SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 10
Descargar para leer sin conexión
DERECHO ADMINISTRATIVO
SANCIONADOR (*)
TOMAS CANO CAMPOS
1. ElDerecho Administrativo suele serdefinido como unDerecho espe-
cial formado porunequilibrio entre losprivilegios delaAdministración y las
garantías delos ciudadanos, esdecir, por una serie de«privilegios enmás y en
menos», según la clásica expresión francesa (Rivero). Dentro deesos poderes
o privilegios merece unlugar destacado lapotestad sancionadora delaAdmi-
nistración. En ejercicio de dicha potestad, la Administración puede imponer
sanciones a losparticulares porlas transgresiones delordenamiento jurídico
previamente tipificadas como infracción administrativa poruna norma. Dicha
facultad seotorga alaAdministración para que prevenga y, ensucaso, reprima
las vulneraciones delordenamiento jurídico enaquellos ámbitos delarealidad
cuya intervención ycuidado lehan sido previamente encomendados.
Como señaló hace algunos años el profesor Lorenzo Martín-Retortillo
(«Las sanciones administrativas en relación conla defensa de losconsumi-
dores con especial referencia alapublicidad delasmismas», en RAP,126), de
una simple constatación dela realidad puede fácilmente concluirse que«allí
donde haysectores en quela Administración va a tener un mínimo protago-
nismo, allí aparecen, como secuela inevitable, como instrumento alparecer im-
prescindible, lassanciones administrativas... y seconsidera normal que hoyla
Administración Pública, entre las potestades y prerrogativas quedeben en-
cauzar suactuación ostente la potestad sancionadora». Potestad sancionadora
que, como el mismo autor reconoce, es utilizada cada vez con mayor fre-
cuencia e intensidad, apesar deque todavía secuestiona sulegitimidad yvia-
bilidad, sueficacia ysus límites, convirtiéndose así enuntema decandente ac-
(*) ALEJANDRO NIETO GARCÍA: Derecho Administrativo sancionador, segunda edición,
Ed. Tecnos, Madrid, 1994, 494 págs.
339
Revista Española de Derecho Constitucional
Año 15. Núm. 43. Enero-Abril 1995
TOMAS CANO CAMPOS
tualidad y en centro de polémicas inagotables. Quizá, tales problemas se
deban, sobre todo, a la falta en nuestro país de una Ley general sobre la po-
testad sancionadora de la Administración y, por qué no decirlo también, a la
ausencia de un verdadero Derecho Administrativo sancionador capaz de ex-
plicar dicha legitimidad, y aun necesidad, y sobre todo de precisar los requi-
sitos y límites de su ejercicio.
Y si lo primero, por el momento, aún no ha tenido lugar (la Ley 30/1992
—en adelante LAP— en líneas generales puede suponer un avance, pero es in-
suficiente), lo segundo comienza a hacer acto de presencia. En efecto, el libro
del profesor Alejandro Nieto, Derecho Administrativo sancionador, de cuya se-
gunda edición aquí damos cuenta, a buen seguro que hace honor a su nombre,
ya que constituye el estudio más serio, importante y exhaustivo hasta ahora rea-
lizado de la potestad sancionadora de la Administración. Se trata de una suge-
rente construcción dogmática de dicha potestad que configura un auténtico De-
recho Administrativo sancionador, sin la tara de la dependencia del Derecho
Penal, y que nos aclara muchas de las cuestiones que hasta ahora han oscurecido
a las tradicionalmente denominadas «sanciones administrativas»; un Derecho
Administrativo sancionador, en definitiva, que se constituye, así, en la parcela
del ordenamiento jurídico-administrativo que estudia la potestad sancionadora
de la Administración. El libro de Nieto sería digno de elogio por su simple cua-
lidad de pionero, pues hasta el momento no existía en nuestra doctrina ninguna
obra en la que se expusieran de forma conjunta, sistemática y pormenorizada
los problemas de la potestad sancionadora y la especificidad de los principios
que rigen su actuación. Pero, como el que lea el libro puede comprobar y noso-
tros hemos de señalar más adelante, sería tremendamente injusto encomiar una
obra como la de Nieto únicamente por ese simple dato coyuntural.
Unas breves palabras sobre esta segunda edición. Tras el previsible éxito
de la primera edición, que se agotó en poco más de seis meses, la segunda edi-
ción es aprovechada por el profesor Nieto para ampliar y revisar algunas partes
del libro, si bien sus ideas centrales, pese a las modificaciones introducidas, en
nada han variado. Las cuestiones que han sido objeto de una mayor reelabora-
ción, como él mismo advierte en el Prólogo, son las relativas al riesgo (cuya
sede natural —dice Nieto— es la responsabilidad, «pero constituye el núcleo
esencial del Derecho Administrativo sancionador»), las potestades punitivas
de la Comunidad Europea y de los Entes locales, la irretroactividad de las dis-
posiciones sancionadoras, los intereses protegidos, y la incidencia de las téc-
nicas concúrsales del Derecho Penal en el non bis in idem. En el plano norma-
tivo, además de la parca regulación de la LAP, ha podido manejar el
Reglamento para el ejercicio de la potestad sancionadora (Repepos), que en al-
gunos extremos ya se ha hecho eco de las tesis de Nieto.
340
DERECHO ADMINISTRATIVO SANCIONADOR
2. El objetivo último que Nieto persigue con su obra es iniciar la recupe-
ración del retraso científico «más que centenario» en que se encuentra el De-
recho Administrativo sancionador respecto al Derecho Penal y al Derecho Ad-
ministrativo. Y para lograr dicho objetivo nada mejor que elaborar una parte
general del Derecho Administrativo sancionador que es el objeto del libro, y
que Nieto no sólo cree posible y válida para todas las manifestaciones secto-
riales, sino que además ha de contribuir a que «las relaciones jurídicas de re-
presión sean más seguras, más eficaces y más satisfactorias para los intere-
sados» (pág. 21). Un Derecho Administrativo sancionador que sea para las
infracciones administrativas lo que el Derecho Penal es para los delitos.
Su tesis es que la elaboración de este Derecho Administrativo sancionador
debe ser realizada con los materiales y técnicas propias del Derecho Adminis-
trativo, del que forma parte, y sobre la base de la Constitución y del Derecho
Público estatal, y no desde la transposición automática de los principios del
Derecho Penal, aunque sus principios y sus métodos van a ser de forma provi-
sional y por razones de mera oportunidad, punto de referencia ineludible. En
rigor, dice Nieto, no hay necesidad ni lógica ni jurídica de aplicar al Derecho
Administrativo sancionador materiales y principios procedentes del Derecho
Penal, aunque ello es recomendable dada su mayor maduración dogmática.
Ahora bien —continúa— dicha aplicación (transitoria) debe hacerse de una
forma matizada, lo que supone que no siempre y no todos los principios pe-
nales son aplicables, sin más, al ámbito de las infracciones administrativas
(págs. 159 y 166).
El punto de partida en el estudio y elaboración del Derecho Administrativo
sancionador es la potestad sancionadora de la Administración. «En el principio
de todo Derecho —dice—, están una potestad y un ordenamiento. Y cabal-
mente porque existen una potestad administrativa sancionadora y un ordena-
miento jurídico administrativo sancionador es por lo que puede hablarse con
propiedad de un Derecho Administrativo sancionador» (pág. 80). Esta potestad
es hoy considerada por la doctrina y la Jurisprudencia (tanto constitucional
como ordinaria) como parte integrante, junto a la potestad penal de los Tribu-
nales, de un ius puniendi superior y único del Estado. Pero a su juicio, la po-
testad sancionadora forma parte de otras potestades administrativas, en con-
creto de la competencia de gestión de la que es su anejo o corolario. Con esta
explicación alternativa —dice— se podría construir un sistema menos rígido y
más dogmático (págs. 92 y 136).
Y si el punto de partida es la potestad sancionadora de la Administración,
el bloque central del Derecho Administrativo sancionador es el principio de
legalidad, que es un elemento constitucional y no algo propio del Derecho
Penal. Ello supone que se extiende directamente a las infracciones y sanciones,
341
TOMAS CANO CAMPOS
explicándose así las características propias que sus elementos (tipicidad, re-
serva legal, irretroactividad, etc..) presentan en este ámbito y que se apartan
notablemente del Derecho Penal.
3. Todo ello se halla estructurado en los diez capítulos de que se com-
pone el libro. Con todo, debe señalarse que, como se encarga de indicar el
propio autor, el libro no contiene una parte general del Derecho Administrativo
sancionador completa, ya que, si bien desarrolla, además de las cuestiones ge-
nerales, una Teoría de la potestad sancionadora y una Teoría de la infracción,
faltan una Teoría de la sanción y un Derecho del procedimiento (pág. 20) (1).
No se trata de realizar aquí un resumen de cada uno de los capítulos del
libro. La exhaustividad y riqueza de cuestiones y matices que encierran harían
de ello una labor imposible y el resultado sería indefectiblemente pobre e in-
cluso desfigurado. Además, ello supondría no haber aprendido una de las prin-
cipales lecciones que el libro nos pretende enseñar. Por ello, nada mejor que la
recomendación de la lectura de tan jugoso libro. Con la recensión lo que se pre-
tende no es más que estimular su lectura.
Sin embargo, sí considero de interés, con el único objeto de despertar la cu-
riosidad por su lectura, señalar, siquiera sea someramente, cuál es el punto de
partida, las ideas centrales y los elementos fundamentales que, a juicio del
autor, constituyen la columna vertebral de ese Derecho Administrativo sancio-
nador levantado sobre las propias bases del Derecho Administrativo. Para ello
dividiremos la exposición que sigue en un apartado relativo a la potestad san-
cionadora (que comprende los capítulos II, III y IV) y otro relativo a la Teoría
de la infracción (principio de legalidad, capítulos V, VI, VII y IX; culpabilidad,
capítulo VIII, y prescripción, capítulo X).
4. Tras poner de manifiesto en la Introducción (capítulo I) la necesidad de
elaborar una parte general del Derecho Administrativo sancionador, y esta-
blecer una serie de principios y proposiciones para una política represiva eficaz
que acabe con los sarcasmos y paradojas de la práctica sancionadora en España,
Nieto destaca como «la clave de bóveda» del Derecho Administrativo sancio-
nador ha de ser la potestad sancionadora de la Administración, potestad que es
(1) Cabría preguntarse sobre la posibilidad de aplicación de las causas de justificación (le-
gítima defensa, estado de necesidad, etc..) en el ámbito del Derecho Administrativo sancionador,
y el lugar sistemático adecuado para efectuar su estudio. A mi juicio, las causas de justificación
(que como sabemos no impiden la realización del tipo pero sí la presencia del hecho prohibido)
también son de aplicación, con las debidas matizaciones, en el ámbito de las infracciones admi-
nistrativas. Baste pensar en la persona que para trasladar urgentemente a un hospital a otra debe
infringir las normas de circulación, o en la persona que, para defenderse de su ataque, da muerte
a un animal catalogado en la categoría de «en peligro de extinción» o «vulnerable a la alteración
de su habitat». El lugar más adecuado para su estudio entiendo que es la Teoría de la infracción.
342
DERECHO ADMINISTRATIVO SANCIONADOR
un anejo o corolario de la potestad de gestión y cuya existencia siempre se ha
considerado obvia, como nos enseña La Lección del Siglo XIX (capítulo II).
Como se adelantó, la tesis hoy dominante considera que la potestad sancio-
nadora de la Administración es parte integrante, junto con la potestad penal de
los jueces y Tribunales, de un género común: el ius puniendi único del Estado.
Tesis que se ha convertido en dogma y que a su juicio es frágil, ya que existen
potestades sancionadoras en manos de estructuras supraestatales, Entes no
territoriales e incluso no administrativos, y se utiliza de forma incongruente,
pues no se extraen de él todas sus consecuencias. Dicho dogma, junto con la
pretendida identidad ontológica de los delitos e infracciones administrativas
(identidad que Nieto, en el capítulo III relativo a La discutida sustantividad del
Derecho sancionador, se encarga de demostrar que es normativa) cumple la
importante función de prestar una cobertura teórica o dogmática a la extensión
de los principios del Derecho Penal al Derecho Administrativo sancionador.
Por ello entiende que en dicha tesis se deben introducir importantes correc-
ciones: «Unas de carácter sistemático-operativo (como la vinculación directa
del Derecho Administrativo sancionador al Derecho Público estatal) y otras de
carácter conceptual, centradas en la fibra administrativa del Derecho Adminis-
trativo sancionador que, como su mismo nombre indica, es en primer término
Derecho Administrativo, enfatizando particularmente el hecho de que la po-
testad sancionadora es un anejo de la potestad o competencia material que
actúa de matriz. Lo cual significa que no es necesario remontarse siquiera al
Derecho Público estatal ni existe una subordinación por naturaleza al Derecho
Penal, sino que ésta es meramente coyuntural y técnica: el Derecho Adminis-
trativo sancionador toma en préstamo los instrumentos que le proporciona el
Derecho Penal sencillamente porque le son útiles por causa de su maduración
más avanzada y de su superioridad teórica» (pág. 81).
Consecuente con su tesis, Nieto aborda en el capítulo III la existencia, jus-
tificación y límites de la potestad sancionadora de la Administración. En su
opinión es fundamental distinguir entre su existencia, que es indiscutible
porque la CE la da por supuesta al regular en el artículo 25 ciertos aspectos
concretos de su régimen, y la capacidad para su ejercicio, que considera facul-
tativo y para el que deben cumplirse determinados requisitos, entre ellos el
principio de legalidad. Por ello, para Nieto, el problema no es el de la exis-
tencia de dicha potestad sino el de su juridificación, esto es, el de buscar los lí-
mites a su ejercicio (2). Así, estudia y analiza las facultades básicas que com-
(2) En sentido similar se ha pronunciado el profesor Rubio Llórente, para quien «el pro-
blema que la potestad sancionadora de la Administración plantea aljurista no es en consecuencia
hoy, en España, el de su fundamento, que en el derecho positivo es, a mi juicio, clara, sino el de
343
TOMAS CANO CAMPOS
prende el ejercicio de la potestad sancionadora (establecimiento de la infrac-
ción y de la sanción, imposición y ejecución), destacando con ello las pro-
fundas diferencias estructurales, organizativas y funcionales que existen entre
la potestad sancionadora de la Administración y la potestad penal de los Tribu-
nales, y demostrando la incorrección de una identificación absoluta entre los
principios del Derecho Penal y del Derecho Administrativo sancionador.
Una buena prueba de dicha incorrección es la exigencia de la reserva legal
en el ámbito local, donde no se admite la tipificación de infracciones por medio
de ordenanzas sin respaldo legal alguno. Para Nieto, en contra de la corriente
mayoritaria que considera que es una tipificación ilegal por vulnerar la reserva
de Ley, cabe dicha tipificación, ya que en el ámbito local el requisito de la re-
serva legal debe ser interpretado de una forma menos rigurosa. Dado que en el
ámbito local —dice— no encaja la dialéctica Ley-Reglamento por no existir
leyes emanadas de los Entes locales, siendo las ordenanzas locales el correla-
tivo de las Leyes por emanar de la representación popular, no parece lógico
exigir el requisito de la reserva legal. «En su consecuencia —y haciendo uso de
las matizaciones admisibles— podría sostenerse que las ordenanzas locales
cumplen el requisito de la reserva de Ley desde una perspectiva institucional y
democrática» (pág. 123). Nieto se aparta con esta y otras interpretaciones, que
el lector encontrará en muchas partes del libro, de la rigurosidad de los dogmas
que tan alejados viven de la realidad. En apoyo de esta interpretación, que a
buen seguro ha de provocar no pocas discusiones, puede sostenerse que del
mismo modo que no es igual la situación de los sometidos a la Administración
por una relación de sujeción especial que la de los que se encuentran en una re-
lación de sujeción general, y ello es esgrimido para relajar la exigencia de la re-
serva legal en el ámbito de las relaciones de sujeción especial, tampoco es
idéntica la relación que media entre los ciudadanos y la Administración Local
que la existente entre ellos y la autonómica o la estatal, desigualdad que tam-
bién podría servir para una similar relajación y flexibilidad del principio de le-
galidad en el ámbito local.
5. En la Teoría de la infracción el elemento esencial es el principio de
legalidad, bloque central del Derecho Administrativo sancionador y requisito
para el ejercicio de la potestad sancionadora. A juicio de Nieto, el principio de
legalidad no coincide con los correspondientes al Derecho Penal y al Derecho
Administrativo, sino que presenta notables peculiaridades (que se encarga de
su construcción dogmática, para configurarla en términos que resulten compatibles con los prin-
cipios básicos del Estado de Derecho, que la Constitución también consagra» («La potestad san-
cionadora de la Administración en la jurisprudencia constitucional», en La Forma del Poder,
Centro de Estudios Constitucionales, Madrid, 1993,pág. 385).
344
DERECHO ADMINISTRATIVO SANCIONADOR
señalar) y tiene un contenido específico. Su concreto contenido comprende los
mandatos (3) de tipificación y de reserva legal, las prohibiciones de bis in idem
y de irretroactividad de las normas sancionadoras desfavorables, la analogía in
peius y la proporcionalidad. Mientras que estos tres últimos elementos son
analizados en el capítulo V, dedicado al principio de legalidad en general, la ti-
pificación y la reserva legal son estudiados en los capítulos VI y VII, respecti-
vamente, y la regla del non bis in idem en el capítulo IX.
Las peculiaridades del principio de legalidad aparecen ya en uno de sus co-
lorarios, la garantía formal o reserva legal. Una cosa —dice Nieto— es el prin-
cipio genérico de legalidad en el Derecho Administrativo y otra muy distinta el
principio específico de la reserva legal en el Derecho Administrativo Sancio-
nador. Critica, por ello, el contraste entre la rigidez dogmática con que es inter-
pretado este principio y la realidad que escandalosamente se aparta de él. La
peculiaridad principal reside en que la reserva legal no excluye la intervención
reglamentaria imprescindible en este ámbito, dada la inviabilidad real de la re-
serva absoluta. Por ello, la colaboración reglamentaria no es una excepción a la
reserva de Ley, sino una modalidad de su ejercicio, por lo que lo verdadera-
mente importante es determinar el alcance de la intervención del reglamento.
En dicho intento, el profesor Nieto, tras analizar el «sentido moderno» de la re-
serva legal y realizar un exhaustivo estudio de las Leyes en blanco, traza una
clara y convincente distinción entre la habilitación y la remisión, las dos figuras
a través de las cuales se produce la llamada a la colaboración reglamentaria.
La otra garantía del principio de legalidad es el mandato de tipificación
que es su vertiente material, y que consta de la tipificación de la infracción y la
atribución de la sanción. En el exhaustivo análisis que realiza de este tema se
ve claramente la utilización de las técnicas del Derecho Público que le per-
miten una interpretación más flexible de las normas y más adecuada a la rea-
lidad. Y es que aquí, como se encarga de demostrar, las técnicas del Derecho
Penal no sirven dadas las sustanciales diferencias que median entre la tipifica-
ción de los delitos y de las infracciones. Para Nieto cabe la tipificación indi-
recta o por remisión, es decir, la que consiste en que la descripción del tipo no
se realiza de forma directa, sino que surge de la conjunción de dos normas: la
que manda o prohibe y la que advierte que su incumplimiento es infracción.
A su juicio, la descripción completa de la infracción en el tipo es una redupli-
(3) La alusión al mandato y no al principio de tipicidad (como por ejemplo hace la LAP) se
debe a la nítida distinción que Nieto hace en la Introducción, donde denuncia «el extendido error
de denominar principios a las normas o reglas que no están consignadas en un texto positivo»
(pág. 41). Así, mientras la legalidad es un principio, la tipicidad, la reserva legal, el non bis in
idemy la irretroactividad son normas o reglas.
345
TOMAS CANOCAMPOS
cación innecesaria, inútil e inviable y su exigencia el resultado de un dogma-
tismo inaceptable que conduce a la irrealidad (4).
Con La culpabilidad (cap. VIII), Nieto entra en el análisis del elemento
subjetivo de la infracción administrativa (5). A su juicio, la evolución (que es
la historia de su progresiva aceptación) que la culpabilidad ha experimentado
en el Derecho Administrativo sancionador no debe detenerse en la simple equi-
paración con el Derecho Penal, sino que deben destacarse sus peculiariedades
(cosa que hace al hilo del estudio de la diligencia debida, la buena fe, las per-
sonas jurídicas, el error y la solidaridad), e incluso debe llegar hasta la elabora-
ción de una doctrina administrativa sancionadora propia. En España —afirma
el autor— no existe una teorización global y específica de la culpabilidad en el
Derecho Administrativo, teorización que él mismo realiza en el último epí-
grafe del capítulo con la distinción entre autoría y responsabilidad. En su opi-
nión, toda la confusión que reina en la culpabilidad se debe a la incidencia de
dos conceptos que no se distinguen debidamente y que afectan a toda la Teoría
de la infracción: la autoría y la responsabilidad, figuras que no siempre coin-
ciden, pues aunque lo normal es que el autor sea el responsable, la Ley a veces
las disocia. Así, mientras que la primera exige culpabilidad, la imputación de
responsabilidad realizada ex lege no precisa de la culpabilidad, apartándose
llamativamente de la responsabilidad criminal para aproximarse a la responsa-
bilidad civil.
El Derecho Administrativo sancionador también debe elaborar una dog-
mática propia que trate de solucionar los problemas específicos que la tradi-
cional regla del non bis in idem plantea en su ámbito, aunque, para ello, deba
utilizar una vez más las maduras técnicas del Derecho Penal. Tras denunciar
cómo los intereses protegidos (a los que dedica en esta segunda edición un
apartado especial, donde efectúa importantes precisiones) son, junto a las rela-
(4) Con la admisión de la tipificación indirecta, por la que las leyes han apostado resuelta-
mente, crece notablemente el elenco de infracciones administrativas y la indefinición de las
mismas aumenta, dado que muchas veces los deberes y obligaciones de las normas no son todo lo
claros y precisos que debieran. Esto, además, puede resultar contradictorio con alguna de las pro-
posiciones sobre una política represiva eficaz que NIETO realiza en la Introducción. En concreto,
con sus afirmaciones de que las infracciones y sanciones tienen como límite «la posibilidad real
de ser cumplidas por los destinatarios» y «no pueden llegar más allá de adonde alcancen las
fuerzas del aparato inspector y represivo del Estado» (pág. 31).
(5) NIETO estudia la culpabilidad en sentido amplio, es decir, como comprensiva de la
imputabilidad o atribuibilidad al autor, de la ausencia de causas de exculpación y del dolo y la
culpa. Debe tenerse en cuenta que, hoy, tras la influencia del finalismo de Welzel, la mayoría de
los penalistas consideran el dolo y la culpa como la parte subjetiva del tipo y trasladan su estudio
a la antijuricidad, de modo que en la culpabilidad sólo se estudian las condiciones que permiten
atribuir el hecho antijurídico a su autor (atribuibilidad).
346
DERECHO ADMINISTRATIVO SANCIONADOR
ciones de sujeción especial, una de las válvulas que se suelen utilizar para es-
capar del régimen garantizador del Derecho Administrativo sancionador, exa-
mina las dos vertientes o reglas (prevalencia de la sentencia penal y prioridad
del proceso penal) de la prohibición del bis in idem en las relaciones entre
penas y sanciones, y la incidencia de la sentencia penal sobre la resolución ad-
ministrativa. Tras ello, Nieto recurre a la ayuda de las técnicas concúrsales del
Derecho Penal, para dar luz a la oscuridad jurídica que la doble tipificación de
infracciones provoca, y que no se aclara con las dos vertientes o reglas seña-
ladas. Así, con las debidas matizaciones, considera aplicables el concurso de
leyes y el concurso de infracciones (ideal, real y medial). Técnicas éstas que el
Reglamento del procedimiento para el ejercicio de la potestad sancionadora ya
ha comenzado a introducir en el Derecho Administrativo sancionador.
El último capítulo del libro está dedicado a la prescripción. Según Nieto, la
LAP, a diferencia de lo que ha ocurrido con otras materias, ha simplificado y
aclarado la mayor parte de los problemas (no todos) que provocaba la ausencia
de regulación legal expresa en el ámbito administrativo sancionador, liberán-
dose así de unos preceptos del Código Penal que establecían unos plazos tem-
porales «palmariamente inadecuados» para las infracciones administrativas y
que provocaban no pocas disputas y contradicciones jurisprudenciales.
5. Después de la lectura de una obra de tales características el resultado
no puede ser otro que el asombro por los resultados obtenidos. Elaborar una
Parte General del Derecho Administrativo sancionador sin una Ley general
sobre infracciones y sanciones es una tarea harto complicada que está al
alcance de muy pocos juristas, máxime teniendo en cuenta la escasa biblio-
grafía existente sobre el tema, la parquedad de la LAP y la fragmentación y di-
versidad de las leyes sectoriales. Para comprender la proeza del autor baste
pensar en la dificultad que entrañaría elaborar una Teoría general del delito sin
la base normativa de un Código Penal. Con esta obra puede afirmarse que, si
no la mayoría de edad, el Derecho Administrativo sancionador ha conseguido
emanciparse y encontrar sus propias raíces en el Derecho Administrativo.
Cualquier jurista que pretenda continuar en el estudio y profundización del De-
recho Administrativo sancionador (profundización a la que el propio Nieto in-
vita para acabar la tarea emprendida) deberá tener como punto de referencia
ineludible esta obra, de la que aquí sólo se ha dado cuenta de una manera es-
quemática y parcial. Una obra que se caracteriza por la riqueza de cuestiones
planteadas y por las innovadoras y sugerentes interpretaciones que ofrece de
muchos dogmas hasta ahora considerados sagrados, pero a los que Nieto so-
mete a un implacable análisis con el único afán de verles su utilidad y conse-
cuencias prácticas.
Este libro, como todos a los que el autor nos tiene acostumbrados, demues-
347
TOMAS CANO CAMPOS
tran un saber jurídico que supera los límites de un conocimiento especializado
en una determinada rama del Derecho. El libro de Nieto es el claro ejemplo de
la obra del jurista maduro que llegado a la cima del saber alcanza a ver las lla-
nuras de la realidad con la claridad que sólo la experiencia y la reflexión pro-
porcionan. Y es que, como el mismo autor indica, el libro se ha construido
sobre los dos pilares básicos de la experiencia y la reflexión, lo que viene a sig-
nificar que su única base es la reflexión, pues al fin y al cabo la experiencia no
está en el número de cosas que se han visto (o leído), sino en el número de
cosas sobre las que se han reflexionado.
348

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Peculiaridades y caracteristicas de la interpretacion constitucional en el peru
Peculiaridades y caracteristicas de la interpretacion constitucional en el peruPeculiaridades y caracteristicas de la interpretacion constitucional en el peru
Peculiaridades y caracteristicas de la interpretacion constitucional en el peru
Tulio Ramiro Morales Paredes
 
Teoria del sistema normativo una vision del sistema de fuentes en el ordenam...
Teoria del sistema normativo  una vision del sistema de fuentes en el ordenam...Teoria del sistema normativo  una vision del sistema de fuentes en el ordenam...
Teoria del sistema normativo una vision del sistema de fuentes en el ordenam...
INOCENCIO MELÉNDEZ JULIO
 
Inocencio melendez julio sistema juridico teoria del sistema normativo copia
Inocencio melendez julio sistema juridico teoria del sistema normativo copiaInocencio melendez julio sistema juridico teoria del sistema normativo copia
Inocencio melendez julio sistema juridico teoria del sistema normativo copia
INOCENCIO MELÉNDEZ JULIO
 
Inocencio melendez julio sistema juridico copia
Inocencio melendez julio  sistema juridico copiaInocencio melendez julio  sistema juridico copia
Inocencio melendez julio sistema juridico copia
INOCENCIO MELÉNDEZ JULIO
 
Teoria del sistema normativo una vision del sistema de fuentes en el ordena...
 Teoria del sistema normativo  una vision del sistema de fuentes en el ordena... Teoria del sistema normativo  una vision del sistema de fuentes en el ordena...
Teoria del sistema normativo una vision del sistema de fuentes en el ordena...
INOCENCIO MELÉNDEZ JULIO
 
Fuentes del derecho administrativo y constitucional.
Fuentes del derecho administrativo y constitucional.Fuentes del derecho administrativo y constitucional.
Fuentes del derecho administrativo y constitucional.
hugoalbert
 
derecho constitucional / INTERPRETACION DE LAS NORMAS CONSTITUIONALES
derecho constitucional / INTERPRETACION DE LAS NORMAS CONSTITUIONALESderecho constitucional / INTERPRETACION DE LAS NORMAS CONSTITUIONALES
derecho constitucional / INTERPRETACION DE LAS NORMAS CONSTITUIONALES
Luis Acosta
 
Pedro torres. supremacía constitucional méxico españa
Pedro torres. supremacía constitucional méxico españaPedro torres. supremacía constitucional méxico españa
Pedro torres. supremacía constitucional méxico españa
Sergio Enrique Medina B
 

La actualidad más candente (18)

Peculiaridades y caracteristicas de la interpretacion constitucional en el peru
Peculiaridades y caracteristicas de la interpretacion constitucional en el peruPeculiaridades y caracteristicas de la interpretacion constitucional en el peru
Peculiaridades y caracteristicas de la interpretacion constitucional en el peru
 
Teoria del sistema normativo una vision del sistema de fuentes en el ordenam...
Teoria del sistema normativo  una vision del sistema de fuentes en el ordenam...Teoria del sistema normativo  una vision del sistema de fuentes en el ordenam...
Teoria del sistema normativo una vision del sistema de fuentes en el ordenam...
 
Inocencio melendez julio sistema juridico teoria del sistema normativo copia
Inocencio melendez julio sistema juridico teoria del sistema normativo copiaInocencio melendez julio sistema juridico teoria del sistema normativo copia
Inocencio melendez julio sistema juridico teoria del sistema normativo copia
 
La ley procesal en venezuela
La ley procesal en venezuelaLa ley procesal en venezuela
La ley procesal en venezuela
 
U3 actividad 4. argumentación y constitución
U3 actividad 4. argumentación y constituciónU3 actividad 4. argumentación y constitución
U3 actividad 4. argumentación y constitución
 
Fuentes del derecho administrativo
Fuentes del derecho administrativoFuentes del derecho administrativo
Fuentes del derecho administrativo
 
El derecho procesal del trabajo
El derecho procesal del trabajoEl derecho procesal del trabajo
El derecho procesal del trabajo
 
Fuentes del Derecho Tributario
Fuentes del Derecho TributarioFuentes del Derecho Tributario
Fuentes del Derecho Tributario
 
El proceso de amparo
El proceso de amparoEl proceso de amparo
El proceso de amparo
 
Inocencio melendez julio sistema juridico copia
Inocencio melendez julio  sistema juridico copiaInocencio melendez julio  sistema juridico copia
Inocencio melendez julio sistema juridico copia
 
Teoria del sistema normativo una vision del sistema de fuentes en el ordena...
 Teoria del sistema normativo  una vision del sistema de fuentes en el ordena... Teoria del sistema normativo  una vision del sistema de fuentes en el ordena...
Teoria del sistema normativo una vision del sistema de fuentes en el ordena...
 
El derecho colombiano y sus fuentes (1)
El derecho colombiano y sus fuentes (1)El derecho colombiano y sus fuentes (1)
El derecho colombiano y sus fuentes (1)
 
Principio de legalidad administrativa
Principio de legalidad administrativaPrincipio de legalidad administrativa
Principio de legalidad administrativa
 
Luisanaboadaadministrativo
LuisanaboadaadministrativoLuisanaboadaadministrativo
Luisanaboadaadministrativo
 
Manualdelnuevoprocedimientopenal sabaschahuansarras-140713101948-phpapp01
Manualdelnuevoprocedimientopenal sabaschahuansarras-140713101948-phpapp01Manualdelnuevoprocedimientopenal sabaschahuansarras-140713101948-phpapp01
Manualdelnuevoprocedimientopenal sabaschahuansarras-140713101948-phpapp01
 
Fuentes del derecho administrativo y constitucional.
Fuentes del derecho administrativo y constitucional.Fuentes del derecho administrativo y constitucional.
Fuentes del derecho administrativo y constitucional.
 
derecho constitucional / INTERPRETACION DE LAS NORMAS CONSTITUIONALES
derecho constitucional / INTERPRETACION DE LAS NORMAS CONSTITUIONALESderecho constitucional / INTERPRETACION DE LAS NORMAS CONSTITUIONALES
derecho constitucional / INTERPRETACION DE LAS NORMAS CONSTITUIONALES
 
Pedro torres. supremacía constitucional méxico españa
Pedro torres. supremacía constitucional méxico españaPedro torres. supremacía constitucional méxico españa
Pedro torres. supremacía constitucional méxico españa
 

Similar a Tomas cano derecho administrativosancionador

Facultad de derecho computoi
Facultad de derecho computoiFacultad de derecho computoi
Facultad de derecho computoi
evasquezsu
 
La Sanción Administrativa
La Sanción AdministrativaLa Sanción Administrativa
La Sanción Administrativa
Roy Herbach
 
Separata constitucional ii 2º evaluacion 13 10-10
Separata constitucional ii 2º evaluacion 13 10-10Separata constitucional ii 2º evaluacion 13 10-10
Separata constitucional ii 2º evaluacion 13 10-10
Jorge Zelaya
 
Fuentes del derecho administrativo y constitucional.
Fuentes del derecho administrativo y constitucional.Fuentes del derecho administrativo y constitucional.
Fuentes del derecho administrativo y constitucional.
hugoalbert
 

Similar a Tomas cano derecho administrativosancionador (20)

Separata Constitucional II
Separata Constitucional IISeparata Constitucional II
Separata Constitucional II
 
Facultad de derecho computoi
Facultad de derecho computoiFacultad de derecho computoi
Facultad de derecho computoi
 
La Sanción Administrativa
La Sanción AdministrativaLa Sanción Administrativa
La Sanción Administrativa
 
Dialnet-NonBisInIdemPrevalenciaDeLaViaPenalYTeoriaDeLosCon-17556.pdf
Dialnet-NonBisInIdemPrevalenciaDeLaViaPenalYTeoriaDeLosCon-17556.pdfDialnet-NonBisInIdemPrevalenciaDeLaViaPenalYTeoriaDeLosCon-17556.pdf
Dialnet-NonBisInIdemPrevalenciaDeLaViaPenalYTeoriaDeLosCon-17556.pdf
 
Unidad_01.docx
Unidad_01.docxUnidad_01.docx
Unidad_01.docx
 
INTERPRETACION CONSTITUCIONAL
INTERPRETACION CONSTITUCIONALINTERPRETACION CONSTITUCIONAL
INTERPRETACION CONSTITUCIONAL
 
DIAPOSITIVA DE DERECHO PENAL.pptx
DIAPOSITIVA DE DERECHO PENAL.pptxDIAPOSITIVA DE DERECHO PENAL.pptx
DIAPOSITIVA DE DERECHO PENAL.pptx
 
Separata constitucional ii 2º evaluacion 13 10-10
Separata constitucional ii 2º evaluacion 13 10-10Separata constitucional ii 2º evaluacion 13 10-10
Separata constitucional ii 2º evaluacion 13 10-10
 
principios del derecho
principios del derechoprincipios del derecho
principios del derecho
 
Derecho administrativo
Derecho administrativo Derecho administrativo
Derecho administrativo
 
Interpretacion constitucional
Interpretacion constitucionalInterpretacion constitucional
Interpretacion constitucional
 
Sabas chaguan sarras
Sabas chaguan sarrasSabas chaguan sarras
Sabas chaguan sarras
 
derecho contitucional Autonomia de derecho procesal contitucional.docx
derecho contitucional  Autonomia de derecho procesal contitucional.docxderecho contitucional  Autonomia de derecho procesal contitucional.docx
derecho contitucional Autonomia de derecho procesal contitucional.docx
 
Ruiz zapatero una propuesta de reconsideracion de la retroactividad tributari...
Ruiz zapatero una propuesta de reconsideracion de la retroactividad tributari...Ruiz zapatero una propuesta de reconsideracion de la retroactividad tributari...
Ruiz zapatero una propuesta de reconsideracion de la retroactividad tributari...
 
Resumen manual-derecho-penal-zaffaroni
Resumen manual-derecho-penal-zaffaroniResumen manual-derecho-penal-zaffaroni
Resumen manual-derecho-penal-zaffaroni
 
Ensayo derecho administrativo1
Ensayo derecho administrativo1Ensayo derecho administrativo1
Ensayo derecho administrativo1
 
notas
notasnotas
notas
 
Tarea 1
Tarea 1Tarea 1
Tarea 1
 
Principios Constitucionales, Generales y Reglas del Derecho Procesal
Principios Constitucionales, Generales y Reglas del Derecho ProcesalPrincipios Constitucionales, Generales y Reglas del Derecho Procesal
Principios Constitucionales, Generales y Reglas del Derecho Procesal
 
Fuentes del derecho administrativo y constitucional.
Fuentes del derecho administrativo y constitucional.Fuentes del derecho administrativo y constitucional.
Fuentes del derecho administrativo y constitucional.
 

Más de Top Virtual Academy

Lectura 1 principio de culpabilidad infracciones lacap
Lectura 1   principio de culpabilidad infracciones lacapLectura 1   principio de culpabilidad infracciones lacap
Lectura 1 principio de culpabilidad infracciones lacap
Top Virtual Academy
 
Compras publicas y aspectos de procedimientos administrativos modulo 1
Compras publicas y aspectos de procedimientos administrativos   modulo 1Compras publicas y aspectos de procedimientos administrativos   modulo 1
Compras publicas y aspectos de procedimientos administrativos modulo 1
Top Virtual Academy
 
Lineas jurisprudenciales sobre el derecho adminsitrativo sancionador
Lineas jurisprudenciales sobre el derecho adminsitrativo sancionadorLineas jurisprudenciales sobre el derecho adminsitrativo sancionador
Lineas jurisprudenciales sobre el derecho adminsitrativo sancionador
Top Virtual Academy
 

Más de Top Virtual Academy (20)

Dialnet planificacion estrategicaderecursoshumanos-capitulo 3
Dialnet planificacion estrategicaderecursoshumanos-capitulo 3Dialnet planificacion estrategicaderecursoshumanos-capitulo 3
Dialnet planificacion estrategicaderecursoshumanos-capitulo 3
 
Capitulo 2. la gestion
Capitulo 2. la gestionCapitulo 2. la gestion
Capitulo 2. la gestion
 
Hr business-partner
Hr business-partnerHr business-partner
Hr business-partner
 
Capitulo 1 la gestion de recursos humanos
Capitulo 1 la gestion de recursos humanosCapitulo 1 la gestion de recursos humanos
Capitulo 1 la gestion de recursos humanos
 
Lectura 2 principio de proporcionalidad
Lectura 2   principio de proporcionalidadLectura 2   principio de proporcionalidad
Lectura 2 principio de proporcionalidad
 
Lectura 1 principio de culpabilidad infracciones lacap
Lectura 1   principio de culpabilidad infracciones lacapLectura 1   principio de culpabilidad infracciones lacap
Lectura 1 principio de culpabilidad infracciones lacap
 
Compras publicas modulo 3
Compras publicas   modulo 3Compras publicas   modulo 3
Compras publicas modulo 3
 
Compras modulo 2
Compras modulo 2Compras modulo 2
Compras modulo 2
 
Lectura 1 semana 2
Lectura 1 semana 2Lectura 1 semana 2
Lectura 1 semana 2
 
Guia de lectura 2 semana 2
Guia de lectura 2   semana 2Guia de lectura 2   semana 2
Guia de lectura 2 semana 2
 
Guia de-lectura-1-semana-2
Guia de-lectura-1-semana-2Guia de-lectura-1-semana-2
Guia de-lectura-1-semana-2
 
Lectura 2 semana 2
Lectura 2   semana 2Lectura 2   semana 2
Lectura 2 semana 2
 
Compras publicas y aspectos de procedimientos administrativos modulo 1
Compras publicas y aspectos de procedimientos administrativos   modulo 1Compras publicas y aspectos de procedimientos administrativos   modulo 1
Compras publicas y aspectos de procedimientos administrativos modulo 1
 
Lectura 3 modulo 1
Lectura 3 modulo 1Lectura 3 modulo 1
Lectura 3 modulo 1
 
Lectura 2 modulo 1
Lectura 2 modulo 1Lectura 2 modulo 1
Lectura 2 modulo 1
 
Lectura 1 modulo 1
Lectura 1 modulo 1Lectura 1 modulo 1
Lectura 1 modulo 1
 
Cps en lac
Cps en lacCps en lac
Cps en lac
 
Verdad material
Verdad materialVerdad material
Verdad material
 
Lineas jurisprudenciales sobre el derecho adminsitrativo sancionador
Lineas jurisprudenciales sobre el derecho adminsitrativo sancionadorLineas jurisprudenciales sobre el derecho adminsitrativo sancionador
Lineas jurisprudenciales sobre el derecho adminsitrativo sancionador
 
Modulo 3 procedimiento sancionador
Modulo 3 procedimiento sancionadorModulo 3 procedimiento sancionador
Modulo 3 procedimiento sancionador
 

Último

Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdfPasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
NELLYKATTY
 
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D Ccesa007.pdf
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D  Ccesa007.pdfEdiciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D  Ccesa007.pdf
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D Ccesa007.pdf
Demetrio Ccesa Rayme
 
RESOLUCION_VICE_MINISTERIAL-00048-2024-M-EVALUACIÓN EVALAUCION FORMATIVA MINE...
RESOLUCION_VICE_MINISTERIAL-00048-2024-M-EVALUACIÓN EVALAUCION FORMATIVA MINE...RESOLUCION_VICE_MINISTERIAL-00048-2024-M-EVALUACIÓN EVALAUCION FORMATIVA MINE...
RESOLUCION_VICE_MINISTERIAL-00048-2024-M-EVALUACIÓN EVALAUCION FORMATIVA MINE...
helmer del pozo cruz
 

Último (20)

La historia de la vida estudiantil a 102 años de la fundación de las Normales...
La historia de la vida estudiantil a 102 años de la fundación de las Normales...La historia de la vida estudiantil a 102 años de la fundación de las Normales...
La historia de la vida estudiantil a 102 años de la fundación de las Normales...
 
Seguridad y virus informáticos 12°B 2024
Seguridad y virus informáticos 12°B 2024Seguridad y virus informáticos 12°B 2024
Seguridad y virus informáticos 12°B 2024
 
a propósito del estado su relevancia y definiciones
a propósito del estado su relevancia y definicionesa propósito del estado su relevancia y definiciones
a propósito del estado su relevancia y definiciones
 
4. MATERIALES QUE SE EMPLEAN EN LAS ESTRUCTURAS.pptx
4. MATERIALES QUE SE EMPLEAN EN LAS ESTRUCTURAS.pptx4. MATERIALES QUE SE EMPLEAN EN LAS ESTRUCTURAS.pptx
4. MATERIALES QUE SE EMPLEAN EN LAS ESTRUCTURAS.pptx
 
Motivados por la esperanza. Esperanza en Jesús
Motivados por la esperanza. Esperanza en JesúsMotivados por la esperanza. Esperanza en Jesús
Motivados por la esperanza. Esperanza en Jesús
 
novelas-cortas--3.pdf Analisis introspectivo y retrospectivo, sintesis
novelas-cortas--3.pdf Analisis introspectivo y retrospectivo, sintesisnovelas-cortas--3.pdf Analisis introspectivo y retrospectivo, sintesis
novelas-cortas--3.pdf Analisis introspectivo y retrospectivo, sintesis
 
POEMAS ILUSTRADOS DE LUÍSA VILLALTA. Elaborados polos alumnos de 4º PDC do IE...
POEMAS ILUSTRADOS DE LUÍSA VILLALTA. Elaborados polos alumnos de 4º PDC do IE...POEMAS ILUSTRADOS DE LUÍSA VILLALTA. Elaborados polos alumnos de 4º PDC do IE...
POEMAS ILUSTRADOS DE LUÍSA VILLALTA. Elaborados polos alumnos de 4º PDC do IE...
 
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdfPasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
 
Época colonial: vestimenta, costumbres y juegos de la época
Época colonial: vestimenta, costumbres y juegos de la épocaÉpoca colonial: vestimenta, costumbres y juegos de la época
Época colonial: vestimenta, costumbres y juegos de la época
 
Realitat o fake news? – Què causa el canvi climàtic? - La desertització
Realitat o fake news? – Què causa el canvi climàtic? - La desertitzacióRealitat o fake news? – Què causa el canvi climàtic? - La desertització
Realitat o fake news? – Què causa el canvi climàtic? - La desertització
 
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D Ccesa007.pdf
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D  Ccesa007.pdfEdiciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D  Ccesa007.pdf
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D Ccesa007.pdf
 
GOBIERNO DE MANUEL ODRIA EL OCHENIO.pptx
GOBIERNO DE MANUEL ODRIA   EL OCHENIO.pptxGOBIERNO DE MANUEL ODRIA   EL OCHENIO.pptx
GOBIERNO DE MANUEL ODRIA EL OCHENIO.pptx
 
tema 6 2eso 2024. Ciencias Sociales. El final de la Edad Media en la Penínsul...
tema 6 2eso 2024. Ciencias Sociales. El final de la Edad Media en la Penínsul...tema 6 2eso 2024. Ciencias Sociales. El final de la Edad Media en la Penínsul...
tema 6 2eso 2024. Ciencias Sociales. El final de la Edad Media en la Penínsul...
 
En un aposento alto himno _letra y acordes.pdf
En un aposento alto himno _letra y acordes.pdfEn un aposento alto himno _letra y acordes.pdf
En un aposento alto himno _letra y acordes.pdf
 
ACERTIJO CÁLCULOS MATEMÁGICOS EN LA CARRERA OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO CÁLCULOS MATEMÁGICOS EN LA CARRERA OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLAACERTIJO CÁLCULOS MATEMÁGICOS EN LA CARRERA OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO CÁLCULOS MATEMÁGICOS EN LA CARRERA OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
 
EL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 grado
EL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 gradoEL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 grado
EL CARDENALITO Lengua y Literatura de 6 grado
 
RESOLUCION_VICE_MINISTERIAL-00048-2024-M-EVALUACIÓN EVALAUCION FORMATIVA MINE...
RESOLUCION_VICE_MINISTERIAL-00048-2024-M-EVALUACIÓN EVALAUCION FORMATIVA MINE...RESOLUCION_VICE_MINISTERIAL-00048-2024-M-EVALUACIÓN EVALAUCION FORMATIVA MINE...
RESOLUCION_VICE_MINISTERIAL-00048-2024-M-EVALUACIÓN EVALAUCION FORMATIVA MINE...
 
flujo de materia y energía ecosistemas.
flujo de materia y  energía ecosistemas.flujo de materia y  energía ecosistemas.
flujo de materia y energía ecosistemas.
 
2. Entornos Virtuales de Aprendizaje.pptx
2. Entornos Virtuales de Aprendizaje.pptx2. Entornos Virtuales de Aprendizaje.pptx
2. Entornos Virtuales de Aprendizaje.pptx
 
Estudios Sociales libro 8vo grado Básico
Estudios Sociales libro 8vo grado BásicoEstudios Sociales libro 8vo grado Básico
Estudios Sociales libro 8vo grado Básico
 

Tomas cano derecho administrativosancionador

  • 1. DERECHO ADMINISTRATIVO SANCIONADOR (*) TOMAS CANO CAMPOS 1. ElDerecho Administrativo suele serdefinido como unDerecho espe- cial formado porunequilibrio entre losprivilegios delaAdministración y las garantías delos ciudadanos, esdecir, por una serie de«privilegios enmás y en menos», según la clásica expresión francesa (Rivero). Dentro deesos poderes o privilegios merece unlugar destacado lapotestad sancionadora delaAdmi- nistración. En ejercicio de dicha potestad, la Administración puede imponer sanciones a losparticulares porlas transgresiones delordenamiento jurídico previamente tipificadas como infracción administrativa poruna norma. Dicha facultad seotorga alaAdministración para que prevenga y, ensucaso, reprima las vulneraciones delordenamiento jurídico enaquellos ámbitos delarealidad cuya intervención ycuidado lehan sido previamente encomendados. Como señaló hace algunos años el profesor Lorenzo Martín-Retortillo («Las sanciones administrativas en relación conla defensa de losconsumi- dores con especial referencia alapublicidad delasmismas», en RAP,126), de una simple constatación dela realidad puede fácilmente concluirse que«allí donde haysectores en quela Administración va a tener un mínimo protago- nismo, allí aparecen, como secuela inevitable, como instrumento alparecer im- prescindible, lassanciones administrativas... y seconsidera normal que hoyla Administración Pública, entre las potestades y prerrogativas quedeben en- cauzar suactuación ostente la potestad sancionadora». Potestad sancionadora que, como el mismo autor reconoce, es utilizada cada vez con mayor fre- cuencia e intensidad, apesar deque todavía secuestiona sulegitimidad yvia- bilidad, sueficacia ysus límites, convirtiéndose así enuntema decandente ac- (*) ALEJANDRO NIETO GARCÍA: Derecho Administrativo sancionador, segunda edición, Ed. Tecnos, Madrid, 1994, 494 págs. 339 Revista Española de Derecho Constitucional Año 15. Núm. 43. Enero-Abril 1995
  • 2. TOMAS CANO CAMPOS tualidad y en centro de polémicas inagotables. Quizá, tales problemas se deban, sobre todo, a la falta en nuestro país de una Ley general sobre la po- testad sancionadora de la Administración y, por qué no decirlo también, a la ausencia de un verdadero Derecho Administrativo sancionador capaz de ex- plicar dicha legitimidad, y aun necesidad, y sobre todo de precisar los requi- sitos y límites de su ejercicio. Y si lo primero, por el momento, aún no ha tenido lugar (la Ley 30/1992 —en adelante LAP— en líneas generales puede suponer un avance, pero es in- suficiente), lo segundo comienza a hacer acto de presencia. En efecto, el libro del profesor Alejandro Nieto, Derecho Administrativo sancionador, de cuya se- gunda edición aquí damos cuenta, a buen seguro que hace honor a su nombre, ya que constituye el estudio más serio, importante y exhaustivo hasta ahora rea- lizado de la potestad sancionadora de la Administración. Se trata de una suge- rente construcción dogmática de dicha potestad que configura un auténtico De- recho Administrativo sancionador, sin la tara de la dependencia del Derecho Penal, y que nos aclara muchas de las cuestiones que hasta ahora han oscurecido a las tradicionalmente denominadas «sanciones administrativas»; un Derecho Administrativo sancionador, en definitiva, que se constituye, así, en la parcela del ordenamiento jurídico-administrativo que estudia la potestad sancionadora de la Administración. El libro de Nieto sería digno de elogio por su simple cua- lidad de pionero, pues hasta el momento no existía en nuestra doctrina ninguna obra en la que se expusieran de forma conjunta, sistemática y pormenorizada los problemas de la potestad sancionadora y la especificidad de los principios que rigen su actuación. Pero, como el que lea el libro puede comprobar y noso- tros hemos de señalar más adelante, sería tremendamente injusto encomiar una obra como la de Nieto únicamente por ese simple dato coyuntural. Unas breves palabras sobre esta segunda edición. Tras el previsible éxito de la primera edición, que se agotó en poco más de seis meses, la segunda edi- ción es aprovechada por el profesor Nieto para ampliar y revisar algunas partes del libro, si bien sus ideas centrales, pese a las modificaciones introducidas, en nada han variado. Las cuestiones que han sido objeto de una mayor reelabora- ción, como él mismo advierte en el Prólogo, son las relativas al riesgo (cuya sede natural —dice Nieto— es la responsabilidad, «pero constituye el núcleo esencial del Derecho Administrativo sancionador»), las potestades punitivas de la Comunidad Europea y de los Entes locales, la irretroactividad de las dis- posiciones sancionadoras, los intereses protegidos, y la incidencia de las téc- nicas concúrsales del Derecho Penal en el non bis in idem. En el plano norma- tivo, además de la parca regulación de la LAP, ha podido manejar el Reglamento para el ejercicio de la potestad sancionadora (Repepos), que en al- gunos extremos ya se ha hecho eco de las tesis de Nieto. 340
  • 3. DERECHO ADMINISTRATIVO SANCIONADOR 2. El objetivo último que Nieto persigue con su obra es iniciar la recupe- ración del retraso científico «más que centenario» en que se encuentra el De- recho Administrativo sancionador respecto al Derecho Penal y al Derecho Ad- ministrativo. Y para lograr dicho objetivo nada mejor que elaborar una parte general del Derecho Administrativo sancionador que es el objeto del libro, y que Nieto no sólo cree posible y válida para todas las manifestaciones secto- riales, sino que además ha de contribuir a que «las relaciones jurídicas de re- presión sean más seguras, más eficaces y más satisfactorias para los intere- sados» (pág. 21). Un Derecho Administrativo sancionador que sea para las infracciones administrativas lo que el Derecho Penal es para los delitos. Su tesis es que la elaboración de este Derecho Administrativo sancionador debe ser realizada con los materiales y técnicas propias del Derecho Adminis- trativo, del que forma parte, y sobre la base de la Constitución y del Derecho Público estatal, y no desde la transposición automática de los principios del Derecho Penal, aunque sus principios y sus métodos van a ser de forma provi- sional y por razones de mera oportunidad, punto de referencia ineludible. En rigor, dice Nieto, no hay necesidad ni lógica ni jurídica de aplicar al Derecho Administrativo sancionador materiales y principios procedentes del Derecho Penal, aunque ello es recomendable dada su mayor maduración dogmática. Ahora bien —continúa— dicha aplicación (transitoria) debe hacerse de una forma matizada, lo que supone que no siempre y no todos los principios pe- nales son aplicables, sin más, al ámbito de las infracciones administrativas (págs. 159 y 166). El punto de partida en el estudio y elaboración del Derecho Administrativo sancionador es la potestad sancionadora de la Administración. «En el principio de todo Derecho —dice—, están una potestad y un ordenamiento. Y cabal- mente porque existen una potestad administrativa sancionadora y un ordena- miento jurídico administrativo sancionador es por lo que puede hablarse con propiedad de un Derecho Administrativo sancionador» (pág. 80). Esta potestad es hoy considerada por la doctrina y la Jurisprudencia (tanto constitucional como ordinaria) como parte integrante, junto a la potestad penal de los Tribu- nales, de un ius puniendi superior y único del Estado. Pero a su juicio, la po- testad sancionadora forma parte de otras potestades administrativas, en con- creto de la competencia de gestión de la que es su anejo o corolario. Con esta explicación alternativa —dice— se podría construir un sistema menos rígido y más dogmático (págs. 92 y 136). Y si el punto de partida es la potestad sancionadora de la Administración, el bloque central del Derecho Administrativo sancionador es el principio de legalidad, que es un elemento constitucional y no algo propio del Derecho Penal. Ello supone que se extiende directamente a las infracciones y sanciones, 341
  • 4. TOMAS CANO CAMPOS explicándose así las características propias que sus elementos (tipicidad, re- serva legal, irretroactividad, etc..) presentan en este ámbito y que se apartan notablemente del Derecho Penal. 3. Todo ello se halla estructurado en los diez capítulos de que se com- pone el libro. Con todo, debe señalarse que, como se encarga de indicar el propio autor, el libro no contiene una parte general del Derecho Administrativo sancionador completa, ya que, si bien desarrolla, además de las cuestiones ge- nerales, una Teoría de la potestad sancionadora y una Teoría de la infracción, faltan una Teoría de la sanción y un Derecho del procedimiento (pág. 20) (1). No se trata de realizar aquí un resumen de cada uno de los capítulos del libro. La exhaustividad y riqueza de cuestiones y matices que encierran harían de ello una labor imposible y el resultado sería indefectiblemente pobre e in- cluso desfigurado. Además, ello supondría no haber aprendido una de las prin- cipales lecciones que el libro nos pretende enseñar. Por ello, nada mejor que la recomendación de la lectura de tan jugoso libro. Con la recensión lo que se pre- tende no es más que estimular su lectura. Sin embargo, sí considero de interés, con el único objeto de despertar la cu- riosidad por su lectura, señalar, siquiera sea someramente, cuál es el punto de partida, las ideas centrales y los elementos fundamentales que, a juicio del autor, constituyen la columna vertebral de ese Derecho Administrativo sancio- nador levantado sobre las propias bases del Derecho Administrativo. Para ello dividiremos la exposición que sigue en un apartado relativo a la potestad san- cionadora (que comprende los capítulos II, III y IV) y otro relativo a la Teoría de la infracción (principio de legalidad, capítulos V, VI, VII y IX; culpabilidad, capítulo VIII, y prescripción, capítulo X). 4. Tras poner de manifiesto en la Introducción (capítulo I) la necesidad de elaborar una parte general del Derecho Administrativo sancionador, y esta- blecer una serie de principios y proposiciones para una política represiva eficaz que acabe con los sarcasmos y paradojas de la práctica sancionadora en España, Nieto destaca como «la clave de bóveda» del Derecho Administrativo sancio- nador ha de ser la potestad sancionadora de la Administración, potestad que es (1) Cabría preguntarse sobre la posibilidad de aplicación de las causas de justificación (le- gítima defensa, estado de necesidad, etc..) en el ámbito del Derecho Administrativo sancionador, y el lugar sistemático adecuado para efectuar su estudio. A mi juicio, las causas de justificación (que como sabemos no impiden la realización del tipo pero sí la presencia del hecho prohibido) también son de aplicación, con las debidas matizaciones, en el ámbito de las infracciones admi- nistrativas. Baste pensar en la persona que para trasladar urgentemente a un hospital a otra debe infringir las normas de circulación, o en la persona que, para defenderse de su ataque, da muerte a un animal catalogado en la categoría de «en peligro de extinción» o «vulnerable a la alteración de su habitat». El lugar más adecuado para su estudio entiendo que es la Teoría de la infracción. 342
  • 5. DERECHO ADMINISTRATIVO SANCIONADOR un anejo o corolario de la potestad de gestión y cuya existencia siempre se ha considerado obvia, como nos enseña La Lección del Siglo XIX (capítulo II). Como se adelantó, la tesis hoy dominante considera que la potestad sancio- nadora de la Administración es parte integrante, junto con la potestad penal de los jueces y Tribunales, de un género común: el ius puniendi único del Estado. Tesis que se ha convertido en dogma y que a su juicio es frágil, ya que existen potestades sancionadoras en manos de estructuras supraestatales, Entes no territoriales e incluso no administrativos, y se utiliza de forma incongruente, pues no se extraen de él todas sus consecuencias. Dicho dogma, junto con la pretendida identidad ontológica de los delitos e infracciones administrativas (identidad que Nieto, en el capítulo III relativo a La discutida sustantividad del Derecho sancionador, se encarga de demostrar que es normativa) cumple la importante función de prestar una cobertura teórica o dogmática a la extensión de los principios del Derecho Penal al Derecho Administrativo sancionador. Por ello entiende que en dicha tesis se deben introducir importantes correc- ciones: «Unas de carácter sistemático-operativo (como la vinculación directa del Derecho Administrativo sancionador al Derecho Público estatal) y otras de carácter conceptual, centradas en la fibra administrativa del Derecho Adminis- trativo sancionador que, como su mismo nombre indica, es en primer término Derecho Administrativo, enfatizando particularmente el hecho de que la po- testad sancionadora es un anejo de la potestad o competencia material que actúa de matriz. Lo cual significa que no es necesario remontarse siquiera al Derecho Público estatal ni existe una subordinación por naturaleza al Derecho Penal, sino que ésta es meramente coyuntural y técnica: el Derecho Adminis- trativo sancionador toma en préstamo los instrumentos que le proporciona el Derecho Penal sencillamente porque le son útiles por causa de su maduración más avanzada y de su superioridad teórica» (pág. 81). Consecuente con su tesis, Nieto aborda en el capítulo III la existencia, jus- tificación y límites de la potestad sancionadora de la Administración. En su opinión es fundamental distinguir entre su existencia, que es indiscutible porque la CE la da por supuesta al regular en el artículo 25 ciertos aspectos concretos de su régimen, y la capacidad para su ejercicio, que considera facul- tativo y para el que deben cumplirse determinados requisitos, entre ellos el principio de legalidad. Por ello, para Nieto, el problema no es el de la exis- tencia de dicha potestad sino el de su juridificación, esto es, el de buscar los lí- mites a su ejercicio (2). Así, estudia y analiza las facultades básicas que com- (2) En sentido similar se ha pronunciado el profesor Rubio Llórente, para quien «el pro- blema que la potestad sancionadora de la Administración plantea aljurista no es en consecuencia hoy, en España, el de su fundamento, que en el derecho positivo es, a mi juicio, clara, sino el de 343
  • 6. TOMAS CANO CAMPOS prende el ejercicio de la potestad sancionadora (establecimiento de la infrac- ción y de la sanción, imposición y ejecución), destacando con ello las pro- fundas diferencias estructurales, organizativas y funcionales que existen entre la potestad sancionadora de la Administración y la potestad penal de los Tribu- nales, y demostrando la incorrección de una identificación absoluta entre los principios del Derecho Penal y del Derecho Administrativo sancionador. Una buena prueba de dicha incorrección es la exigencia de la reserva legal en el ámbito local, donde no se admite la tipificación de infracciones por medio de ordenanzas sin respaldo legal alguno. Para Nieto, en contra de la corriente mayoritaria que considera que es una tipificación ilegal por vulnerar la reserva de Ley, cabe dicha tipificación, ya que en el ámbito local el requisito de la re- serva legal debe ser interpretado de una forma menos rigurosa. Dado que en el ámbito local —dice— no encaja la dialéctica Ley-Reglamento por no existir leyes emanadas de los Entes locales, siendo las ordenanzas locales el correla- tivo de las Leyes por emanar de la representación popular, no parece lógico exigir el requisito de la reserva legal. «En su consecuencia —y haciendo uso de las matizaciones admisibles— podría sostenerse que las ordenanzas locales cumplen el requisito de la reserva de Ley desde una perspectiva institucional y democrática» (pág. 123). Nieto se aparta con esta y otras interpretaciones, que el lector encontrará en muchas partes del libro, de la rigurosidad de los dogmas que tan alejados viven de la realidad. En apoyo de esta interpretación, que a buen seguro ha de provocar no pocas discusiones, puede sostenerse que del mismo modo que no es igual la situación de los sometidos a la Administración por una relación de sujeción especial que la de los que se encuentran en una re- lación de sujeción general, y ello es esgrimido para relajar la exigencia de la re- serva legal en el ámbito de las relaciones de sujeción especial, tampoco es idéntica la relación que media entre los ciudadanos y la Administración Local que la existente entre ellos y la autonómica o la estatal, desigualdad que tam- bién podría servir para una similar relajación y flexibilidad del principio de le- galidad en el ámbito local. 5. En la Teoría de la infracción el elemento esencial es el principio de legalidad, bloque central del Derecho Administrativo sancionador y requisito para el ejercicio de la potestad sancionadora. A juicio de Nieto, el principio de legalidad no coincide con los correspondientes al Derecho Penal y al Derecho Administrativo, sino que presenta notables peculiaridades (que se encarga de su construcción dogmática, para configurarla en términos que resulten compatibles con los prin- cipios básicos del Estado de Derecho, que la Constitución también consagra» («La potestad san- cionadora de la Administración en la jurisprudencia constitucional», en La Forma del Poder, Centro de Estudios Constitucionales, Madrid, 1993,pág. 385). 344
  • 7. DERECHO ADMINISTRATIVO SANCIONADOR señalar) y tiene un contenido específico. Su concreto contenido comprende los mandatos (3) de tipificación y de reserva legal, las prohibiciones de bis in idem y de irretroactividad de las normas sancionadoras desfavorables, la analogía in peius y la proporcionalidad. Mientras que estos tres últimos elementos son analizados en el capítulo V, dedicado al principio de legalidad en general, la ti- pificación y la reserva legal son estudiados en los capítulos VI y VII, respecti- vamente, y la regla del non bis in idem en el capítulo IX. Las peculiaridades del principio de legalidad aparecen ya en uno de sus co- lorarios, la garantía formal o reserva legal. Una cosa —dice Nieto— es el prin- cipio genérico de legalidad en el Derecho Administrativo y otra muy distinta el principio específico de la reserva legal en el Derecho Administrativo Sancio- nador. Critica, por ello, el contraste entre la rigidez dogmática con que es inter- pretado este principio y la realidad que escandalosamente se aparta de él. La peculiaridad principal reside en que la reserva legal no excluye la intervención reglamentaria imprescindible en este ámbito, dada la inviabilidad real de la re- serva absoluta. Por ello, la colaboración reglamentaria no es una excepción a la reserva de Ley, sino una modalidad de su ejercicio, por lo que lo verdadera- mente importante es determinar el alcance de la intervención del reglamento. En dicho intento, el profesor Nieto, tras analizar el «sentido moderno» de la re- serva legal y realizar un exhaustivo estudio de las Leyes en blanco, traza una clara y convincente distinción entre la habilitación y la remisión, las dos figuras a través de las cuales se produce la llamada a la colaboración reglamentaria. La otra garantía del principio de legalidad es el mandato de tipificación que es su vertiente material, y que consta de la tipificación de la infracción y la atribución de la sanción. En el exhaustivo análisis que realiza de este tema se ve claramente la utilización de las técnicas del Derecho Público que le per- miten una interpretación más flexible de las normas y más adecuada a la rea- lidad. Y es que aquí, como se encarga de demostrar, las técnicas del Derecho Penal no sirven dadas las sustanciales diferencias que median entre la tipifica- ción de los delitos y de las infracciones. Para Nieto cabe la tipificación indi- recta o por remisión, es decir, la que consiste en que la descripción del tipo no se realiza de forma directa, sino que surge de la conjunción de dos normas: la que manda o prohibe y la que advierte que su incumplimiento es infracción. A su juicio, la descripción completa de la infracción en el tipo es una redupli- (3) La alusión al mandato y no al principio de tipicidad (como por ejemplo hace la LAP) se debe a la nítida distinción que Nieto hace en la Introducción, donde denuncia «el extendido error de denominar principios a las normas o reglas que no están consignadas en un texto positivo» (pág. 41). Así, mientras la legalidad es un principio, la tipicidad, la reserva legal, el non bis in idemy la irretroactividad son normas o reglas. 345
  • 8. TOMAS CANOCAMPOS cación innecesaria, inútil e inviable y su exigencia el resultado de un dogma- tismo inaceptable que conduce a la irrealidad (4). Con La culpabilidad (cap. VIII), Nieto entra en el análisis del elemento subjetivo de la infracción administrativa (5). A su juicio, la evolución (que es la historia de su progresiva aceptación) que la culpabilidad ha experimentado en el Derecho Administrativo sancionador no debe detenerse en la simple equi- paración con el Derecho Penal, sino que deben destacarse sus peculiariedades (cosa que hace al hilo del estudio de la diligencia debida, la buena fe, las per- sonas jurídicas, el error y la solidaridad), e incluso debe llegar hasta la elabora- ción de una doctrina administrativa sancionadora propia. En España —afirma el autor— no existe una teorización global y específica de la culpabilidad en el Derecho Administrativo, teorización que él mismo realiza en el último epí- grafe del capítulo con la distinción entre autoría y responsabilidad. En su opi- nión, toda la confusión que reina en la culpabilidad se debe a la incidencia de dos conceptos que no se distinguen debidamente y que afectan a toda la Teoría de la infracción: la autoría y la responsabilidad, figuras que no siempre coin- ciden, pues aunque lo normal es que el autor sea el responsable, la Ley a veces las disocia. Así, mientras que la primera exige culpabilidad, la imputación de responsabilidad realizada ex lege no precisa de la culpabilidad, apartándose llamativamente de la responsabilidad criminal para aproximarse a la responsa- bilidad civil. El Derecho Administrativo sancionador también debe elaborar una dog- mática propia que trate de solucionar los problemas específicos que la tradi- cional regla del non bis in idem plantea en su ámbito, aunque, para ello, deba utilizar una vez más las maduras técnicas del Derecho Penal. Tras denunciar cómo los intereses protegidos (a los que dedica en esta segunda edición un apartado especial, donde efectúa importantes precisiones) son, junto a las rela- (4) Con la admisión de la tipificación indirecta, por la que las leyes han apostado resuelta- mente, crece notablemente el elenco de infracciones administrativas y la indefinición de las mismas aumenta, dado que muchas veces los deberes y obligaciones de las normas no son todo lo claros y precisos que debieran. Esto, además, puede resultar contradictorio con alguna de las pro- posiciones sobre una política represiva eficaz que NIETO realiza en la Introducción. En concreto, con sus afirmaciones de que las infracciones y sanciones tienen como límite «la posibilidad real de ser cumplidas por los destinatarios» y «no pueden llegar más allá de adonde alcancen las fuerzas del aparato inspector y represivo del Estado» (pág. 31). (5) NIETO estudia la culpabilidad en sentido amplio, es decir, como comprensiva de la imputabilidad o atribuibilidad al autor, de la ausencia de causas de exculpación y del dolo y la culpa. Debe tenerse en cuenta que, hoy, tras la influencia del finalismo de Welzel, la mayoría de los penalistas consideran el dolo y la culpa como la parte subjetiva del tipo y trasladan su estudio a la antijuricidad, de modo que en la culpabilidad sólo se estudian las condiciones que permiten atribuir el hecho antijurídico a su autor (atribuibilidad). 346
  • 9. DERECHO ADMINISTRATIVO SANCIONADOR ciones de sujeción especial, una de las válvulas que se suelen utilizar para es- capar del régimen garantizador del Derecho Administrativo sancionador, exa- mina las dos vertientes o reglas (prevalencia de la sentencia penal y prioridad del proceso penal) de la prohibición del bis in idem en las relaciones entre penas y sanciones, y la incidencia de la sentencia penal sobre la resolución ad- ministrativa. Tras ello, Nieto recurre a la ayuda de las técnicas concúrsales del Derecho Penal, para dar luz a la oscuridad jurídica que la doble tipificación de infracciones provoca, y que no se aclara con las dos vertientes o reglas seña- ladas. Así, con las debidas matizaciones, considera aplicables el concurso de leyes y el concurso de infracciones (ideal, real y medial). Técnicas éstas que el Reglamento del procedimiento para el ejercicio de la potestad sancionadora ya ha comenzado a introducir en el Derecho Administrativo sancionador. El último capítulo del libro está dedicado a la prescripción. Según Nieto, la LAP, a diferencia de lo que ha ocurrido con otras materias, ha simplificado y aclarado la mayor parte de los problemas (no todos) que provocaba la ausencia de regulación legal expresa en el ámbito administrativo sancionador, liberán- dose así de unos preceptos del Código Penal que establecían unos plazos tem- porales «palmariamente inadecuados» para las infracciones administrativas y que provocaban no pocas disputas y contradicciones jurisprudenciales. 5. Después de la lectura de una obra de tales características el resultado no puede ser otro que el asombro por los resultados obtenidos. Elaborar una Parte General del Derecho Administrativo sancionador sin una Ley general sobre infracciones y sanciones es una tarea harto complicada que está al alcance de muy pocos juristas, máxime teniendo en cuenta la escasa biblio- grafía existente sobre el tema, la parquedad de la LAP y la fragmentación y di- versidad de las leyes sectoriales. Para comprender la proeza del autor baste pensar en la dificultad que entrañaría elaborar una Teoría general del delito sin la base normativa de un Código Penal. Con esta obra puede afirmarse que, si no la mayoría de edad, el Derecho Administrativo sancionador ha conseguido emanciparse y encontrar sus propias raíces en el Derecho Administrativo. Cualquier jurista que pretenda continuar en el estudio y profundización del De- recho Administrativo sancionador (profundización a la que el propio Nieto in- vita para acabar la tarea emprendida) deberá tener como punto de referencia ineludible esta obra, de la que aquí sólo se ha dado cuenta de una manera es- quemática y parcial. Una obra que se caracteriza por la riqueza de cuestiones planteadas y por las innovadoras y sugerentes interpretaciones que ofrece de muchos dogmas hasta ahora considerados sagrados, pero a los que Nieto so- mete a un implacable análisis con el único afán de verles su utilidad y conse- cuencias prácticas. Este libro, como todos a los que el autor nos tiene acostumbrados, demues- 347
  • 10. TOMAS CANO CAMPOS tran un saber jurídico que supera los límites de un conocimiento especializado en una determinada rama del Derecho. El libro de Nieto es el claro ejemplo de la obra del jurista maduro que llegado a la cima del saber alcanza a ver las lla- nuras de la realidad con la claridad que sólo la experiencia y la reflexión pro- porcionan. Y es que, como el mismo autor indica, el libro se ha construido sobre los dos pilares básicos de la experiencia y la reflexión, lo que viene a sig- nificar que su única base es la reflexión, pues al fin y al cabo la experiencia no está en el número de cosas que se han visto (o leído), sino en el número de cosas sobre las que se han reflexionado. 348