n e g o c i a c i o n e s c o n l o s empresariosª. Sin embargo, en el ámbito político, el corporativismo dejó de cumplir cabalmente su función político– electoral, pues en este terreno fue donde se han presentado las mayores dificultades para los lideres sindicales, ante la apertura a una mayor participación política de diversos sectores sociales, las fracturas en la burocracia política, a s í c o m o l a s c o n d i c i o n e s económicas precarias y el deterioro del nivel de vida en general, influyen en los trabajadores para que éstos escindieran sus preferencias políticas de sus derechos laborales, votando contrariamente a como lo indican los controles corporativosº. ªVargas Guzmán, Reyna, El corporativismo sindical mexicano en la transición, hacia la democratización del régimen político 1988-2000. Tesis de Maestría en Estudios políticos y sociales, México, UNAM/Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, 2003, p. 47. ºVargas Guzmán, Reyna, El corporativismo sindical mexicano…, op. cit., p. 47.
  • 16. 16   Otra línea de efectos de la modernización económica para los trabajadores son la deslocalización del trabajo, la precariedad, la subcontratación, la recomposición sindical forzada y con frecuencia rezagada ante estos fenómenos, y la negociación colectiva empresa por empresa y no sector por sector, pero todo amarrada a una tasa fija de incremento estipulada por la autoridad central, como política indicada general para establecer losª límites de la regulación salarial, y los porcentajes en la que se mueven los tabuladores de incrementos a salarios y sueldos, variable, además, estratégica para el gobierno para controlar otras variables de la política económica fundamental de los últimos gobiernos de todos los colores. Pero, además, otras cuestiones como el costo de la mano de obra, los niveles de protección y seguridad social y el bienestar de l o s t r a b a j a d o r e s h a n s i d o modificados, cada vez dependen menos de la negociación entre el Estado y sindicatos, ahora tratan de e s t a b l e c e r s e p o r c r i t e r i o s empresariales de productividad y competitividad de la estructura económica y de cada unidad empresarial y de servicios, agregando, a ello, del desaliento por la sindicalizaciónª. ªAyerve, Oscar, “La modernización del Estado y sus efectos sociales” en: Mundo Laboral, sindicalismo y educación en los umbrales del nuevo siglo. Ajustes desajustes de la globalización. Memoria, Tomo I, México, SNTE, 1994, p. 128.
  • 17. 17   En esta perspectiva, la tasa de sindicalización ha mostrado una tendencia a la declinación en forma significativa a partir de los inicios de los años ochenta del siglo pasado. Con base en la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares, referida en 2003, se estimó que la densidad sindical, considerando a los trabajadores asalariados mayores de 16 años, pasó de un 30 % en 1984 a un 20%, con una caída muy pronunciada entre 1984 y 1994, y una relativa estabilización posteriorª. Adicionalmente se enfrentan a una m a s i v a d e s i n d i c a l i z a c i ó n , principalmente en sectores modernos de la economía, donde la fuerza de trabajo joven y ajena a las tradiciones y organizaciones colectivas, que sólo tienen en su memoria los aspectos más negativos del corporativismo sindical puestos de manifiesto en los años recientes, porque lo consideran culpable del deterioro en sus niveles de vida y de la reducción de sus expectativas de promoción social. Varios estudiosos y actores de textos han escrito y opinado que el desarrollo económico dio lugar a que surgiera un sector cada vez más nutrido de la población que nunca ha e s t a d o i n t e g r a d o a l m o d e l o corporativo. Esta población se ubica básicamente en los medios urbanos; s e b a s t a d e p r o f e s i o n i s t a s , empleados que laboran en el comercio y los servicios, de mujeres que se han incorporado al empleo, ubicadas en sectores económicos donde la tasa de sindicación es baja (el comercio, los servicios y las maquiladoras) y, por último, los millones de jóvenes que no tienen empleo o que están subempleados. O aquellos grupos crecientes que se dedican, y que cada día aumenta más el número, a la llamada e c o n o m í a i n f o r m a l r e s u l t a n incompatibles con los esquemas tradicionales de la organización de la fuerza laboral. Y no se diga de los jóvenes que se agrupan en las filas del crimen organizado o de otro tipo de actividades ilícitas. ªBensusán, Graciela, “Relación Estado-sindicatos: oportunidades para la renovación durante el primer gobierno de alternancia”, en: González Guerra y Gutiérrez Castro (coords.), El sindicalismo en México. Historia, crisis y perspectivas, México, Fundación Konrad Adenauer/Centro Nacional de Promoción Social, A. C. /Plaza y Valdés, 2006, p. 266.
  • 18. 18   En fin, aunque la estructura formal de los sindicatos cambió muy poco a través del tiempo, la reestructuración e c o n ó m i c a q u e p l a n t e ó l a modernización neoliberal tuvo un enorme efecto sobre el poder de éstos; han perdido recursos económicos, afiliados, poder político e influencia social, abandonando el centro del escenario del movimiento social, el cual fue ocupado por otros y nuevos actores sociales, políticos, c u l t u r a l e s , c i u d a d a n o s , organizaciones no gubernamentales e institucionales. Ahora bien, sobre la dinámica laboral en estas circunstancias en la que quedó colocada, requiere considerar, en principio, el efecto en tres factores macrosociales; en primer lugar, los cambios en el perfil sociodemográfico, una de cuyas consecuencias se refleja en la composición del mercado de trabajo; en segundo lugar, la persistencia de desajustes macroecómicos en el nivel nacional, para el conjunto de la oferta y calidad del empleo; y en tercer lugar, la profundización, en todos los años de los noventa, de un modelo de desarrollo neoliberal, que asume una creciente importancia de los mercados internacionales, la vigencia de nuevos criterios para la localización de las actividades económicas y el impulso empresarial a favor de condiciones laborales c a d a v e z m á s p r e c a r i a s y unilaterales. De los tres factores señalados destaca el modelo de desarrollo por su mayor incidencia en el comportamiento de la sindicalización y en el patrón de la regulación laboral.
  • 19. 19   En sentido estricto, se trata de una relación estrecha entre el modelo e c o n ó m i c o i n s t a u r a d o , l a disminución absoluta y relativa de la población sindicalizada, y el deterioro de las organizaciones de los trabajadores para regular de manera bilateral las condiciones de trabajo. Los investigadores Javier Aguilar y Roberto Zepeda plantean el asunto de esta manera: […] Los cambios en la composición de los mercados laborales también impactaron en la organización sindical. La incorporación de las mujeres y los jóvenes a la fuerza laboral se expandió en la segunda mitad del siglo pasado y el número de empleos en servicios se disparó, mientras que al mismo tiempo se dio una expansión más lenta de los hombres a la fuerza laboral y los empleos en la industria declinaron en su participación porcentual en el contingente laboral. La terciarización de la economía ha desalentado la organización sindical ya que el bastión del sindicalismo se ha localizado en el sector industrial. […]ª ªAguilar, Javier y Zepeda, Roberto, Globalización, política neoliberal y tasa sindical en Estados Unidos, Canadá, México, Reino Unido, Francia y España: 1980-2008, México, UACM/Plaza y Valdés, 2011, p. 17.
  • 20. 20   Otro aspecto a considerar, y que es pertinente mencionar, es lo que se puede llamar “una crisis del trabajo”, la cual no tiene nada que ver con la d i s m i n u c i ó n d e p l a z a s u ocupaciones por el uso de más y mejor tecnología, sino de algo referido a la supervivencia de la clase obrera por la venta de su fuerza de trabajo. Hay una fuerte tendencia de que la mayoría de los trabajadores en México no pueden sobrevivir con el ingreso de un sólo integrante de la familia. Una buena parte de los trabajadores son pobres, por su precaria percepción salarial, y esto no tiene relación directa con su productividad ni tampoco con la existencia del sector no estructurado de la economía. Esta situación de crisis ha estado paliándose por la diversificación de las fuentes de ingreso familiar, especialmente por la participación de otros de los miembros de la unidad doméstica en el llamado “sector informal”, sólo por mencionar una de las alternativas elegidas.
  • 21. 21   Pero además, podemos agregar que ese mismo modelo neoliberal tampoco articuló el aparato económico como un todo, más o menos integrado con todos los componentes, áreas, sectores y agentes, puesto que se hicieron notorias las diferencias entre empresas exportadas y no exportadas, así como las empresas de capital nacional y los de capital extranjeroª. Adicionalmente, el porcentaje de empresas manufactureras grandes en la década de los noventa disminuyeron ya que pasaron de 1.5% del total en 1988 a 0.9 en 1998, las medianas también disminuyeron, así como las pequeñas, no así las micro, que f u e r o n l a s ú n i c a s q u e incrementaron su presencia en el total, sobre todo aquellas de menos de cinco trabajadores, convirtiéndose en una estrategia de sobrevivencia ante la falta de creación de fuentes de trabajo y con buena paga. ªDe la Garza, Enrique, “La crisis de los modelos sindicales en México y sus opciones” en: De la Garza, Enrique y Salas, Carlos (coords.), La situación del trabajo en México, México, Plaza y Valdés, 2003, p. 266.
  • 22. 22   En   fin,   se   ha   marcado   una   fuerte   tendencia  a  la  disminución  drás>ca  de  la   tasa  de  sindicalización,  el  decremento  del   número   de   sindicatos   y   del   número   de   afiliados,   afectando   a   todos   los   asalariados   y   a   todas   las   corrientes   sindicales.   En   el   fondo   de   todo   ello,   lo   reiteramos,   están   las   transformaciones   en  la  vida  económica  y  polí>ca,  entre  las   que   son   de   destacar   el   ámbito   tecnológico   y   de   la   organización   del   proceso   de   trabajo,   y   la   transición   polí>ca,   que   determinan   una   redacción   del  >empo  de  trabajo  y,  por  lo  tanto,  una   merma  del  empleo.  Es  la  disminución  de   la   demanda   de   “trabajo   vivo”   lo   que   ha   permi>do   a   los   empresarios   reorganizar   la   disposición   y   uso   de   la   fuerza   de   trabajo,  haciendo  difusa  la  frontera  entre   t r a b a j o   f o r m a l   e   i n f o r m a l .   Manifestaciones   de   ello   son   el   trabajo   precario,   el   subempleo   y   el   desempleo   duradero,   mecanismos   que   reducen   el   estrato   y   el   estatus   de   los   trabajadores   sindicalizables   y   empleables   de   manera   formal  y  con>nuaº.   En  síntesis,  la  fragmentación  del  mercado   de   trabajo   y   a   la   heterogeneidad   de   intereses,   surgida   de   esa   diversidad   de   situaciones  laborales  junto  a  la  incidente   desocupación,   plantea   una   serie   de   desaNos   y   retos   que   no   son   abordables   dentro   del   marco   corpora>vo   de   la   representación  sindical  tradicional.     ºRendón Corona, Armando, Sindicalismo corporativo. La crisis terminal, México, H. Cámara de Diputados, LIX Legislatura/UAM-IZTAPALAPA/ Porrúa, 2005, p. 63.
  • 23. 23   Los cambios generados tanto en la estructura social como en los mercados de trabajo, requieren de nuevas formas de organización y representación, que implica, de una apertura de los sindicatos hacia la sociedad, la constitución de nuevas relaciones y solidaridad con diversos sectores, que trasciendan el u n i v e r s o e x c l u s i v o d e s u s agremiados. En este sentido, destaca la importancia de un formato sindical de tipo societal, sobre todo en contextos en los que prevalece una actitud empresarial hostil a las organizaciones sindicales y el Estado adquiere una política fuertemente inclinada a favor de los patrones, en el cual una mayor conexión y articularidad con los distintos sectores sociales permitiría incrementar, no sólo los recursos de poder en el nivel organizacional, sino también de incidir en la fortaleza de estos movimientosª. ªBayón, María Cristina, El sindicalismo automotriz mexicano frente a un nuevo escenario: una perspectiva desde los liderazgos, p. 177. Profesor Juan Bravo
  • 24. 24   COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DE CENTRO POLÍTICO MEXICANO 2011- 2014       Presidente   Profesor.  José  Alberto  Mejía  Mendoza       Vicepresidente   Lic.  Virgilio  Onofre  Or>z       Consejero  General   Lic.  Isabel  Mendoza  García         Coordinador  General   C.  Pedro  Jesús  Sánchez  Román         Secretario  General   C.  Víctor  Federico  Pons  Iniestra